La Casa Encima

A pesar de la deriva extrema a todas luces que suponen este EP y su hermano mellizo “La Tapia del Perejil” (Acuarela, 2002), de un feísmo estético, musical y vocal, la personalidad desbordante de Antonio Luque se sigue colando por cada una de las rendijas de las canciones. Siempre hay un detalle, una frase, un lamento que te hace recordar que nunca ha de darse por muerto a un pistolero.

El EP comienza con la demoledora frase “Cuando el verano tenía setenta días”, que de inmediato nos sumerge en el mundo adolescente de veranos interminables, de desazones amorosas estivales y de tiempos muertos que parecen que no van a pasar jamás. Esa primera canción, “Necesito tratamiento”, es la mejor del lote. Lo peor, el experimento de loops de “Cuando Felipe”.

Son poco amigos de las promociones y...
Colegas de patinar y coincidir en conciertos,...
Cantante segoviana, concretamente  nacida en la localidad...
Las primeras señales de actividad de la...
Ganas incontenibles de hacer cosas, de asociarse...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email