Christina y Los Subterráneos

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Un nuevo proyecto de Christina Rosenvinge donde la joven artista sacará su lado más rockero

Tras su paso por Alex & Christina, grupo que según la propia cantante nunca terminó de sentir demasiado propio, Rosenvinge, ya gozando de cierta reputación mediática gracias a ese chas! al que siempre estará unida, se embarca en un nuevo proyecto: Christina y los Subterraneos, con ella como líder y donde se hará acompañar por una serie de músicos, que en un primer momento fueron Pancho Varona, Antonio García de Diego, Juan Luis Jiménez, Alejo Stivel, Jaime Asua, Jose Nodar, Oscar Quesada y Begoña Larraña, supondría la cara más canalla y callejera de Christina.

Vestida así su fragilidad de tachuela y cuero, la banda consigue un contrato, entrando en el estudio Quarzo durante los meses de septiembre y octubre de principios de los 90. Allí Christina, dueña ya de sus riendas, se ocupará de la voz y la composición. Ayudándose para las letras con la colaboración de Pancho Varona, Antonio de Diego y Ray Loriga, la producción correría a cargo del grupo y Steve Chase.

Su primer trabajo llegaría en 1991 con el nombre de  “Qué me Parta un Rayo” (WEA, 1991). Conteniendo algunos de los éxitos del rock español de aquel momento, que ya había dado carpetazo a los ritmos y la actitud de La Movida Madrileña, Christina abriga las guitarras de corte rock y da vida a canciones como “Mil pedazos”, “Voy en un coche”, o «Pulgas en el corazón», auténticos hits de una generación. El grupo se asienta en cierto prestigio, logrado por la venta de singles y álbum durante los siguientes años, venta que se ampliará con la conquista del mercado latino con la salida de ediciones en Chile, Perú, México o Colombia.

Prueba de su éxito en el continente americano será su invitación en 1994 al Festival chileno Viña del Mar, momento para el cual los subterráneos han cambiado y se componen de: Tito Davila (ex-Enanitos Verdes) en los teclados, David Gwin -quien la acompañó hasta la época de “Flores Raras” (WEA, 1998)– en la guitarra, Elsa Fernández en el bajo y Sergio Castillo en la batería. Allí, Christina se hará con la Antorcha de Plata. Además de esto, se estuvo negociando la presencia de la artista en el Festival, esta vez argentino, Parque de la Costa, trámites que no llegarían a concretarse. La formación en estos momentos grabaría también conciertos exclusivos para Canal + y TV5, habiendo participado en un disco de directos “En Vivo en Madrid” (WEA, 1993), lo que hace patente la presencia de la banda en la audiencia del momento.

Pero la vida del grupo, a pesar de los triunfos, no durará demasiado, y en 1994 Christina y Los Subterráneos publicarán el que será su segundo y último trabajo: un sensual disco de sugerente nombre, “Mi Pequeño Animal” (WEA, 1994) que contaría con la colaboración de Calamaro en “Al fin sola al fin loca”. El disco, con un viraje hacía los sonidos armónicos, no conseguiría la misma recepción que el anterior, a pesar de ser visto por la propia Christina como su momento de rockera de verdad, algo que años más tarde sería desmentido con la declaración de que su fragilidad inherente nunca le permitió ser aquella cantante de rock que pretendía. Como curiosidad citar que el tema que da nombre al álbum se vio sometido a la censura en países como Chile, Ecuador o Paraguay por su sexualidad y “falta de moralidad”.

Debido a la escasa seriedad por parte de la banda y el cruce de Christina con Lee Renaldo, el grupo termina disolviéndose y Rosenvinge emprenderá carrera en solitario.

En 2004 se editaría una revisión de su álbum de debut, en el cual se incluyen versiones de los temas “1000 pedazos”, “Tu por mi”, “Pulgas en el corazón” y “Alguien que cuide de mi / al fin sola al fin loca”.

Álbumes:

Qué me Parta un Rayo (reedición)

2004

Reedición del debut de que contaba  con temas extras revisados por , así como el tema "Al fin sola al...

Mi Pequeño Animal

1994

Con cambios en la formación, y la colaboración de Calamaro para el tema “Al fin sola, al fin loca”, , que...

Qué me Parta un Rayo

1991

Alejada de ese celofán tontorrón que fue , donde no se sentía cómoda y sus letras eran guardadas en un...

Grupos:

El efímero proyecto Magia Blanca estaba formado...
Christina Rosenvinge, nacida en Madrid, pero de...
Tras la salida de Toti Árboles de...

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad