Etiqueta: rama lama

Siempre es importante mirar atrás para encontrar a cantantes que lo han sido todo y que atesoran una experiencia personal válida no sólo para tiempos pretéritos, sino que todavía hoy pueden aportar mucho a unas nuevas generaciones para las que seguramente son totalmente desconocidos. Daniel Velázquez forma parte de los solistas melódicos que dominaron la música española a principios de los 70 para caer después en el olvido. Antes había formado parte del grupo pop Cefe y los Gigantes. Representó a España con notable éxito en varios festivales internacionales y a punto estuvo de ir a Eurovisión en 1969. Temas como “Palabras”, “Volverás otra vez”, “Vete, vete” o “Bonita niña” ocuparon los primeros puestos del hit parade.

En la segunda parte de su vida, a partir de 1978, Daniel trabajó en el Área de Cultura y Servicios Sociales del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. Ha sido el coordinador de las actividades musicales de la Concejalía de Cultura. Desde esa plataforma creo el Concurso de Rock Villa de Madrid, que desapareció al dejar él ese puesto. También participó activamente en la puesta en marcha de los Veranos de la Villa, donde intentó recuperar a cantantes de su generación y dar vuelo a nuevos proyectos. Hemos trasladado a Daniel una serie de preguntas, cuyas respuestas queremos compartir con vosotros.

¿A qué crees que se debe el olvido generalizado de los solistas melódicos que triunfasteis en los primeros años 70?
Por encima de todo la industria fue la culpable al entender que ese ciclo había terminado y tenían que dar paso a otra generación, olvidando a todos esos intérpretes que les habían dado buenos dividendos. Por otro lado, en los primeros años de la transición se nos consideraba como artistas de segunda al lado de los cantautores que utilizaban letras mas comprometidas.

Las referencias de la época siempre son Víctor Manuel, Aute, Serrat, Ana BelénMiguel Ríos y poco más. ¿Crees que subyacen razones políticas?
Lo primero que tengo que contestarte en el caso concreto de los artistas que me nombras es que todos son cantantes o cantautores de primerísima calidad a quienes admiro. Pero tambien en estos casos la política tiene mucho que ver. La izquierda siempre ha usado y valorado a los suyos con total fidelidad. El centro y la derecha ha ignorado a los cantantes y profesionales de la música. Cuando se crearon los partidos democráticos, yo pertenecía a la UCD. Recuerdo que conseguimos crear una comisión de cultura con profesionales de primera fila, que más tarde fuimos ignorados. Los políticos en general son así, primero te utilizan y luego se olvidan.

Si miramos las listas de Superventas y de Los 40 Principales de la época nos encontramos con nombres como Miguel Gallardo, Juan Bau, Tony LandaDanny Daniel o Daniel Velázquez, entre otros, pero hoy parece que jamás existieron. ¿Por qué?
Ellos y otros fueron artistas muy importantes y grandes profesionales de la música a los que hoy se ningunea. Esto seguramente no hubiera ocurrido en otros países. Fue una generación irrepetible de excelentes cantantes injustamente olvidados.

¿Nunca estuviste tentado de regresar en espectáculos retro como hicieron otros cantantes de tu generación?
No, la verdad es que siempre he creído que quemé una etapa de mi vida y también siempre tuve algo en donde dar rienda suelta a otras actividades relacionadas con la música. Me gustaba cantar pero no el mundillo que rodeaba a los cantantes. Siempre he llevado muy mal lo de la popularidad, no por timidez, más bien por celoso guardián de mi vida privada.

Has pertenecido a la música como cantante y después como organizador desde tus puestos en el Ayuntamiento y Comunidad de Madrid. ¿De qué te sientes más satisfecho?
He sido muy feliz en cuantas tareas he tenido a lo largo de mi vida. Muy feliz en la cadena de espectáculos Windsor, mejor en el Ayuntamiento de Madrid coordinando las actividades musicales casi catorce años y plena realización como ser humano en la Comunidad dirigiendo los Centros de Inmigración rumanos durante estos seis últimos años. He aprendido a ser persona al 100% y poder ayudar a quien más lo necesita.

Actualmente la transmisión de la música ha cambiado mucho. ¿Cómo valoras la música en Internet, las descargas, la práctica desaparición de los formatos en vinilo y CD?
Pues la verdad es que la culpa entre otros lo tiene la industria discográfica. El artista puede perder regalías de sus canciones pero su popularidad asciende. En una palabra, llega a más público y de distintas nacionalidades y puede tener más acceso a las actuaciones en directo. Muchos nuevos valores no habrían salido adelante sin el concurso del Internet. El público es quien te valora, no unos técnicos que tantas veces se han equivocado.

En otros países se hacen pequeñas ediciones de los cantantes veteranos, aquí eso existe menos. ¿Crees que es necesario revisar y reivindicar la historia de la música española?
El precio de un CD es en muchos casos escandaloso. Mira, una compañía que se ha preocupado de resucitar esos interpretes ignorados: Rama Lama. En principio lo ha hecho bien, pero luego venden sus discos a un precio inalcanzable para las economías actuales. En España esa labor la lleva bien esa compañía que te he dicho, pero con sus precios hace que no sea fácil. Desde siempre somos cainitas con nuestros artistas. En esa labor histórica debería implicarse más la SGAE, al igual que preocuparse de la situación real de esos intérpretes en muchos casos en la indigencia.