portada del disco Retrovisor

Segundo largo de Cooper, publicado el 15 de noviembre por Elefant. Parece que se rompen los principios del grupo y las diez razones para no volver a publicar un disco de larga duración… Pero realmente no es un disco al uso. Es una recopilación de todo el trabajo del grupo durante los años 2003 y 2004, tal y como se indica en el propio disco. Álex lo explica en una entrevista: “Los álbumes son para un público diferente, aunque éste está pensado para que le interese también al que tiene todos los singles”). Incluso el título hace alusión al hecho de ser una “visión” del pasado. De hecho, sólo hay tres canciones nuevas no publicadas con anterioridad: "Munich", "A oscuras" y "Rabia".

"Munich" está concebida para poder convertirse en uno de los clásicos del grupo. Emana Cooper por todos los poros. Una canción redonda altamente recomendable. La canción surge de la Nochevieja que pasaron en Alemania, concretamente en Munich, dentro de la gira alemana con The Cheeks. Actuaban en el Atomic Café y para Nochevieja, el dueño invitó a todos los integrantes de la gira (dieciséis personas) a cenar en su casa. Después de la cena subieron a la azotea a brindar con champán para festejar el inicio del año y ver los fuegos artificiales que, como tradición de allí, los muniqueses lanzaban desde sus casas. La noche iba a ser larga porque quince minutos después tocaban el concierto de la gira y al día siguiente volaban de regreso a España (con lo que habían planeado empalmar la noche hasta la hora de la salida). Cuando bajaron a tocar a la sala la imagen no era tan idílica como la de azotea y de ahí la canción. Inicialmente estaba pensada para que hubiera dos estrofas dedicadas al cielo y otras dos dedicadas al infierno, pero después de haber grabado la música de la canción, en el momento de poner la voz, se dieron cuenta de que se les había quedado corta… No cabía una de las estrofas. Álex tuvo que rehacer la letra, dejando la primera estrofa sólo para la parte celestial: “Medianoche entre las sombras / de una ciudad sin luz, / desafiando al frío del invierno, / jugando a cara o cruz. / Hoy brindamos por los buenos tiempos, / abrazados, en silencio / mientras el cielo se tiñe de azul”. Es lo que experimentaban con los fuegos artificiales en el cielo de Munich. Las estrofas del infierno en el Atomic Café tienen muchas metáforas que precisan explicación: “Chicas que hablan con acento extraño / venden sueños en el baño” hace referencia a una alemana que vendía droga en el baño del local; “Persiguiendo estrellas por el suelo / que luego enredo entre tu pelo”, por su parte, es una metáfora del efecto de la luz de las bolas de discoteca en el suelo.

Por su parte, "Rabia" surge del cabreo de Álex por la suspensión del Purple Weekend de ese año. Si algo le podemos achacar a Álex, en mi opinión, está en la dificultad para expresar ira o enfado en sus canciones. Me pasa algo parecido con Oasis y probablemente es extrapolable a cualquier grupo pop. No creo que sea un problema de las letras, ya que considero que es un muy buen letrista, sino quizá en el estilo musical, en el tono de su voz y en la propia imagen. El estilo de música pop, lógicamente no es en sí muy agresivo. Luego está la voz de Álex, con un tono que expresa de una manera envidiable la alegría, la tristeza, la nostalgia,… Pero que no cuadra en exceso con aromas más “agresivos”. Y, por último, la propia imagen de hombre bueno que emana y que se puede apreciar en cualquier entrevista que le hagan. En cualquier caso, la canción claramente trata de manifestar ese sentimiento, la ira, enfado o indignación, del modo en que Álex lo expresa (“No me pienso callar ni bajo el agua”).

"A oscuras", sin embargo, es una canción que le va ni que pintada al bueno de Álex. Trata de expresar sentimiento de desamor por la pérdida reciente de la amada. Canción pop lenta como siempre con guitarras que entrelazan las estrofas con un estribillo repetitivo.

El resto del álbum lo completan canciones que ya fueron publicadas con anterioridad durante los años 2003 y 2004: "Cierra los ojos" -se incluía y daba título al CD-single "Cierra los Ojos" (Elefant, 2003) que se regaló en la gira del 2003-, "Cerca del sol", "Silverstone" y "Oxidado" -extraídas del EP "Oxidado" (Elefant, 2003)-, "747", "Lejos" y "Yo sé lo que te pasa" -extraídas del EP "747" (Elefant, 2003)-, "Sin respiración"  -incluída en el recopilatorio "Moda Pop" (Elefant,2003)- y "Quiero regresar" -se editaría en el single compartido con los Cheeks y aparecía en el CD de regalo del fanzine Kitchenette-. De lo publicado por Cooper en sus EP y sencillos sólo quedan fuera de la selección: “Hoy no” de "747", la versión de "Ráfagas" de "Oxidado", así como las canciones en directo. El disco acaba, al igual que en alguna ocasión anterior, con un corte de audio extraído del cine en el que se felicita al protagonista, "Cooper”.

El disco se publica por Elefant y las canciones se grabaron en diferentes momentos en los Estudios Feedback de León, por Mario Álvarez y Raúl Valdezate (el equipo habitual). Está masterizado en Mastertips Mastering por Juan Hidalgo y la fotografía corre a cargo de Elena Iglesias, Luis G. Morais, Sergio Calvo y Pablo Álvarez. El diseño del disco está realizado por Vudumedia, de Bilbao, a quien Álex conoce a través de un blog de diseño retro que tenían y que le gustó. A través de Elefant se pusieron en contacto con ellos y aceptaron el reto. La elección para la portada es una cámara fotográfica Kodak Brownie Fiesta, característica de los años 60 (de 1962 a 1970), sobre fondo azul celeste, mientras que la contraportada queda para los créditos de las canciones acompañados por una foto / dibujo de Álex. La representación de un retrovisor mediante una cámara de fotos (visor) antigua (retro) no era lo que esperaba Álex, que hubiera preferido un retrovisor en toda regla, pero aun así, la portada es chula. En general Álex es muy amante de la aplicación del collage en el interior de sus discos. Muchas fotos e información en el disco, de manera que puedas estar analizándolo al tiempo que lo escuchas (es algo que le gusta hacer a él con los discos que compra y quiere que otros lo puedan hacer con los suyos)… Pero no parece que los de Vudumedia estuvieran muy por la labor. En cualquier caso, el diseño es algo similar al elegido para "Fonorama", cambiando lógicamente el color de fondo.

La formación de la banda para el disco es la clásica: Álex Díez (voz y guitarra), Mario Álvarez (guitarra y coros), Antonio Pérez (Batería y coros) y Pablo Álvarez (bajo), pero cabe destacar el apartado de colaboraciones: Dani y Juan Zabriskie: palmas en "Rabia", Roberto Lofi: sampler en "747", Maria Victoria Fernández: voz en off en "747" y Juan Zabriskie: sintetizador en "Munich".

Comienza la relación de Cooper con los componentes del grupo Zabriskie, banda leonesa que comenzó su andadura en 2003, cuyo nombre hace referencia a una película de Michelangelo Antonioni, con la que Alex mantiene bastante relación y que, posteriormente como veremos, actuó con Cooper en giras posteriores y en la realización de videoclips de canciones (Juan "Marigorta" Zabriskie).

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies