Etiqueta: Movida madrileña

“GUÍA DEL MADRID DE LA MOVIDA” (ANAYA TOURING, 2020).

JESÚS ORDOVÁS Y PATRICIA GODES

 

 

Jesús Ordovás y Patricia Godes han elaborado una estupenda guía ilustrada sobre el Madrid de la Movida. Un minucioso recorrido por todos aquellos lugares que marcaron una de las etapas musicales más importantes de nuestro país. Ya sean bares, sus bares, sus salas de conciertos, emisoras de radio, tiendas de discos, discográficas o galerías de arte.

Hasta ahora, las personas y los personajes fueron protagonistas de este tipo de libros. En esta ocasión son los lugares los protagonistas. Porque tan importantes fueron Alaska, Nacha Pop, Radio Futura o Parálisis Permanente como el Rock-Ola, el Penta, la Vía Láctea o la Prospe.

 

 

La guía ofrece un recorrido por todos los barrios de la capital, desde los más célebres como Malasaña, Lavapiés a otros igual de importantes como Prosperidad, La Elipa, Carabanchel o Vallecas. Los barrios, sus locales y sus protagonistas llenan las páginas de este interesante trabajo. En cada capítulo se entrevista a un protagonista que nos descubre los secretos de ese barrio, contando anécdotas y curiosidades. Además se incluyen dos rutas especiales: La ruta de Almodóvar y La ruta de Alaska. Todo ello se completa con fotografías, muchas de ellas inéditas, y planos de las distintas zonas.

Un recorrido visual, colorido y muy completo que nos permite conocer y revisitar el Madrid de la Movida. Un libro que al mismo tiempo, es la excusa perfecta para visitar los distintos barrios de la ciudad con la guía en una mano y una cámara en la otra.

 

“DESEO CARNAL. ALASKA Y DINARAMA, MIL CAMPANAS” (EFE EME, 2020).

MARCOS GENDRE

 

 

Deseo carnal. Alaska y Dinarama, mil campanas, de Marcos Gendre

 

Marcos Gendre (A Coruña, 1978) aborda la gestación de uno de los grandes discos de los 80. «Deseo Carnal» (Hispavox, 1984) de Alaska y Dinarama es una colección de hits en la que Carlos Berlanga y Nacho Canut dan lo mejor de sí. Como bien indicaba Raúl Alonso en la reseña del disco en esta casa, «virando ya del todo hacia excitantes ritmos tecno-pop (con tecno en minúsculas y pop en mayúsculas) como hilo conductor de esas historias absorbidas cual esponja de la realidad, y sin dar de lado a lo místico, lo paranormal e incluso, por qué no, a lo oscuro, “Deseo Carnal” (Hispavox, 1984) se erige con justicia como la gran obra de Dinarama. Un trabajo preciosista, con unos arreglos -cuerdas a cargo de Tom Parker, percusiones a cargo de Timaná– milimétricamente confeccionados para que nada sobre ni falte en él, algo de lo que Nick Patrick es en buena parte culpable. El disco es una sucesión de hits constantes (en el buen sentido de la palabra), como si de un grandes éxitos de Dinarama se tratara«.

 

Se trata de una obra realmente importante, que alcanzó importantes distinciones, así,por ejemplo, fue elegido en el puesto 5 en la lista de los 100 mejores discos españoles del siglo XX en el especial del 20 aniversario de Rockdelux. Muchas de las canciones que contiene «Deseo Carnal» son clásicos imperecederos del pop español.

Es importante que se analicen y se pongan en valor los grandes discos de nuestra música, porque es una manera de dignificar, visibilizar y poner en valor trabajos que de una manera o de otra han marcado el devenir del pop el castellano. Por eso es importante este libro de Gendre. Un libro que nos permite conocer a modo casi documental como se fue gestando y desarrollando el disco en boca de sus protagonistas. Una historia casi oral y muy coral que nos pone en situación sobre los antecedentes de la obra, el porqué de su sonido y sus influencias, el trasfondo de las canciones y la forma de funcionar de ese binomio compositivo Berlanga / Canut. Además Marcos amplía el espectro, dando voz a músicos actuales que se han sentido marcados e influenciados por este disco. Hablamos de personajes como Charlie Mysterio (Los Caramelos, Os Peregrinos) o Guille MilkywayAñade este contenido (La Casa Azul).

 

Un libro ameno e interesante que se devora con hambre y que consigue que cojamos de nuevo el vinilo de la estantería para volver a escuchar estos clásicos desde nuevas perspectivas. Y eso, es lo que le pedimos a un libro de música. Gran trabajo.