portada del disco Xardín Interior

El primer LP de Esposa es una recomendable colección de canciones cargadas de sentido y sensibilidad. Un cruce de caminos entre el sonido británico C86 y de Sarah Records, y el garage minimalista de Beat Happening o Parquet Courts. Música emocional con muchos contrastes y letras en gallego que retratan personajes con identidades en conflicto y dudas generacionales.

Cibrán explica el contenido del álbum, “son canciones de pop, pero de varios palos diferentes. Las canciones más viejas, que ya estaban en nuestro EP, van en la línea del ‘pop rítmico’ que queríamos probar inicialmente, un poco siguiendo a los Feelies, pero luego cambió algo el estilo”, mientras que María incide en los desarrollos de sintetizadores: “desde que entramos Mar y yo, al haber dos sintetizadores, esa parte rítmica se compensó con otra parte más atmosférica y las canciones tienen esa tensión, a veces se van más a ese lado rítmico, que es musicalmente más alegre, y a veces al otro. Eso lo marca sobre todo Mar con su estilo de tocar”.

Si repasamos las letras, nos encontramos con personajes en un serio conflicto y llenos de dudas… con dificultades para encontrar su sitio, incluso para distinguir lo real de lo virtual (“Bas Jan Ader”)... “No hay una voluntad de autoproclamarnos portavoces ni nada parecido, pero yo creo que sí que hay un componente generacional. Los conflictos que creo que están en las canciones tienen que ver con la situación actual: somos cuatro personas en paro o con empleos precarios, y rodeados de gente en las mismas circunstancias o que ha tenido que emigrar. Eso afecta a nuestra generación, aquí y ahora. El hecho de no tener en muchos casos independencia económica, o vivir en la incerteza, la presión por ganarte la vida... No tienes esa presión con veinte años, y da miedo seguir teniéndola con cuarenta. Cualquier afirmación acerca de lo generacional es una simplificación pero creo que lo que hacemos es representativo de algo que está en el ambiente” apunta Cibrán, Mar incide en el tema de la identidad, “este tipo de circunstancias limita como puedes desarrollarte. Limita lo que puedes hacer contigo misma, porque te faltan cosas a las que agarrarte. De ahí todas esas dudas, algunas sobre qué actitud tomar (como ‘Sabe a limón’), otras alrededor de la manera en que proyectamos nuestra personalidad (‘Bas Jan Ader’) y otras con respecto a nuestro propio papel como creadoras (‘Aquí’)”.

Nos encontramos con canciones crudas envueltas en delicadeza como “Madreperla” –“Abride, abrídeme a ver como son… Sinto medo e confusión porque antes cría e agora non… Hai moitas cancións que escribín pero non dicían nada de min”-, con efectivos himnos emocionales cargados de orgullo –“Xardín interior”-, y retratos desnudos sobre la creación y el ser, el estar y el padecer –“Aquí”, un corte con ecos de Emilio José, la Velvet y Yo la Tengo-.

Autómata” trae reminiscencias de Monstruo, “Bas Jan Ader” del mejor pop de guitarras, mientras que “Sabe a limón” conjuga el pop sencillo y minimalista de Galaxie 500 con ecos slowcore.

Los sintetizadores ganan presencia y profundidad en “Festa no camino” y “Vaciada”, y la cadencia experimental en “Disfraz de coello”, un corte que trae a la mente a Sr. Anido y Sra. Álvarez dirigiendo a los Modern Lovers de “She cracked”.

Estamos, en definitiva, ante un disco altamente recomendable, caracterizado por su frescura, la riqueza de matices y unas letras reflexivas y emocionales.

Compartir

Otros Discos

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *