Etiqueta: los lagos de hinault

El Madrid Popfest, una cita ya habitual en la capital, llega a su fin tras cinco ediciones. Lo que surgió como el sueño de unos amantes de la música, echa el telón, pero ni mucho menos por los malos resultados cosechados o por falta de ilusión, sino como fin de ciclo en la cumbre, un poco al estilo de Sarah Records y la mitomanía y malditismo que tanto atrae a todo apasionado por la música indie pop que se precie.

Entre sus filas, muchas caras conocidas, Óscar, de Discos de Kirlian, Ignacio, de Discos Garibaldi, Marco, de Alborotador Gomasio, Dani, de Aplasta Tus Gafas de Pasta y Puzzles y Dragones, Cris, de Sundae, Jorge y Eva, habituales asistentes de conciertos cámara en ristre… otros miembros cuyas caras también nos suenan a fuerza de verlos edición tras edición, y siempre en el puesto de merchandising los miembros oficiosos María y Hoffa de Calabaza Discos y Celica XX. Y es que el Madrid Popfest no dejaba de ser eso: un punto de reunión de amigos, una cita anual que homenajeaba al indie pop, el DIY y el amateurismo.

Un encuentro que nos ha dejado multitud de buenos detalles, de confraternización, en estos cinco años, y cuya última edición pensamos disfrutar a lo grande, tanto desde nuestro puesto de venta como a pie de escenario. Encima, para colmo, este año pincha nuestro compañero de LaFonoteca BCN… Desde aquí, un agradecimiento a estos abnegados melómanos, a los cuales entrevistamos.

Madrid Popfest
Organización inicial del Madrid Popfest

Entonces se acaba el Popfest en Madrid, ¿por qué?
Sentimos que hemos acabado un ciclo tras estos cinco años. Iniciamos esto con el objetivo de tener un festival en Madrid con esos grupos que era prácticamente imposible ver porque no entraban en los grandes festivales o nadie se arriesgaba a traerlos, que incluyera grupos de aquí que nos emocionan. Y eso llevarlo adelante sin patrocinadores, en una sala con buen sonido, dimensiones medianas, sin ánimo de lucro y partiendo de cero. Tras estos cinco años pensamos que hemos conseguido el festival que soñamos en aquel principio, y sencillamente preferimos dejarlo aquí y en este momento, en el que por parte de la organización aportamos lo mejor de cada uno. Quizá es mejor parar, con la ilusión y las ganas en todo lo alto.

¿Cuál es el balance de estos cinco años?
Cuando empezamos años atrás a través de ideas sueltas en el foro People Like Us, que aportábamos gente que no nos conocíamos de nada, difícilmente pensamos que el Popfest tendría cinco ediciones. Nos ha hecho mucha ilusión ver cómo el festival se convertía en el punto de encuentro musical anual de amigos que no se ven a lo largo del año, las ganas de muchos grupos que nos han enviado sus propuestas queriendo participar, cómo grupos dicen «SÍ, queremos estar ahí», sin importarles el que no podamos llegar al caché al que están acostumbrados con otro tipo de promotores o festivales… Y todo esto aprendiendo mientras íbamos andando el camino, porque desde fuera tienes una idea de cómo puede hacerse, pero hasta que no estás dentro no te das con la realidad. Y claro, también ha habido de eso, ver cómo no se termina de entender el que no tengamos patrocinadores, el que no podamos tener cachés normales, el que no haya acreditaciones, el nombre Popfest… Increíble la sensación de comprobar que si se quiere, se puede, no hacer un festival sino mantenerlo. Y habernos podido dar a conocer y que gente de la ciudad, de otra ciudades, otros países e incluso continentes hayan querido estar. Y haber podido traer grupos que actuaban por primera vez en España, grupos nacionales que nos emocionan, reuniones tras muchos años sin tocar…. Un sueño.

Sabemos que en la organización ha ido entrando y saliendo gente, y que sois un grupo nutrido… ¿Pero qué momentos destacaríais?
Desde el principio hemos sido un grupo numeroso y cada festival implica muchos meses de curro de organización y tareas e infinidad de emails por detrás. Algunas veces miembros de la organización lo han dejado por no poder dedicarle el tiempo suficiente, o porque sencillamente han decidido que era mejor parar por un motivo u otro, quizá algo que todos y todas los que estamos hemos pensado en algún momento. No destacaríamos ningún momento especialmente, quizá los primeros años en que en la organización estábamos cerca de quince personas decidiendo todo a través de debate y votaciones y miles de emails. Actualmente estamos diez. Todas las personas que han estado han aportado un punto de vista diferente y necesario.

¿Habéis tenido algún sinsabor?
Quizá cuando te encuentras a alguien que juzga el festival sin conocerlo y sin conocernos, pero hace ilusión cuando al indagar un poco más o participar en él, la opinión de ese alguien cambia completamente y así nos lo han hecho llegar. También nos da pena no haber podido tener en el cartel a grupos que nos gustan y que nos han mostrado su interés en participar en alguna o varias ediciones, debido al hecho de querer tener todas las propuestas representadas o al número limitado de huecos en cada edición.

1507920_10202638754303508_875778144_ncc
Fanzines Madrid Popfest

¿Cómo encajaríais que otra gente tomara el relevo de la «marca» Popfest en Madrid?
El Popfest no nos pertenece a las personas que estamos ahora en la organización, por supuesto. En nuestros comienzos decidimos hacer aquí lo que ya se estaba haciendo en otros lugares del mundo siguiendo sus principios de total independencia y DIY; y tras estos cinco años los que estamos hemos decidido no hacer más Madrid Popfests en el futuro y dejarlo aquí. Cualquiera que se sienta con ganas e ilusión puede retomarlo con su idea de Madrid Popfest, pero nos gustaría que se respetaran las ideas fundamentales de autonomía, independencia, altruismo y falta de ánimo de lucro que caracterizan a los Popfests. Por supuesto que sería el Madrid Popfest, pero no el conocido hasta ahora. Ni mejor ni peor, sino un Madrid Popfest nuevo y diferente y de acuerdo a las preferencias de las personas que estuvieran detrás.

¿Qué os parece el surgimiento de otros Popfest en Zaragoza y Santiago (de Chile) inspirados en vosotros?
Hace mucha ilusión, porque surgen en base a vivir el nuestro de cerca y de sentir la cercanía entre organizadores, público, grupos, y han decidido querer reproducirlo en otros lugares ya no sólo siguiendo el modelo general Popfest, que también, sino teniendo el nuestro como referente. Realmente muy ilusionante y desearles a todos lo mejor para el futuro.

¿Cómo veis la oferta de conciertos en Madrid? ¿No pensáis que llenabais un hueco necesario?
Es muy destacable y positivo que prácticamente cada día o fin de semana haya múltiples propuestas, que grupos que emergen toquen una y otra vez, y que haya colectivos varios como vosotros, Madrid Radical, Autoplacer, La Resistencia DC, etc que lo hagan posible a pesar de los cada ver mayores impedimentos y dificultades como escasez de salas, IVA cultural, restricción de horarios… Nosotros hemos intentado ser uno más, intentando aglutinar a los grupos que nos emocionan de aquí o de fuera durante tres días; quizá no hay otra propuesta de festival en Madrid con grupos nacionales e internacionales de pequeño formato como el nuestro, eso es verdad. Queda también hueco para propuestas de conciertos internacionales pequeños, hueco que antes llenaba Pacific Street.

A lo largo de estos años el abanico estilístico del Popfest ha ido dando cabida a otras propuestas que, por sonido, inicialmente no cuadraban, sobre todo en el apartado nacional. ¿A qué ha sido debido?
Creemos que es coincidencia, los grupos se eligen tras votación entre quienes estamos en la organización, y quizá grupos que han estado en los últimos años nos hubiera gustado que estuvieran en ediciones previas pero no fue posible. O también ocurre que no tenemos huecos suficientes para todos los que nos gustan y no pueden estar en una edición pero se intenta en la siguiente. O que se dan situaciones especiales que hacen que un grupo que consideramos imposible pueda estar en una edición determinada en el festival. En cada edición hemos intentado que todos los estilos estuvieran representados, esperamos haberlo conseguido.

¿Algún sueño irrealizable en esta andadura?
Respecto a la idea conjunta de festival, lo que hemos conseguido ha sido un sueño que hemos visto convertirse en realidad. No hemos conseguido tener algún grupo que por motivos de fechas en ocasiones o por no poder alcanzar sus condiciones ha sido imposible, muchas veces eran quimeras pero no hemos querido dejar de intentarlo. En los casos en que veíamos que había puerta abierta para años siguientes lo hemos vuelto a intentar. Seguramente ese grupo, nacional o internacional que alguna vez habéis pensado, «jo, ya podían traer a este grupo al Popfest», sea uno de ellos.

Por último, ¿qué os movía a hacer esto y cómo afrontáis esta última edición?
Nos movían y nos mueven las ganas e ilusión desde el minuto uno. Esta edición es muy especial porque es la última y los sentimientos estarán a flor de piel, porque tendremos grupos en el cartel que nos emocionan, incluyendo grupos con enormes ganas de tocar aquí venidos de otros continentes, por todas las amigas y todos los amigos que estarán esta última vez… Desde aquí y hasta que quitemos la banderola del Popfest del escenario de Clamores tras la pinchada del sábado, seguiremos esforzándonos con la misma ilusión para que todo salga lo mejor posible, como intentamos hacer en cada edición y que la gente que compra su abono sea lo más feliz posible de nuevo en estos tres días de música. Queremos aprovechar esta entrevista para dar las gracias una vez más al público del festival por estar ahí apoyando año tras año y en las fiestas preliminares, a los colectivos que nos hacéis un hueco en vuestras plataformas o habéis compartido algo del Madrid Popfest en algún momento, a los grupos y DJ’s participantes de las fiestas de presentación y de estas cinco ediciones, a los grupos que han aportado lo mejor de ellos mismos para que cada año tuviéramos la mejor sintonía, y a todas y todos los que en algún momento habéis sentido el festival como vuestro también: GRACIAS.

Madrid Popfest

2014 ha sido un año de consolidación, seguimos intentando crecer paso a paso, abordando diferentes retos sin urgencia pero con muchas ganas y ambición.

El mayor reto acometido en este año ha sido, sin duda, la remodelación integral de la web, algo que por su complejidad y su importante coste económico íbamos postergando y que tras seis años de andadura era técnica y visualmente necesario. Encontramos gran sintonía con Develappers, joven agencia que atesoraba gran experiencia en el sector, y aunque a día de hoy seguimos mejorando lo presente, pensamos que las diferencias son ya notables, no sólo ganando en comodidad para quienes trabajamos a diario en ella y para los propios usuarios, sino funcionalmente, integrándose a la perfección el imponente archivo biográfico y discográfico de que disponemos con las actividades satélite relacionadas que llevamos a cabo desde hace ya algunos años: organización de conciertos y eventos, lanzamiento de discos en vinilo y libros, etc. El dotar de unidad a este todo era clave, de modo que cada una de estas actividades tuvieran voz y cabida en la propia web, alimentándola y enriqueciéndola de contenidos imperecederos, tanto audiovisuales como informativos.

Otras grandes mejoras llevadas a cabo en este aspecto son la integración de audios de plataformas externas en los diferentes perfiles, un potente blog complementario en el que, aparte de contenidos propios y corporativos, se pretende enriquecer mediante la invitación de firmas a lo largo del 2015 y, sobre todo, una tienda online que ya está deparándonos grandes alegrías y que esperamos reforzar durante los inicios del nuevo año con la incorporación de material perteneciente a otros sellos y editoriales, campo este de la distibución en el que ya atesoramos experiencia a través de nuestro rincón de vinilos en el Café Molar de La Latina, Madrid.

En el terreno discográfico no se ha continuado la senda de años anteriores de sacar un nuevo recopilatorio de grupos emergentes madrileños, pues tras más de treinta grupos en los últimos tres años veíamos difícil dotar a las nuevas propuestas de un hilo argumental o discurso común, aunque nuestra delegación en Barcelona tomó el testigo en este apartado, como ellos mismos explicarán más adelante.

Sin embargo, ha sido el año en que nos hemos desmelenado, pues han visto la luz hasta tres referencias en vinilo por nuestro lado: los dos primeros volumenes de la colección «Puente Aéreo» entre grupos de Madrid y Barcelona junto a la delegación barcelonesa y en colaboración con las tiendas de discos Café Molar de Madrid y Ultra-Local Records de Barcelona; GúdarHazte LapónUnivers + Celica XX.

Y las «Maquetas Perdidas» (2014) de Los Suspensos, ejercicio de arqueología musical que ha visto la luz en este mes en curso tras varios meses de digitalización y remasterización y que ahora nos permite disfrutar de estas canciones redondas de pop en nuestro formato favorito. Decir que estamos contentísimos con la acogida que está recibiendo este artefacto, lo cual nos anima a seguir indagando en la recuperación de material que consideremos valioso.

Por último, comentar que por muy poco no ha llegado nuestra décima referencia y un nuevo lanzamiento bibliográfico que dará continuación en el terreno editorial al exitoso «Música Moderna» (2013), el cual anda ya por la tercera edición, camino de la cuarta.

En cuanto a los conciertos, se ha decidido bajar un poco el ritmo ante la proliferación de otros colectivos afines encabezados por nuestras amigas de Madrid Radical que tantos y tan buenas citas están organizando. Sin embargo, se han empezado a sentar los mimbres en la organización de eventos con un significado especial, atendiendo a la misma filosofía. Así, se han llevado a cabo los conciertos más exitosos y multitudinarios, como el de Wild Honey en los jardines del Museo Thyssen dentro de la programación de la exposición «Mitos del Pop», así como el cierre del festival Fringe’ 14 en El Matadero con Los Claveles.

Wild Honey en el Museo Thyssen por Mario Orellana
Wild Honey en el Museo Thyssen por Mario Orellana

También se ha participado en la celebración de eventos especiales, como el sentido homenaje a Bernardo Bonezzi en Siroco, con nuestros abanderados Mihassan y Betacam, sin dar de lado a los eventos pequeños y acogedores, como por ejemplo el de Los CaramelosRemate en Areia, o las presentaciones de discos de grupos que nos han ido acompañando en todo este tiempo como Cosmen Adelaida, Gabriel y VencerásAlberto Azul o Tigres Leones.

Colaborar con libros y publicaciones, con trabajos universitarios o la consideración en medios especializados como punto de referencia y consulta, es algo que nos resulta tan importante como la necesidad de captar la atención del público joven y las nuevas generaciones.

Por su parte, 2014 no ha sido menos intenso para LaFonoteca BCN. Un año de reafirmación del proyecto en el que se han editado otras tres referencias discográficas, se ha contribuido a consolidar el ciclo matinal #DeQuintos, participado en la programación de una de las jornadas del #BCNmp7 en el CCCB, comenzado a colaborar en el programa de radio «El Sonido de las Montañas al Revés» y organizado muchos, muchos conciertos. Ellos mismos te lo cuentan:

////////////// 2014 para LaFonoteca BCN //////////////

Parece que fue hace un siglo pero a mediados de enero empezamos el año con la presentación del primer disco de Hazte Lapón que, acompañados por Súper Gegant y Matrimonio, prácticamente llenaron la sala BeGood en una noche que recordamos con mucho cariño.

En febrero surgió la posibilidad de unir a dos de los mejores grupos de pop nacional como son Wild HoneyDoble Pletina en un Heliogàbal a reventar junto a Los 4 Cocos para días después unir a Gabriel y VencerásDa SouzaCómo Vivir en el Campo otra vez en BeGood. Según dicen, El Genio Equivocado fichó a estos últimos tras verles en este concierto lo cual no puede hacernos más ilusión.

En marzo con motivo del Día de las Tiendas de Discos editamos junto a LaFonoteca, Café Molar y Ultra-Local Records el primer volumen de la colección «Puente Aéreo», un split en 7” en el que juntamos a Hazte Lapón y Gúdar versionándose brillantemente. La idea de la colección es juntar a grupos de Madrid y Barcelona en un un diálogo musical en el que participe un grupo de cada una de las dos ciudades ofreciendo algo especial, sean versiones mútuas como en el caso del anterior, sean canciones inéditas en vinilo, como en el caso del siguiente, etc.

En abril llegó uno de los momentos importantes del año. Presentábamos el LP «Mar y Montaña» (2014), un recopilatorio de canciones inéditas de grupos de Barcelona editado junto a Shook Down y Mama Vynila.

Para ello elegimos montar una jornada maratoniana en Poblenou, desde las 17h de la tarde, primero en Ultra-Local Records para después pasar al local de la asociación Hi Jauh Usb y la sala BeGood, en los que los muchos que asistieron pudieron ver a Gúdar, Bartleby, Ran Ran Ran, Son Bou, Les Sueques, Válius, Murnau B, Síctor ValdañaThe Saurs y Esponja.

La siguiente presentación de «Mar y Montaña» fue en el FIM Festival de Vila-Seca (Tarragona) donde en el escenario #Tantrum tocaron Gúdar, Elsa de Alfonso y Los Prestigio, Bartleby y The Saurs representaron brillantemente al resto de grupos.

En mayo tuvo lugar uno de los momentos mas especiales del año, sino el mas especial. Fue la jornada organizada en el CCCB junto a Gent Normal comisariando una de las sesiones del ciclo #BCNmp7. La noche consistió en un homenaje a Zeidún en el que juntamos al grupo con otros proyectos pasados y presentes en los que partipaban miembros del grupo. En el Auditori del CCCB se llegaron a ver lágrimas de emoción con Zeidún, Autodestrucció, Joan Colomo, Els Surfing Sirles, Esperit!, Omega V, Murnau B y La Orquestra Sant CeloniAñade este contenido. Después de meses de trabajo el resultado no pudo ser mas satisfactorio con casi 500 personas disfrutando de una noche emocionante.

094 Zeidun copy
Homenaje a Zeidún en el CCCB por Miquel Taverna

En la última fiesta del curso pudimos quitarnos la espinita y programar el concierto de Fred i Son, uno de nuestros grupos favoritos que volvían a los escenarios tras un largo parón. Junto a ellos la oscuridad arrebatada de Capitán y los prometedores Cenetaph, que hace poco pudimos ver en el Primavera Club.

Tras el parón veraniego comenzamos el curso con la presentación de «Flores de Europa» (Fikasound, 2014)Añade este contenido, segundo disco de Los Lagos de Hinault que compartieron noche con Neleonard, que en estos meses han dado un salto con su fichaje por Elefant y la publicación de un excelente 10″ para convertirse en uno de los nombres revelación de la temporada. No podemos ocultar nuestro gusto por el pop mas exquisito y esa noche fue para disfrutar.

En octubre cumplimos tres años y qué mejor manera que celebrarlo que junto a Discos de Kirlian juntando a muchos grupos del sello como Sagrado Corazón de Jesús, Hazte Lapón, Capitán Sunrise, Las Desnortadas o Tactel. Óscar de Discos de Kirlian fue parte activa de LaFonoteca hasta hace poco, además de seguir colaborando, por lo que celebrar el tercer aniversario de ambos parecía algo natural.

Otra fecha muy importante para nosotros fue la presentación en noviembre de «Puente Aéreo vol.2» en la sala Sidecar con Univers y Celica XX. Qué lujo poder juntar a estos dos grupos. Univers sonaron perfectos desde el primer acorde. Distorsión y ritmos trepidantes. Celica XX por su parte redactaron un perfecto manual de grupo shoegaze. A ratos hipnóticos, a ratos furiosos.

Como dijimos al comienzo, este también fue el año de la consolidación del ciclo #DeQuintos, organizado junto a BIS Festival y Shook Down, que pasó de celebrarse en La Milagrosa (Gràcia) al gran recinto del Espai 30 de la Nau Ivanow, donde además empezamos a incluir charlas sobre temas relacionados con música antes de los conciertos. Los directores de Rockdelux, Mondosonoro y Ruta 66 se acercaron para hablar sobre prensa musical; la ilustradora Ana Belén Rivero, Rubén Izquierdo de Shook Down y Daniel Granados, responsable de Producciones Doradas hablaron sobre los pros y contras del crowdfunding y los responsables de las tiendas de discos Ultra-Local Records, Revolver y Surco sobre la supervivencia de sus negocios en estos tiempos de cambios de hábitos en la forma de consumir música. La última edición tuvo que celebrarse en Hi Jauh USB por problemas de licencia en la Nau Ivanow y pronto esperamos poder anunciar un nuevo lugar para seguir con el ciclo.

Por el #DeQuintos en 2014 han pasado grandes grupos a descubrir como Creamy Creature, Combray, Grushenka, Bartleby, Jilguero, Flamaradas, Elora, Alppine, Big Summer, Tartana, The Hills Around, The Zephyr Bones, Esponja, Tú No Existes*, Rombo*, Hibernales y Perlita. (Tú No Existes y Rombo participaban en la sesión que tuvimos que cancelar y los reubicaremos en una próxima).

Este año también supuso el comienzo de las colaboraciones mensuales en el estupendo programa de radio «El Sonido de las Montañas al Revés» de Radio Gavá donde nos hemos propuesto trasladar a las ondas la idea del «Puente Aéreo» dando a conocer grupos emergentes madrileños. Por ahora hemos podido hablar de Perapertú y entrevistar a Puzzles y Dragones.

Por último también destacar que hemos pinchado en la Sala Apolo, el Depósito Legal, la Fiesta Generator, el BIS Festival, La Casa de Emma… ¡y queremos mas! En unos días anunciamos una que nos hace una ilusión tremenda.

Tenemos pánico a olvidarnos de alguien y además la lista de agradecimientos sería enorme así que nos la saltamos. Eso sí a Óscar, Blanca, Arnau, Alex y Helena tenemos que al menos nombrarlos. El año que viene empezamos a lo grande el 16 de enero en el Depo de L’Hospitalet con dos superclase: Germà Aire y Matrimonio. Nos vemos allí.

Parece que fue ayer cuando un grupo de fanáticos del indie pop que frecuentaban un anacrónico foro decidían organizarse para dar forma a sus sueños mediante la organización de un Madrid Popfest. Pero no fue exactamente ayer, pues el Madrid Popfest encara ya la recta final de lo que será su tercera edición, de nuevo en Clamores, y de nuevo enarbolando la bandera de la autogestión (recordemos que es un festival sin ningún tipo de patrocinio) y del amor hacia la música independiente, concretamente hacia el indie pop.

En todo este tiempo la Asociación Madrid Popfest se ha movido mucho y ha contribuido a la dinamización de la escena madrileña con sus fiestas satélite recaudatorias. Además, en las dos ediciones anteriores han dejado grandes momentos, nos vienen a la cabeza las actuaciones de Allo Darlin’ o The Orchids en la primera edición, o de Close Lobsters el año pasado.

Como siempre, la presencia de bandas nacionales en la programación del Popfest es reseñable. En concreto, en esta edición parecen abrirse estilísticamente a diferentes propuestas que de seguro consideran necesarias tener en cuenta sin ser estrictamente clasificables dentro del twee pop por el cual sienten adoración. En el apartado nacional, se contará con las actuaciones de Capitán Sunrise, Betacam, Papá Topo. Computadora, Los Bonsáis, Los Lagos de Hinault, Zipper y Prisma en Llamas.

Por nuestra parte, y como viene siendo habitual, apoyamos esta iniciativa y celebramos su continuidad. De hecho, y aprovechando que hemos empezado a distribuir material en vinilo de los sellos independientes nacionales que más nos gustan, estaremos atentos a lo que suceda encima del escenario, pero también detrás de un puesto de discos provisto de cassettes, bolsas, algún libro y más de cien referencias en vinilo, tanto nuestras como autoproducidas o pertenecientes a diferentes sellos.

 

Doble Pletina
Doble Pletina por Iñaki Espejo

Ya está muy manido, y probablemente muchos estemos hartos de escuchar esa frase que dice algo así como que la crisis es un momento de oportunidades, y es cierto que cada día que pasa, dejamos de creer en todas esas consignas sacadas de guías de autocomplaciencia; pero a decir verdad, no sé si cegado por un optimismo casi desconocido en mí o qué, he observado cómo en cierto modo esto se está haciendo realidad en la escena independiente, o quizá mejor dicho, underground.

Hace no tanto tiempo veía cómo promotoras nos bombardeaban con propuestas bastante pobres y a precios exagerados, porque para qué engañarnos, el ultimo hype inglés del momento, con un repertorio que difícilmente superaba los cuarenta minutos, sin teloneros y a más de veinte euros la entrada, era algo demencial. Yo aún recuerdo la amarga sensación que me producía imaginarme un taxímetro virtual encima del escenario que a cada minuto subía cincuenta céntimos; supongo que era algo mucho más entretenido que ver a un grupo que por lo general tenía una nula empatía con el público y que claramente se planteaba aquella pantomima como un viaje recaudatorio y puro trámite para que la promotora editara el disco aquí en España y luego les colocara en algún festival.

Yo, concretamente un mes de septiembre, me cansé de todo eso y mandé a todos a la mierda: No volvería a pagar más de veinte euros por un concierto, salvo en ocasiones muy concretas y especiales.

Obviamente no dejé de ir a conciertos, lo que ocurrió es que dentro de la nueva franja de precios autoimpuesta me reencontré mucho más con las bandas locales, que estaban empezando o que militaban en el underground como ejercicio voluntario y artístico. Grupos que ofrecían fiestas en las que lo normal pasaba a ser que actuaran dos, tres, cuatro o hasta cinco grupos, a precios más que razonables y sintiendo que mi asistencia pasaba a ser mucho más valorada, que importaba que fuera allí y que incluso con la diferencia de lo pagado y lo que me hubiera costado anteriormente un concierto, me permitía llevarme a casa sus maquetas, discos autoeditados en CD-r, splits, 7″… Desde entonces más que nunca volví al lema “support your local scene”.

Hoy el escenario es bien distinto, las vacas gordas ahora son anoréxicas y el dinero no va y viene como antes; ahora toca pensar en qué nos gastamos el dinero y ya no es tan fácil colar a cuatro mindundis imberbes procedentes de Londres, que por puro azar han logrado crear cinco o seis canciones graciosetas y que obviamente no van a ir a más. No será tan fácil colarlos en un festival y tampoco montar un concierto de ellos en la sala Moby Dick explicándoles además que no van a tocar por un caché fijo, sino que irán a un tanto por ciento de lo que se saque en taquilla… “Seriusly, are you kidding me? Fuck you Spanish bastard!”. A fin de cuentas en la NME salen todas las semanas como la nueva promesa británica, es normal una respuesta así. Con esto algunos promotores más listos han dejado la música “indie” de lado, se han pasado al rock, con un público más fiel y con cachés menos inflados, otros han optado por cerrar puertas. Además el público se iba cansando de que les torearan, o claro, quizá su beca, su contrato en prácticas, el paro o la paga de sus padres ya no les deje espacio para hacer el idiota acudiendo a la sala Randall a escuchar ruido poco distinguible que sale del escenario que a su vez es tapado por columnas.

¿Y qué pasa con el vacío creado en la actualidad? ¿Vacío? ¿Qué vacío? La gente con inquietudes musicales está reencontrándose con su propia escena underground, descubriendo cómo son capaces de obtener más por menos, sintiéndose mucho más participativos y con la capacidad de aportar cosas nuevas mediante la creación de grupos o pequeños sellos discográficos; o blogs, o produciendo vídeos, o aportando diseños, u organizando conciertos; generando muchísima más actividad de la que se podía tan sólo soñar hace diez años. Tanta actividad a su vez está produciendo el efecto llamada, los medios digitales están provocando que a su vez los mayoritarios presten atención a grupos pequeños y, claro está, que cada día más y más gente vaya a los conciertos.

La falta de medios generalizada parece que se está aliando con aquellas propuestas más modestas pero que se hacen desde el corazón. Hoy por hoy, es más fácil lograr llenos en los conciertos underground que se están celebrando en el circuito de salas de Madrid, ya sea Fotomatón, Juglar, El Perro, Costello, Nasti o Siroco, y tengo claro que en un corto periodo de tiempo aún veremos crecer más el circuito y la integración de bandas a nivel estatal. Los sellos están agotando las ediciones en vinilo producidas para sus LP y singles, dejándonos auténticas joyas editadas que pasaran a ilustrar una época, de reliquias editadas en CD-r o cassette desafiando al paso del tiempo y el olvido.

Esta es una etapa dulce que se debe aprovechar pero con la que no nos debemos dejar cegar, ya que como todo en la vida, tiene su trampa: Lo que hoy es una oportunidad, mañana puede ser otra vez la tumba de toda una escena si cuando se vuelvan a tener medios no se evita repetir los errores que se cometieron hace casi ya veinte años con lo lo más parecido a lo que fue una escena alternativa.

Dicen que el amor es el motor del mundo. El Eros, como señalaba Freud, es el instinto que, sublimado, da lugar a las más elevadas artes. Pero claro, no es él único sentimiento en el mundo. En lo musical, el amor ha sido el tema más recurrente, pero justo es decir que los anglosajones han coreado himnos que nada tenían que ver con corazones rotos y anhelos sentimentales. Temáticas como la perdida de la fe, la diferencia de clases o la vacuidad de la música electrónica han sido material para hits tan indiscutibles como «Losing my religion», «Common People» o «Panic». El asunto de las letras en el pop y el rock español, sin embargo, ha sido escasamente revisado. Críticos y oyentes a veces han manifestado un cierto conformismo con esta cuestión, desviando el análisis hacia otros aspectos de la música, y dando el visto bueno siempre que la letra no acabara directamente cargándose la canción.

Tal es así que en los 90 se llegó a ver el curioso fenómeno, no sólo del viraje a un inglés deficitario y de temáticas burdas; sino incluso que algunos grupos ni siquiera cantaban en ese idioma, y simplemente balbucearan un fraseo sin sentido que imitaba su dicción. Los pocos grupos de los 90 que rompieron desde el inicio con esa tendencia, solían solucionar el problema enterrando la voz en el sonido hasta hacerla prácticamente ininteligible, caso de Los Planetas o Sr. Chinarro, o tiraron por una suerte de surrealismo críptico, como hicieron El Niño Gusano. Hay algo evidentemente entrañable para nosotros, oyentes, en todo esto, que nos hace mirarlo con ternura y nostalgia. Sin embargo, no parece que los propios artistas sean tan benevolentes. Curiosamente, la mayoría de ellos han avanzado a lo largo de sus carreras hacia una música donde las letras se hacen cada vez más claras, las voces se oyen cada vez más altas, y se reniega un poco de esos primeros discos, que han acabado por convertirse en una especie de huella incómoda.

Sin embargo, no hay que desdeñar la identidad lírica que muchos grupos han conseguido en su manera particular de enfrentarse al escollo del texto. Las letras de desamor y resentimiento, en un lenguaje llano y certero, tan típicas de Jota de Los Planetas, por ejemplo, han acabado siendo una seña de identidad innegable. El problema quizá viene cuando aparecen sucedáneos que se agarran a esa temática como la única posible y, quedándose en lo superficial, acaban haciendo cada vez peores copias de la idea original. Afortunadamente, algunos heterodoxos de las letras de pop y rock español nos han enseñado que hay un camino más allá del amor, el lamento y la deriva existencial, y que ese camino no pasa necesariamente por el hermetismo, la poética vacía y la vaguedad argumental. Con esta excusa voy a repasar en diez nombres lo que para mi representa esa manera de entender el texto como algo narrativo y abierto a los más improbables temáticas.

Vainica Doble: Vainica doble es, sin duda, uno de los más extraños casos que se ha visto en esta tierra. Santonja y Van-Aerssen eran capaces de hacer una canción a una funcionaria («La funcionaria»), reclamar con psicodelia cañí los productos de la tierra («Déjame vivir con alegría») o abrir un disco con una amarga canción sobre una amistad decepcionante («Réquiem por un amigo»). En su lírica, los refranes y la terminología popular conforman un mundo tan personal e intransferible como sus giros y armonías vocales.

Mecano: Cuesta creer ahora la popularidad que alcanzó un grupo que a veces dedicó sus canciones a las temáticas más marcianas. Su primer éxito estaba inspirado en una resaca («Hoy no me puedo levantar»), pero no sólo eso, también fueron capaces de cantar a cementerios («No es serio este cementerio»), perras astronautas («Laika»), y excéntricos personajes («Dalai Lama», «‘Eungenio’ Salvador Dalí»). En las canciones de Mecano cabe desde la frivolidad esteta («Maquillaje»), a la trascendencia naïf («El fallo positivo»), pasando por el cuento gótico («Hijo de la luna»).

Antònia Font: Los mallorquines llevan colgada, casi desde el inicio, la etiqueta de exquisita rareza. Por cantar en mallorquín sin sonar a cançó catalana, por inspirarse casi exclusivamente en otros heterodoxos como Jaume Sisa, y por meternos en un mundo extraño, lleno de astronautas rimadores, robots con sentimientos, alpinistas-samurais, iglús y batiscafos. Con esa materia prima cocinan fantásticas historias, instan a los alienígenas a hacer una visita turística a este planeta de polvo y de mierda que es la tierra («Extraterrestres») o dedican una canción entera a las ocurrencias de su compositor, Joan Miquel Oliver, cuando está aburrido con un papel delante («Wa yeah!»)

Single: Quizá la depuración definitiva de la manera de entender la música de Ibón Errazkin, el hombre que creó el, posiblemente, primer grupo indie de la historia de España. Single es un grupo de barroquismo marciano, capaz también de hacer canción de cualquier cosa. Con ese estilo narrativo que bordea lo relamido para alcanzar lo genial, igual hacen una oda al trino de un pájaro («Pio Pio»), al amor platónico entre un perro y su dueña, desde el punto de vista del perro («Mi perrito librepensador») o la eterna procrastinación de dos amantes («Posponías»).

Airbag: Aunque gran parte de su repertorio encuentra la inspiración en las historias de amor y desengaño post-adolescente, hay otro grueso de las canciones de punk pop de la banda que encaran las temáticas más freaks. Han dedicado varias canciones a sus películas favoritas, como a «La Matanza de Texas» (Tobe Hooper, 1974) –«Familia de subnormales todos locos»-, a «El Resplandor» (Stanley Kubrick, 1980) –«El resplandor»– o «La Mujer Explosiva» (John Hughes, 1985) –«Ciencia explosiva»-, suelen hablar de cómics, videojuegos y ciencia ficción y han dedicado sus singles más exitosos a temas como el suceso de Roswell («Roswell 1947») o la mafia rusa («Mafia rusa en la Costa del Sol»).

Los Punsetes: El sarcasmo y el humor retorcido de Los Punsetes supuso un soplo de aire fresco para el panorama nacional. Lo que ha marcado la diferencia de su monolítico post-punk han sido sus particulares letras. Tras sorprender con un himno dedicado a la excesiva presencia policial en la noche de Malasaña («Dos policías»), han tenido palabras para la gente que mira en los accidentes («Accidentes»), los tipos que observan con asco a las parejas («Queridoalberto») o la tendencia de la naturaleza al desastre («Lo natural»). Entropía y misantropía, solo ellos podían hacer un estribillo mandando a tomar culo a tus amigos («Tus amigos») y conseguir que se coree en las discotecas.

Ornamento y Delito: Tan oscuros como Los Punsetes, pero sin recurrir al humor, o haciéndolo con tanta seriedad que no se le ve la gracia a la cosa. Ornamento y Delito presentan los temas más escabrosos con una crudeza que hiela la sangre. Así, adolescentes violentos («Policía»), licenciados abúlicos («Beñat») y ciudades corrompidas («Madrid») pueden ser objeto de un frío análisis, que revela lo grotesca que es la realidad cotidiana. Como la rara avis que son, pueden permitirse sacar un single («Bono es Dios») en que a través de una anécdota personal, abordan el origen de la gente que hoy copa el establishment musical.

Klaus & Kinski: Los murcianos han definido su peculiarísima personalidad no sólo a través del eclecticismo, sino también a través de sus textos. Así, pueden retorcer los refranes («Ojo por diente», «Lo que no cura mata»), dedicar un bolero a Mengele («Mengele y el amor»), hacer un charlestón político-económico para Bakunin («Carne de Bakunin») o darle sabor folk al lamento de un niño lleno de miedos («Mamá, no quiero ir al colegio»).

Raúl Querido: Conocido por su incontinencia creativa y por haber dedicado canciones con sorna a Christina Rosenvinge, Amaia Montero, Antonio Luque o Mai Meneses, entre otros, la canción para Raúl Querido es una libreta abierta a cualquier tipo de reflexión. Detrás del humor cafre y punk («Sostres Sostres», «NNO, Nana del Nuevo Orden») suele haber una provocación con enjundia, pero ante la tentación de leerle sólo en clave de postmodernidad, es recomendable acercarse al Raúl más reflexivo («Reinventar el domingo», «Invierno perpetuo») donde las inquietudes personales alcanzan una franqueza devastadora.

Astrud: En ese arte de hacer canción de cualquier cosa, nadie ha alcanzado un nivel tan depurado como Astrud. Todos los temas valen, desde un niño que acaba de enterarse de que no existen los Reyes Magos («Son los padres»), a las deletéreas personalidades de los poetas patrios («Nuestros poetas»), pasando por la añoranza de un bar que cerró («Acordarnos»). Salen victoriosos de casi cualquier reto, ya sea cantar a la grabación de un CD casero («CD»), dedicar un pasodoble a un chiste sobre la personalidad española («Hay un hombre en España»), abordar lo decorativo de las ansiedades neuróticas («Miedo a la muerte estilo imperio»), hacer una canción sobre afirmaciones que se hacen y se deshacen como si fueran un dibujo de Escher («Me desdigo») o dedicar una letra a la última vez que se hacen las cosas («La última»). Las canciones parecen hacer de diván para las angustias y fantasías de Manolo, y hasta cuando habla de amor, lo puede hacer de las maneras más exóticas, por ejemplo, con Noam Chomsky protagonizando un improbable idilio por la red («Noam Chomsky»).

El camino de los heterodoxos no acaba aquí, claro. Canciones de bandas nuevas como «Cruzo los dedos» de Doble Pletina, que aborda la desidia de una ciudad que se vuelve cada vez menos excitante, «Trovadores» de Solletico, que repasa la evolución de la música cantada a lo largo de la historia o «Sentido y referencia» de Los Lagos de Hinault, que analiza una conversación trivial desde distintos focos, son buenos ejemplos de que hay aún espacio y talento para salir de la obviedad a la hora de hacer una canción. Parece que sí, que hay vida más allá del amor.

Es complicado poner fecha al nacimiento de Los Autócratas, pero este podría ser el cumpleaños de María en noviembre de 2008, cuando sus amigos le regalaron un bajo. Ese mes Miguel A. se había comprado también una guitarra eléctrica, y Frankie andaba cacharreando con un rudimentario programa de ordenador. Para la batería se piensa en Kototo, quien ya en el primer ensayo demostraría estar técnicamente a años luz del resto, cosa que a él no pareció importarle demasiado.

Tras las primeras versiones de rigor llega Frankie con la primera canción, «La plaga de Benioff», que no se llegó a grabar ni tocar nunca en directo, pero que daba mucho juego en los ensayos para desarrollar un medley en el que cabía desde Spiritualized y Elvis hasta Family o Mocedades. Las canciones siguen surgiendo y así aparece «Plutón no es un planeta», con la que María se lanza definitivamente a cantar; un pequeño hit de MySpace que recibe comentarios muy positivos de gente como Papá Topo, Zipper, Linda Guilala, Mano de Santo o Raúl Querido, con quien precisamente tocarían en el local de ensayo que ocupaban en el ático de La Matilda en Carabanchel, como fiesta de despedida a Kototo, que parte a Irlanda.

Su debut oficial se produce el 30 de julio de 2010 vía el colectivo Aplasta Tus Gafas de Pasta, en un concierto organizado en la Wurlitzer junto a Alborotador Gomasio y Hazte Lapón. Los Autócratas fueron la gran sorpresa de una noche exitosa en la cual destacan la presencia de Pili al violín y el primero de una larga lista de disfraces de Frankie: camisa hawaiana, alas de angelito y orejas de orco. Pronto llega una segunda cita, esta vez en el Ocho y Medio con Ed Wood Lovers y Raúl Querido. Para sustituir a Kototo, se elige a Miguel S., guitarrista de Capitán Sunrise, y tras la marcha de Miguel A. a Barcelona, entra Enrique en la formación. Con esta formación tocan junto a Los Lagos de Hinault, Regiones Devastadas, telonean a las Aias en el Ocho y Medio y tienen la oportunidad de participar en la primera edición del Madrid Popfest.

«El Período Demo-Crático» (2012), cuatro canciones grabadas de la mano de Ricardo Alonso, miembro de Mata a Tus Ídolos, a comienzos del 2011, ve ahora por fin la luz. De ellas, ya conocíamos la aquí rebautizada como «La república independiente de tu casa», que había formado parte del recopilatorio que editamos de grupos maqueteros de la escena independiente madrileña –«No Te Apures Mamá, Es Sólo Música Pop» (LaFonoteca, 2011)-, en el que comparten surco con muchos compañeros de escenario.

La edición -y presentación- de estas canciones coincide con el momento en que Frankie, obligado por la situación actual, decide marchar a Chile a ganarse la vida, por lo que el futuro del grupo es incierto. Enrique está volcado en Gatopersa, Miguel S. sigue con Capitán Sunrise y Pili toca habitualmente con un proyecto en Talavera llamado El Leopardo Más Lento, además de ser violinista de estudio y de directo de Klaus & Kinski. Lo que está claro es que la amistad seguirá incólume.

Es, para nosotros, muy emotivo organizar este concierto de presentación y despedida.

Los Lagos de Hinault son Carlos Ynduráin y Matilde Tresca, fabricantes de antihits de profesión. Tras haber despertado el interés del sello norteamericano Cloudyberry Records, editando un CD de 3″ junto al grupo inglés The Sunbathers, por fin a finales de 2011 llega su debut en largo de la mano de la productora -y ahora también sello- Fikasound. «Vidas Ejemplares» (Fikasound, 2011) se erige, para un servidor, entre lo mejor del año en el apartado pop, encumbrando a Carlos como a uno de los mejores letristas de su generación.

Con motivo de la organización del concierto de reunión de Ataque de Caspa junto a Gramaciones Grabofónicas, invitamos a Los Lagos a formar parte del evento, y los chicos de Sonido Muchacho se encargaron de elaborar esta pieza, para que puedas conocerlos mejor.

Te invitamos a que conozcas a Los Lagos de Hinault.