portada del disco The Refrescos

El LP debut de The Refrescos, producido por Juan Carlos Suárez, quien fuera miembro de Los Cardíacos, fue todo lo que necesitó el grupo para llegar hasta el último rincón del país; de hecho, les bastó con su primer sencillo y canción que abre el disco, "Aquí no hay playa", un divertido ska que retrata la época eufórica que vivía Madrid a mediados de los 80 -cuando fue escrita- y cómo un simple defectillo, su lejanía del mar, lo arruina todo.

Aunque el sonido preponderante es sencillamente pop-rock, el ska asalta la mayoría de las canciones y es donde aparece cuando la banda da lo mejor de sí. Eso ocurre, amén de la ya mentada, con las otras dos seleccionadas como posteriores sencillos, "Maripili (en el valle del ska)" y "Mentiras". La mayor parte de las letras, todas ellas a cargo de Bernardo, son cómicas, unas más logradas que otras y en ocasiones esconden un trasfondo algo más melancólico, pesimista o incluso oscuro del que pudiera parecer, como advertimos en "Beber", por ejemplo, o la mentada "Maripili", que no deja de ser sino la historia de una drogadicta. En definitiva, aunque hay canciones estupendas, "The Refrescos" (PolyGram, 1989) está ligeramente descompensado y, aun en el mejor de los casos, ninguna otra canción está a la altura de la más popular de ellas, porque aunque pueda pesar, es ingeniosa y pegadiza. Lo que ocurrió no fue casual.

Ante el riesgo de que tan abrumador éxito fuera algo pasajero, el grupo se puso manos a la obra para sacar cuanto antes su siguiente álbum para el año siguiente.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies