portada del disco Carroña

Que Garrote Vil tenía ya reconocimiento más allá de la estricta escena insular era ya un hecho sabido desde la edición con Discos Suicidas de su primer trabajo "Encrudo" (Discos Suicidas, 1994). Pero ya que entonces el sello decidió editarlo en formato de cinta de cassette, bien podría decirse que es con este EP que saca a la calle Tralla Records, con el que se produce el debut en vinilo de los canarios.

Para preparar los temas, entran de nuevo en los estudios Jessisma de Gáldar (Gran Canaria). A los créditos de la producción y cuestiones de sonido aparece el nombre de Miguel, al que, de hecho, ya consideraban como a un miembro más clave en la banda.

Portada abigarrada, con el dibujo de un esqueleto que escribe con una pluma de ave el nombre del disco, mientras que en la contra aparecía una caricatura de la banda a los pies de un árbol de cuya rama pende una horca.

Se muestran dispuestos a la lucha en todos los frentes y mediante todos los sonidos, por lo que no tienen problema en presentar una muy personal lectura de un hip-hop pasado por su manera de interpretar el hardcore.

Asimismo arremeten preocupados por el buen trato a los animales y, sobre todo, en un encendido recuerdo por la lucha de las Madres de la Plaza de Mayo en el que trabajan una especie de spoken work o recitado irritado de Ramón sobe un fondo musical variopinto y crudo que se va endureciendo.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies