GABRIEL Y VENCERÁS VIENEN A MADRID A PRESENTAR «SAN FELICES» JUNTO A TERRIER, QUE PRESENTAN «UN CADÁVER BAJO EL MAR».

Pasado

18 de enero, 2014

Recibimos la visita de GABRIEL Y VENCERÁS, cuarteto aragonés afincado en Barcelona, que viene a presentar su nuevo disco, «San Felices» (Autoeditado, 2014), editado por Hermanos Segundos, un colectivo recién creado por la propia banda.

Estarán acompañados de TERRIER, uno de los buques insignia del pujante sello Sonido Muchacho y uno de los grupos incluidos en el último recopilatorio de LaFonoteca, «Nuevos Bríos» (2013). En este concierto presentan en directo su primer disco de larga duración, «Un Cadáver en el Mar» (2013).

///////// ASÍ FUE: EL POST CONCIERTO ///////////

Organizar conciertos resulta en ocasiones una ardua y poco gratificante tarea. Al margen del éxito o fracaso del evento en cuestión, nunca lo es si por el medio andan grupos como Terrier y Gabriel y Vencerás, paradigma de implicación, comprensión y empatía. Si encima el público responde a la cita, se disipa cualquier atisbo de ingratitud y el evento escala a la cima de motivos por los cuales se siguen haciendo estas cosas. Tal fue el caso de la doble presentación que llevamos a cabo la semana pasada en la sala Siroco de Madrid.

Venían de presentar su disco en Barcelona junto a otro grupo madrileño amigo, Tigres Leones. Quizá por la paliza o por las altas expectativas provenientes de dicho concierto, del cual los Gabriel y Vencerás hablaban como el mejor dado hasta la fecha; puede que por el equipo de prestado o por algún incidente técnico, los zaragozanos no se encontraron del todo a gusto sobre el escenario, no pudiendo sacudirse el nerviosismo del todo. No dieron un mal concierto, defendieron las nuevas canciones de su «San Felices» con dignidad, y rememoraron con más soltura los hits de su anterior largo homónimo con Gran Derby, pero es cierto que no dieron su mejor concierto en la capital. Sirva ello de motivo para tener que volver a sacarse la espina de dentro, algo que celebraremos llegado el momento.

Terrier llevan ya unos cuantos conciertos muy centrados. Centrados, no serios. Con tiempo para todo: el desparpajo y las risas, el gamberrismo y la gran complicidad sobre el escenario a la cual nos tienen ya acostumbrados, pero también para los medios tiempos, para los cuidadísimos (y lisérgicos) visuales, los coros trabajados (entiéndase ello dentro del universo canino) y las ganas de aportar un puntito de madurez a su propuesta. Ganaron mucho con la incoporación de la ex Charades María, tanto a los coros como a la guitarra. Y lo parten con el desparrame en la versión de los Modern Lovers como traca final. El grupo ha mejorado a pasos agigantados y lo mejor de todo es que la cerveza sigue corriendo a raudales en sus conciertos.

Reportaje fotográfico de Mario Orellana.

 

Grupos relacionados:

Muchas veces basta que un grupo de...
La historia del grupo Gabriel y Vencerás...