Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Revolcón
portada del disco Revolcón

Dice el tópico que el segundo disco es tan importante o más que el primero, porque supone una consolidación, o el ser flor de un día. No sabemos si Marea tuvo muy presente este viejo tópico, pero lo cierto es que parecen haberle hecho caso a pies juntillas, porque el disco consagró a la banda, que pulió su sonido (el primer disco era casi una maqueta que lanzaron con mucho morro) y mejoró sus composiciones.

Abre el disco con el sonido tirando de la guitarra de "Barniz" donde Kutxi echa mano del recurso de la anáfora, mil veces usado por Sabina para construir una hermosa canción de amor: "¿Será por ti que caben todos mis malos ratos en la caja de zapatos donde guardo el porvenir? / ¿Será por ti que me tropiezo en el pasillo con el canto de los grillos cuando no me quiero ir? / ¿Será por ti que llega el nueve de febrero y otra vez soy carcelero de unos besos sin carmín? / ¿Será por ti que lo mío y las nubes sólo es un desliz?".

Se vuelve Kutxi algo más callejero y alentador en "Incandescente" en la que se acuerda de la gente que vive al margen de todos y a salto de mata, sin caer en el perroflautismo (minipunto y punto para él): "Y vamos a echar un cante pa el que se muere de hambre / con las palmas de mi mama pa el que curra en el alambre / a los ojos de mi niña, a los que viven del aire / al que vive con la ruina, al que busca por los bares / a lo puta que es la vida al os kinkis de mi calle / para el que viene a joderme, para el que viene a abrazarme / un cante al que quiera escucharme".

Arranca con una progresión de rock algo recargada "Amor temporero" con su historia de amor del ni contigo ni sin ti: "no quiero tu amor temporero  / tu flujo de hiel tus ganas de perder, aunque sé que si te vas me quedo en ná / no pienso caer, no me voy a joder". Terminando con toda la fuerza y Kutxi cantando muy inspirado: "Ordeñaré las ubres de la luna y en cuanto amanezca yo / dosifico a pala y pico el sol".

Da el grupo unos segundos de respiro con la intro acústica de "Corazón de mimbre" en la que curiosamente la voz de Kutxi no desentona: "Yo me quedo aquí a tender mi pena al sol / en la cuerda de tender desolación / luego empezaré a coser “te quieros” en un papel / y a barrer el querer con los pelos de un pincel".

"El perro verde" es una de las canciones más celebradas del grupo por los fans, quizá porque en ella el grupo se vale de las colaboraciones de Iker Piedrafita de Dikers y  Enrique Villarreal -El Drogas- de los míticos Barricada. Estructuralmente es una de las canciones más logradas del grupo, con sus estrofas (bien diferenciadas por el vocalista en cada una), puente y estribillo, con sus correspondientes apuntes de guitarra; resultando un tema de rock muy clásico, con sus variaciones de ritmo incluidas.

Con unas guitarras más pesadas en quintas y un clarividente esbozo de  "Kolibrí",  Kutxi declara su amor infinito en "Duerme conmigo" disfrutamos en ella de unos hermosos pasajes: "Duerme conmigo / si eres piedra da igual, yo seré pedregoso camino / Duerme conmigo / yo te canto, te arrullo, te arropo, te abrigo, te mimo".

Tras una inexplicable "Canto de Tierra Seca I"  que no es más que unos achaques de flamenco sin demasiada fortuna, entra "Canto de Tierra Seca II" con una lúcida letra acompañando los redobles de batería, todo un pelotazo de energía: "¿Qué puedo saber yo? / sólo tinta malherida, verso arrabalero soy / que mi mentidero es tu mentidero hoy /  mi cielo cetrino lo cojo, lo envuelvo y te lo doy / que mi mentidero es tu mentidero".

Quizá la prueba de que aún Marea no ha terminado de madurar está en las 3 últimas canciones del disco, "Prima Tristeza" desentona con unos dejes tal vez algo infantiles, las rimas de Mojama hacen creer que es una canción de relleno y "Si viene la pestañí" no tiene bien trabajado el tempo, además eso de meter a la guardia civil no les hace ningún favor, queda demasiado calimochero.

Por fortuna el grupo sale airoso y ya en "Besos de Perro" (DRO, 2002) se consagrarían definitivamente con un disco más maduro y estudiado.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies