Etiqueta: gatopersa

Calabaza Discos 300x300¡Joder! Ya ha pasado un año desde que escuché las seis canciones que conformaban «La Cámara Subjetiva» de la banda madrileña Sector de Agitadas. Una banda que había descubierto en uno de los recopilatorios de Aplasta Tus Gafas de Pasta. Cuando aún sonaba «Crash», la tercera canción, llamé corriendo a uno de los miembros de Sector para conocer qué tenían pensado hacer con esas seis perlas de genialidad. Me dijeron que tenían la ilusión de publicar un vinilo de 10″. Colgué el teléfono, cogí aire y terminé de escuchar las seis canciones. Discos Calabaza había nacido.

Nos reunimos una semana después para hablar de cómo podía participar la Calabaza en este futuro lanzamiento. Allí me encontré con The Soap Club que junto a la propia banda co-editarían el vinilo conmigo. Resultó que tras The Soap Club, otro mini-sello unipersonal, se escondía un viejo conocido de la Malasaña noventera. Todo esta locura empezaba a tener muy buena pinta.

Para que el sello tuviera una coherencia estética acoté sus gustos, ya que los míos personales son excesivamente amplios y muy variados, creando un manifiesto: «La Calabaza surge del pop oscuro, la psicodelia, el noise pop y el shoegazer. Se alimenta de reverb, acople y feedback». Daba así pie a los grupos de teclados oscuros y envolventes, guitarras potentes desde el surf o el garage hasta el noise o el shoegaze. Muchas bandas que sonaban o empezaban a surgir hace un año entraban dentro de este entorno, aparte de Sector de Agitadas, en Madrid sonaban Tigres Leones, Los Ingenieros Alemanes, Cómo Vivir En El Campo, Dolores, Alborotador Gomasio, etc. En Galicia, Fantasmage, Disco las Palmeras! o Sundae y Blacanova en Sevilla.

Durante estos doce meses otros muchas bandas han aparecido, sólo hay que escuchar los recopilatorios «Madrid Está Helado» (2012) de LaFonoteca o el «Galician Bizarre vol. II» (2012), con bandas como Gatopersa, Hielo en Varsovia o Esquimales. Unos grupos que hemos podido ir escuchando en los directos que hemos ido preparando gracias a nuestra colaboración con Triangle Club.

Otros sellos ya existentes o recién nacidos han publicado discos de estas bandas que hicieron que La Calabaza tomara forma. Sellos como Sonido Muchacho o Discos Humeantes.
Pasaron largos meses desde aquella primera reunión con Sector de Agitadas y The Soap Club hasta que el vinilo estuvo realmente en la calle. Desde entonces, la banda lo ha ido presentando en diversas ciudades españolas. La verdad es que, tanto por su personalidad, al estilo de las de indie pop inglesas de sellos como Sarah o K-Records, y por el estilo de sus canciones, lo que habían creado Sector de Agitadas en su cámara subjetiva resulta muy atemporal, es un disco que va a tener vigencia más allá de un tiempo concreto, seguramente sobrevivirá a Discos Calabaza y a la propia banda. Prueba de esta atemporalidad es el hecho de que, por ejemplo, en MondoSonoro (octubre de 2012) dicen «que un trabajo como ‘La cámara subjetiva’ no haya tenido mayor repercusión no deja de ser una más de las anomalías que dominan nuestra escena» o que la crítica del disco haya salido casi nueve meses después en la Rockdelux.

En febrero de 2012 y tras un arduo trabajo de masterización junto a la banda en el estudio de Ramón Moreira se pudo terminar «Efecto Campo» (Discos Calabaza, 2012), el segundo EP del grupo indie/shoegaze Los Ingenieros Alemanes, unas canciones que llevaban un año en un cajón tras la separación de la banda.

Los componentes, ahora miembros de Alborotador Gomasio y de Celica XX, decidieron publicarlo en formato digital y con la idea de que lo publicaríamos en CD en un futuro que nunca llegó. «(por el) Teorema de Gauss», tercer tema del EP, apareció en el vinilo recopilatorio «Madrid Está Helado» de LaFonoteca. Aparece así en el sello como la primera referencia digital.

En junio anunciamos la salida de «CVEEC» el esperadísimo primer disco de Cómo Vivir En El Campo. A diferencia de Sector de agitadas, en este caso no se trataba de un flechazo, sino de algo que venía de atrás, un amor de larga duración que abarcaba sus tres primeros EP autoeditados, conciertos y entrevistas a Pedro Arranz para Aplasta TV. Él ha sido la mente creadora de todo lo que rodea al disco, tanto la portada, como el videoclip de «Amor y Pedagogía». El LP, segunda referencia del sello, es una autentica obra de arte, no se trata de las diez típicas canciones grabadas a toda prisa en una semana en un estudio, sino que ha sido grabado, mezclado y mimado por todos los miembros que durante estos años han formado parte de la banda. Está lleno de detalles y pequeños arreglos que hacen de cada una de las canciones una pequeña joya.

Y ahora, doce meses después, consciente de que no somos muchos los que escuchamos este tipo de sonidos en vinilo, sigo intentando hacer llegar al máximo número posible de personas la obra de estas tres grandísimas bandas que forman parte de una espectacular generación de grupos.

 

 

Madrid está helado. Y no es que esta sea nuestra particular descripción de un verano en muchos aspectos calentito como este, sino que es el título de nuestra tercera referencia discográfica y una frase que creemos que sintetiza el sonido afilado, cristalino y algo melancólico pero vitalista que nos hemos ido encontrando entre las nuevas propuestas madrileñas que más nos han gustado a lo largo de este año; quizá marcadas por los tiempos difíciles que nos ha tocado vivir, pero también reflejo de ese erial de hielo que puede llegar a ser Madrid en una primera instancia para cualquier recién llegado.

«Madrid Está Helado» (LaFonoteca, 2012) toma el pulso a la independencia musical de la capital en una edición limitada a 300 copias en vinilo transparente con diseño de Ricardo Cavolo y masterización de Javier Ferrás.

Catorce nuevos grupos se reúnen en un disco que de algún modo pretende dejar testimonio y ser reflejo de una parte de lo que se está haciendo en este momento en la ciudad. «Madrid Está Helado» son, por orden de aparición: Espiritusanto, Cómo Vivir en el Campo, Sector de Agitadas, Computadora, Walden Dos, Alberto Azul, Los Ingenieros Alemanes, Coraje, Tigres Leones, Trajano!, Gatopersa, Esquimales, Hielo en Varsovia y Compartir Es Vivir.

 

 

 

«Veíase desde allá arriba el campo amarillento, cada vez más sombrío con la proximidad de la noche, y las chimeneas y las casas, perfiladas con dureza en el horizonte. El cielo azul y verde se inyectaba de rojo a ras de tierra, se obscurecía y tomaba colores siniestros, rojos cobrizos, rojos de púrpura. Asomaban por encima de las tapias las torrecitas del cementerio de San Isidro; una cúpula redonda se destacaba recortada en el aire; en su remate se erguía un angelote, con las alas desplegadas, como presto para levantar el vuelo sobre el fondo incendiado y sangriento de la tarde. Por encima de las nubes estratificadas del crepúsculo brillaba una pálida estrella en una gran franja verde, y en el vago horizonte, animado por la última palpitación del día, se divisaban, inciertos, montes lejanos.» – «La Busca» (1904), Pío Baroja.

Proceso creativo de Ricardo Cavolo: