portada del disco Feo, Fuerte y Formal

Nuevamente Loquillo se encuentra sin discográfica, y se plantea de nuevo entrar a grabar, preparar un disco y, con el trabajo realizado y el material grabado y mezclado, buscar una discográfica que se encargue de la edición y promoción del mismo. Tras diferentes gestiones, es Blanco y Negro quien edita finalmente el disco, en una filial llamada Konga.

John Wayne se casó tres veces con tres mujeres hispanas y dejó escrito su epitafio en español. Decía «Feo, fuerte y formal». Le enterraron en el cementerio de Newport Beach, en una tumba cuya ubicación sólo conoce la familia para evitar la peregrinación de sus admiradores. Este epitafio va a dar nombre al disco que pone de nuevo en órbita a Loquillo y Trogloditas, en la primera línea de las listas de ventas.

La idea de Loquillo es la misma que tenía en su anterior entrega: reunir a los miembros originales, pero no recurriendo a lo mismo de siempre ni al público de siempre, sino incorporando nuevos elementos, sangre nueva, que doten a los Trogloditas de nuevas fuerzas, los contagien de nuevas ilusiones y no los hagan refugiarse en la fórmula de la nostalgia y el revival ochentero.

Mientras le da vueltas a ese asunto de renovarse, rejuvenecerse y no anquilosarse, Loquillo da un concierto en el que son teloneados por un grupo asturiano de glam-rock llamado Babylon Chat. Queda gratamente sorprendido por su sonido, su música y su actitud y, finalmente, convence a Igor Paskual, líder, guitarrista y cantante del citado grupo, para que colabore con él. Tras "Las chicas del Roxy", que se incluye en "Bailando con Brando" (Avispa, 2001), la siguiente entrega de Babylon Chat, a Loquillo le convence el resultado y le envía  varias letras más, para que les ponga la música.

Además, la tarea de reunir al trío original de Los Trogloditas al completo por fin se consigue y, con ellos, los habituales Jordi Pegenaute y Sergio Fecé, y de nuevo con la producción de Jaime Stinus, y la comentada incorporación de Igor Paskual,  que aporta un soplo de aire fresco.

El resultado final no decepciona: el rock guitarrero, de estribillos pegadizos y ramalazos glam, en las aportaciones de Igor (“Las Chicas del Roxy”, “Deportivo 7”, “El Manager”, “Territorios libres”), la facilidad de Carlos Segarra  para componer "hits" pop/rockeros, ("Feo, Fuerte y Formal")  la elegancia de Jaime Stinus en canciones como "La Edad de oro", y la sensibilidad de Gabriel Sopeña para componer canciones como "Charnego", o "Soltando Lastre", más la versión del clásico “Mi Calle” de Lone Star, y la revisión y puesta al día de “Barcelona Ciudad”, con el sonido claro, contundente y homogéneo aportado por la producción de Jaime Stinus, que realza la importancia de la voz sin ahogar los instrumentos, son suficientes ingredientes para convertir  "Feo, Fuerte y Formal"  (Konga, 2001) en uno de los mejores discos de Loquillo.

Compartir

1 2 3 5

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies