Etiqueta: música

“FERREÑAS & ROCK AND ROLL. ANECDOTARIO SOBRE MÚSICAS GALEGAS. CRÓNICA ILUSTRADA DAS NOSAS MÚSICAS MÁIS SENLLEIRAS” (BAÍA EDICIÓNS, 2019).

LAURA ROMERO / IRIA PEDREIRA

 

 

 

78322679_2519491754834982_6717310142066458624_o

 

 

Una muy buena noticia la edición de este libro. Al igual que el «Mujeres Punks: Las Pioneras de Nuestra Escena» (Uterzine, 2019) de Maritxu Alonso y Helen Sotillo, o «Neskatxa Maite. 25 Mujeres que la Música Vasca no Debería Olvidar» (Aianai, 2015) de Elena López Aguirre. Libros que ayudan a visibilizar a mujeres pioneras dentro de nuestra escena musical, muchas de ellas olvidadas tanto por el público como por la historia.

Laura Romero (bajo en Zënzar / Licenciada en Bellas Artes) lleva ya unos cuantos años haciendo una maravillosa labor con Música Galegas Ilustradas, dibujando a mujeres de la escena de la música gallega con el objetivo de visibilizar y promocionar su trabajo. Asociada con Iria Pedreira pone en marcha este libro que por un lado recoge muchas de estas ilustraciones, acompañadas por textos que nos permiten conocer vida y obra de estas mujeres.

 

Música ilustrada con nome de muller

 

El libro lo podemos considerar un paso adelante dentro de ese proyecto nacido en 2017, llamado Músicas Galegas Ilustradas. Un proyecto que sigue creciendo y expandiéndose cada día que pasa. Algo que pone de manifiesto que la presencia de mujeres en la escena musical gallega es cada vez más amplia y los géneros en los que se engloban cada vez más diversos.

En el libro nos encontramos con auténticas pioneras de la música tradicional. Mujeres como María Doval (pontevedresa del siglo XIX que viajó por toda Europa acompañada de su zanfona), Áurea Rodríguez (ourensana considerada la reina de la gaita gallega) o Maruxa das Cortellas (la última gran tocadora del pandeiro cuadrado). Pero también nos encontramos con auténticas divas como Finita Gay ‘A Martela’, que en los años 40 reinaba en la canción melódica en A Coruña, o mujeres incombustibles que merecen letras mayúsculas en la historia de la música gallega como Ana Kiro.

También nos encontramos con grupos totalmente compuestos por mujeres en aquel Vigo ye-yé de los 60 como The Sink’s y Las Musas; grandes artistas como María Manuela, pioneras del punk en Galicia como Voces de UltratumbaAñade este contenido o riot grrrls auténticas como Pili Dios (Desvirgheitors) o Ángeles Lago (Crazy CabuxaAñade este contenido).

Un libro indispensable y altamente recomendable que sirve para divulgar y visibilizar a las mujeres de la escena musical gallega.

«BAILANDO SOBRE EL PARQUÉ. EL APASIONANTE PARTIDO BALONCESTO VS. MÚSICA» (MILENIO, 2019). ÓSCAR QUANT

 

 

9788497438551

 

«El épico y emocionante partido-recital entre baloncesto y música está a punto de comenzar. En las gradas, los aficionados animan a los guitarristas y ala-pivots; el entrenador repasa las últimas jugadas en la pizarra, mientras el mánager revisa la playlist de la banda; las gradas aplauden al compás del redoble de batería que anuncia la cuenta atrás y el árbitro chequea el bote del balón; el técnico de sonido comprueba los micrófonos y el iluminador centra el foco en el quinteto titular; el speaker del pabellón presenta a los protagonistas. Todos intuyen que será un encuentro histórico aunque saben que no habrá finalmente un único ganador… el salto inicial vuela hasta el techo del pabellón. 

El volumen que el lector tiene ahora en sus manos trata de concretar las conexiones entre estas dos disciplinas aparentemente tan dispares, a partir de artículos diversos que enlazan las dos pasiones. Sus protagonistas son músicos y baloncestistas que tienen un pie en la cancha y otro en los escenarios de conciertos. A base de citas textuales o fotos de todos ellos, veremos cómo el jazz hizo mejor jugador a Kareen Abdul Jabbar; o de como el baloncesto convirtió en mejor cantante a Mick Jagger. Sabremos acerca de la relación de Bob Dylan con el básket o descubriremos las increíbles historias de Big Don, Woody Allen o Dirk Nowitzki o la extraordinaria vida de Manute Bol con apasionadas crónicas del partido en el que un gigante anotó 100 puntos. En estas páginas veremos desenvolver complicadas jugadas tácticas a Michael Jordan y Michael Jackson ; contemplaremos a Magic Johnson lanzar un pase sin mirar a Red Hot Chilli Peppers; admiraremos a Dennis Rodman ganándole el rebote a Pearl Jam; o como Prince y Grateful Dead se enfrentan en la cancha a LeBron James y Steve Curry».

El ferrolano Óscar Quant lidera desde hace años al grupo Quant, además de formar parte de otros proyectos como Weather Underground. Sus pasiones son la música y el baloncesto, pasiones que fusiona, tanto en este libro, como en la banda Skyhooks. Un nombre que estará siempre ligado a Kareem Abdul-Jabbar y su particular lanzamiento a canasta, ese gancho desde el cielo. Eran los años de los Lakers y el Showtime.

Los Skyhooks se autodenominan una “Basket & Roll Band”, y es que se trata de una banda tributo al mejor basket. A su historia y a su grandeza. Todas nuestras canciones abordan desde distintos puntos de vista el noble juego de la canasta, desde el baloncesto callejero hasta las más altas cimas de la NBA”.

Y es que antes de a la música, Óscar se dedicó al baloncesto, proclamándose en dos ocasiones campeón autonómico gallego y logrando un sexto puesto en una fase final del campeonato de España de categoría cadetes con el Club Baloncesto OAR Ferrol.

En «Bailando Sobre el Parqué» Óscar hace un intenso recorrido buscando las conexiones entre el mundo de la canasta y la música. Un libro plagado de anécdotas, unas divertidas y otras más tristes, que destaca por su amena lectura. Del prólogo se encarga Raül López (tercer jugador español en debutar en la NBA, tras Fernando Martín y Pau Gasol) y del epílogo, Loquillo. Un artista vinculado al baloncesto, tanto en su vida personal como en canciones como «Memoria de jóvenes airados«.

«Busquen la belleza. Es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo» (Ramón Trecet)

El libro muestra las conexiones entre el deporte de la canasta y la música, analizando como en muchos casos, ambas disciplinas se retroalimentan. Vemos cómo el jazz hizo mejor jugador a Kareen Abdul Jabbar o de como el baloncesto convirtió en mejor cantante a Mick Jagger. El volumen está plagado de historias increíbles, como las de Big Don, Woody Allen, Manute Bol o Dirk Nowitzki. También conoceremos la historia detrás de aquel mítico partido en el que Wilt Chamberlain anotó 100 puntos (de resaca y sin dormir).

wiltchamberlain100puntos

Conoceremos las relaciones entre Michael Jackson y Michael Jordan o entre Dennis Rodman y Pearl Jam. A nivel nacional, tenemos también historias cautivadoras, como la de Nate Davis (OAR Ferrol, Obradoiro, Valladolid, Askatuak), un auténtico extraterrestre y uno de los jugadores más espectaculares que pisaron los parqués de la ACB. A él le dedicarían Skyhooks una hermosa canción: «El extraterreste (ND’86)» -contenida en «Skyhooks» (Tualmonteyoalmar, 2016)-.

Además, como guinda, se incluye un interesante setlist con las canciones más representativas que han conectado ambos mundos. Todo un acierto.

Resulta del todo imposible hablar del punk en Canarias sin referirse a Miguel Díaz Díaz «Zurda», guitarrista entre otros, de grupos como Escorbuto Crónico y Guerrilla Urbana, claves en el desarrollo de la escena insular desde los 80. Con los primeros vivió incluso un «exilio» en el País Vasco, a donde acudieron tras salir de Tenerife acuciados por la presión de las fuerzas del orden e instituciones. Una vez allí llegaron a participar en eventos que el paso del tiempo convirtieron luego en acontecimientos histórios como el festival anti-OTAN celebrado en Tudela (Navarra) que congregó a muchos de los grandes nombres del punk rock vasco que empezaban entonces, o conciertos en localidades como Mondragón junto a R.I.P., Odio, Cicatriz, Basura etc..

Tal y como describe en el prefacio de uno de los libros que comentamos aquí, la suya fue opción diferente a la de alguno de sus compañeros de generación: «Buscando dar salida a todo el resentimiento, la mayoría de mis colegas eligieron la autodestrucción. Que descansen en paz. Yo en cambio opté por no dar ni descanso ni paz a los que empujaban hacia el borde del abismo, así que mangué mi primera guitarra eléctrica y monté mi propia banda de punk rock«. Desde entonces se ha revelado como luchador infatigable utilizando como armas la música y la escritura, tanto de letras para sus canciones, como en esta serie de libros.

No es el suyo un estilo fácil de leer. Amigo de construcciones barrocas y recargadas, haciendo guiños a literatura clásica de siglos atrás, plagado de elementos de jerga tanto underground como local, sus textos no son de digestión sencilla, requiriendo de la complicidad y predisposición del lector. Una vez entendidas y admitidas las reglas del juego con las que Zurda articula todo el odio y la rabia liberados en las páginas de sus libros, uno tiene la sensación amarga de que tras sus fábulas y exageraciones hay mucho de una lamentable realidad cotidiana de fondo con la que se ha ido forjando la historia local de las islas. Reconoce su condición de bardo o narrador que no ahorra truculencia alguna al que lo escucha llevado por la convinción de que «vomite lo que vomite (…) siempre se habrá quedado corto«.

Cabría quizás hacer una posible comparación con Evaristo, cantante de La Polla Records primero y de Gatillazo después, y responsable de mucha de la acidez y sorna con la que están escritas la mayoría de las letras de ambos grupo vascos. También él ha encontrado hueco para mostrar en paralelo una vertiente literaria en la que sus seguidores pueden encontrar muchas de las señas de identidad de su  trayectoria musical. Así, de forma similar, los textos de Zurda en estas tres obras cortas, muestran a las claras el personal estilo y mala baba que rezuman las canciones de Guerrilla Urbana.

Los Ochenta Pasan Factura, responsables de uno de los mayores esfuerzos por preservar y recuperar todo el archivo sonoro del punk y rock de las Canarias, habilita asimismo en su versión editorial Lágrimas y Rabia, el canal con el que muchos de los protagonistas de esa historia musical dan rienda suelta a su versión narrativa. El capítulo dedicado a La Zurda tiene, a día de hoy, los tres títulos siguientes:

ISLAS CANALLAS

MIGUEL DÍAZ DÍAZ «ZURDA»

LÁGRIMAS Y RABIA, 2007

IslasCanallas

Comentaban los contertulios del programa de radio que escuchábamos en casa de buena mañana los resultados de una investigación realizada por una universidad española para determinar aquella comunidad autónoma en la que la calidad de vida fuera la mejor. Servían, por lo visto, como parámetros para dicho estudio cuestiones como la facilidad para solucionar trámites burocráticos cotidianos, la gastronomía etc… El caso es que los participantes de dicha conversación radiofónica mostraban su estupor al comprobar que las Islas Canarias no encabezaban esa lista de sitios del buen vivir, quedando reservados los puestos de honor para regiones del Cantábrico. No pude por menos de sonreírme oyendo todo ello, especialmente porque durante esos días andaba enfrascado en la lectura de este libro con el que se estrenaba La Zurda. Y es que, si hay algo que no falta en ninguno de sus textos es la crítica ácida y despiadada para quienes dirigen los designios en el archipiélago, condenando a sus ciudadanos a la que considera el autor una cerrazón mental que ha determinado la vida de sus pobladores.

Así de explícito lo sostiene en el anexo titulado «Canto a la mierda» que hace las veces de cierre de telón: «Me gustaría pensar que esta novelilla aporta un granito de arena, que ayuda en alguna medida a empezar a evacuar toda la porquería con que han infectado la mentalidad del isleño durante décadas y décadas y ello sin acritud…» Y de evacuaciones, mierdas y escatologías están precisamente plagados los textos de Zurda, y este «Islas Canallas» no es una excepción. Explícito si lo exige el guión (y aunque no lo exija) el autor combina por ejemplo en uno las figuras del Rey Midas y la gallina de los huevos de oro, haciendo que uno de los pobres diablos condenado a las mazmorras de la comisaría de Santa Cruz termine defecando heces del metal precioso. Asimismo, y de manera más impactante, hace que sucumba parte de la población de la capital tinerfeña debido a la radiación del material con el que se construye un «churuzo» gigante de escultura con el que conmemorar las milagrosas deposiciones doradas.

Pero el telón de fondo en el que realmente se centra el texto lo pone la descripción de una sociedad local compuesta por dinastías endogámicas que ocupan los puestos de poder en los que se deciden las grandes operaciones económicas y de política municipal. De eso y de las fuerzas del orden que se ocupan de mantener todo inamovible sin importar lo fraudulento de su modo de operar; de las jerarquías eclesiásticas corrompidas solazándose en el fango de las miserias mundanas contra las que predican en sus homilías dominicales. Todo un pequeño manual de viaje con el que documentarse de la historia de este rincón del Atlántico.

POR AHÍ TE PUDRAS

DEVOCIONARIO POR EL PADRE «ZURDA»

LÁGRIMAS Y RABIA, 2009

PorAhiTePudras

Enmascarado bajo la supuesta identidad de «padre» fundador de La Iglesia Molestante de los Testículos de Jehová, Zurda presenta una colección de salmos de cuya crudeza previene en el preámbulo con el que los acompaña. Justifica el derecho al exabrupto y vómito incontrolado que ha llevado a la escritura de los mismos con «la evidencia de toda una vida pasada, mascando cristales y tragando los sapos de una sociedad de eunucos que bailan, como la cabra del gitano en las ferias de antañazo, al ritmo del tamboril mediático«. La dureza del contenido de los textos se ilustra, con idea de no bajar la presión sobre el lector, con imágenes y fotografías propias de las portadas o encuadernación interior de cualquier disco de punk que se precie.

La mayor parte de los salmos corresponden directamente a canciones de Guerrilla Urbana, y así hay temas de «Toque a Degüello» (Ja Ja Records, 1992)Tierra Quemada» y «Matarife love«), de «Palabra de Dios» (Discos Suicidas, 1994) están «Las moscas«, «Guerrilla Urbana» y «Sastrón«; de «Spanish Diarrea» (Discos Suicidas, 1996)Parasitosis«, «La droga» o «Son la cagada«); de «Bestiario» (Discos Suicidas, 1999) se incluyen «La jauría«, «La consulta de depilación anal del Dr. Hackermann«, «Excrementum crucis«, «Inmigrant song (La mierda seca)«, «Cal viva«, «Inquisición pro-vida«; de «La Venganza de los Pueblos» (Potencial Hardcore, 2003) están «Cleptocracia«, «Los arquitectos del miedo«, «El pudridero» y «Gerontofobia«; de «Microcefalia» (Working Class, 2005) «La mierda que vota al PP«; de «Incendiario» (Los Ochenta Pasan Factura, 2008) están «Reliquias de fe«, «La marcha de los cancerosos en fuck mayor» y «Doctores del fürgol«, mientras que sale incluso una canción del repertorio de Escorbuto Crónico: «Documentación«.

 

EL TRIUNFO DE LA GOLFERÍA

MIGUEL DÍAZ DÍAZ «ZURDA»

LÁGRIMAS Y RABIA, 2011 

El Triunfo de la Golferia

Fiel a su estilo, Zurda previene al lector del carácter del libro que tiene entre las manos, situando su potencial peligro de provocación entre las obras cinematográficas de Oliver Stone y las literarias de Irvine Welsh y Anthony Burguess. Ciertamente es un aviso pertinente porque se trata de una historia plagada de torturas policiales, revanchas contra ex agentes de policía desalmados y mucha de la crudeza que el autor suele utilizar para dar rienda suelta al odio y la rabia acumulado.

Inicia la historia el presunto exilio dorado que las Canarias brindan a un criminal de guerra como Josef Mengele que experimenta con simios algunas de sus teorías científicas. Su paso por la isla permite poner en escena la materia prima con la que tiempo después, la pandilla protagonista de las peripecias narradas ya en nuestros días, perpetrará uno de sus golpes. Ficción exacerbada para desarrollar en realidad  muchos de los parámetros con los que Zurda libra una cruzada sin final contra esa encrucijada de fuerzas represoras y represivas que determinan los destinos, en este caso particular, de los habitantes de las islas.