portada del disco Afraid Of The Dark

De seguro que hubo momentos en los que ni los propios integrantes de Screamin' Witch Doctors tenían claro si estas canciones iban a poder ver finalmente la luz. Todo empezó a torcerse desde las propias mezclas. La grabación tuvo lugar en el estudio Ritmo y Compás de Madrid entre los meses de enero y julio de 2010, pero el proceso de mezcla se dilató por otro medio año más.

Aunque las verdaderas complicaciones surgieron cuando la banda comprobó que Lucinda Records, el sello que había sacado su anterior trabajo "Come On Let's Dance With The Screamin' Witch Doctors" (Lucinda, 2009), daba largas para la edición del nuevo material. Empezaba a no responder siquiera a sus llamadas y tampoco se decidía la rescisión del contrato que los unía. La banda comienza entonces una larga búsqueda de alternativas. Es finalmente Subterfuge, de la que precisamente se desligase en su momento Lucinda, la que desatasca el problema, editando el disco tanto en vinilo como en CD.

La salida a la calle de "Afraid Of The Dark" (Subterfuge, 2012) tiene por tanto mucho de inyección de ánimo y satisfacción después de tantas penalidades. Y el caso es que en lo estrictamente musical el disco parece mantenerse al margen de todas estas vicisitudes. Cuidadísima presentación con portada y estética de película de terror, género y estilo que, sin agobiar, gustan de manejar Screamin' Witch Doctors. También le pasa lo mismo a Harla Horror, el otro grupo de Urban, el cantante, que suele presentar sus trabajos con atmósferas de terror en celuloide.

Vertebradas sus canciones con el órgano de Johannes, los mimbres con los que trabaja la banda sirven sin problema para abordar temas de ambientación vaquera o fronteriza como ocurre con "Hotel gulag" o la poderosa "Beyond the clouds of the Earth"; explorar los pantanos cercanos a Memphis (en la impresionante "The rattlesnake shake"), darle al terror del que hablábamos antes o incluso sumergirse en algunos palos de los 60. 

En el disco anterior ya hacían estas mezclas, pero para "Afraid Of The Dark" han determinado hacer separación explícita, dedicando la cara A a los que llaman "60s Sounds" y la B a las oscuridades con "Dark Sounds".

Para la primera parte de la entrega exploran posibilidades que bien podrían encuadrarse en el mod-beat. Empieza esa tanda con la luminosa y vigorosa "Save me", que podría hacerse un hueco en cualquier guateque revisionista con todo merecimiento. Sigue la estela el casi-instrumental "The frog" o ya en la otra cara, "Only in the night", una auténtica preciosidad que podrían haber facturado gente como los Animals, Remains o similares.

También es una dulzura "The pain will go away", en la que el órgano te hace pensar en Henry Mancini, la voz de Urban te retrotrae a Dave Vanian y el resto de línea melódica podría atrapar a los mismísimos Flechazos.

"Never look back" tiene cantidad de detalles. La batería parece dirigir la consigna de aparente contención con la que evoluciona la canción y la guitarra se ciñe a una línea que Johannes escribió para un banjo. Como nos explican los implicados combina una línea pedal con otra de la melodía, consiguiendo que te acuerdes del "Thunderstruck" de AC/DC en versión pausada. Es además el primero de los temas en los que colabora David García  con su manera impresionante de tocar la armónica. Recuerda, a pesar de sus connotaciones de pasar página, a la combinación de rock y blues que ya hicieran algunos de los Screamin' Witch Doctors con David en The Black Cat Bones.

Y es que el núcleo principal de Screamin' Witch Doctors viene del mundo del blues y de sus vertientes más fanáticamente militantes y está claro que eso no se olvida. Un tributo a todas estas raíces puede ser "The rattlesnake shake", tema en el que realmente vibra la armónica. Es todo un logro en su descripción de pantanos, reptiles y ambientes de ciénaga. Puro blues de alambique clandestino. Insertada por su letra y su innegable connotación de médico-vudú en la parte oscura del disco, rinde tributo a la vertiente negra de la que algo saben los madrileños. Pone los pelos de punta. 

Bien mirado el paseo por el lado siniestro podría empezar perfectamente en los aires de holocausto que sugiere la historia de "Hotel gulag". El grupo, sin embargo, reserva las sombras para las cuestiones de estranguladores en la noche de Londres: "(You should be) Afraid of the night"; hombres-lobo: "You don't have to worry"; los reptiles custodiando tesoros en el río Mississippi: "The rattlesnake shake" o la lascivia del monstruo buscando moza de "Steps of the monster".

Admitida la componente de miedo de todas ellas, al ya mencionado corazón de blues del fango de "The rattleshake snake", yo añadiría que le veo a "(You should be) Afraid of the dark" los aires que pudo tener en su momento alguna free jam session de los Doors, o a "You don't have to worry", maneras de mod-beat  pasadas por el tamiz de rhythm and blues-soul ralentizado.

Siguen los Screamin' Witch Doctors adelante a pesar de las dificultades. Una gran noticia.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegaci贸n y una atenci贸n personalizada gracias a la informaci贸n estad铆stica que obtenemos tras analizar h谩bitos de navegaci贸n. Si contin煤as navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuraci贸n u obtener m谩s informaci贸n aqu铆

ACEPTAR
Aviso de cookies