G-5

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email
El dream team de la rumba y la jarana

¿Superbanda? ¿Grupo fantasma? Lo que empezó siendo un encuentro puntual en Ratones Coloraos, el inefable programa de Jesús Quintero, terminó cuajando en la cumbre del G-5, en la que estos peculiares Traveling Wilburys de la rumba que son Kiko Veneno, Muchachito (Bombo Infierno), Tomasito y losDelinqüentes Diego Pozo y Marcos del Ojo conspiraron “con la intención de gobernar el mundo, incluyendo China y Japón”.

Se veía venir. Tarde o temprano el señor Sanfeliú tenía que reclamar la paternidad de sus criaturas. Y de ahí a llevarlos a todos de vacaciones a Jerez sólo hay un paso: “Nos juntábamos en una mesa redondita allí en Jerez, con la marihuana membrillera y el oloroso de la bodega, y nos dimos cuenta de que nos salían canciones sin parar. Así que cada vez que nos veíamos, siempre surgía algo. Tenemos mucha química”, asegura Muchachito.

Así es como se gesta, en un tiempo récord (en menos de una semana ya tenían doce temas), “Tucaratupapi” (Elemúsica, 2006), editado por el sello independiente de Kiko Veneno y distribuido por EMI. El disco es recibido con entusiasmo por el público, y el G-5 se embarca en una exitosa mini-gira, contentando de este modo a los fans que ya habían empezado a recoger firmas en internet reclamando al grupo la oportunidad de verlos en directo. Los vídeos colgados en youtube de las actuaciones en los programas de Quintero y Buenafuente son toda la promoción que se le hace al disco.

¿Qué les deparará el futuro a estos cinco grandes? ¿Habrá nuevas reuniones en la cumbre? “Eso nadie lo sabe”, sentencia Kiko.

Álbumes:

Tucaratupapi

2006

En música, la suma de estrellas no siempre da como resultado una banda estelar. De hecho, ese tipo de acontecimientos...

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad