Iramo

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email
El punk luminoso de Vitoria

Las primeras señales de actividad de la banda las dan los ensayos que Solozabal (voz y bajo), Borja y Desko a las guitarras e Ibai a la batería comienzan en septiembre de 2018 en Errekaleor, el barrio de Vitoria en el que desde hacía algunos años se había puesto en funcionamiento un modelo de autogestión y comunidad. Los tres primeros pertenecen a la misma cuadrilla de amigos, y a Ibai le conocen de andar por la misma zona de bares. Vienen además de haber tocado en otros grupos antes: Solozábal en BidelapurrakAñade este contenido, Ibai en LespetoAñade este contenido, Borja y Desko habían coincidido en ExpolioAñade este contenido, incluyendo el curriculum del último el paso por A DegüelloAñade este contenido y Aprieta el GatilloAñade este contenido. Eso sí, no todo eran comodidades: “Al venir la electricidad de placas solares, y pasar por un transformador; los amplis sacaban un ruido bastante desagradable, y es ahí, después de unos ensayos, cuando, decidimos coger un local de ensayo”. Fue así que se desplazaron a Taldegune a las afueras de Vitoria, cerca del pabellón de baloncesto en el que juega el equipo del Baskonia.

Cuando se les presenta la ocasión de dar su primer concierto, el festival Hala Bedi Rock 2019 organizado en el gaztetxe de la ciudad en mayo por la radio libre del mismo nombre, comprenden la necesidad de elegir un nombre para el grupo de manera inminente. Manos a la obra elaboran una lista larga y, a la hora de seleccionar uno recuerdan cual era la preferencia de un profesor de Filología Vasca que tuvo Solozábal: “Hicimos una lista larguísima. Teníamos el primer bolo y había que decantarse por uno. Este verbo proviene del extinto dialecto alavés y quiere decir: botar, esparcir, lanzar, derribar… Elegimos éste, porque era el nombre con más trasfondo; o el más llamativo”.

El festival que organiza la emisora de radio es un certamen anual en el que participan seis bandas alavesas entre los que siempre hay alguna debutante, en este caso Iramo. «En este caso fue el empujoncito que nos dio la buena gente de La Fonoteka de Hala Bedi que nos hacía falta para subir al escenario”, admiten recordando la que además consideran una buen experiencia. “Salió bastante bien. Es verdad que de las cuatro paredes del local al escenario hay diferencia, y sobre todo valió para darnos cuenta qué partes flojeaban más o necesitaban más intensidad”.

La banda prepara en poco tiempo el material con el que finalmente editan Gasteiz Oi! (Autoeditado, 2019). El Ep que vio la luz en julio de 2019, constaba de cuatro canciones que denotan un sonido fresco y luminoso, ofreciendo una alternativa a la corriente más rocosa y dura del punk Oi! habitual. Preguntados por la receta utilizada para su música concluyen: “Una buena vuelta de acordes con musicalidad, a lo que se le suman, unas líneas de bajo, algunos arreglos de guitarra y unos buenos zurriagazos a la batería. Y una melodía bonita para redondear”. Para marcar ese toque de distinción recuerdan cómo en los primeros momentos del grupo no tenían reparo en etiquetar su sonido como pop macarra.

Para las grabaciones que realiza el grupo aprovechan la experiencia de tener a dos de sus componentes trabajando en una empresa de sonido. En las sesiones utilizan material de la misma y de Gilen, al cargo de todas las cuestiones técnicas. Se graba en directo tocando todos juntos en un pabellón de sonido cercano al local controlando ellos mismos todas las etapas del proceso. Explican sin problemas el porqué de esta manera de trabajar: “Viene de querer sonar natural, y no perfecto. Podríamos hacerlo con claqueta pero nos traería muchos más quebraderos de cabeza y además el resultado no sería el mismo. ¿Más perfecto? ¡sí! ¿Sonaría mejor? No lo tenemos claro”.

En su Ep de debut hablan de haber encontrado en la calle su escuela de rock and roll «The street are our R’n’R school» o se refieren a su tierra «Gure herria». Preguntados por el apartado referente a las letras de las canciones indican fijarse “en los días de mierda, en la utopía… No nos hace falta mucha inspiración. Las letras de Iramo no son demasiado rebuscadas. A lo que sí damos importancia es que la letra no sea demasiado larga, y lo suficientemente pegadiza para que (con la rima) la gente pueda aprenderse las canciones rápido”.

Iramo desarrollaría una intensa actividad en directo una vez solventada la cuestión del bautismo de fuego y así, en agosto de ese mismo año se les pudo ver en Vitoria con Swampig (día 9), en el barrio de Antiguo de San Sebastián con Cuero y Revertt (el día 11) o con Mugan y Nizuritazuneri en Amurrio al día siguiente. La agenda de 2019 quedaría completada con las actuaciones del 28 de Septiembre en la Aitzina Taberna con Alerta Gorria; el 5 Octubre participan el día grande de la sala Ormi de Tafalla, que en su quinta edición traía en cartel, además de a los vitorianos, a las bandas Brigade Loco, Vagos y maleantes, Sukarra y Elementum; el día 20 del mismo mes telonearon a los alemanes Social Enemies en Orbain (Vitoria) y finalmente cerraron el año el 23 de Noviembre en el gaztetxe de Rentería tocando con Istilu y Sofokaos.

Los vitorianos reciben entonces la invitación para participar en el recopilatorio «Kaosa Euskal Herrian» (Tough Ain’t Enough / Zalduntxoen Biltzarra, 2020), todo un ejercicio de fuerza en el que aparecían un total de 25 bandas. Nombres como los de Revertt, Cuero, MadskinsAñade este contenido, Tatxers, Rotten XIII, Tears & BeersAñade este contenido, Blessure, LabanaAñade este contenido, Miñoi!Añade este contenido, Doubling BoysAñade este contenido, Orreaga 778, Oldarkor, Sindy Berbenas, Kaleko Urdangak… daban buena muestra de la actualidad de la escena punk Oi! vasco navarra. Dentro de la diversidad inevitable en una lista tan larga de grupos, el caso de Iramo, la única representación alavesa, destacaba por la antes mencionada luminosidad de su música. El tema con el que contribuían al doble vinilo, «Kaos», se ganaba por méritos propios y, por qué no, por lo acertado del título en el recopilatorio, una posición privilegiada en el mismo. De alguna manera los de Vitoria desempeñaban en el colectivo de bandas vascas de la segunda década del siglo XXI un papel similar al de sus paisanos Hertzainak dentro de la escena del rock radikal vasco de los 80.

Sería ya a principios de 2020 cuando se produce la marcha de Ibai, que sería sustituido por Aiert que ya había tocado en DesmadreAñade este contenido. Al mismo tiempo, Solozábal aprovecha para desentenderse de una vez del bajo y dedicarse exclusivamente para cantar. De las cuatro cuerdas se encargaría desde entonces Garazi de SaskarrakAñade este contenido.

Tras el parón impuesto por la pandemia vírica, que por ejemplo impidió la presentación del mencionado recopilatorio, la actividad se restableció con el concierto que dan en la sala Jimmy Jazz de Vitoria en abril de 2021 con Perlata y meses después, ya en verano, tocando en el Kultura Bizia celebrado en el Iradier Arena en agosto donde tocaron con Rotten XIII y Brigaden Loco, y en octubre en el gaztetxe local con KKK y La Rekba.

Fue también en 2021 cuando Iramo certifican su participación en un nuevo recopilatorio, «Chaos in Basque Country» (Tough Ain’t Enough / Zalduntxoen Biltzarra, 2021), siguiendo el estilo y diseño de la serie que, desde los 80 servía de escaparate para el punk Oi! de muchas escenas internacionales. De formato mucho más reducido que el anterior trabajo de recopilación, en este caso eran 13 los grupos seleccionados. Iramo, que contribuían con el tema «Amerria», otro canto al País Vasco, era una de las bandas que repetía. La canción se graba ya con la nueva formación y la participación de Ibai, el antiguo batería, ayudando a las voces. Nuevamente, junto a los navarros Tatxers, los vitorianos aportaban un aire melódico especial que los distingue de otras propuestas del disco. “Nos llaman bastante la atención las armonías vocales, y las sensaciones o melodías que podemos crear cantando a la vez” reconocen. Recuerdan que con las primeras ganancias que tuvieron con la banda compraron “micros (3 sm-58) para ensayar bien las voces”. Igualmente tratan de llevar a Gilen, encargado de mezclar los temas de sus ediciones, como técnico de sonido a sus conciertos, siempre que el presupuesto lo permite: “hacemos un esfuerzo para que nuestro público pueda escuchar el bolo lo más fiel posible a lo que somos en ese momento”.

Otra cuestión que responde la banda es sobre la posible existencia de una escena Oi! vasca. “No sabemos si del Oi!, pero sí que podríamos decir que hay una red y un circuito underground bastante grande; y que eso nos permite organizar bolos como queremos y cuando podemos“. Una afinidad entre bandas a las que le une el cantar y hacer Oi! en euskera. Aceptan igualmente las posibilidades que ofrece el punk como herramienta de protesta social y política aunque, eso sí “no vale de nada predicar desde el escenario si luego en tus comportamientos demuestras que eres un mierdas y en tu día a día no peleas por lo que te indigna”.

Álbumes:

Gasteiz Oi!

2019

Autoeditado, controlando todos los pasos del proceso y edición, aprovechando tanto la ayuda de Gilen como la experiencia de trabajar...

Grupos:

Toca remontarse casi hasta el mes de...
Cuando llega el final de , Aritz,...
Musicalmente hablando, el origen del grupo hay...
Probablemente sean Tatxers de los más detallistas...
Originarios de Bermeo (Vizacaya), localidad costera a...
“Junto a y somos el trío vizcaíno...

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad