portada del disco Amor Frenopático

"Amor Frenopático" (La General / Fonomusic, 1986) es el primer larga duración de Commando 9mm. Habían editado antes el sencillo que les costeó el Ayuntamiento de Madrid por su tercer puesto en el certamen de rock Villa de Madrid -"Odio En Sudamérica / Johny Coge El Subfusil" (Ayuntamiento de Madrid, 1985)-, y grabaron canciones en invierno de 1985 para lo que iba a ser un maxi con RCA / Ariola. Sin embargo, el proyecto no fructificó porque la compañía se echó atrás a última hora. Convencidos por Rocky, que les introdujo en Fonomusic, completaron la lista con más temas en otra sesión en los estudios Duplimatic, en la que Barsen Luis y Félix Arribas oficiaron de ingenieros de sonido. En concreto registraron "Jenny, Jenny", "Suena bang", "Soweto", "Únete al Commando", "Crackers" y "Cuando yo reviente". "Johny coge el subfusil" se recuperó del single del Villa de Madrid, a costa de un instrumental "C9mm", una decisión que como relatamos en la bio, Pollo nos dijo haber lamentado.

Portada de foto frenopática que Manolo nos cuenta que sacó de un libro sobre cine español. Tuvo, por lo visto, que agrandarla algo, pero la verdad es que consiguió un efecto impactante, quedando además asociada ya para siempre al  grupo. En la contraportada cocktail de fotos del grupo en claroscuros bastante logrado. La autoría se la adjudican a Luis Quevedo y Patricia Espinosa. Entre ellas parecen distinguirse los tres baterías que tuvo el grupo en su primerísima etapa hasta que se estabilizó Brasi.

Agradecimientos más que interesantes: Decibelios, Exploited (a los que Manolo conoció tras visitas de los de Edimburgo por Madrid), Punks y Skinheads españoles, el propio Brasi o Mosca, Sex Museum, Ramones...

La primera cara ofrece pocas fisuras; es de las de sin desperdicio. Comienza con "Suena bang", toda una declaración de principios de no quedarse en casa el sábado por la noche, de montar bronca en el bar, y de escuchar a los Ramones. Está muy bien.

A Ramones suenan "Jenny, Jenny", canción sobre una chica, de las que luego gustarán hacer unas cuantas en discos posteriores, y sobre todo "Dulce hogar", que es un guiño más que evidente al "We are a happy family", de los norteamericanos. Ejemplos de familias desestructuradas, a las que cantan aquí Commando, y a la que cantaban los Ramones. Hasta las voces distorsionadas que incluían estos últimos, tienen su refrendo en el tema de los madrileños.

Abriendo el capítulo estrictamente personal y nostálgico, he de decir que éste fue uno de los vinilos que compré con escasos 15-16 años. La tienda en la que lo adquirí, El Búho Atómico de Alcalá de Henares, era propiedad de un seguidor de música AOR y heavy-metal. Por alguna extraña razón era precisamente en la sección dedicada a este tipo de sonidos donde había decidido colocar el disco. Llegué incluso a dudar de que realmente se tratara del grupo de Manolo Uvi y Pollo. De las múltiples escuchas de entonces recordaba, además de por supuesto "Amor frenopático" y el correoso "Únete al Commando", otra canción situada a la mitad de la cara A, que me atrapaba una y otra vez. No recordaba el título hasta hacer esta reseña. Ahora ya no se me va a olvidar jamás: era "Cuando yo reviente". Aunque se admiten debates, me parece rotundamente un temazo. Tras un arranque lento con silbidos, emergen unas guitarras de las que te hacen pensar en grupos "de la calle" británicos como Cockney Rejects o Angellic Upstarts. Pero donde basa su pegada es precisamente en las melodías de las voces. Imposible no sucumbir.

"Únete al Commando" es, claro, otro gran momento de guitarra-bajo-batería, en el que el trío parece jugar a ser malo: Cáncer de esta bella sociedad y promesas de diversión si te unes a ellos.

La cara A termina con las oscuridades de "Crackers". Comentaba Manolo que Killing Joke era una referencia válida para Commando 9mm. Quizás sean canciones como ésta, en la que se pueda apreciar dicha influencia. Canto a la okupación.

La segunda cara nos reserva algunas canciones con registros algo diferentes al tono de los anteriores cortes. Por un lado "Johny coge el subfusil", extraída del sencillo del Villa de Madrid, suena menos luminosa que el resto. Y por otro, "Tienes miedo" y "Las ratas invaden la ciudad" resultan más ásperas y, especialmente en el caso de la última, cercanas a rock macarra, urbano, callejero... No debería de importar a los amantes de registros duros.

"1999" se muestra asimismo con unos rasgueos de guitarra férreos y poderosos, mientras las voces cumplen de maravilla con el tono algo más solemne que en otras canciones.

Si esta cara B la abría "Amor frenopático", un claustrofóbico himno de internamiento psiquiátrico que te arrastra a doblar las voces de Pollo y Manolo casi desde el principio, el telón lo pone "Soweto", canción de guitarras eminentemente rockeras sobre Suráfrica. No son de las mejores voces de Commando 9mm, la verdad.

Disco obligado en tu estantería.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies