Warning: Declaration of TGM_Bulk_Installer_Skin::before() should be compatible with Bulk_Upgrader_Skin::before($title = '') in /home/lafonote/public_html/wp-content/themes/muse/backend/classes/class-plugins.php on line 1899

Warning: Declaration of TGM_Bulk_Installer_Skin::after() should be compatible with Bulk_Upgrader_Skin::after($title = '') in /home/lafonote/public_html/wp-content/themes/muse/backend/classes/class-plugins.php on line 1899

Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
Biografía de Negu Gorriak - La Fonoteca, página 2
foto del grupo Negu Gorriak
Periodos activos
1990 - 2001
Procedencia
Guipúzcoa/ Guipuzkoa
Estado
Inactivo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
03/02/2019
Estilos
4 fans

¿Cuál puede ser la razón para que un grupo como Negu Gorriak que cantaba todos sus temas en euskera y centraba la mayor parte de sus letras en una lucha muy concreta y geográficamente localizada sea para una inmensa mayoría uno de los mejores grupos de los 90? Una opinión que, por otro lado, lejos de restringirse a un público estrictamente vasco, es compartida casi unánimemente en el resto del Estado. Su proyección internacional, llegando a gran parte de Europa e incluso en el mercado transatlántico complica aún más la ecuación. ¿Cómo se logra todo ello siendo que gran parte de sus seguidores estaban totalmente perdidos sin los libretos interiores en los discos en los que era posible encontrar la correspondiente traducción de sus canciones al francés, inglés y castellano? Probablemente tenga mucho que ver todo el crédito logrado con Kortatu, la antesala previa. El grupo de Irún había derrochado energía y contundencia combinando punk, rock y ska para articular su personal visión política y social de la realidad del País Vasco de los 80, pero con Negu Gorriak la propuesta se enriqueció, y no sólo en el plano musical. El nuevo proyecto terminó siendo una infraestructura que coordinó un auténtico contrabando de ideas a través de numerosas fronteras, contando para ello con la complicidad de grupos de filosofía afín por toda Europa y América. De esa manera no sólo internacionalizaron su protesta sino que incluyeron matices, sonidos y maneras de encarar la vida que marcaron profundamente la idiosincrasia de la banda. Un complejo entramado en el que se particionaban todos los aspectos referentes a la actividad y lucha que movió Negu Gorriak, que recibiría incluso el apoyo externo en forma de brigadas, garantizó la más completa autonomía e independencia con la que poder afrontar, no sólo la trayectoria esperable en una banda de marcada hiperactividad, sino la defensa ante los numerosos reveses y litigios que tuvieron que solventar.

En realidad todo empieza con “Azken Guda Dantza” (Nola, 1988), el directo de la actuación que dieron Kortatu como despedida en Pamplona el 1 de octubre de 1988. No hubo vuelta atrás y para desesperación y estupefacción de muchos, el grupo artífice de una parte importante de la banda sonora del denominado Rock Radikal Vasco, decidía poner punto y final a una trayectoria impecable. Lo hacían tras 280 conciertos y cinco discos imprescindibles. El vacío que dejaban se antojaba poco menos que insoportable.

Sin embargo, las ganas de más de los hermanos Íñigo y Fermín Muguruza, una vez hubieron descansado del frenesí de Kortatu, les lleva a planear una nueva jugada. Fermín había pasado a encargarse de un programa de radio, Igo Bolumena, en Egin Irratia, mientras que Íñigo, tras pasar unos meses en la Nicaragua sandinista a la que habían cantado años antes se incorporó a Delirium Tremens. Los dos conocen bien a Kaki Arkarazo, guitarrista en M-ak, responsable de los estudios IZ en San Sebastián y productor de varios discos del momento musical del Euskadi de los 80, entre ellos el mismo “Kolpez Kolpe” (Ohiuka, 1988). Sería durante un concierto de The Pixies en el que coinciden los tres cuando se decide la gestación de Negu Gorriak.

Algunas de las claves sobre las que quieren trabajar los tres músicos ya se podían adivinar en los últimos escarceos de Kortatu: el sonido de muchas de las canciones del mencionado “Kolpez Kolpe” en el que interviene el propio Kaki, el parche de Public Enemy que luce en su cazadora Fermín en la foto del trío de Irún incluida en el “Azken Guda Dantza” y la lenta pero incontenible deriva que tuvieron estos hacia el euskera, pueden interpretarse como indicadores de lo que bullía musicalmente en la cabeza de los Muguruza.

Los comienzos tienen mucho de trabajo en silencio, con Fermín ocupándose de las letras mientras que Íñigo y Kaki van grabando el envoltorio musical. Se hace todo sin dar demasiada información al exterior de lo que se estaba cociendo. De hecho, no es hasta finales de febrero de 1990 que Fermín escribe en el periódico Argia una carta dirigida a un supuesto seguidor en la que, “contagiado el síndrome del periodista, es decir, la fiebre de las exclusivas” comunica la formación de “un nuevo grupo de música entre varios amigos”. En esa columna titulada Hau ez da Gezurra (Esto no es mentira) informaba de que empezaron a trabajar desde octubre de 1989 y que tenían ya unas 13 canciones preparadas para grabar un primer disco en la primera quincena de marzo. No tenían claro si iban a dar actuaciones en directo, porque, por un lado, Íñigo y Kaki estaban ocupados en otras cosas y, por otro, él mismo temía por su salud. El nombre que habían elegido para la banda tenía su origen en una canción de Mikel Laboa de la que habían hecho una versión, ‘Gaberako aterbea’ (‘Refugio nocturno’), que en un momento de su letra (adaptada de un texto de Bertol Brecht) dice: “Negu gorrian, gizon batek gabero”. Son esas menciones a los inviernos crudos las que convencen al trío: se llamarían Negu Gorriak. Es por eso por lo que quizás cierra esta comunicación epistolar en el periódico despidiéndose con la siguiente advertencia: “Suponiendo que te va a hacer ilusión, me despido, pero cuidado, que viene el crudo invierno”.

Sería precisamente la antes mencionada versión del tema de Laboa, la que serviría como carta de presentación de Negu Gorriak. La incluyeron en el disco “Txerokee, Mikel Laboaren Kantak” (Elkar / IZ, 1990), un recopilatorio de homenaje al cantautor con versiones de temas de su repertorio interpretadas por grupos como Delirium Tremens, Su Ta Gar,, BAP!! o M-ak, preparado por Xabier Montoia -“Gamma”-, el cantante de Hertzainak primero y, tras ser sustituido por Iñaki Garitaonaindia –Gari-, de M-ak.

Con la intención manifiesta de no dar conciertos, el grupo comienza dando señales de vida con el viaje que programan para ir a ver a Public Enemy en París el 4 de abril de 1990. Durante el trayecto que realizan en autobús pondrían la cinta de cassette con los temas de su disco de debut que presentaban así en primicia.

“Negu Gorriak” (Oihuka, 1990) es su bautismo en vinilo y la primera ocasión que se tiene desde el exterior para ver el funcionamiento del nuevo grupo: Fermín es el cantante principal, su hermano Íñigo toca la guitarra y hace coros, mientras que Kaki añade a esas mismas funciones, la de encargarse de las cuestiones técnicas de sonido. En este debut utilizaron caja de ritmos y diferentes samplers en vez de batería. Lo grabaron en marzo de 1990 en los estudios IZ de Arkarazo en San Sebastián y se editó en junio de ese año.

Negu Gorriak lo decían en alto desde el inicio del disco (“Esan Ozenki”): Somos vascos y estamos orgullosos de ello, de hablar en nuestra lengua propia. En el mismo periódico en el que había anunciado el comienzo del grupo, Argia, salió una entrevista en la que Fermín se manifestaba rotundo a ese respecto: “En castellano hay más opciones, pero me parece mal que los grupos euskaldunes canten en castellano. Hacer eso no es más que darles la razón a los de siempre. Y si vamos a Francia ¿tenemos que cantar en francés? Y en Italia ¿en italiano? Pensar eso con la única intención de difundir tu música es una tontería”.

El euskera pues como vehículo idiomático y el rap y hip-hop como medio musical definen el arranque. Si antes lo hicieron con el punk cuando funcionaba Kortatu, es ahora a partir de estructuras de bertso-hop o bertso-rap como realizan el ejercicio de adaptar un nuevo sonido a la cultura vasca; o viceversa. Tal y como mostraba el videoclip que prepararon para “Radio rahim”, probablemente uno de los temas con más cuerpo de hit del disco, el nuevo sonido importado desde los EE.UU. tomaba el ritmo de las calles del País Vasco. Fermín despertaba a sus conciudadanos desde la emisora de radio y el grupo en clara estética raper canta delante de una furgoneta en llamas, frente a una pared con el graffitti de las dos hachas cruzadas y comanda la correspondiente manifestación callejera. Doc Martens entremezcladas con cazadoras de Public Enemy o camisetas de Red Hot Chilli Peppers. El mensaje de cómo se articula musicalmente a partir de ahora la lucha queda clara.

La inclusión y adaptación del hip hop a una propuesta originalmente punk rock realizada por Negu Gorriak no fue un caso aislado en el panorama musical del momento. Los nuevos sonidos ya habían encontrado escaparate, por ejemplo, en recopilatorios como “Madrid Hip Hop” (Troya, 1989), “Navidad Hip Hop” (DRO, 1989) o “Rapin’ Madrid” (Ariola, 1989) editados un año antes de la formación del grupo vasco. Por otro lado, bandas como Os Resentidos llevaban desde 1984 aplicando una fórmula similar para su propuesta ecléctica y festiva, Seguridad Social incluían en 1988 en su repertorio canciones como “Que te voy a dar” en onda hip-hop o el mismo Julián Hernández de Siniestro Total promovía la creación de un proyecto como Def con Dos. Pero probablemente de todas estas transiciones hacia el nuevo estilo, la que presenta una analogía mayor con la de Negu Gorriak es la de los madrileños TDeK, que viniendo del hardcore más duro, se metamorfosearon para editar un disco como “La Nuevas Aventuras” (La General / Fonomusic, 1988).

Con todo, y a pesar del innegable peso del hip hop en la propuesta de Negu Gorriak, su disco de debut participa de las guitarras contundentes y características que casi simultáneamente grababan grupos como Baldin Bada, veáse su “Baldin Bada” (Ohiuka, 1990), o los propios Delirium Tremens en los que participaba el propio Íñigo hasta su disolución en 1991. Un ejemplo de ello es el tema “Seinalea” incluido en “Negu Gorriak” del que además elaboraron un videoclip en el que se combinaban imágenes del grupo tocando junto con dibujos animados de una persecución policial por las calles.

Y sí, efectivamente, como se indicaba arriba, de lucha se trataba. El final de Kortatu no había enterrado el hacha de guerra, sino que Negu Gorriak marca desde su primera entrega su hoja de ruta reivindicativa: La historia oficial dice que en el imperio castellano en el que no se pone el sol, las provincias vascongadas son La Pinta, La Niña y La Santa María (“Irakatsi ziguten historia”); en “Nahi duzuena (milenioa III)” avisan que cualquier día de estos “caerá un buen chaparrón y en ese diluvio os ahogareis”, y equiparan a vascos y sudafricanos en tener que sufrir la invasión del hombre blanco (“Napartheid”).

El disco saldría acompañado de los sencillos “Radio Rahim” (Ohiuka, 1990) y “Bertso-Hop” (Ohiuka, 1990). Podría llamar la atención en principio que la banda decidiera promocionar como sencillos independientes, no sólo un tema tan evidentemente impactante como “Radio Rahim”, sino el resultado de su experimentación entremezclando el rap y el ámbito de los bertzolaris. Pero es que, lo que en principio era un “experimento (…) casi simbólico”, terminó encontrando una aceptación que no esperaban: “Me encontré en una fiesta con unos bertzolaris jóvenes que al verme, comenzaron a rapear la parte tradicional de esa canción”, comentaba Fermín.

Más allá del contenido del disco, la banda se involucra directamente en el evento organizado por las Gestoras Pro Amnistía el 28 de diciembre a las puertas del centro penitenciario de Herrera de la Mancha (Ciudad Real). Negu Gorriak, que se habían manifestado abiertamente en contra de dar concierto alguno, debutan en directo poniendo música al acto de protesta. La actuación quedó registrada en el documental realizado por Manolo Gil: “Negu Gorriak: Herrea de la Mancha 29-12-90”, en la que se puede comprobar que el trío se reforzó con el bajo de Mikel Cazalis -Pinza- (Estigia, Anestesia).

También en el mismo espíritu de apoyo a la solicitud de reagrupamiento de los presos vascos repartidos por las diferentes cárceles peninsulares, Negu Gorriak pusieron en la calle el sencillo “Hator, Hator” (Basati, 1990), en el que hacían versión del villancico que daba título al disco invitando al familiar que está fuera de casa a que vuelva a casa por Navidad. La cara B era para el instrumental "Oker dabiltza" ("Están equivocados"), en homenaje a Iosu Muguruza, el parlamentario de HB asesinado en el hotel Alcalá de Madrid por los disparos de un comando de extrema derecha. Su compañero de partido, Iñaki Esnaola, también resultaría herido en el atentado.

Para su segundo disco Negu Gorriak contaba ya con refuerzos con respecto a la que había sido su formación original. Además de que Mikel Anestesia se consolidaba como bajista después de haberles ayudado sobre el escenario en el concierto en Herrera de la Mancha, fichan a Mikel Abrego (BAP!!) para que se haga cargo de las baquetas. La grabación de “Gure Jarrera” (Esan Ozenki, 1991) se realizó en abril de 1991 en IZ contando con la colaboración de Ángel G. Katarain en las programaciones, los coros de Eneko (BAP!!), hermano de Mikel, el batería, y los versos del cantante y escritor Jon Maia, autor además de las letras de un buen puñado de las canciones del disco.

La nueva entrega de Negu Gorriak incidía de nuevo en algunas de las coordenadas mostradas en su presentación, como la de la combinación de sampleados (dijeron haber escogido unos 50 de los 200 que tenían preparados) y arreglos en el ámbito del hip-hop con guitarras de gran calibre. Usaban igualmente bertso-hop, instaurando una muy particular y personal versión del recitado con fondo de armario de DJ. Incluían versión fagocitada del repertorio de Fugazi y aires que recordaban al “Nicaragua sandinista” de la época de Kortatu para terminar de cerrarlo.

En entrevista de promoción del disco mostraban sin reparo todo el trabajo concienzudo y minucioso que había detrás: “Hay canciones con hasta tres planos de percusiones, momentos percusivos que sólo Public Enemy han experimentado. La línea de bajo está como oculta, hay que fijarse; lo quisimos así, pero si te quedas con ella te darás cuenta de su impresionante trabajo. Guitarras y entradas y salidas de voces son lo más evidente, sin olvidar cambios de ritmo, rupturas, sampleados… Las mezclas fueron una locura, todos con una inmensa lista de apuntes”. Con todo, en otra de las entrevistas promocionales del disco que les hicieron, en este caso, en el Diario Vasco, confesaban no sentirse un “grupo de rap”, dejando claras sus inclinaciones: “Preferimos el rock mestizo, como Living Colour o Mano Negra”, manifestaba Fermín. Igualmente, para el Ruta 66, que les entrevistaba tras la salida a la calle de este su segundo disco, advertían que era en este disco donde estaba el “verdadero sonido de Negu Gorriak”, indicando con respecto a su trabajo de debut: “El anterior era la bomba de mano, la sorpresa, lo que se quiere decir, pero no está lo suficientemente trabajado”.

Letras que en varias ocasiones mencionan, de una u otra forma, balas, puntos de mira y pistolas dan muestra de que la cuestión vasca y la relación con el Estado español sigue siendo un tema espinoso que el grupo no rehúye. “Utilizamos la fuerza para responder a la violencia, para que el mañana sea menos oscuro. El desgarro del encierro para defender los derechos. Es penoso, pero es el único camino que podemos escoger” manifestaban en “NG La victoria es nuestra”. Y es que ya lo avisaban en lo que contaron al diario Deia: “Las canciones son todavía más duras, claras y directas que en el primer disco”.

En una vuelta de tuerca más en sus hostilidades hacia la fuerza invasora han incluido el tema “Ustelkeria” (“Pobredumbre”), una supuesta conversación telefónica entre Fermín y Kaki en el que el primero informa de la noticia que trae el periódico Egunkaria acerca de la desaparición de 150 kilos de cocaína del alijo incautado en la Operación Bidasoa. Como responsable directo del suceso se señala al teniente coronel de la Guardia Civil Rodríguez Galindo al mando del cuartel general de Intxaurrondo en San Sebastián, quien estaría a su vez, de acuerdo a dicha información, detrás de operaciones de narcotráfico. Negu Gorriak se vería enfrentado a la denuncia que interpuso años después el alto mando del cuerpo armado, un litigio que marcaría mucha de la trayectoria posterior de la banda.

El álbum supuso además el comienzo del sello propio Esan Ozenki, que en su primer año de funcionamiento serviría para poner en la calle, además del “Gure Jarrera” de Negu Gorriak y los correspondientes sencillos de promoción, discos tanto de Anestesia como de Delirium Tremens, grupos en los que participaban Mikel e Íñigo, respectivamente. Ya en 1992 el catálogo se iría agrandando con trabajos de Su Ta Gar, Etsaiak, Danba o E. H. Sukarra. Terminaba así una larga relación con Oihuka, iniciada desde los tiempos de Kortatu. Se trataba, decían, de “tener el control absoluto del trabajo, desde que se graba hasta su edición y apoyo”.

Apenas un año después de su puesta en marcha Negu Gorriak son ya un auténtico fenómeno más allá de lo musical. La aparentemente innegociable negativa a dar conciertos era, por un lado, a todas luces insostenible, pero por otro, ficticia, a tenor de lo que le comentaban en entrevista al periodista Pablo Cabeza con motivo de la edición de su segundo disco: “Negu Gorriak nunca fue un grupo de laboratorio ni un experimento. No nació para ver qué pasaba. Pensamos todos los pasos. Cómo iba a ser el año y cómo después del segundo disco habría una gira. Nuestro planteamiento es de calle”. Además, el proyecto no parte desde cero para todo; Kortatu ya había salido a tocar por Europa y el cartel de la banda tenía el suficiente crédito en el circuito independiente como para garantizar diferentes posibles localidades europeas donde tocar con la nueva banda. Es así posible organizar Gora Herria. Power to the People Tour 91, que empezaría a comienzos de septiembre en el gaztetxe de Bilbao y Hernani, para pasar luego a Espelette (Francia), Oslo (Noruega), Roma (Italia) donde estarían acompañados de Banda Bassotti, St. Gallen, Neuchatel y Ginebra (Suiza), Viena (Austria) y Berlín (Alemania) tocando junto a Dr. Calypso. En octubre llegan a Londres (Inglaterra), Cardiff y Caernafon (Gales), Dublin (Irlanda), Colonia (Alemania), Gent (Bélgica) y Paris (Francia). Aunque inicialmente habían contemplado incluso visitar la URSS, imprevistos de última hora debidos a lo convulso de la situación política que vivía ese país en 1991 impidieron que la caravana de Negu Gorriak llegara a recalar allí. Eso sí, visitaron hasta Cuba, en una expedición que se costeó la propia banda, tocando dos veces en el Teatro Astral de La Habana y luego en Guanabacoa. Trajeron de primera mano el testimonio del propio Fidel Castro que les confesó que, aunque la música del grupo le gustaba, él prefería a Kortatu.

La gira termina con el concierto que dan en el Pabellón de la Casilla en Bilbao el día 9 de noviembre de 1991, tras actuar en la sala Revolver de Madrid el 29 de octubre junto a Antón Reixa y en la Zeleste de Barcelona el día 31. De la misma se pudo encontrar una recopilación de recortes de prensa, carteles y demás en el periódico que incluía el maxi de 12 pulgadas “Gora Herria” (Esan Ozenki, 1991).

Con la aún reciente visita a la isla, la portada del disco especial recogería, no ya los manifestantes con banderas de lo más diverso que aparecían en “Gure Jurrera”, sino los revolucionarios cubanos a caballo con las banderas del país. En la primera cara destacaban las contribuciones de Manu Chao, Jon Maia y el acordeonista Joseba Tapia para la versión remix de “Gora Herria” y el formato dub para “B.S.O.”, temas del arriba mencionado segundo álbum. La cara B, por su parte, tenía cortes grabados en las actuaciones que dieron en la sala Revolver (ante la imposibilidad para hacerlo en la sala Universal Sur, aparentemente por problemas de censura) de Madrid el 29 de octubre de ese año, en el Teatro Astral de La Habana el día 16 de ese mismo mes y finalmente en La Casilla de Bilbao en el cierre de la gira el 9 de noviembre de 1991. Uno de ellos era una versión del “Zu atrapatu arte” de Kortatu.

El balance de la experiencia en la carretera resultó altamente positivo, con conciertos en los que se registraban llenos absolutos. Fermín respondía entusiasmado por ejemplo al finalizar el concierto que dieron en Ginebra a José Manuel Gómez de El País indicando lo “reconfortante” que había sido “volver a tocar en directo”, sintiéndose además más descargado al tener sólo que cantar y no simultanear dicha función con la de tocar la guitarra como con Kortatu. Aunque eso sí, confesaba la necesidad de descansar en los temas instrumentales que solían intercalar para poder coger aire debido al asma que sufría.

En cualquier caso, el año siguiente, 1992, lo comenzarían de nuevo en la carretera. El denominado Tour 91+1 arrancaría en sala Venezia de Santurraran, Motrico (Guipúzcoa) acompañados ni más ni menos que de Mano Negra. Dos actuaciones, los días 10 y 11 de enero, a las que seguiría , ya unos meses después la salida a Suiza, Francia, Italia (acompañados en Roma y Florencia de nuevo por Banda Bassotti) e incluso México. Negu Gorriak cruzan el Atlántico para tocar en Guadalajara, el DF (en dos ocasiones) y Hermosillo desde el 26 de junio hasta el 2 de julio. En los primeros conciertos comparten cartel con los argentinos Los Fabulosos Cadillacs y los brasileños Os Paralamas do Sucesso. La propuesta de los vascos se va haciendo pues cada vez más internacional, estableciendo puentes con grupos con inquietudes y actitudes similares de Europa y América. Antes de que el batería Mikel Abrego entrase a grabar el segundo disco de su otra banda, BAP!! Negu Gorriak actúa en Ripollet el 25 de julio junto a Matamala, El Pets y Brams en la denominada Marxa per la Independència.

El 23 de octubre viajan a Washington DC para actuar en el Sanctuary Theater junto a Fugazi y Chumbawamba. Si bien todo el periplo de ese año se cerraría con los dos conciertos que dan en París el 17 (en Batactan) y el 18 (en Fahrenheit) de diciembre y el del velódromo de San Sebastián el 20 de diciembre para participar en la fiesta del periódico Egunkaria junto a E.H. Sukarra, la gran cita de todo el tour tendría lugar el pabellón de Anaitasuna de Pamplona del 30 de mayo. Repitiendo el escenario del disco en directo de despedida de Kortatu, Negu Gorriak grabaría en video todo un espectáculo con participación de numerosas atracciones y artistas de lo más variado, como cabezudos, zancudos o tragafuegos.

En febrero de 1993 se encierran de nuevo en los estudios IZ para grabar un nuevo disco, lo que les llevó tres semanas más una extra para las mezclas. El resultado fue “Borreroak Baditu Milaka Aurpegi” (Esan Ozenki, 1993), probablemente el trabajo más ambicioso de la banda. Largo en formato de doble vinilo, al modo de los discos que sacó The Clash cuando empezaron a desviarse del estricto punk, y con portada en sobrio blanquinegro con las dos hachas cruzadas (las que Fermín entendía como el mejor símbolo posible de contrapoder hecho con herramientas de trabajo) como único distintivo.

Trabajo que como reconocían a Pablo Cabeza “se sitúa en el centro del cruce de caminos estilísticos musicales y hace un repaso de todas las tendencias que nos han impactado de alguna manera”. Música potente (Kaki comentaría mucho tiempo después en una entrevista con el diario Gara con motivo del 25 aniversario del disco que se trató del “disco más potente y con mejor sonido de Negu Gorriak”) apoyándose en una base cada vez más volcada en el rock duro, pesado y sinuoso, pero con espacio para experimentar otras facetas diferentes: hasta música cubana (por lo visto la inclusión del tema “Cachito” tuvo que ver con una apuesta que hicieron con Van Van, que aportaron su equipo cuando los vascos fueron de gira por Cuba), reggae-dub, funk y ska. Aportaciones traídas del repertorio de bandas amigas como M-ak o Delirium Tremens y apoyo en alguna de las letras en nombres propios de las letras y cultura vascas como Mikel Antza, Jon Sarausa, J. A. Artza, Mikel Laboa e incluso Bernardo Atxaga, del que aparentemente se inspiran para el título del disco.

Similar virulencia a la ya demostrada en ocasiones anteriores para denunciar torturas en las comisarías y lamentos por la derrota de la palabra por parte de las pistolas. En caso de que la cuestión del verdugo y sus mil caras no quedara clara, el sencillo titulado de igual forma que el disco, “Borreroak Baditu Milaka Aurpegi (sencillo)” (Esan Ozenki, 1993), incluía la cara de Jose Luis Corcuera, el ministro del Interior hasta ese mismo año 1993 con el gobierno del P.S.O.E. Con todo, el LP incluía uno de los momentos más intimista del repertorio de Negu Gorriak, “Itxoiten”, el retrato crudo y descarnado de la existencia de una mujer.

Como demuestra la información del interior del disco, Negu Gorriak lleva ya tiempo con una sólida infraestructura que trasciende el mero proyecto musical y que contempla distribución, grabación, edición, diseño, propaganda y relaciones internacionales. Además de la conexión con un sinfín ya de grupos con similar filosofía por toda la geografía mundial, el último disco de Negu Gorriak tiene difusión casi por todo el globo terráqueo: Bondage Recors lo mueve por el mercado francófono (Francia, Bélgica y Canada); llega a Italia gracias a Gridalo Forte; a Suiza y el resto de Europa con Rec Rec, mientras que las conexiones más allá del viejo continente incluyen México y California (con Rockn' Roll Circus) e incluso Japón (con Quattro Label).

“Borreroak Baditu Milaka Aurpegi” se presenta el 20 de abril en el antiguo gaztetxe de Bilbao y unos días después marchan para St. Brieuc en Francia donde participan en el Carnavalrock en el que también tocan bandas como Poison Idea o Ludwig Von 88. No es más que el comienzo de sus viajes, porque tras una serie de actuaciones por distintas localidades vascas emprenden el denominado Itxurakeriari Stop!! Hipocrisy Tour 93, que les lleva por Francia, Finlandia Austria, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Holanda o Dinamarca. Se hacen acompañar, entre otros, por Mano Negra o Banda Bassotti (con quienes, por ejemplo, comparten escenario en Roma en la Fiesta de la Refundazione Comunista). Acabarán a finales del mes de octubre con los conciertos que dan en Madrid, Valencia, Zaragoza, Santiago y Bilbao. Esta última cita, patrocinada por la Gestora Pro-Amnistía, se hace coincidir con la Feria de Muestras y junta a Negu Gorriak con Lin Ton Taun y Mano Negra que actúa bajo el nombre de Radio Bemba. El concierto quedaría grabado y vería la luz posteriormente en forma de disco: “Hipokrisiari Stop! (Bilbo 93-X-03)” (Esan Ozenki, 1994). “Creimos que estaría bien tener un documento sonoro de lo que había sido esa gira, agotadora para nosotros. Suponía un punto y aparte y nos daba un respiro”, explicaban en su momento.

Pero, a pesar de todo este trajín, lo que realmente marca la actividad del grupo en 1993 es la demanda que les interpone el ya mencionado coronel de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo que sostiene que la canción “Ustelkeria” y la utilización de una fotografía suya en el disco “Gure Jarrera” supone una “intromisión ilegítima en su derecho al honor”. En concepto de reparación por los consiguientes “daños al honor y difamación del buen nombre”, reclama la cantidad de quince millones de pesetas y la prohibición de la edición de la canción en posteriores discos o su reproducción en ningún directo. Por su parte la banda no se cansó de repetir en más de una ocasión que la letra no contenía sino información ya publicada previamente en diferentes medios de prensa como Diario 16 o Interviú.

Tanto la actualidad del grupo respecto a su contencioso judicial como el día a día en la gira que llevan a cabo ese año quedará reflejada en un periódico que se reparte en los conciertos que va dando el grupo. La banda, suficientemente conocida ya en muchos ámbitos, empieza a vivir en sus propias carnes las consecuencias de haber desenterrado el hacha de guerra contra las fuerzas del orden, y así comienzan a ser más o menos frecuentes las veces en las que se les para en controles de carretera o se les retiene en alguna ocasión en aeropuertos. De igual manera se entremezclan las reseñas estrictamente musicales de su música en diferentes medios con las críticas y censuras con todo lo referente a Negu Gorriak.

El siguiente capítulo se vive a comienzos de 1994, en concreto, la primera semana del mes de enero, que es cuando se pronuncia un juzgado de instrucción de San Sebastián desestimando la demanda. Aunque se trata de un importante triunfo, no se trata más que del comienzo, ya que Rodríguez Galindo recurre la sentencia y la demanda pasa a la Audiencia Provincial de Guipúzcoa.

Negu Gorriak colaboraría con los catalanes Brams, participando en su disco "La Diplomàcia de la Rebel lía / Bihurkeriaren Diplomazia" (Al lelulia, 1994) tocando en los tres temas de la cara A de un disco cuya portada corrió a cargo de Carlos Azagra. El dibujante reprodujo a su manera "El Cuarto Estado", el cuadro de Guissepe Pelliza de Volpedo de huelguistas y una mujer y su hijo a los brazos intentando convencer a uno de ellos, el que encabeza precisamente la marcha, de que reconsidere su decisión de luchar.

Kaki tendrá que ser sometido a una operación quirúrgica en la que se le extirpa la vesícula biliar y el bazo. Su indisposición impedirá que se una a la expedición en la que se embarcan sus compañeros, que marchan a El Salvador para seguir en primera fila las primeras elecciones libres que se iban a celebrar en dicho país. Es el propio guitarrista el que anima al resto de sus compañeros a que no se echen atrás con el proyecto y así, asumiendo la merma que produce la ausencia de uno de sus guitarristas deciden actuar bajo el nombre de NG Brigada, dando una serie de actuaciones (hasta cinco, en diferentes localidades) de repertorio más breve del habitual. Se vieron acompañados en el escenario por los italianos Banda Bassotti, con los que se encontraron en el mismo aeropuerto de Barajas en Madrid, desde el día 11 de marzo hasta el 17, unos días antes de los comicios electorales. Los europeos participarían además en diversos actos y jornadas en apoyo de la candidatura del F.M.L.N., que, sin embargo, no terminaría alzándose con la victoria en las urnas.

De aquellos días en El Salvador queda constancia de una especia de registro a modo de diario. En muchos de sus pasajes queda reflejada la intensidad de cómo vivieron toda la experiencia. Cuando por ejemplo cuentan del concierto que dieron en la Plaza Cívica de San Salvador debutando así en el denominado Festival de la Victoria, no ocultan la solemnidad del momento: “Cuando llega nuestro turno hay 20.000 personas en la plaza. Delante tenemos la catedral del Monseñor Romero decorada con una bandera del F.M.L.N. Somos conscientes de que estamos viviendo un momento histórico”. Conciertos en pueblos, plazas y locales ante un público variopinto y la banda intentando asimilar casi hasta por los poros de la piel, lo irrepetible de la experiencia. Calor, kilómetros de furgoneta, canciones y atracones de tamales. De vuelta en el aeropuerto para coger el avión que les traiga de nuevo a Europa traen el equipaje lleno de mil vivencias y rostros.

De vuelta de la aventura salvadoreña Negu Gorriak seguiría implicado en la lucha de diferentes causas. Por un lado, muestran su compromiso con el movimiento de insumisión, autoinculpándose testimonialmente Fermín, Íñigo y Kaki en las causas abiertas a varios jóvenes que se negaban a cumplir el servicio militar, y con la declaración abierta como insumisos tanto de su bajista como su batería. Mikel Abrego es sentenciado a principios de 1994 a un año de cárcel, mientras que Mikel Cazalis es emplazado a juicio para el 27 de junio. El bajista, que se enfrenta a una petición por parte del fiscal de 18 meses de prisión, decide no presentarse ante el juez pero participa, junto al resto de Negu Gorriak, salvo el batería, en situación de busca y captura, y que es sustituido por una caja de ritmos, en un concierto sorpresa delante justo de la Audiencia Provincial de San Sebastián donde se iba a proceder a la instrucción del caso. Junto a la manifestación de un par de cientos de jóvenes que se han juntado para protestar y en solidaridad con los insumisos a los que se iba a juzgar salen del interior de un camión cortando el tráfico. Negu Gorriak tocan unos cinco temas a toda velocidad y emprenden la retirada. A pesar de la multa que se les pone por obstaculización del tráfico, se logra la repercusión en la prensa que se perseguía.

De igual forma, y enmarcada en el ámbito del mismo tipo de lucha, Negu Gorriak tocarían antes, el 14 de mayo en Burlada junto a S.A. y Beltzez a favor de la insumisión. La semana previa la cita sería para protestar por la entrada de la Ertzaintza en la sede del periódico Egin a finales del año anterior. Bajo el eslogan Denok gara Malcolm Egin (Todos somos Egin) tocarían el 7 de mayo en Usúrbil (Guipúzcoa) acompañados de Etsaiak y Larrua Truk.

Ese mismo mes graban en los estudios IZ el sencillo “Nafarroa Oinez 94” (IZ, 1994) apoyando a las ikastolas navarras. Su contribución es “Izokin euskaldun batean historia”, la historia de un salmón vasco-parlante que remonta el curso del río hacia su nacimiento, encontrando en las orillas los problemas lingüísticos que no tuvo cuando estaba en el mar.

La actividad en directo de Negu Gorriak en los meses de verano consistirá en dos conciertos en la sala Ruta66 de Tenerife a comienzos de junio, un festival en la localidad francesa de Sail Sous Couzan el 16 de julio, y conciertos en Suiza (Zurich y Berna) para final de mes.

En agosto en cambio, sólo una cita, la de la Plaza del Gas de Bilbao, en un evento organizado por el ayuntamiento de la ciudad en el que la banda acepta tocar, según se cuenta en su web, acuciados por la necesidad de liquidez para cubrir los numerosos frentes que tiene abiertos: litigios judiciales, viajes y campañas solidarias hacen peligrar la viabilidad del proyecto. Para la ocasión vuelven a recurrir a sus amigos de Banda Bassotti para que les acompañen sobre las tablas.

Pasado el verano y tras actuaciones en Toulouse y Bera a comienzos de septiembre, vuelven a lanzarse a una nueva expedición transatlántica. El destino será en esta ocasión Uruguay, Chile y Argentina, aprovechando la distribución que empiezan a hacer de sus discos en dicho mercado los sellos Del Cielito Records y Rock & Roll Circus. Negu Gorriak tendrá como compañeros de viaje en muchas de las citas de este Hegoamerikan Tour 94 a los argentinos Todos tus Muertos, fans de los vascos desde que su cantante, Fidel Nadal, los conociera en su colaboración con Radio Bemba por Europa (en su disco “Dale Aborigen” (Gora Herriak, 1994) habían llegado a grabar una versión del “Lehenbiziko bala”) El recibimiento que encuentran fue diferente en cada país. Mientras que en Argentina (tocaron en Buenos Aires, Banfield y La Plata) despiertan un enorme interés en los medios escritos y radiofónicos, en Santiago de Chile tocaron con una nutrida presencia policial y en Uruguay, tras suspenderse el concierto en Montevideo, se les confinó en un local de dimensiones reducidas en Pando.

De vuelta ya, cerrarían las actuaciones del año tocando en Francia, primero el 28 de octubre en Agen y al día siguiente en Fontenay Le Comte en un festival en el que comparten cartel con Urban Dance Squad.

Todo el trajín acumulado a lo largo del año tendría su registro visual en el documental Negu Gorriak Telebista. NGTB 94 dirigido por Manolo Gil, el encargado habitual de estas cuestiones en el entramado de actividades que desarrolla el proyecto Negu Gorriak.

Grabado en marzo de 1994 en los estudios IZ, “Ideia Zabaldu” (Esna Ozenki, 1995) el siguiente trabajo de Negu Gorriak propone la difusión de la idea (traducción al castellano de su título) de manera colorista, con un diseño gráfico y cromático de portada, interior y galleta del disco indigenista. Como indígena fue la revuelta de Chiapas, que ilustran con una fotografía para la contraportada. Los vascos han globalizado su propuesta a base de viajes y conexiones a ambos lados del océano. Su música refleja ahora igualmente esa nueva dimensión. “Después de tantos discos con éste volvemos a la frescura”, mantenían en los días previos a su presentación.

Entrevistado por El Tubo en junio de 1995, Fermín hablaba del intento de la banda por introducir “más colores y más ritmos” en las composiciones. A pesar de reconocer la dificultad de salirse demasiado de la línea marcada por la personalidad de Negu Gorriak (“Cualquier intento de cambiar brutalmente o dar un salto muy exagerado se nos hace prácticamente imposible”) apuntaba a las cosas que habían escuchado fuera, cada vez que salían al exterior, que hubieran podido impactarles, como referencias o influencias para todos estos matices que se añadían. “De todos modos (…) nos marcamos la meta de hacer un disco básico de rock, con todas sus variantes y con toda la energía y las melodías concentradas” añadía.

También reconocían en las páginas del Rock de Lux de septiembre de ese año, la apertura anímica que suponía el nuevo disco en relación con las negruras que empañaban “Borreroak baditu milaka aurpegi”: “Quizás el otro era más nihilista, más existencialista en el sentido de la resistencia, mientras que éste se abre un poco más, se olvida de esa resistencia y decimos: ‘Vamos a construir nuevas cosas’” indicaba Fermín. Nuevamente se menciona lo vivido en experiencias como en El Salvador para entender el cambio de postura o, al menos, suavización de las maneras a la hora de escribir las letras: “Estar con gente que había vivido la guerra más deshumanizante que ha podido haber en toda Latinoamérica y ver que te hablan con sencillez y naturalidad, prácticamente sin odio (…) Ves la energía que tiene esa gente y te das cuenta de que realmente existe una energía positiva, que quizás es la energía que va a poder hacer cambiar las cosas”.

De entre las colaboraciones, destacan las de Mano Negra enmascarados como Radio Bemba, Javi Pez, Sorkun del grupo Kashbad o la de Sadia Aitelkho desde Casablanca para la introducción en árabe de “Salma, agur”: “Lanza ese grito tan característico que se parece a los irrintzis vascos. Además tiene una conexión impresionante con nuestra cultura, porque lo lanzan en fiestas o manifestaciones de protesta, lo mismo que en Euskal Herria. La fuimos a buscar porque queríamos hacer una canción que agrupara el tema de mujer e integrismo”, apuntaba el cantante en la mencionada entrevista.

La faceta plástica de la propuesta de la banda ha dejado de circunscribirse exclusivamente a la música hace ya tiempo. Como promoción de su nuevo trabajo, elaboran un videoclip para el tema “Hitz egin”, compuesta en defensa de la libertad de expresión, en el que cuentan con la colaboración de la compañía de teatro Gaitzerdi Antzerki Taldea de Bilbao, que aporta una performance al más puro estilo de La Fura del Baus que aparece combinada con imágenes del grupo tocando.

En el mes de junio verán coincidir el comienzo de su actividad en directo presentando la nueva entrega con las noticias llegadas de los juzgados. La sentencia a favor de Rodríguez Galindo de un juzgado de San Sebastián pone en peligro de nuevo seriamente las finanzas de la banda y el sello Esan Ozenki. Se inicia entonces a modo de reacción, y con idea de mostrar el apoyo al grupo y la repulsa en contra de un proceso que muchos interpretan como un ataque a la libertad de expresión, toda una campaña en la que participan grupos musicales, colectivos y partidos políticos incluso de otros países como Italia.

La actividad en directo continúa y Negu Gorriak vuelve a visitar escenarios franceses en varias ocasiones repartidas entre los meses de junio y julio, acompañándose por diferentes bandas como Baldin Bada, Ama Say, Zebda. Tras una parada puntual en Estella el 29 de julio, emplean gran parte del mes de septiembre para tocar por Italia, Alemania, Suiza y Francia, terminando el mes con una secuencia de actuaciones junto a Todos los Muertos en Barcelona, Madrid, Pradejón (La Rioja), Getxo (Vizcaya) y Lakuntza (Navarra). La gira, que quedaría debidamente documentada en el libro de Garbiñe Ubeda “Negu Gorriak. Ideia Zabaldu Tour 95” (Susa, 1995), ocuparía asimismo la práctica totalidad del mes de octubre, tocando en Zaragoza, Valencia, Vigo, París (donde actúan dos veces con DUT en la sala Farenheit) y con un final de fiesta en Oiartzun en un evento en el que participan, entre otros, BAP!!, Antón Reixa, Xabier Montoia (en el que sería su debut en solitario), Su Ta Gar, Banda Bassotti, Lin Ton Taun, EH Sukarra, Baldin Bada, DUT o Etsaiak. El evento se organiza con el objeto de apoyar al sello de Negu Gorriak. Así expresaban la importancia de la ocasión desde el ya desaparecido diario Egin: “En el reverso de esa entrada se encuentra tu solidaridad, tu ayuda y tu apoyo, para que Esan Ozenki pueda seguir con garantías los recursos necesarios para seguir pleiteando hasta el final del camino”.

Como medida para poder recaudar dinero deciden editar “Ustelkeria” (Esan Ozenki, 1996), un disco con inéditos, rarezas y material del repertorio de la banda que venderán por correo. Salen 1500 copias que incluyen un libreto con información acerca del proceso judicial en el que está inmerso la banda.

Aunque la actividad en directo de Negu Gorriak no tendría nada que ver en 1996 con lo que había sido otros años atrás, participan en el Espárrago Rock de Granada el 16 de marzo, en un cartel que traía también los nombres de Rollins Band, Raimundo Amador, Albert Pla o Los Enemigos y van a Baiona una semana después. En abril, y tras el concierto que dan en Zaldibia en el Gazte Topagunea, certamen de varios días organizados por Jarrai y Gazteriak, en el que coinciden con DUT, Zebda y Body Count, marchan a Los Ángeles y México, donde tocan, primero en Tijuana, y luego tres veces en el DF.

Uno de los conciertos de este Begirunea Tour que da el grupo consiste en un festival benéfico que tiene por objeto recaudar dinero con el que reparar los problemas de fluido eléctrico de localidades situadas en Chiapas. Dos de los integrantes de la banda, Mikel BAP!! Y Fermín tendrían la oportunidad incluso de visitar algunos de los enclaves de la región insurgente y entrevistarse con algunos de sus pobladores escuchando de primera mano acerca de la situación de la guerrilla zapatista. Llegarían incluso a coincidir con el mismo Subcomandante Marcos, líder del movimiento de sublevación. Todos aquellos contactos no pasarían desapercibidos para el ejército mexicano que llegaría a retener a la expedición para interrogarles además de citarles para que se presentaran en la delegación que el Ministerio del Interior tenía en San Cristobal de las Casas. A los problemas con los pasaportes que tiene la banda y sus acompañantes en su regreso a casa se unirá la detención que sufre Mikel BAP!!, que había decidido quedarse unos días más en el país de vacaciones. El batería es retenido en la oficina de migración a la que acude para resolver la cuestión del pasaporte y de la citación impuesta por su viaje a Chiapas. Acusado de haber entrado ilegalmente en México y de haber actuado sin los debidos permisos, se le impone una multa, que se logra rebajar a unas 150.000 pesetas pero que, a pesar de haber sido liquidada al día siguiente, no impide que el músico tenga que pasar un par de días recluido en una celda en condiciones precarias. Dos funcionarios gubernamentales le acompañan finalmente al aeropuerto produciéndose su expulsión hacia los EE.UU. En la carta de protesta que Fermín manda a los periódicos mexicanos para informar del infierno por el que ha tenido que pasar su compañero, se despide del país enviando, desde El País Vasco “una metralleta de besos”.

Recuperados de los sobresaltos vividos en el país azteca meses atrás, Negu Gorriak decide retirarse al caserío de Kaki y el estudio de Ángel Katarain para grabar “Salam, Agur” (Esan Ozenki, 1996), un disco compuesto de versiones de la que denominan banda sonora original de sus vidas. 15 temas cuyos originales pertenecen al repertorio y discografía de Otis Redding, The Who, Macka B, Minor Threat, Bob Marley, Public Enemy, The Clash, Red Skins, Poison Idea, Dead Kennedys, Errobi, Linton Kwesi Johnson (L.K.J.), N.W.A, BAP!! Y Anestesia.

Si bien el proceso de grabación del nuevo disco es algo que muchos de sus seguidores pueden haber sabido en su momento, lo que probablemente pillara mucho más por sorpresa es el comunicado que publica Egin el 31 de octubre de ese año: Fermín anuncia en la sección que le reserva el diario vasco, “Nire Txanda” (Mi Turno), la disolución de Negu Gorriak. Elegía así el mismo formato y procedimiento con el que, siete años antes, informaba de la creación de un nuevo proyecto. En el texto, en el que también se mencionaba al sello Esan Ozenki, se hablaba del que había sido su objetivo todo ese tiempo: “conjugar con la mayor coherencia posible la música, la palabra y el compromiso con la realidad”. La consecución del mismo pasaba por el trabajo en la más estricta independencia y autogestión, para lo que era vital la creación de las infraestructuras para garantizar su capacidad de decisión. Asumían igualmente su participación en la creación de lo que pasaban a bautizar “internacional del rock” con bandas de geografías muy diversas con las que se embarcaron en la misión de “atravesar las fronteras clandestinamente haciendo contrabandos de ideas”, construyendo la red con la que difundir “la idea que nos ayuda a avanzar hacia la utopía”. Quizás a modo de aliento a los fieles se anunciaba que si bien paraban en su labor de rompehielos, de ariete para derribar puertas, “las energías que utilizamos para acabar con la era de la explotación del hombre por el hombre y para vivir libres sin estar subordinados a nada ni a nadie, nunca desaparecen, sólo se transforman”.

Hemos sido una verdadera célula de agitación ideológico-musical, hemos agitado tanto con nuestras letras como con nuestro sonido y nuestra estética, y ya pensamos que ha llegado el momento de agitar desde otras estructuras que no sean Negu Gorriak”, declaraban por su parte para El País de Las Tentaciones. “Siempre hemos tenido claro que Negu no sería un grupo dinosaurio, y que tampoco entraría en la dinámica gira-disco-gira. Era pues el momento idóneo para disolver el grupo”, indicaban, señalando la dirección a seguir a continuación: “No disolvemos el grupo por falta de ideas, sino porque hemos pensado que todas las iniciativas se canalizarían mejor por medio de las bandas que cada uno de los miembros de Negu tiene funcionando”.

La despedida de la banda no será en forma de gran directo celebrando la ocasión: “No queríamos nada que se saliese del tono habitual en el grupo. Ya caímos en la tentación del autohomenaje al disolver Kortatu, y ahora queríamos hacer algo mucho más discreto, algo más normal” contaban en la misma entrevista. Así que simplemente presentaron el disco de versiones “Salam, Agur” en la tienda Bertso Hop en el mismo Irún, parte de la infraestructura del proyecto, en la que además de la actuación de comparsa y graffitero, se procedió a la lectura de la letra de la canción de BAP!!, “Ez dut ezer esan nahi”, que se incluía en el disco y de una poesía de Bernardo Atxaga.

Parada toda actividad de Negu Gorriak en 1997, cada uno de sus componentes toma un camino distinto. Fermín se asocia primero con el grupo DUT con los que editará un disco para iniciar posteriormente una carrera en solitario. La parcela musical se completaría con proyectos pluridisciplinares varios. Su hermano Íñigo se había embarcado ya en el verano del año anterior en Joxe Ripiau, proyecto orientado al baile con maneras caribeñas y una curiosa estructura instrumental: güiro, bombo y el acordeón de otro Muguruza, Jabier. Más adelante, ya en el año 2000, cambiaría el registro, entrando a formar parte de Sagarroi. Mikel Abrego, por su parte, vería como entre 1996 y 1997 terminaría también la actividad de proyectos en los que participa: BAP!!, Parafünk y Nación Reixa. Por contra se convierte en uno de los músicos que acompaña a la artista Ana Rita Alberdi –Anari- y algo después, acompañaría al propio Fermín en su singladura en solitario. Tampoco se mantendría ocioso Mikel Kazalis, que junto a Izaskun Forkada pone en marcha 2 Kate. Kaki también se involucra en los proyectos de Antón Reixa antes de poner en marcha los estudios Gárate en Andoain.

Negu Gorriak, como tal, permanecería en estado de letargo, que no se modificaría hasta que no se resolvió una de las cuentas pendientes que habían dejado sin resolver. Y es que en junio de 2000 el Tribunal Supremo termina de dictar sentencia con respecto a la denuncia interpuesta por Rodríguez Galindo: absuelve al grupo por defectos de forma en el planteamiento de la querella. Ya unos años atrás, en 1996, el alto mando de la Guardia Civil, sería condenado a ingresar en prisión como máximo responsable del secuestro, tortura y posterior desaparición de los cuerpos de Lasa y Zabala. El teniente coronel se vería así involucrado en otro proceso judicial que terminaría con la condena en abril del año 2000 a 75 años de cárcel.

Cumplidos los plazos de reclamación a los que tenía derecho, y confirmada así la victoria de Negu Gorriak en su contencioso ante los tribunales, el quinteto vasco se reúne en enero del 2000 para agradecer el apoyo recibido por parte de los suyos. Asimismo, anuncian la celebración de un concierto en el Lauga Kiroldegia de Bayona el 23 de febrero y el 24 en el velódromo de San Sebastián para celebrar el desenlace feliz. Al final, a las actuaciones previstas habría que añadir la que dieron sin previo aviso en La Bodega de Hernani unos días antes como calentamiento a los que venían después, y el doblete el día 25 de febrero en el mismo velódromo donostiarra para tratar de no dejar fuera a los muchos que se habían quedado sin entrada.

En estos conciertos tan especiales se hicieron acompañar por Selektah Kolektibo y Banda Basotti, que aunque también estaban ya disueltos por entonces, no pueden resistir la tentación de acompañar a sus amigos y camaradas vascos en este feliz retorno a los escenarios. Los de Roma tuvieron, eso sí, más de un problema en el mismo aeropuerto italiano, cuando tuvieron un inesperado encuentro con seguidores de ultra derecha de la Roma y el Real Madrid que, al reconocerlos, no tuvieron problema en unir fuerzas para perseguir a los músicos. Todo ello lo relataba con detalle el diario vasco Gara junto con la crónica del primer concierto en Bayona.

Además de este retorno puntual de celebración con Negu Gorriak, sus antiguos componentes no se mantienen ociosos. Mikel Abrego colabora con Mikel Unzurranzaga y Javi Pez en Trio Kempes, acompaña en la orquesta del primero, experimenta con un proyecto novedoso llamado Gailu y entra a formar parte de Inoren Ero Ni. Mikel Cazalis, por su parte, participará en Kuraia.

Mientras, para los seguidores del grupo, quedaría como único consuelo la edición del DVD “1990-2001” (Metak, 2005), que recopilaba todos los videoclips producidos por el grupo así como fotografías tomadas durante los tres conciertos que dieron como despedida. Asimismo contenía un CD con la grabación de uno de los conciertos que dieron en San Sebastián con objeto de conmemorar el triunfo en el litigio judicial. Eso y las palabras de Fermín unos años atrás cuando le entrevistaron en el diario Gara justo los días previos a dichas citas, refiriéndose a la necesidad de la regeneración continua: “Los proyectos nuevos son antídotos contra la inercia”.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

1 2

Comentarios

foto del usuario Urko
Urko
29 mayo, 2019 at 14:40

Super completo; tremendo!
Recomiendo el blog ngsamples.blogariak.net para indagar aún más en los sonidos NG. Si alguien tiene alguna aportación sonora, será muy bienvenida… (está difícil, aviso :p)
Eskerrik asko!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies