Más Birras

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tras la separación, de los Golden Zippers, legendaria banda pionera del rockabilly revival en España,  Mauricio Aznar, junto con el bajista Miguel Mata, procedente también de esta formación, deciden continuar con un nuevo proyecto. Para ello reclutan un batería, Víctor Jiménez, y comienzan su aventura, dando su primer concierto con el nombre de Más Birras en  marzo de 1985 en Zaragoza. Muy pocas semanas después se les unirá un saxofonista, Mariano Ballesteros, que completará la formación. El grupo contará además con la colaboración habitual del poeta y cantautor aragonés Gabriel Sopeña, que participa en las composiciones en los discos, y en buen número de conciertos, aún sin ser miembro de la banda.

Procedentes de la escena rockabilly, no abandonarán jamás esa estética: tupés y cazadoras de cuero seguirán presentes en su imagen y este género seguirá siendo una influencia importante en sus composiciones, si bien en esta nueva etapa el grupo se abre a otros estilos: Bob Dylan y el folk americano, los cantautores rockeros al estilo John Mellencamp, el rock sureño y el country, entre otros.

Sus letras, sensacionales, también van mucho más allá de los tópicos tradicionales de la escena rockabilly, incorporando duras historias de perdedores, de soledad y de desamor, así como la clásica canción de carretera, tan propia del country o del folk americano, o de los poetas de la generación beatnik. Estos temas se mezclan con las proclamas de amor y reivindicación de la tierra aragonesa, sin perder en ningún momento el sentido del humor.

Con esta formación, Más Birras graba una maqueta con el patrocinio del CIPAJ (Centro de Información para Jóvenes del Ayuntamiento de Zaragoza) en la que ya se encontraban canciones que más adelante se convertirían en clásicos del grupo, como “Asesinato en Torrero”, “Apuesta con el rock & roll” o “Quiero beber”, que empiezan a mover por discográficas y cadenas de radio. La primera grabación de Más Birras, el tema "Voces de tango" se realiza en abril de 1986 en los Estudios Tsunami de Donosti a las órdenes de Josean López Salanova, y se incluye en un maxi titulado "Los Chicos de Provincias Somos Así" (Menos 15, 1986) que regalaba el número 8 de la revista Menos15, el que celebraba su primer aniversario y el último de dicha publicación, y en el que también participaron otros tres grupos aragoneses de la época: Proscritos con "Como un disparo", Lágrimas de Mermelada con "Sobre ti" y John Landis Fans con "La ventana de Leader Road".

Hasta que, por fin, consiguen firmar un contrato con Grabaciones Interferencias, entrando a finales de 1986 en los estudios Tsunami de San Sebastián para grabar lo que sería su debut discográfico: un mini-LP titulado “Al Este del Moncayo” (Interferencias, 1987). El lanzamiento iría precedido de un maxisingle titulado “Más Birras” (Interferencias, 1987), en el que se encuentra “Apuesta con el rock & roll” junto con “Maldita sea mi suerte” y dos canciones no incluidas en el mini-LP de debut, “Oh Isabel” y “Voces de tango”. La sensacional “Apuesta con el rock & roll”, composición de Mauricio Aznar y Gabriel Sopeña a partir de un borrador original de Paco Calero, se convirtió inmediatamente en un pequeño éxito, que sonó con insistencia en programas como el Diario Pop de Jesús Ordovás, y sirvió para que el grupo se fuera haciendo con un cierto nombre en la escena de la época. Por esta canción, además, es por la que el grupo es recordado, especialmente tras la versión homenaje que hicieron los Héroes del Silencio.

No sin antes publicar en 1987 dos temas más ("Quiero beber" y "Cerveza y cigarros") en un nuevo recopilatorio titulado: "Sangre Española" (Grabaciones Interferencias / DRO, 1987), producido por Cachi Torres y editado con la ayuda de Canal 2 de Radio Zaragoza junto a Proscritos, Ferrobos, Los Furtivos y Lágrimas de Mermelada, el relativo éxito cosechado por el grupo hace que se merezca una segunda oportunidad, que les llegará al año siguiente en forma de un segundo mini-LP, “Otra Ronda” (Interferencias, 1988), otro buen disco en el destaca la excelente historia de “Cass (la chica más guapa de la ciudad)”, una preciosa canción con la que, de nuevo, obtienen un pequeño éxito, aunque el grupo sigue sin terminar de explotar. Ni tampoco lo pretenden, pues parecen estar muy a gusto como grupo de gran prestigio, fuera de los circuitos comerciales y con ese estatus de culto.

Con todo, deciden dar un salto de calidad en cuanto a sonido y arreglos, por lo que incorporan a un segundo guitarrista, Quino Díaz, así como a un buen número de colaboradores que participarán en su tercera entrega -y primera en disco grande- ya para la discográfica Pasión, “La Última Traición” (Pasión, 1990). En este disco la influencia de Gabriel Sopeña arrastra al grupo a la introducción de un sonido más próximo al country y al folk americanos, y a profundizar en otras influencias como el rock sureño, introduciendo cada vez más arreglos y detalles en la producción.

En este momento, la imagen del grupo ya la va representando cada vez más su carismático líder, Mauricio Aznar, como se puede comprobar desde la propia portada, en la que aparece ya él solo. Este disco, además, supone un paso adelante, y no solamente en lo musical o en el cuidado de los textos, sino también en cuanto a repercusión se refiere, vendiendo muchos más discos y teniendo la oportunidad de dar un mayor número de conciertos, con un público más amplio fuera de su Zaragoza natal, donde ya eran toda una institución desde su primer disco.

La siguiente entrega, “Tierra Quemada” (Pasión, 1992) un larga duración producido por Tony Luz, será todavía mejor. En la guitarra, tras la marcha de Quino Díaz, entra Josu García, un prestigioso guitarrista con mucha experiencia tanto en estudio como en directo. Las letras suben un peldaño más, con algunas extraordinarias, como ”Quién ha venido hoy” o Para llegar a tí, y musicalmente es mucho más rico, profundizando en el sonido de rock sureño que ya venían mostrando en anteriores entregas. Así, canciones como “El hombre del tambor” parecen firmadas por el mismísimo Charlie Daniels. Un gran disco que, finalmente, serviría como despedida, ya que el grupo se separaría al año siguiente, siguiendo cada uno de sus componentes su propio camino.

Después de la publicación de su último disco, en 1995 otro sello aragonés, A la Inversa Records, lanza un nuevo recopilatorio, "Zaragoza Vive" (A la Inversa, 1995), en el cual aparece el tema de Más Birras "Apuesta por el rock ‘n’ roll".

Mauricio Aznar decide formar Almagato, grupo entregado a la música tradicional argentina al que todavía pertenecía cuando, desgraciadamente, falleció en octubre del año 2000. Una calle con su nombre y un busto conmemorativo reflejan el cariño y la importancia que tiene este músico y poeta en su ciudad natal, Zaragoza, una tierra a la que él quería, según cantaba en “Maldita sea mi suerte”, “Como si fuera mi mujer, como nadie la podrá querer”.

Álbumes:

1985 - 1993

2002

Doble CD que contiene todas las grabaciones oficiales que la banda hizo entre 1985 y 1993, los dos mini-LP y...

Tierra Quemada

1992

El segundo larga duración es también el último disco grabado por . Para la grabación del mismo, y tras la...

La Última Traición

1990

En 1990 y con el grupo consolidado, ya con un público muy fiel, atravesarán una etapa de mayor madurez y...

Otra Ronda

1988

El segundo mini-LP de continúa en la misma línea, aunque con un sonido menos country y más rockero. Abre el...

Más Birras

1987

Simultáneamente a su primer mini-LP, , la discográfica edita este maxisingle, en el que se encuentra el tema estrella del...

Al Este del Moncayo

1987

El disco debut de se graba en los estudios Tsunami de San Sebastián, y se edita en 1987. Se trata...

Grupos:

Los años 80 tocaban a su fin,...
El origen de Ferroblues se remonta a...
Formados en Zaragoza allá por 1981 en...
“¿Qué es el rock and roll, sino...

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad