Potrotaino

Grabado en los estudios Revolution Rock Records situados en Larrabetzu, Vizcaya, bajo los mandos técnicos de Sabin Kareaga, y editado por los bilbainos DDT Diskak. El disco viene presentado en un poster desplegable de papel grueso en el que aparece un preso con el lema «Más que los golpes duele la impotencia» y una portada con dibujo de mafiosos, curas, militares y diferentes fuerzas de seguridad. En la parte interior queda hueco para enseñar las portadas de los que serían los otros dos discos de la banda: «Muerte al Violador» (TX, 1991) y «La Verdad Comienza Akí» (Ohiuka, 2001).

Quizá sea Potrotaino una de las bandas de música más arisca y cruda del punk vasco, y en este segundo disco lo ponen de manifiesto con creces. Sonido y letras rugosos como lijas, rock callejero salido del desaliento del barrio, punk acelerado con pocos vértices. Olvidados los refinamientos técnicos y ornamentales explorados con Ángel González Kataraín en el disco previo, aquí la batería suena a caballo de batalla y las guitarras rompen cortando como cuchillas. Cantan contra la droga con rabia y el puño cerrado como única lírica; acusan de fascistas a la policía, constatan la fractura social con las clases más favorecidas y braman contra las prisiones del Estado. Tan sólo un rayo de esperanza a la hora de intentar insuflar ánimos de resistencia y rebelión en su «Tienes que intentar«.

Pedían muerte para los violadores en su trabajo anterior y en éste cantan angustiados contra las penalidades que pasan los pequeños en las calles de Brasil o víctimas de guerra. También sirven de posibles puentes con el «Muerte al Violador» la nueva mención al colega de los bares (Polo) y un atisbo de vena sentimental en corazones acorazados como podría ser «Sin ti«.

En ese difícil equilibrio que mantiene el sonido de Potrotaino entre el puro hardcore y las derivaciones al metal, este trabajo tiene en «Policía fascista» (que recuerda al «Sucio policía» de IV Reich) o por ejemplo «Revoraçao dos pekenekes (El Cola-Cao de los pequeños)» muestras de las raíces punk del grupo.

Descontando el pequeño divertimento que parece la versión del popular «Barquito» infantil, el disco realmente acaba con «La muerte«, tema que uno emparentaría con el «Enamorado de la muerte» de RIP, pero que aquí sirve incluso de refrescante cambio de tercio en voces (como «De qué vas chaval?«) y clave de rock con la que suena.

Grupo:

“Los 80 fueron muy duros. Hubo mucha...

Compartir:

Tracklist:

  1. Prisiones del Estado
  2. Borrayo (polo2)
  3. Policía fascista
  4. Revoraçao dos pekenekes (El Cola-Cao de los pequeños)
  5. Sin ti
  6. Ricos poderosos
  7. La puta droga
  8. De qué vas chaval
  9. Otro cigarrillo
  10. Sangre en la pared
  11. Tienes que intentar
  12. Cruce de miradas
  13. La muerte
  14. Txalupa txikitxo bat (El barquito)

Compartir: