Etiqueta: underground

“ELPASO. A PUNK STORY”

BENJAMÍN VILLEGAS

BANDAÀPARTE (2018)

 

Libro-ELPASO

«ELPASO. A PUNK STORY es la historia de ELPASO. Una banda de punk chicano de El Paso, Texas, que podría haber conquistado la Norteamérica de los 80 y a toda una generación junto a Black FlagSonic YouthMinor Threat o Nirvana… cambiando para siempre la historia del rock.

Una historia sobre todos esos perdedores a ojos del mundo, que se ganan el respeto del público en pequeños locales, girando con sus propios medios y disfrutando de la música en su esencia. Bandas que no han conseguido alcanzar el sueño dorado de la música pero que al menos tienen un puto disco que ponerle a sus nietos!«. Con este entusiasmo es presentado el libro de Benjamín Villegas (Anyzed). Hasta aquí todo aparentemente normal, se intenta reivindicar a un grupo de punk chicano que se abrió paso a finales de los años 80 en una escena underground en la que comenzaban a sobresalir bandas como Black Flag, Sonic Youth, Nirvana o Meat Puppets. ElPaso tenían eso sí, la peculiaridad de cantar en castellano.

Realmente es todo una ficción, una máscara que se pone Benja Villegas con un doble propósito: por un lado contar la historia universal de un grupo que intenta salir a flote en la dura, y muchas veces desagradecida, escena underground (para ello recurre a su experiencia en las múltiples bandas de las que formó parte en el entorno de Ripollet-Barcelona. En ese sentido el aspecto autobiográfico es importante); y por otro contar su visión personal de aquella revolución grunge-hardcore-punk que explotó en la Norteamérica de principios de los 90.

Se trata de un viaje en el tiempo a esa era pre-internet en la que los fanzines, las autoediciones en vinilo, las copias de cassettes, las radios y el do it yourself eras las armas de las escenas subterráneas de todo el mundo. Aquellas que se movían al margen del mainstream y que, incluso en muchas ocasiones, luchaban contra él. Aunque la banda no existió, es una ficción de Benja, sí existió todo el contexto en el que se desarrolla su andadura. En ese sentido, el gran logro del autor es la importante labor de documentación que lleva a cabo (con varios viajes a El Paso (Texas) y múltiples entrevistas a los supervivientes de aquella escena en los 80 y 90), para que nos sumerjamos en una interesante aventura que nos permite descubrir a bandas totalmente recomendables como Teenage Popeye, que telonean a los Ramones en 1979 en la ciudad texana.

A todo ello hay que añadir que Benja se encarga de llevar a cabo el producto total, grabando las canciones que podían haber sido y no fueron (podemos escucharlas en el bandcamp de SomosElPaso), además de llevar a cabo una impecable recreación gráfica (fotos, flyers, carteles de conciertos…).

Además también crea un playlist en spotify para conocer las canciones y grupos que salpican esta loca pero maravillosa historia. Canciones de Surfin’ Bichos (Fernando Alfaro se encarga del prólogo del libro), ElPaso, Los Reyes del Twist, Ramones, Black Flag, Television o Bad Brains.

Al mismo tiempo se pone en marcha la realización de un documental y Benja se recorre media España en una gira de presentación que lo lleva a Galcia y Andalucía.

Me considero comprador compulsivo e irracional de discos desde que tengo uso de razón. Unido a mi enfermiza inquietud por conocer y descubrir nuevos grupos fuera de los circuitos habituales y sumado a las charlas con un amigo lejos en el tiempo y el espacio, preguntándose por qué no empezaba una aventura discográfica chiquitita, 1+1+1 = 4. Sí, falta una unidad, la más importante, fundamental y desencadenante de todo: ver a Doble Pletina en la rebotica de Discos Paradiso la tarde el 19 de mayo del año pasado. Su primer concierto con banda, con Cati, Francina y Jaume. Enamorarme todavía más de sus canciones y preguntarme si alguien los habría fichado ya.

Durante todo el mes de junio y julio le estuve dando vueltas: ¿Un CD-r a lo Birra y Perdiz con cuatro o cinco canciones? ¿O, con eso de que el vinilo está en alza y la gente supuestamente prefiere gastarse los cuartos en vinilos que en cedés, un 7” con dos canciones por cara? ¿Y luego, qué? ¿Una única referencia y desaparecer?

El nombre venía de lejos. Hace años, en una de esas locuras transitorias, quise montar una pequeña editorial para publicar cómics y fanzines de autores desconocidos que me gustasen mucho. Se llamaría: Libros de Kirlian. Conocí a Javier Castro a través del Facebook de Los Ginkas. Visité su Flickr y me encantaron sus dibujos. Podría preguntarle si le apetecería dibujar el logo, la idea que yo tenía en mente: un niño entusiasmado con un vinilo en la mano. Antes ya le había propuesto un dibujo para ilustrar el cartel del concierto que June Brides iban a dar en Barcelona en octubre y que finalmente no pude celebrarse. Desde entonces, Javi y yo creo que formamos un buen equipo y esperamos poderlo demostrar a finales de este mismo año.

¡Qué caro sale fabricar vinilo! Todos los sellos decimos lo mismo, pero es la pura verdad o al menos si lo comparamos con la fabricación de los discos compactos. Pero lo de sacar una única referencia se esfumó de mi cabeza enseguida y pensé en darle continuidad si este funcionaba medianamente bien. Fue empezar a hacer cálculos y presupuestos y ver que meterse en esto solo te puede traer muchos dolores de cabeza y alguna alegría esporádica. Total, si recupero, estupendo, y si no también. Sacar una o dos referencias al año, cuidar mucho las ediciones, que el comprador tenga la sensación de tener algo único, ajustar precios y gastos de envío, por lo menos en venta directa. Las tiendas y los distribuidores pequeños tienen derecho al beneficio.

En agosto escribo a Marc (Doble Pletina). Me comentan que otro sello también está interesado en sacarles un 7”. Me entran dudas pero sigo adelante. Firmamos la publicación de un 7” para principios de octubre. Ante las dudas, lo tengo claro: Si “Cruzo los dedos” era la mejor canción del año, grabada de nuevo me parecía directamente una de las mejores de la historia del pop español. El 10 de octubre se hacía realidad. Una semana antes había salido el 7” del amigo Ignacio Cerillas Garibaldi. Doble Pletina y doble… vinilo. Días de expectación máxima e ilusión desbordante.

En septiembre, mientras se fabricaban los vinilos en Francia, escribí a Xavi Roses para preguntarle qué le parecía ser la segunda referencia de DK. Coach Station Reunion llevaba muchos años en la sombra, tenía muchas canciones como soles y era perfecto para el sello. Así, publiqué “Eli EP” (Discos de Kirlian, 2012) el 19 de marzo. Días de expectación máxima e ilusión desbordante de nuevo.

Es divertido leer y seguir en la red a bastantes japoneses y ver cómo los vídeos y las canciones de Xavi parece que están gustando mucho por allí. En general, el proyecto Coach Station Reunion ha creado más expectación fuera que aquí. Uno de los principios del sello era no repetir nunca grupos, pero con CSR este punto me lo voy a saltar, je.

Entre tanto he tenido tiempo de distraer al personal subiendo recopilatorios al Bandcamp, participando en un 7” colectivo con motivo del Record Store Day junto a los sellos amigos Discos de Paseo, Federación de Universos Pop y Snap! Clap! Recs. Y acabo de sacar una cuarta referencia imprevista, la joya canadiense aún por descubrir: «Armistice EP» (2012).

Después de estos meses de tanto ajetreo creo que ha llegado el momento de hacer alguna fiesta de presentación. Tengo dos preparadas. La primera, mañana en la sala Underground: Sundae, que harán parada exprés de camino a su concierto en el Limoges Popfest, junto a Borders, proyecto del portugués Vasco Batista afincado en Barcelona y que supondrá su primer concierto como tal. Y el 19 de octubre: Amor de Días, en su estreno en Barcelona, junto a Coach Station Reunion y Monsieur HAñade este contenido (Hugo, también en Renaldo & Clara) de nuevo en la sala Underground de Barcelona.

¡Ah! ¡Mientras tanto el homenaje a Aventuras de Kirlian se sigue cocinando poco poco! Pero eso quizá ya sea en el 2013…