Califato 3/4

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email
La raíz de Andalucía en el rave

Asiduos de la escena andaluza, especialmente en su vertiente electrónica, participantes en colectivos y radios como Breaking Bass, Industrias 94, LIE Radio o BSN Posse, varios de los componentes de lo que luego vendría a ser Califato ¾ ya habían explorado de forma individual la integración del folclore andaluz en la música actual. Pero no es hasta que acuerdan el pasar unos días de retiro en un cortijo para experimentar y grabar material conjunto que no llegan a comprobar qué recorrido puede tener la idea. Curro Morales (S CurroAñade este contenido, SKLT SLKTAñade este contenido, Narco) a la guitarra y voz; Manuel ChaparroThe GardenerAñade este contenido– a la voz; Esteban Espada –Esteban Bove- al bajo; Sergio Ruiz PintoStay PuftAñade este contenido, Serokah- a los teclados y Lorenzo Cavanillas Soria y Diego Caro (Digital Diogenes, Diego 94Añade este contenido) a las programaciones deciden, por tanto, hacer algo juntos yéndose “como de campamento, sin ninguna aspiración”.

En cualquier caso, para el nombre de la agrupación que están formando se fijan en la longitud de la barba que se estaba dejando por entonces Sergio (luego sería Chaparro el que también se la dejó especialmente larga), que le hacía parecer un califa, y su afición al break beat, vertiente de música electrónica que se sale del compás de 4/4 característico. La elección del compás ternario ¾, por otra parte, tiene que ver con su gusto por el flamenco, con el que dicen encuentran conexiones: “música sincopada, rota”, los que denominan “los sonidos rotos del Sur”, y que les resulta fácil combinar con la electrónica.

El procedimiento consiste pues en el entrecruzamiento de los sonidos electrónicos que les gustan por un lado, y por otro, con aquello que les viene en los genes. Siempre han confesado haber vivido inmersos en una dicotomía brutal: toda esa cultura andaluza de cofradías, nazarenos, procesiones de Semana Santa, y flamenco de todo tipo a la par que la asistencia a las raves que se organizaban en cualquier sitio. Así lo explicaba Curro para El Diario de Sevilla: «Nos hemos criado donde nos hemos criado, y todos nosotros hemos tenido una relación fuerte con la tradición: hemos salido de nazarenos, hemos tocado en bandas de cornetas y tambores, y a la vez hemos sido unos golfos que han ido a discotecas. Esas dos vidas las hemos llevado paralelamente durante muchos años, pese a haber sentido el típico rechazo hacia la tradición y el folclore en la adolescencia, pero ahora que nos estamos acercando a la madurez comprendemos que esas dos dimensiones se pueden mezclar. Se trata, ni más ni menos, de aceptar nuestras raíces«.

Así que se van en junio de 2018 a un cortijo a la sombra de la torre de Aznalcollar (Sevilla) y preparan el material que daría lugar a “L’ambôccá” (Breaking Bass Records, 2018), que en su primera versión llevaría una portada con una mujer con pañuelo mientras que la reedición en 2020 traía foto del Peñón de los Enamorados de Antequera (población considerada como el centro geográfico de Andalucía), conocido como El Indio. En el videoclip que sacaron para el tema que daba título al nuevo disco en diciembre de ese mismo año como adelanto, se les podía ver en plena faena aquellos días, dando idea de cuál fue su actividad durante la grabación.

El bautismo de fuego musical del grupo se edita el día 4 de diciembre de 2018, en la jornada en la que Andalucía conmemora la autonomía. Y es que precisamente una de las constantes del proyecto es la de su conexión indisoluble a unas raíces geográficas y culturales a base de una revisión del “folklore futurista y atrevido”. Probablemente dos buenos calificativos para definir lo que lleva a terminar con Carlos Cano un tema que había empezado con ráfagas de Tupac Shakur.

En el manifiesto que incluyen dentro, y que escriben en ortografía E.P.A. (Er Prinçipito Andalûh), denuncian la amputación que ha sufrido la historia de Andalucía al eliminar y marginar al pueblo negro, gitano, musulmán y gitano: “Êttamô âqquí pa reibindicâh y âttualiçâh eça erençia” indican en el lenguaje fonético que adoptan desde entonces como medio de comunicación con el exterior.

El resultado de la experiencia les deja más que satisfechos. La propuesta, realmente novedosa y elaborada efectivamente desde la equidistancia entre la tradición flamenca y andalusí clásica con la música electrónica vendría a emparentarse con la labor de recuperación del Instituto Mexicano del Sonido en México, la revisión psicodélica de la cumbia peruana de Sonido Gallo Negro o la lectura electrónica del tango por parte de Gotam Project. Curro lo explicaba para Canal de Sur: “Hemos salido de nazarenos y hemos ido a las raves. Es respetuoso e irreverente a la vez, pero sin faltar al respeto. Lo sentimos como algo nuestro porque nos hemos criado con ello y por eso podemos hacer con ello lo que queramos. Es nuestra herencia”.

Desde la edición de su primer trabajo, Califato ¾ empieza uniendo su música a diferentes facetas artísticas, siguiendo una de las máximas que guiarían desde el principio su propuesta: sonido, concepto e imagen cuentan lo mismo. Junto al diseño gráfico de las portadas de sus discos, que jugará a partir de entonces un papel fundamental, el grupo entabla colaboraciones con diferentes colectivos y productores gráficos que se encargan de la vertiente audiovisual. Y así, además del mencionado videoclip para el tema que daba título al disco, dejan en manos de Los Voluble (Pedro y Benito Jiménez) la elaboración de otro para «Arpexin». Además de imágenes de recogida de aceituna, se mezclaban a ritmo de desenfrenado amen break y atmósferas de psicodelia electrónica arropando un simple de la guitarra de Manuel (de Lole y Manuel) estampas de folclore andaluz y pasos (repetidos hacia delante y atrás) de Semana Santa.

Animados por el resultado de la primera experiencia, deciden repetir, de manera que el nuevo paso por el estudio sigue patrones similares: trabajan del tirón, con muy buen rollo a base de manzanilla. “Al estilo antiguo, como se hacían antes las cosas aquí en la época del rock andaluz” contaba Chaparro.

A finales de 2019 saldrá su primer LP propiamente dicho: “Puerta de la Cânne” (Breaking Bass Record, 2019). Si el anterior trabajo, L’ambôcca, contenía un manifiesto en su carpeta interior, en este caso el disco lo abren con el que verbaliza el escritor Antonio Manuel, con su visión de la Andalucía que desea y que ciertamente pone los pelos de punta. Genialidades como «Crîtto de lâ nabahâ» en la que se recrea un paso de procesión, con la música incluso de trompetas y las arengas a los cofrades que lo levantan, combinándola con ramalazos de electrónica más propios de un tema de Prodigy o la enigmática «Buleríâ del aire acondiçionao» bastarían por sí solas para hacer ver la capacidad para sorprender de Califato ¾.

Repetía el ilustrador JLR, que en esta ocasión aportaba una portada espectacular. El grupo repetía en el modus operandi a la hora de elaborar las canciones: «Todos aportamos ideas, tanto para arrancar una canción (sample, letrilla, anécdota, idea de estructura…) como para desarrollarla; Curro estructura las canciones desde la visión más amplia, Seroka programa y diseña sonido y Loren tiene foco puesto en ritmos y percusiones. Esteban suele aportar samples y estar pendiente de grabación de instrumentos y cacharros, Chaparro freestyler aportando su duende«.

Puerta de la Cânne daba un paso adelante con respecto al trabajo previo que sirvió de debut, en el que mostraban sus cartas casi como meros productores y mezcladores de sonido. Para el nuevo trabajo, por el contrario, cuidaban aspectos tan esenciales por dar espacio a las voces, para lo cual, o bien se asociaban con diferentes cantadores (Miguel García, Rosana Pappalardo, María José Márquez, Tremendo) o lo despachaban entre los mismos Curro Morales y Manuel Chaparro, lo que, por otro lado, aporta un punto canalla que hace el híbrido con la seriedad y formalidad de mucho del cancionero andaluz en el que escarban aún más interesante. Si con «Puerta de la Cânne» y «Alegriâ de la Alamea» se muestran especialmente respetuosos con la interpretación clásica y siguiendo los cánones flamencos, llamaba la atención cómo lograban revestir con un halo sugerente y burbujeante de electrónica el cante de Tremendo en «Çoleá pa tu mare».

Graban un vídeo dirigido por Diego Caro, de estética sugerente en el pabellón de Marruecos en la Cartuja de Sevilla para el tema «Buleríâ del aire acondiçionao», escenificando el diseño de un rudimentario aparato de ventilación en un ambiente árabe en lo que la banda interpreta y canta el tema. Si bien en el disco la voz principal corre a cargo de la interpretación canónica y ortodoxa de Miguel García, es Curro el que se reserva ese papel en los directos y en el videoclip. Sí, musicalmente lleva electrónica, pero la banda tiene guitarra, bajo, teclado, palmas y mucho mucho más. Tal y como dejan por escrito en su canal de YouTube: “12 por 8 (6/8 + 3/4), línea flamenquísima de bajo, riff andalusí contagioso, cajón y guitarra flamenca en las contras, ácido in-crescendo estéreo en L y en R, sintes épicos, coros de Rocío Guzmán y dosis perfecta de palmas en repetición del mantra electrónico de las bulerías en compás de 12 tiempos…”. Es un ejemplo claro de la riqueza de las composiciones del grupo.

No sería el único corte del disco que acompañasen con refuerzo audiovisual. Igualmente «Ruina», la versión de la rumba «Qué te pasa coligui» de Los Romeros del ChaboloAñade este contenido, tiene en su videoclip correspondiente, subtitulado acertadamente como «Una îttoria de mugre y bengança», la visualización dramática justa de lo exacerbado de la adaptación que hace el Califato del original. Asimismo «En bûcca y cattura», con esqueleto de jota, la que le cantaba a Curro su padre cuando era pequeño, y letra adaptada a la idiosincrasia de la banda, tuvo su interpretación en clave pandillera en el vídeo elaborado por El Carnuzo.

El momento más dulce lo viven en 2020, donde su actividad en directo explota. En febrero repiten tres veces en la sala Malandar y en verano participan en el POP CAAC y la XXI Bienal de Flamenco de la capital hispalense.

Ese mismo año vería la luz en formato físico, el sencillo compartido con Le Parody, otra propuesta del sur en la que el tratamiento moderno y electrónico juegan un papel relevante. Con su “Le Parody / Califato 3/4: Puerta de La Cânne / La Puerta” (Raso, 2020) se lanzan a las versiones recíprocas, adornando el trabajo con diseño gráfico de portada casi al despiste, posando unos y otra en pose y estética de flamenco tradicional.

Para la voz de «Alegríâ de la Alamea», uno de los temas de Puerta de la Cânne, La banda acudirá a la cantaora Rosana Pappalardo, que también les acompañaría en muchas de sus apariciones en directo ante las cámaras, como cuando en junio de 2020 participan en la experiencia patrocinada por la cerveza Estrella de Galicia en un concierto desde el local de ensayo de la banda andaluza; en el concierto en la Sala Circular, un espacio en las instalaciones de Canal Sur Radio y Televisión en Sevilla en octubre o cuando acudieron a los estudios de Radio 3 en Madrid para tocar en diciembre, cerrando así el año.

El segundo disco de larga duración, “La Contraçeña” (Breaking Bass Record, 2021), se grabaría en Ronda (Málaga) recuperando el espacio que ocupaba El Choque ideal, estudio en el que habían trabajado en el pasado bandas internacionales como dEUS, Tindersticks, Coldplay o Yann Tiersen y que funcionaba por entonces como apartamento de alquiler turístico. La portada diseñada por Rorro Berjano era, sencillamente, una obra de arte.

El nuevo trabajo es el resultado de cierta evolución, la que conlleva el abandono paulatino de los ordenadores para empuñar instrumentos. Así lo contaba Sergio para MondoSonoro: “Yo creo que en L’ambôcca éramos realmente productores, y ahora estamos ya más integrados como banda”. Curro lo corroboraba: “Hemos alcanzado ser un híbrido entre electrónica y banda. Nos hemos puesto las pilas, hemos salido de la zona de confort de productores de electrónica, que es lo que somos, y cada uno se ha obligado a asumir un rol en la banda para sacarla adelante. Pero las canciones las seguimos creando como productores de electrónica”. Por su parte, Sergio Ruiz comentaba para La Opinión de Málaga la posible explicación detrás de todo este cambio: “Ha sido el paso natural, porque hemos estado tocando en directo (lo que se ha podido) Puerta de la Cânne y hemos ido interiorizando nuestros instrumentos. Ahora hacemos más instrumentación y arreglos, porque nos lo piden las canciones y nuestra maduración como grupo”, aunque terminaba por constatar que sobre todo se sienten “DJs y productores primero”.

Para el título del disco recurren a una de sus canciones icónicas: «Sevillanas del pañuelo» de Vicente Amigo El Pele, que en un momento de la letra dice: “La contraseña, nuestra contraseña, la contraseña de amor” y no tienen problema alguno en utilizar momentos de inspiración sacados del flamenco clásico, de música árabe e india o del pop rock: funden Los SobraosAñade este contenido con Psychic TV, se fijan en los The Clash o Bob Marley, Morente y Lagartija Nick…. Cada tema es el resultado de un fino entramado en el que se pueden ir diseccionando una infinidad de elementos diferentes.

De «Tó ba a çalîh bien mamá» preparan también un videoclip, en el que Curro y Manuel se meten en problemas por haber molestado desde su moto a Queralt LahozAñade este contenido, voz principal en este con título y coros del «Woman no cry» de Bob Marley. La apuesta por versiones en imágenes de sus canciones es ya una constante en la oferta de Califato ¾, como lo demuestra el hecho de que son varios los temas del nuevo trabajo que tendrían su correspondiente video: «Te quiero y lo çabe» (que la cámara convierte en una relación), «Fandangô de Carmen Porter» (con aires casi de realismo tenebrista italiano), «Çambra der huebê çanto» y «La bía en roça». El de este último título merece sin duda una mención especial. Basado en elementos del «Omega» de Lagartija Nick y Enrique Morente, el tema tiene un aire psicodélico y lisérgico que la letra se encarga de orientar precisamente al mundo de la química asociada a raves y saraos electrónicos. El videoclip que les preparó Mariana Lorenzo es una bomba collage a base casi de figuras de recortable con estética arábigo andaluza (que bien pudiera parecer de producción india de Bollywood) a ritmo de la música de electrónica dura.

«Çambra der huebê çanto» toma quizás el relevo de la impactante «Crîtto de lâ nabahâ» del disco anterior. Montada también con el aire marcha de Semana Santa que aporta la trompeta de Manuel Pérez y las cornetas de David Álvarez, la canción es, en realidad, un complejo puzzle de multitud de piezas diferentes: los aires intrigantes que toman prestados de la zambra «María de los Remedios» de Antonio Molina, el silbido de Kurt Savoy y sus inconfundibles aires de spaghetti western, los aires árabes y el rap en el que se enzarzan Curro y Chaparro con una letra que entremezcla la Pasión, que en el video adquiere un aire a La Vida de Brian (1979), y Andalucía: “Mi madre está to´ el día rezando / Ella es cristiana, mora y judía / Mi madre está to´ el día rezando / Su nombre es Andalucía”… Probablemente se trata de un nuevo hit de los andaluces.

La decidida apuesta por la reivindicación de las señas de identidad andaluza, les convierten en los candidatos ideales para poner música en la campaña comercial de la cerveza Cruzcampo Con Mucho Acento, en la que, a partir de la recuperación de imágenes y de la voz de la desaparecida Lola Flores, se articula todo un discurso acerca del orgullo que se debe sentir por un acento que distingue tanto a Andalucía. El spot termina, tras mostrar imágenes diversas en las que sale brevemente alguno de los componentes de Califato ¾, con la respuesta de la artista María José Llergo a la diva flamenca.

La recuperación de la actividad de la banda tras la pandemia del COVID19 llegó de la mano de los conciertos que dieron en el marco de la gira para presentar el nuevo disco, como el del 13 de marzo en el teatro Infanta Leonor de Jaén, el Primavera Sound en Barcelona el día 28 abril y el de Alicante al día siguiente.

Álbumes:

La Contraçeña

2021

Grabado en junio de 2020 en Ronda (Málaga) en el apartamento que fue en tiempos El Choque Ideal, el estudio...

Le Parody / Califato 3/4: Puerta de La Cânne / La Puerta

2020

Juego de puertas a partir de las versiones que se hacen mutuamente y . El quinteto toma «La puerta» de...

Puerta de la Cânne

2019

Convencidos ya en la viabilidad y posibilidades del proyecto después del experimento que supuso el estreno , se lanzan ya...

L'Ambôccá

2018

El disco con el que comienza la andadura de . Reunidos a finales de junio de 2018 en un cortijo...

Grupos:

Hablar de Juan Diego Fuentes Casas o...
Con una larga trayectoria, Antonio Arias es...
Francisco Rodríguez nace en Andújar (Jaén) y...
Hacia 1976 se reúnen en Madrid varios...
Si hacemos una búsqueda en Youtube con...
  “Recuerdo una vez en Lleida, un...

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad