Etiqueta: los caramelos

Desde que comenzamos a organizar conciertos en Madrid hace ya unos años confluimos con un sello, Discos Walden, junto a ellos organizamos algunos conciertos, lanzamos un split de cuatro bandas barcelonesas llamado «Espectros» (2012) y hemos ido conservando una buena relación, sin ir más lejos el año pasado coeditamos la reedición del mítico libro de El Zurdo «Música Moderna» (2014). Pero aquí no hemos venido a hablar de nosotros mismos, sino de Discos / Libros Walden. En un breve espacio de tiempo, Walden ha pasado de editar algunas maquetas y atesorar un interesante Club del Single a tener programados un ritmo de lanzamientos propio de un sello consolidado e incluso atreverse a montar un festival de dos días en Madrid a finales de este mes con una amplia representación del sello.

Charlamos con Manuel Moreno, que es quien anda tras este micro sello unipersonal, de su evolución, crecimiento, próximos lanzamientos y planes para dominar este 2015 que ya echó a andar.

Collage La Fonoteca header

¿Cómo surge Discos Walden? ¿Quién es Discos Walden?
Discos Walden somos todos. Pero sobre todo, yo. Como Gramaciones Grabofónicas lo forman varios entes y las cosas se eligen de forma más democrática y por consenso, echaba de menos un sello en el que ejercer de dictador. Intenté reclutar a gente que se dejase mangonear y acatase irracionalmente mis órdenes, pero finalmente tuve que emprender marcha en solitario. Aunque es lo que quería, un sello en el que todas las decisiones las tome yo y se haga lo que yo digo, es más aburrido siendo yo solo, puesto que me condecoro y me extermino a mí mismo. Pero así nadie se queja y estamos todos contentos.

Cuéntanos un poco sobre los primeros trabajos editados.
El sello empezó para sacar ediciones físicas de maquetas que me habían gustado: Los Claveles, Garrapataces y Óscar Barras. Fueron CD-r normalitos, pero eso pronto me aburrió y me pasé a las cassettes, que también me acabaron aburriendo y acabé sacando vinilos que al final es lo que más me gusta.

¿Qué línea mantienes?
No me mantengo nada en línea, y menos ahora, con los excesos gastronómicos de estas fechas. Y si te refieres a linea estilística, tampoco hay ninguna. Lo único que hace que un grupo sea «grupo Walden» es que me guste. Hay pop electrónico, punk, folk y ruacanruol. Mañana puede haber jotas aragonesas y happy hardcore. Si lo que escucho me engancha, es suficiente.

¿Qué balance sacas del Club del Single? ¿Es viable hoy día?
El tener algo que funciona solo por suscripción es viable si hay un alto número de personas interesadas en ello, o si pones un precio carísimo por el asunto. Como el Club del Single de Discos Walden no es ninguna de las dos cosas, la forma de que sea viable ha sido poner los singles a la venta de modo independiente. Pierde un poco la gracia, pero es la única forma de que sobreviva. De todos modos, esto me ha servido para descubrir que, en realidad, la gente que compra discos regularmente es poca. Luego hay mucha gente que tiene intención comprar discos, pero eso solo se materializa cuando ya no quedan copias del disco que quiere. Justo en ese momento es cuando se lo iban a comprar y están dispuestos a pagar el oro y el moro si encuentras una copia.

¿Qué es lo que más te enorgullece haber sacado?
Varios discos por varios motivos. Las primeras maquetas de Los Claveles porque es de mis grupos favoritos y me siento un poco parte de su historia. «Espectros» me parece que recogió un momento estupendo de una escena estupenda y queda ahí inmortalizado para siempre. La banda sonora de «Animals» (Marçal Forés, 2012) porque es el disco de una de las mejores películas españolas de los últimos años. «Cenizas y Diamantes» (2013) porque es un recopilatorio muy bueno y está hecho a medida por mí, como si hubiese grabado una mixtape al mundo. Y «Esconde Tus Alas en la Torre Fantasma» (2014) porque es el primer disco de Los Caramelos y uno de los mejores discos españoles de este siglo.

Últimamente, aparte de discos y conciertos os habéis adentrado en el terreno editorial. Cuéntanos un poco cómo ha sido está incursión.
Libros Walden nació hace un año con la idea de reeditar, junto con vosotros, «Música Moderna» de El Zurdo (Paraíso, La Mode, Pop Decó…). Tras su éxito me animé y hemos sacado ya otros tres libros más: la reedición de los míticos fanzines «Stamp» (1989 – 1992)que trajeron el indie a España; un libro sobre cine que hemos escrito entre José Sanz y yo, «Desde los Márgenes» (2014); y el pasado día 23 hemos publicado nuestro primer libro traducido,»Caos y Magia. La Banda que Quemó un Millón de Libras» (2014), la versión en castellano del alucinante libro de John Higgs sobre The KLF, un libro divertidísimo que habla de mil cosas además de sobre música, ya sea pensamiento mágico, discordianismo, illuminati, teoría del caos, situacionismo, coches que hablan, menhires u ovejas.

¿Qué esperas de los nuevos grupos? Ha habido una apuesta muy fuerte en cuanto al ritmo de publicaciones.
Sí, me he vuelto un poco loco. En realidad no es que un día me despertase y me pusiera a decirle a todo el mundo que le sacaba un disco. Son cosas que se han ido hablando durante todo el 2014, pero luego todo se retrasa y al final resulta que en diciembre saco cuatro discos como si fuera esto la EMI o Vale Music.

Cuéntanos sobre los últimos lanzamientos y la fiesta que pones en marcha.
Pues el sello lleva ya más de cinco años, pero en realidad no es por eso porque no soy muy de celebrar aniversarios ni nada (básicamente porque no me acuerdo nunca). Simplemente un día me puse a mirar y vi que entre septiembre y marzo iba a sacar una buena colección de grupos, que juntándolos daba para un buen festival, así que lo hice.

El viernes 30 tocan cinco grupos. O Bo de Vil es un gallego chalado que vive en Alemania  ya hace polka-punk, al que descubrí por una maqueta alucinante que había sacado con todo tocado por él, y al que saqué un single en septiembre que no he vendido nada pero escucho mucho. Papaya es el proyecto en solitario de Yanara de Violeta Vil junto a miembros Jose de Jonston / PILAPILA, Miguel de Jonston / Violeta Vil, Sole de Le Parody y Sebastián de Cineplexx. Hemos sacado su single de debut en diciembre y es una especie de power pop latino bastante difícil de encasillar pero muy bailable y fresquito. Coraje es Jordi (ex-Los Claveles) haciendo lo que ya hacía allí (rock), pero ahora por caminos de Los Enemigos y los Replacements. Tienen un primer 12″ recién hecho que es una burrada. Godino es lo que hace Enrique de Cohete a su bola, que un día me dijo: «Oye, tengo un disco», y me lo pasó y me encantó, y lo vamos a publicar a primeros de año, y el del Festival Walden será su primer concierto. La Ruleta China es el supergrupo formado por Fernando Márquez -El Zurdo-, Charlie Mysterio de Los Caramelos y Clara Collantes. Dentro de poco vamos a sacar por fin (ha costado) un disco que grabaron para Siesta hace siete años y que es de lo más bonito que he oído en mucho tiempo: canciones de El Zurdo de toda la vida, otras nuevas hechas por los tres, pop atemporal, bossa nova, guitarras preciosistas, melodías redondas, juegos de voces, coros sesenteros…

Y el sábado 31 tocan otros cinco grupos. Perapertú, el nuevo mejor grupo de indie pop elegante de Madrid. Nacidos de las cenizas de Sector de Agitadas, ya metieron una canción en el «Cenizas y Diamantes», y en el primer trimestre del 2015 sacan su single de debut, un 7″ con tres canciones de guitarras jangle, teclados saltarines y letras crípticas. Tengo muchas esperanzas puestas en este grupo (de hecho he encargado cien mil copias de su single que espero vender en un par de semanas para poder comprarme al fin una mansión en Malibú a la que tengo echado el ojo). Los Alambres, grupo murciano que trabaja lento pero seguro. Hace unos siete años metimos una canción suya en un recopilatorio de Autoplacer, y solo ahora sacan su LP de debut. Hacen algo entre el post-punk elegante de Monochrome Set y el pop raro de Television Personalities, con canciones largas y casi progresivas pero de melodías muy redondas y en directo son una máquina. Germán y la Alegría del Barrio son un grupo fijo en el sello, donde ya han sacado un single, un split y un LP y ahora van a por el segundo, un disco mucho más redondo (el anterior era ovalado) y con canciones perfectas para las que el ex-Bananas tiene un talento innato. Los Caramelos, que son un grupo alucinante al que hay que ver varias veces porque no tienen dos conciertos iguales y autores del disco del 2014 y de otros dos singles en este pasado año. Y por último Ataque de Caspa, que son un mito viviente, su disco del 2014 es pop con mayúsculas y en directo son siempre un acontecimiento.

Vamos, que creo que no es mal plan.

¿Se puede vivir de un sello independiente?
Depende del nivel del sello y de su independencia. Lo mío es infra-independiente. Pero aún así me da para sobrevivir. No solo de Walden, claro, juntándolo con Gramaciones Grabofónicas, Autoplacer, pinchar, montar conciertos, hacer algún diseño gráfico para trabajos ajenos, robar hilo de cobre, etc.

¿Es 2015 el año de la consagración del sello?
Es muy probable. Tanto como que sea el 2016. O el 2017. O el 2018. Pero el año que más posibilidades tiene el sello de consagrarse es, claramente, el año que deje de funcionar y se convierta en leyenda.

2014 ha sido un año de consolidación, seguimos intentando crecer paso a paso, abordando diferentes retos sin urgencia pero con muchas ganas y ambición.

El mayor reto acometido en este año ha sido, sin duda, la remodelación integral de la web, algo que por su complejidad y su importante coste económico íbamos postergando y que tras seis años de andadura era técnica y visualmente necesario. Encontramos gran sintonía con Develappers, joven agencia que atesoraba gran experiencia en el sector, y aunque a día de hoy seguimos mejorando lo presente, pensamos que las diferencias son ya notables, no sólo ganando en comodidad para quienes trabajamos a diario en ella y para los propios usuarios, sino funcionalmente, integrándose a la perfección el imponente archivo biográfico y discográfico de que disponemos con las actividades satélite relacionadas que llevamos a cabo desde hace ya algunos años: organización de conciertos y eventos, lanzamiento de discos en vinilo y libros, etc. El dotar de unidad a este todo era clave, de modo que cada una de estas actividades tuvieran voz y cabida en la propia web, alimentándola y enriqueciéndola de contenidos imperecederos, tanto audiovisuales como informativos.

Otras grandes mejoras llevadas a cabo en este aspecto son la integración de audios de plataformas externas en los diferentes perfiles, un potente blog complementario en el que, aparte de contenidos propios y corporativos, se pretende enriquecer mediante la invitación de firmas a lo largo del 2015 y, sobre todo, una tienda online que ya está deparándonos grandes alegrías y que esperamos reforzar durante los inicios del nuevo año con la incorporación de material perteneciente a otros sellos y editoriales, campo este de la distibución en el que ya atesoramos experiencia a través de nuestro rincón de vinilos en el Café Molar de La Latina, Madrid.

En el terreno discográfico no se ha continuado la senda de años anteriores de sacar un nuevo recopilatorio de grupos emergentes madrileños, pues tras más de treinta grupos en los últimos tres años veíamos difícil dotar a las nuevas propuestas de un hilo argumental o discurso común, aunque nuestra delegación en Barcelona tomó el testigo en este apartado, como ellos mismos explicarán más adelante.

Sin embargo, ha sido el año en que nos hemos desmelenado, pues han visto la luz hasta tres referencias en vinilo por nuestro lado: los dos primeros volumenes de la colección «Puente Aéreo» entre grupos de Madrid y Barcelona junto a la delegación barcelonesa y en colaboración con las tiendas de discos Café Molar de Madrid y Ultra-Local Records de Barcelona; GúdarHazte LapónUnivers + Celica XX.

Y las «Maquetas Perdidas» (2014) de Los Suspensos, ejercicio de arqueología musical que ha visto la luz en este mes en curso tras varios meses de digitalización y remasterización y que ahora nos permite disfrutar de estas canciones redondas de pop en nuestro formato favorito. Decir que estamos contentísimos con la acogida que está recibiendo este artefacto, lo cual nos anima a seguir indagando en la recuperación de material que consideremos valioso.

Por último, comentar que por muy poco no ha llegado nuestra décima referencia y un nuevo lanzamiento bibliográfico que dará continuación en el terreno editorial al exitoso «Música Moderna» (2013), el cual anda ya por la tercera edición, camino de la cuarta.

En cuanto a los conciertos, se ha decidido bajar un poco el ritmo ante la proliferación de otros colectivos afines encabezados por nuestras amigas de Madrid Radical que tantos y tan buenas citas están organizando. Sin embargo, se han empezado a sentar los mimbres en la organización de eventos con un significado especial, atendiendo a la misma filosofía. Así, se han llevado a cabo los conciertos más exitosos y multitudinarios, como el de Wild Honey en los jardines del Museo Thyssen dentro de la programación de la exposición «Mitos del Pop», así como el cierre del festival Fringe’ 14 en El Matadero con Los Claveles.

Wild Honey en el Museo Thyssen por Mario Orellana
Wild Honey en el Museo Thyssen por Mario Orellana

También se ha participado en la celebración de eventos especiales, como el sentido homenaje a Bernardo Bonezzi en Siroco, con nuestros abanderados Mihassan y Betacam, sin dar de lado a los eventos pequeños y acogedores, como por ejemplo el de Los CaramelosRemate en Areia, o las presentaciones de discos de grupos que nos han ido acompañando en todo este tiempo como Cosmen Adelaida, Gabriel y VencerásAlberto Azul o Tigres Leones.

Colaborar con libros y publicaciones, con trabajos universitarios o la consideración en medios especializados como punto de referencia y consulta, es algo que nos resulta tan importante como la necesidad de captar la atención del público joven y las nuevas generaciones.

Por su parte, 2014 no ha sido menos intenso para LaFonoteca BCN. Un año de reafirmación del proyecto en el que se han editado otras tres referencias discográficas, se ha contribuido a consolidar el ciclo matinal #DeQuintos, participado en la programación de una de las jornadas del #BCNmp7 en el CCCB, comenzado a colaborar en el programa de radio «El Sonido de las Montañas al Revés» y organizado muchos, muchos conciertos. Ellos mismos te lo cuentan:

////////////// 2014 para LaFonoteca BCN //////////////

Parece que fue hace un siglo pero a mediados de enero empezamos el año con la presentación del primer disco de Hazte Lapón que, acompañados por Súper Gegant y Matrimonio, prácticamente llenaron la sala BeGood en una noche que recordamos con mucho cariño.

En febrero surgió la posibilidad de unir a dos de los mejores grupos de pop nacional como son Wild HoneyDoble Pletina en un Heliogàbal a reventar junto a Los 4 Cocos para días después unir a Gabriel y VencerásDa SouzaCómo Vivir en el Campo otra vez en BeGood. Según dicen, El Genio Equivocado fichó a estos últimos tras verles en este concierto lo cual no puede hacernos más ilusión.

En marzo con motivo del Día de las Tiendas de Discos editamos junto a LaFonoteca, Café Molar y Ultra-Local Records el primer volumen de la colección «Puente Aéreo», un split en 7” en el que juntamos a Hazte Lapón y Gúdar versionándose brillantemente. La idea de la colección es juntar a grupos de Madrid y Barcelona en un un diálogo musical en el que participe un grupo de cada una de las dos ciudades ofreciendo algo especial, sean versiones mútuas como en el caso del anterior, sean canciones inéditas en vinilo, como en el caso del siguiente, etc.

En abril llegó uno de los momentos importantes del año. Presentábamos el LP «Mar y Montaña» (2014), un recopilatorio de canciones inéditas de grupos de Barcelona editado junto a Shook Down y Mama Vynila.

Para ello elegimos montar una jornada maratoniana en Poblenou, desde las 17h de la tarde, primero en Ultra-Local Records para después pasar al local de la asociación Hi Jauh Usb y la sala BeGood, en los que los muchos que asistieron pudieron ver a Gúdar, Bartleby, Ran Ran Ran, Son Bou, Les Sueques, Válius, Murnau B, Síctor ValdañaThe Saurs y Esponja.

La siguiente presentación de «Mar y Montaña» fue en el FIM Festival de Vila-Seca (Tarragona) donde en el escenario #Tantrum tocaron Gúdar, Elsa de Alfonso y Los Prestigio, Bartleby y The Saurs representaron brillantemente al resto de grupos.

En mayo tuvo lugar uno de los momentos mas especiales del año, sino el mas especial. Fue la jornada organizada en el CCCB junto a Gent Normal comisariando una de las sesiones del ciclo #BCNmp7. La noche consistió en un homenaje a Zeidún en el que juntamos al grupo con otros proyectos pasados y presentes en los que partipaban miembros del grupo. En el Auditori del CCCB se llegaron a ver lágrimas de emoción con Zeidún, Autodestrucció, Joan Colomo, Els Surfing Sirles, Esperit!, Omega V, Murnau B y La Orquestra Sant CeloniAñade este contenido. Después de meses de trabajo el resultado no pudo ser mas satisfactorio con casi 500 personas disfrutando de una noche emocionante.

094 Zeidun copy
Homenaje a Zeidún en el CCCB por Miquel Taverna

En la última fiesta del curso pudimos quitarnos la espinita y programar el concierto de Fred i Son, uno de nuestros grupos favoritos que volvían a los escenarios tras un largo parón. Junto a ellos la oscuridad arrebatada de Capitán y los prometedores Cenetaph, que hace poco pudimos ver en el Primavera Club.

Tras el parón veraniego comenzamos el curso con la presentación de «Flores de Europa» (Fikasound, 2014)Añade este contenido, segundo disco de Los Lagos de Hinault que compartieron noche con Neleonard, que en estos meses han dado un salto con su fichaje por Elefant y la publicación de un excelente 10″ para convertirse en uno de los nombres revelación de la temporada. No podemos ocultar nuestro gusto por el pop mas exquisito y esa noche fue para disfrutar.

En octubre cumplimos tres años y qué mejor manera que celebrarlo que junto a Discos de Kirlian juntando a muchos grupos del sello como Sagrado Corazón de Jesús, Hazte Lapón, Capitán Sunrise, Las Desnortadas o Tactel. Óscar de Discos de Kirlian fue parte activa de LaFonoteca hasta hace poco, además de seguir colaborando, por lo que celebrar el tercer aniversario de ambos parecía algo natural.

Otra fecha muy importante para nosotros fue la presentación en noviembre de «Puente Aéreo vol.2» en la sala Sidecar con Univers y Celica XX. Qué lujo poder juntar a estos dos grupos. Univers sonaron perfectos desde el primer acorde. Distorsión y ritmos trepidantes. Celica XX por su parte redactaron un perfecto manual de grupo shoegaze. A ratos hipnóticos, a ratos furiosos.

Como dijimos al comienzo, este también fue el año de la consolidación del ciclo #DeQuintos, organizado junto a BIS Festival y Shook Down, que pasó de celebrarse en La Milagrosa (Gràcia) al gran recinto del Espai 30 de la Nau Ivanow, donde además empezamos a incluir charlas sobre temas relacionados con música antes de los conciertos. Los directores de Rockdelux, Mondosonoro y Ruta 66 se acercaron para hablar sobre prensa musical; la ilustradora Ana Belén Rivero, Rubén Izquierdo de Shook Down y Daniel Granados, responsable de Producciones Doradas hablaron sobre los pros y contras del crowdfunding y los responsables de las tiendas de discos Ultra-Local Records, Revolver y Surco sobre la supervivencia de sus negocios en estos tiempos de cambios de hábitos en la forma de consumir música. La última edición tuvo que celebrarse en Hi Jauh USB por problemas de licencia en la Nau Ivanow y pronto esperamos poder anunciar un nuevo lugar para seguir con el ciclo.

Por el #DeQuintos en 2014 han pasado grandes grupos a descubrir como Creamy Creature, Combray, Grushenka, Bartleby, Jilguero, Flamaradas, Elora, Alppine, Big Summer, Tartana, The Hills Around, The Zephyr Bones, Esponja, Tú No Existes*, Rombo*, Hibernales y Perlita. (Tú No Existes y Rombo participaban en la sesión que tuvimos que cancelar y los reubicaremos en una próxima).

Este año también supuso el comienzo de las colaboraciones mensuales en el estupendo programa de radio «El Sonido de las Montañas al Revés» de Radio Gavá donde nos hemos propuesto trasladar a las ondas la idea del «Puente Aéreo» dando a conocer grupos emergentes madrileños. Por ahora hemos podido hablar de Perapertú y entrevistar a Puzzles y Dragones.

Por último también destacar que hemos pinchado en la Sala Apolo, el Depósito Legal, la Fiesta Generator, el BIS Festival, La Casa de Emma… ¡y queremos mas! En unos días anunciamos una que nos hace una ilusión tremenda.

Tenemos pánico a olvidarnos de alguien y además la lista de agradecimientos sería enorme así que nos la saltamos. Eso sí a Óscar, Blanca, Arnau, Alex y Helena tenemos que al menos nombrarlos. El año que viene empezamos a lo grande el 16 de enero en el Depo de L’Hospitalet con dos superclase: Germà Aire y Matrimonio. Nos vemos allí.


Los Caramelos
Decir Los Caramelos es decir Charlie Mysterio, una de las figuras más enigmáticas y auténticas del panorama pop nacional. Abanderado del ultrapop y con tan solo una compilación de maquetas a sus espaldas –«Los Caramelos 1988-1999» (Spicnic, 2002)-, sus últimas apariciones musicales se debieron al proyecto que desde hace algunos años le une a Fernando Márquez (El Zurdo) y Clara Collantes: La Ruleta China. Sin embargo, y acicateado por Discos Walden, se supo que Charlie se metía en el estudio a dar forma a todo un LP. Previamente ya había abierto boca con un 7″ editado por el sello novel Bobo Integral, agotado en cuestión de semanas.

Dicho y hecho, hace tan sólo un mes salía a la luz «Esconde Tus Alas en la Torre Fantasma» (Discos Walden, 2014), larga duración de dieciocho deliciosos temas con los que Charlie Mysterio parecía quitarse una buena espina del pasado. El disco pronto tiene una gran acogida, generándose una importante expectación por su regreso a los escenarios, inicialmente teloneando a Ataque de Caspa en la presentación de su segundo disco, y luego ya en la suya propia, acompañado por Diego Migala y Blanca Lacasa (Plastic d’Amour).

Y no es para menos. Con referencias que van desde Vainica Doble a los Go-Betweens, Charlie se desnuda, nos muestra su lado más intimista y nos retrotrae al pop más delicioso en español de finales de los 90, a la nouvelle vague, al western, al humo de cigarro y a la bohemia. Todo un discazo de alguien del que si sabemos un poquito más es y será exclusivamente por sus canciones, aunque en esta entrevista intentemos lo contrario.

¿Quiénes son Los Caramelos? ¿Por qué tanto misterio?
Los Caramelos son un conjunto juvenil de folk ibérico con especial predilección por las melodías a tres voces y el joropo del llano.

¿Qué ha cambiado en Los Caramelos en todo este tiempo? ¿Qué permanece?
Todo ha cambiado, nada es lo mismo, hemos perdido la razón. Nos hemos politizado y formamos parte del Movimiento Marhuendista de Lavapiés. Permanece y aumenta considerablemente nuestra hermosura, juventud, energía, hobbies y ganas de propinar puntapiés en el trasero a quien se lo merezca.

Durante mucho tiempo lo único que había disponible tuyo era una recopilación de Spicnic que abarcaba, nada más y nada menos, que diez años de trayectoria resumida en veintinueve temas. ¿A qué es debido tan poco bagaje discográfico? ¿Cuántas canciones de Los Caramelos no han visto aún la luz?
La industria musical ya no existe. Se acabaron las figuras divinas de arreglistas, productores, etc. como antaño. En los días dorados del rock and roll era fácil editar canciones en vinilo. Hoy da vértigo pensar que se llegaban a fabricar ad libitum vinilos con tan sólo dos canciones, a veces incluso una. Había fábricas por todo el planeta, infinitud de sellos y demanda masiva. La FM gobernaba el mundo. Hoy aprovechamos al máximo los microsurcos del vinilo, que ha pasado a ser un bien escaso pero vital. Tal vez el único bien real de la industria musical. Los formatos digitales van cayendo, afortunadamente. Hay incluso quien vaticina en plan retro necro el regreso de las cassettes. Los Caramelos intentamos editar vinilos con el máximo número de canciones posible. Hay que sacarle jugo a la rodaja. Si contásemos con medios económicos -que no es el caso- no pararíamos de fabricar vinilos; sufriríamos de incontinencia vinílica; saturaríamos tiendas, kioscos, puestos callejeros, tops manta, gasolineras de carretera… ajenos a su viabilidad económica. Soñar es gratis; en el mundo real nos vemos obligados a fabricarlos muy de vez en cuando y en tiradas pequeñas que aseguren el retorno de la inversión a las pequeñas discográficas que apuestan por nosotros.

Durante todo este tiempo en silencio de Los Caramelos has estado embarcado en un proyecto junto a Fernando Márquez, El Zurdo y Clara Collantes: La Ruleta China. ¿Cómo es trabajar junto a Fernando? ¿Cómo sientes este proyecto? ¿Qué perspectivas de futuro tiene?
Tenemos un disco de 2008 a punto de ver al fin la luz. Trabajar con El Zurdo es una escuela. Me siento como un aprendiz en las artes y oficios frente a un maestro como es él.

Y de repente, un single y todo un LP. ¿Cómo se ha obrado el milagro?
No le des tanta importancia a las grabaciones, no hay que ser antiguo. Las canciones grabadas no son más que un engaño, un artificio. Una canción existe cuando la interpretas, no es obligatorio que la música sea enlatada. ¿Qué prefieres, escucharlas en vivo o en un gélido y monótono reproductor digital?

De todas tus facetas -DJ, diseñador, músico…- con cuál te sientes más cómodo? ¿Y como modo de vida?
La que más me gusta es la de periodista. Y dentro del mundo periodístico, la radio es mi medio favorito.

¿Cómo preparas el directo? De repente hay varios a la vista, sin ir más lejos este domingo, la semana que viene el del Festival Autoplacer… ¿Disfrutas el directo más que en el estudio?
El directo no lo preparo jamás. Me aburren los grupos de local de ensayo. Nosotros no ensayamos, tocamos. Nos da igual hacerlo en una sala de conciertos, en una plaza pública en un mediodía congelado o en un salón estilo Imperio con arañas de cristal. ¿Hay algo más inútil que ensayar? Lo peor de un directo es que sea un calco -a veces malo- de lo que se grabó en estudio. La música debe ser imperfecta, efervescente, desbocada, vibrante y auténtica, ¿no crees? El estudio es un sancta sanctorum, pero quedan lejos los tiempos de los productores-hechiceros. Hoy todo es standard, insípido y escasamente imaginativo. Lo difícil es establecer la fecha exacta en que todo se fue al traste.

Tu disco con Spicnic era más pop, más naíf. Este «Esconde Tus Alas», sin perder de vista el pop, sí que podríamos decir es, y perdón por la pereza de la expresión, un disco más maduro. ¿Lo sientes así? ¿Cuál es la canción del disco que más te representa?
Spicnic no sacó un disco sino una recopilación de canciones, un cajón desastre de demos, etc. No hay nada malo en que tú lo veas maduro. Maduro por la edad de los implicados. A las duras y a las maduras. Son tiempos duros y somos más duros. Será un disco maduro, pero no dura mucho y por él no doy un duro. Pero podemos jugar con las palabras y más aún con el tiempo. Nadie puede demostrar que sean grabaciones de 2014… tal vez se hicieran antes. Hay canciones que me gustan más y otras menos. En directo cambian mucho, como podrás comprobar el próximo domingo. Y es debido al privilegio inmenso de contar con Blanca Lacasa y Diego el Migala, que contribuyen poderosamente a enriquecerlas. Es un regalo tenerles a mi lado.

¿Cuál es tu proceso de composición? ¿Sigues alguna rutina? ¿De dónde proceden tus principales influencias?
Beber un buen café es un bello ejercicio con el cual el cerebro humano adquiere la fortaleza y flexibilidad necesarias para andar por la vida. Esa es mi única influencia y mi rutina. No soporto la bollería industrial, ni las tostadas de pan de molde prefabricado, ni el pescado caro, ni las picaduras de insectos, ni la densidad de la sangre a horas intempestivas… y mucho menos el café torrefacto de posguerra que aún se sirve incluso en los sitios más caros. Me gusta empezar el día con un plato abundante de churros y porras. Y ya no quedan apenas churrerías, es difícil encontrar bares que ofrezcan este manjar recién fabricado. Cuando era infante gustaba de mojar porras y churros en un gran vaso de leche chocolateada. Me parecía sublime el momento final tras el banquete: contemplar el gran surco de grasa que quedaba flotando en la leche. Me gusta el buen café, ¿y a ti? En la Península Ibérica sólo es posible degustar buen café en Portugal. Cuestión de cultura, sin duda. Forasteros, veraneantes, bañistas, viajantes de comercio, gauchos, nigromantes y trashumantes castellanos viejos allí lo buscamos. En esas nobles tierras hasta en la gasolinera más miserable le sirven a uno un espresso de caerse. Con poca agua y un café de alta calidad, que proviene de las antiguas colonias portuguesas. Encima a un precio muy popular. ¡Y la churrería es tan fácil de encontrar! Un día en Portugal es muy inspirador. Pero volvamos al día a día capitalino. Me niego a mojar el churro en un café torrefacto que sabe a agua turbia. Eso ya me pone de mal humor y me lleva a la descomposición, en vez de a lo que apuntas.

Si pudieras colaborar con alguien ausente, ¿con quién lo harías? ¿Dónde te gustaría tocar?
Me gustaría tocar el órgano de tubos en la iglesia de Teverga, frente a sus momias. De Teverga, en plena montaña astur, era mi bisabuelo. Mis ausentes favoritos son mis gloriosos antepasados, pero me suelen visitar en sueños. Los tengo muy presentes. Mi abuelo, por ejemplo, era un gran cantante y suele aparecer de vez en cuando para recriminarme las salidas nocturnas excesivas que no hacen sino deteriorar mis cuerdas vocales.

¿Cómo es tu relación actual con Discos Walden? ¿Estáis dando forma a nuevos proyectos de manera conjunta o habrá que esperar diez años más?
Habrá que esperar a que las arcas de Walden Records -subsidiaria de Discos Muerte, propiedad del supervillano Swan- se recuperen de los excesos de la Torre Fantasma. Tal vez en 2065 volvamos a la febril actividad.

Quien busque a Charlie Mysterio, ¿dónde lo puede encontrar?
En El Estado Mental Radio. Próximamente con un nuevo programa en las ondas (Moscas & Arañas) junto al gran Javi Bayo…

¿Cómo se formaron Alaska y los Pegamoides, Paraíso o Radio Futura? ¿Dónde ensayaban y cómo fueron sus primeras actuaciones? ¿Cómo respondieron la España y el público de la época a este despertar musical?

«Música Moderna», escrito por Fernando Márquez, El Zurdo y publicado por primera vez en 1981 por La Banda de Moebius, habla de la creación de grupos como Zombies, Kaka de Luxe, Radio Futura, Las Chinas, Tequila o Los Elegantes, así como del contexto en el que se desarrolló esta nueva ola desde el punto de vista de uno de sus protagonistas; lo que hace de este libro una instantánea del panorama musical de la España de principios de los 80 y un documento fundamental para entender la postura del undergroundnacional en la actualidad.

Tras caer en la cuenta de que el libro estaba hoy por hoy descatalogado y era objeto de coleccionistas, Libros Walden y LaFonoteca decidimos reeditarlo, no con la intención de recuperar o recordar tiempos pasados, sino con la motivación de demostrar el vínculo ineludible que une a la escena musical actual con la que describe Fernando Márquez en su libro como el comienzo de la «música moderna» en España.

Tal y como comenta José Manuel Costa en el prólogo a la reedición, «‘Música Moderna’ es la visión de un músico, de un protagonista principal y eso le sitúa en un nivel de conversación al que ningún crítico o radiofonista, por muy cercano que estuviera, podía acceder. Esa mirada del artista como cronista no existe en ninguna parte y menos describiendo una fase tan temprana en la evolución del sujeto: la Nueva Ola. El Zurdo describía desde el absoluto presente un breve pasado que tendría un futuro igualmente efímero».

La reedición de Música Moderna incluye nuevo material, como el ya citado nuevo prólogo a cargo del periodista cultural José Manuel Costa y un libreto interior de fotografías de dos grandes cronistas visuales de la época: Miguel Trillo y Javier Senovilla, que ceden varias de sus instantáneas, algunas inéditas, para reflejar en imágenes la efervescencia que describe Fernando Márquez en las páginas del libro.

 

 

 

 

La reedición se presentará al público en La Fábrica el 19 de diciembre, y con concierto de La Ruleta China al día siguiente en la sala Siroco.