Germán Carrascosa

Tras el compartido con Montañas, este EP, nuevamente editado por Discos Walden, constituye el debut propiamente dicho de Germán Carrascosa.

A pesar del carácter de proyecto en solitario, Germán se hace acompañar de La Alegría del Barrio, grupo abierto de colaboradores y amigos en la misma sintonía musical. Los que por él han pasado hasta la fecha de edición del disco, junio de 2013, son los que aparecen en la contraportada. Aunque no todos contribuyeron a la elaboración y grabación de los temas que aparecen.

Corresponde la cara A a dos temas grabados y producidos por Jordi González (que se encargó además de la percusión), Olatz Azcona (voz), Pablo Garrido (batería) y Sara de Ubieta (voz)  en diciembre de 2012.

La cara B por su parte se grabó y produjo en septiembre de 2011 por Jordi Irízar, quien además se encargó de la percusión, Olatz (voz) y Rafa Romero (saxo alto).

Germán canta y toca guitarra y saxo.  Para las dos primeras canciones aportaba también teclado, mientras que para la segunda toca el clarinete.

Queda clara la diversidad de caminos explorados. Cada disco de Germán Carrascosa supone una incursión en terrenos muy diferentes entre si. Algo que también es posible encontrar en otro explorador solitario de universos personales: Guiller Momonje. Aventuraría similitudes en las maneras, subversivas, heterodoxas y no necesariamente convencionales con respecto al pop de nuevo cuño, en los apuntes vaqueros y la voz de «Voy con mi potro al galope«. A partir precisamente de caballos o potros parece haberse confeccionado la portada.

Admitido el carácter eminentemente folk de «La fuente«, el tema que abre el disco, intrigan sin embargo, los pequeños apuntes como de psicodelia asiática. Como si hubiera terror por conceder un solo corte con total pureza, sin mezclas, antes de que la canción muera, y sin la cadencia de la voz de Sara, unas cuerdas arropadas por unas cuerdas parecen sugerir esos devaneos orientales.

Sin embargo, a mi me atrapan más cuando dejan de seguir directriz alguna y se lanzan a tumba abierta con las pequeña dosis de locura y anarquía de «La basura me salvó la vida» o «Vuelo barato«. Arranques y cobertura como de Velvet Underground en la primera, esqueleto a lo Jefferson Airplane quizás la segunda, que despliega maneras de avant-garde marciano. Letras a borbotones sin aparente nexo de unión, instrumentos y voces utilizados como elementos chirriantes… Bolsas de basura a modo de improvisado airbag en una caída por la escalera, una aparente rebelión aeroportuaria lisérgica… todo vale.

Disco con sorpresa grata en sus surcos.

Grupo:

Fiel a la máxima de no tener...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tracklist:

  1. La fuente
  2. La basura me salvó la vida
  3. Voy con mi potro a galope
  4. Vuelo barato

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email