portada del disco Os Corenta e Oito Nomes do Inimigo

Tras el maxi 12” “Que Nos Leve Pra Diante” (Autoproducido, 2011) se produce un parón en las actividades del grupo debido a diversos motivos personales. Pero Hevi continúa componiendo y grabando a buen ritmo. Entre 2012 y 2015 da forma a dos LP’s que edita simultáneamente Matapadre a principios de 2016: “Cada Can que Lamba o Seu Carallo” (Matapadre, 2016) y este “Os Corenta e Oito Nomes do Inimigo” (Matapadre, 2016).

Un trabajo que combina vanguardia y costumbrismo, paisajismo y paisanismo. Según Carlos Pereiro (Novedades Carminha) es “ahogarse en Ribeiro, cagarse en Dios, llorar en los bares, pasear por Vista Alegre mientras llueve y chupar una hostia en la cara”. Se trata de un trabajo más intimista y poético que su reverso. “Cada Can que Lamba o Seu Carallo” es un disco más intenso, luminoso, funky e incluso bailable.

Del brillante artwork, de ese fuego que trae luz y calor entre las frías aguas estancadas, se encarga el fotógrafo Denís aka Bluemouse. El disco es masterizado por Cem Oral en Jammin Masters y cuenta con las colaboraciones de Playboy Navigatore (voz en “Pelegrín, Pelegrín, Pelegrín”), Irmáns Coen (eco espacial en “Internete non existe” y “Emerxencia”), Manuele Caamagno de Familia Caamagno (saxo tenor y aullidos en “Paso entre o barullo e nin me cheiras”) y Xosé Lois Romero (pandeiro en “A enerxía cinética non vai impedir isto”).

Chegar e encher” deja claro de qué va todo esto. Desde lo alto de la montaña se observa la ciudad, sus vicios y virtudes. El vaquero vuelve a casa tras un tiempo de ausencia pero los problemas no desaparecieron –“cando voletei cheguei e enchín, choran os problemas e chaman por mín”-. Sólo queda armarse de valor y mirar hacia delante con orgullo de perdedor –“VHS do futuro”, un hit atemporal-.

Encontro con *!@#$%!!” trae intimismo. Amores del pasado que triunfan en el presente entre tazas de ribeiro y brindis con gin tonic. Y es que el disco es un brindis al atardecer mientras el mundo se descompone.

Lo de Hevi es filosofía de taberna, el rap del futuro, costumbrismo mágico… es realismo de calle y ritmos ensoñadores y narcóticos que se clavan en tu cerebro como esquirlas afiladas. Es la soledad del corredor de fondo –“Pelegrín, Pelegrín, Pelegrín”-, la crítica ácida envuelta en crudeza –“Internet non existe”-, el olor a funky en un after en el que suena hardcore–“Paso entre o barullo e nin me cheiras”-.

Estamos ante un disco más intimisma, crítico y oscuro que “Cada Can Que Lamba o Seu Carallo”. Hay crítica a las grandes empresas y al capitalismo –“A enerxía cinética non vai impedir isto”-, recuerdos de amores pasados –“Os teus bicos xa non me saben”-y gritos rabia ante una realidad alienante –“Emerxencia”-.

Que podemos decir, que Malandrómeda dieron varios saltos en su evolución entregando dos discos realmente brillantes que los sitúan en primera línea del hip hop nacional. Y recuerda, al underground tienes que ir tú. No va a salir a tu encuetro.

Compartir

Otros Discos

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *