Alameda

Cuando los de Alameda se meten en los estudios Audiofilm de la mano de Gonzalo García Pelayo ya han tenido una trayectoria relativamente en directo y los temas que van a grabar están bastante trillados. Esa circunstancia va a ayudar mucho a conseguir un soberbio LP de debut. La comparación con Triana resulta inevitable. La voz de Pepe Roca y los teclados de Manolo y Rafael Marinelli guardan coincidencias con el estilo interpretativo de Jesús de la Rosa.

«Aires de la alameda«, iniciado por acodes de piano y juegos de teclados que darán paso a una voz cargada de melismas es uno de esos temas definitorios del rock andaluz en el que el resto de los instrumentos permanecen en segundo plano. El piano y el sintetizador rayan a gran altura en un desarrollo lleno de sentimiento, de esos que llegan a lo profundo del oyente.

El segundo corte es un instrumental de lo más flamenco, con un ritmo marcado por las palmas en el que los teclados y la guitarra española del invitado Enrique Melchor suenan de fábula. Precisamente este guitarrista iniciará aquí una larga colaboración con el grupo sevillano. En las mismas coordenadas se mueve «Ojos de triste llanto» con el mismo músico y con la voz sonando a tablao en cada una de las palabras.

«Hacia el alba» es un concierto para dos teclados con todas las de la ley en la que los Marinelli dan rienda suelta a toda su sapiencia en los primeros minutos para luego irrumpir en una relativamente intervención la fuerte voz coplera y de nuevo regresar a los arabescos de las teclas bien secundadas por un bajo complejo y una batería dúctil capaz de pasar en un instante de la agresividad a la delicadeza.

Toques de jazz flamenco en «A la vera del Jueves«, segunda pieza totalmente instrumental del LP, con la participación de la invitada guitarra de Luis Cobo –Manglis-, que por aquellos entonces militaba en Guadalquivir, para marcarse un solo de muchos quilates. A destacar también los detalles de percusión de Luis Moreno. Un tema que contrasta poderosamente con los seis restantes, apartándose bastante de la senda señalada en las anteriores pistas

Dejo para el final los que posiblemente puedan considerarse los dos temas más destacables. «Amanecer en el puerto» se inicia entremezclando ruidos de agua y ondas de sintetizador. Después una melodía desarrollada por las notas aguadas del teclado y por fin la voz de José Roca que nos conmina: «Asomate a la ventana que amanece un nuevo día«. Una delicia sobre la que planea a un tiempo el cante flamenco y los experimentales discursos instrumentales de Yes o King Crimsom. Pocas veces la denominación de origen rock andaluz cumplió tanto con las dos palabras que la forman. El otro tema al que antes me refería es la onírica balada «Matices«, de gran elegancia formal. Un tema misterioso, incluso oscuro, pero con una gran capacidad de enganche para el oyente.

«Alameda» (Epic-CBS, 1979) cuenta, además, con unas letras que beben en la poesía popular andaluza que forman parte indisoluble del desarrollo musical de cada canción. Un LP que hizo entrar por la puerta grande al grupo homónimo y que vendió una impensada cantidad de discos para una obra de estas características. A la postre, el grupo jamás podría superar este excelente primer trabajo.

Grupo:

Alameda pertenece a la segunda ola del...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tracklist:

  1. Aires de la alameda
  2. La pila del pato
  3. Ojos de triste llanto
  4. Hacia el alba
  5. Amanecer en el puerto
  6. A la vera del "Jueves"
  7. Matices

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email