Parade

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Proyecto personal del murciano Antonio Galvañ, en el que da rienda suelta a su extraño y ecléctico universo en forma de pop perfecto

Bajo el nombre de Parade se encuentra Antonio Galvañ, un profesor de música de Yecla amante del pop y la fantasía que ha publicado cinco discos en más de diez años de carrera. Parade es uno de esos proyectos que se nutren de una mitología propia llena de referencias. De hecho, es casi una odisea conseguir descubrir todas las citas a libros, películas, personajes y músicos que aparecen en sus canciones.

La discográfica Spicnic lo fichó para publicar su primer disco, «Parade» (Spicnic, 1998), con el que se ganó a la audiencia indie gracias al hit «Metaluna», una canción que enganchó en seguida, basada en la película de ciencia ficción «Regreso a la Tierra» (1955) de Joseph M. Newman. «Metaluna» fue, además, la canción titular del que es el único EP que ha publicado hasta la fecha, el singular «Metaluna» (Spicnic, 1999).

La continuación no se hizo esperar, y «Consecuencias de un Mal Uso de la Electricidad» (Spicnic, 2000) nos descubrió a un Antonio Galvañ inspirado, con un sonido mucho más rico y chispeante. A pesar de no ser su mejor disco, sí que es uno de los más aclamados, quizá por ser el más directo y pop y gracias a temazos como «Mi erizo y yo» o «Niño zombi».

Pero la verdadera revolución de Parade llegó con «Inteligencia Artificial» (Spicnic, 2003), en el que Antonio Galvañ rebaja la electrónica para centrarse en el piano, abordando géneros clásicos como el pasodoble, con ritmos antiguos que hablan de la Guerra Fría y del fin del mundo. Desde entonces, empieza a ser visto con otros ojos. Aunque no necesitara demostrarlo, Antonio Galvañ dejó a muchos con la boca abierta con su talento y su maestría con las teclas.

En 2006 presentaba el preciosista y melancólico «Todas las Estrellas» (Spinic, 2006), que continuaba por la senda abierta por «Inteligencia Artificial», predominando el uso de instrumentación real y manteniendo la temática Parade.

Tras el parón de Spicnic, Parade quedó sin discográfica. Auténtico culo inquieto, Antonio Galvañ decidió grabar algunas de sus canciones en un formato más experimental y regalar el resultado en su blog, bajo el nombre de «Parade Como el Jovencito Frankenstein» (2007). Con la ayuda de sus grupos favoritos, de los que recorta y pega al más puro estilo Avalanches, renueva sus propios clásicos, como «Metaluna», «Area 51 (del corazón)» o «Sin Eduardo». Antonio Galvañ confiesa de qué grupos ha sacado todo el material para ello: Chad & Jeremy, The Mamas & The Papas, Lucio Battisti, Robert Gordo y Young Marble Giants. Una rareza que merece ser escuchada, sin duda.

Mientras, Jabalina cerraba el trato con Parade para publicar «La Fortaleza de la Soledad» (Jabalina, 2009). Además, en 2010, sale a la venta «Intonarumore» (Jabalina, 2010), la colección definitiva de la obra de Parade, en la que por fin Antonio Galvañ consigue publicar una recopilación de sus años en Spicnic. Tan solo un año más tarde, publica «Materia Oscura» (Jabalina, 2011), que supone una vuelta al pop más luminoso y a las letras más siniestras.

En 2013 entrega «Amor y Ruido» (Jabalina, 2013), un trabajo que confirma el viraje orgánico de Antonio: «La intención global de Antonio Galvañ a la hora de grabar y dar forma a sus nuevas composiciones fue hacer un disco partiendo del canon clásico de canción. Inspiradas en esencia por el clasicismo de los últimos sesenta y setenta del siglo XX, pero no limitándose a la influencia anglosajona sino también a la europea, principalmente italiana y francesa«.

Tres años después llega «Demasiado Humano» (Jabalina, 2016)… «Un tratado de cómo pervertir a la máquina con una cualidad humana o crear un disco de música electrónica POP sin que las composiciones que lo integran puedan parecer frías o distantes». En 2018 entrega el EP «1987» (Jabalina, 2018).

Además de sus discos como Parade, cabe destacar la labor de Antonio Galvañ como músico, colaborador y productor. Entre lo más reseñable se encuentra su colaboración con Fernando Márquez El Zurdo, con el que publicó un EP de versiones bajo el nombre de Los Fantasmas del Paraíso, la preciosa canción,  «Miércoles», que grabó con Iluminados, su labor como pianista en el debut de Ibon Errazkin, «Ibon Errazkin» (Elefant, 2000) o la participación en dos de los grandes discos de los últimos años, el mágico «Pío Pío» (Elefant, 2006) de Single y «Retumbarama» (Spicnic, 2010), el debut de Los Ginkas.

Álbumes:

1987

2018

Tras vuelve a entregar nuevo material. En este caso se trata de un EP con cuatro canciones que supone el...

Demasiado Humano

2016

La idea de con este disco no es otra que la de desarrollar «un tratado de cómo pervertir a la...

Amor y Ruido

2013

«La intención global de Antonio Galvañ a la hora de grabar y dar forma a sus nuevas composiciones fue hacer...

Parade en el Estudio Ghibli

2012

, fiel a su estilo y a su gusto por las constantes referencias de libros y películas, no busca en...

Materia Oscura

2011

El genio creativo de Antonio Galvañ no se para, y por sorpresa, sin apenas avisar, en 2011 asistimos a la...

Por la Calle de la Amargura

2011

Qué gusto disfrutar de la hiperactividad de Antonio Galvañ. El autor murciano nos tenía acostumbrados a esperar, pero en los...

Intonarumore

2010

Tras quedarse sin discográfica, Antonio Galvañ estuvo buscando un sello que publicara una recopilación de sus años en Spicnic. Ardua...

La Fortaleza de la Soledad

2009

"La Fortaleza de la Soledad" (Jabalina, 2009), es un disco conceptual un tanto sui generis, como todo en . El...

Todas las Estrellas

2006

Como ya confirmaría tres años más tarde , tras tres discos ya ha encontrado su sonido, donde más a gusto...

Inteligencia Artificial

2003

Sin duda, "Inteligencia Artificial" (Spicnic, 2003) es el álbum más ambicioso de , y más que un cambio, supone una...

Consecuencias de un Mal Uso de la Electricidad

2000

El disco más pop (y de título más largo) de , "Consecuencias de un Mal Uso de la Electricidad" (Spicnic,...

Metaluna

1999

"Metaluna" (Spicnic, 1999) cogía su hit y lo aceleraba, haciéndolo más tecno. La "Versión Moroder" de "Metaluna" no aporta demasiado...

Parade

1998

Es curioso como un primer álbum puede marcar la carrera de un artista. Para los que no son fans de...

Grupos:

El 2 de octubre de 1980 hace...
Como muchos otros, los niños de Jennifer...
Tras unos años de cierta marginación, cosa...
Finales de los años 80. Las calles...

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad