portada del disco Veo, Veo... Mamoneo!!

Una de las cosas que hacen a Rosendo grande es que es que es capaz de sorprender siendo fiel a su estilo; pocos son capaces de convertir en un hit una canción que empieza con la palabra “picaporte” y pocos pueden ver que el tema tendría éxito sí o sí, salvo quizá Rosendo y la gente que trabaja con él.

Tras esa mítica apertura -hablamos de “Masculino singular” que es el nombre de la canción, si bien ya eso es lo de menos-  seguimos desgranando un disco muy variadito y cortado muy fino; guitarras jamaicanas espolvoreadas con pesados riffs metaleros 100%  en “Que te acompañe la suerte”, “Quincalla o no” se antoja bailable en su fondo (atentos a esa línea de bajo) y cañera en su superficie, mientras que “Sufrido” es un tema más enérgico y directo con el que se llega al ecuador del disco con buen sabor de boca.

La segunda mitad del disco abre con una rara pero interesante “Para cuando desatino”, seguida del maravilloso riff principal de “Veo, veo... mamoneo!!!” y su delicioso palm mute que para mi gusto se queda un poco por debajo de lo que parecía que en un principio podría ser. Compensa acto seguido el pequeño borrón “Entredientes” laboriosa como un encaje de bolillos, destaca también el broche final de “Todo lo que sigue” donde Rosendo baja la distorsión tocando casi en limpio.

Con este trabajo el madrileño llegó de nuevo a disco de oro, no está mal para un disco que empieza con la palabra “picaporte”, nada mal.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies