portada del disco Venganza / Disparo

Venganza continúa la línea de colaboraciones con bandas que abrió con aquel trabajo a medias con Antidroga, asociándose en este caso con Disparo. La apuesta pasaba en este caso por la inclusión, entre los temas con los que participaba cada banda, de una versión cruzada entre ambas.

Tal y como explica la hoja interior, los maños grabaron sus canciones en La Cova en Barcelona en el estudio de Daniel Frutos, a donde acudieron los días 30 y 31 de octubre de 2016.

Su primera bala es siempre para saldar cuentas en los debates internos en la escena antisistema de la que no sólo participan, sino de la que surgió el propio grupo. "Reafirmación" se escribe como resultado del confrontamiento entre diferentes formas de lucha. Venganza critica a aquellos que entiende están alineados con el poder más pendientes de no morder la mano que les da de comer. En lo musical son ya evidentes las primeras señales de evolución en el sonido. Sin perder un ápice de la crudeza e intensidad, lo cierto es que las guitarras suenan más sólidas, resultado quizás de cierta reestructuración sonora con el relevo al bajo y con guitarras que parecen haber dejado de tocar las dos lo mismo como al principio.

"Ruido y distorsión" igualmente no abandona el género, ni toda la escena a su alrededor: "El punk para ti ya no tiene interés, sólo quieres ligar y meterla después", se muestran tajantes a la hora de desacreditar cómo ahora cumbia, reggaeton y DJs residentes se convierten en la actualidad de los centros ocupados.

No hace falta llegar a los temas de Disparo para poder apreciar las diferencias entre las dos propuestas. Vale con fijarse en la adaptación de las maneras de los maños a la hora de acometer la versión de los valencianos. Los mismos esfuerzos realizados en las voces para que los coros tengan algún atisbo melódico.

Disparo graba su parte en La Residencia en una mañana de mayo de 2017. Fue allí donde, según atestiguan los créditos, Huevo se encargó de la grabación, mezclas y masterización. Su arranque con "Días felices" muestra que su manera de entender el punk pasa por jugar con las posibilidades de los coros, por muy crudos que estos sean, y un mínimo de armazón atractivo con las guitarras. Basta abrir los ojos para que la cruda realidad te desanime.

Dejarse arrastrar cansado de la carrera y la lucha, es la opción que plantean en su "Descansa en paz". Voces que arrastran y alargan las frases en ese intento de arropar su punk rock de una componente algo más emotiva.

Su lectura del "Mercenarixs del punk" de los de Zaragoza es realmente interesante.

Un compartido de los que funcionan.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies