Etiqueta: los 80 pasan factura

Resulta del todo imposible hablar del punk en Canarias sin referirse a Miguel Díaz Díaz «Zurda», guitarrista entre otros, de grupos como Escorbuto Crónico y Guerrilla Urbana, claves en el desarrollo de la escena insular desde los 80. Con los primeros vivió incluso un «exilio» en el País Vasco, a donde acudieron tras salir de Tenerife acuciados por la presión de las fuerzas del orden e instituciones. Una vez allí llegaron a participar en eventos que el paso del tiempo convirtieron luego en acontecimientos histórios como el festival anti-OTAN celebrado en Tudela (Navarra) que congregó a muchos de los grandes nombres del punk rock vasco que empezaban entonces, o conciertos en localidades como Mondragón junto a R.I.P., Odio, Cicatriz, Basura etc..

Tal y como describe en el prefacio de uno de los libros que comentamos aquí, la suya fue opción diferente a la de alguno de sus compañeros de generación: «Buscando dar salida a todo el resentimiento, la mayoría de mis colegas eligieron la autodestrucción. Que descansen en paz. Yo en cambio opté por no dar ni descanso ni paz a los que empujaban hacia el borde del abismo, así que mangué mi primera guitarra eléctrica y monté mi propia banda de punk rock«. Desde entonces se ha revelado como luchador infatigable utilizando como armas la música y la escritura, tanto de letras para sus canciones, como en esta serie de libros.

No es el suyo un estilo fácil de leer. Amigo de construcciones barrocas y recargadas, haciendo guiños a literatura clásica de siglos atrás, plagado de elementos de jerga tanto underground como local, sus textos no son de digestión sencilla, requiriendo de la complicidad y predisposición del lector. Una vez entendidas y admitidas las reglas del juego con las que Zurda articula todo el odio y la rabia liberados en las páginas de sus libros, uno tiene la sensación amarga de que tras sus fábulas y exageraciones hay mucho de una lamentable realidad cotidiana de fondo con la que se ha ido forjando la historia local de las islas. Reconoce su condición de bardo o narrador que no ahorra truculencia alguna al que lo escucha llevado por la convinción de que «vomite lo que vomite (…) siempre se habrá quedado corto«.

Cabría quizás hacer una posible comparación con Evaristo, cantante de La Polla Records primero y de Gatillazo después, y responsable de mucha de la acidez y sorna con la que están escritas la mayoría de las letras de ambos grupo vascos. También él ha encontrado hueco para mostrar en paralelo una vertiente literaria en la que sus seguidores pueden encontrar muchas de las señas de identidad de su  trayectoria musical. Así, de forma similar, los textos de Zurda en estas tres obras cortas, muestran a las claras el personal estilo y mala baba que rezuman las canciones de Guerrilla Urbana.

Los Ochenta Pasan Factura, responsables de uno de los mayores esfuerzos por preservar y recuperar todo el archivo sonoro del punk y rock de las Canarias, habilita asimismo en su versión editorial Lágrimas y Rabia, el canal con el que muchos de los protagonistas de esa historia musical dan rienda suelta a su versión narrativa. El capítulo dedicado a La Zurda tiene, a día de hoy, los tres títulos siguientes:

ISLAS CANALLAS

MIGUEL DÍAZ DÍAZ «ZURDA»

LÁGRIMAS Y RABIA, 2007

IslasCanallas

Comentaban los contertulios del programa de radio que escuchábamos en casa de buena mañana los resultados de una investigación realizada por una universidad española para determinar aquella comunidad autónoma en la que la calidad de vida fuera la mejor. Servían, por lo visto, como parámetros para dicho estudio cuestiones como la facilidad para solucionar trámites burocráticos cotidianos, la gastronomía etc… El caso es que los participantes de dicha conversación radiofónica mostraban su estupor al comprobar que las Islas Canarias no encabezaban esa lista de sitios del buen vivir, quedando reservados los puestos de honor para regiones del Cantábrico. No pude por menos de sonreírme oyendo todo ello, especialmente porque durante esos días andaba enfrascado en la lectura de este libro con el que se estrenaba La Zurda. Y es que, si hay algo que no falta en ninguno de sus textos es la crítica ácida y despiadada para quienes dirigen los designios en el archipiélago, condenando a sus ciudadanos a la que considera el autor una cerrazón mental que ha determinado la vida de sus pobladores.

Así de explícito lo sostiene en el anexo titulado «Canto a la mierda» que hace las veces de cierre de telón: «Me gustaría pensar que esta novelilla aporta un granito de arena, que ayuda en alguna medida a empezar a evacuar toda la porquería con que han infectado la mentalidad del isleño durante décadas y décadas y ello sin acritud…» Y de evacuaciones, mierdas y escatologías están precisamente plagados los textos de Zurda, y este «Islas Canallas» no es una excepción. Explícito si lo exige el guión (y aunque no lo exija) el autor combina por ejemplo en uno las figuras del Rey Midas y la gallina de los huevos de oro, haciendo que uno de los pobres diablos condenado a las mazmorras de la comisaría de Santa Cruz termine defecando heces del metal precioso. Asimismo, y de manera más impactante, hace que sucumba parte de la población de la capital tinerfeña debido a la radiación del material con el que se construye un «churuzo» gigante de escultura con el que conmemorar las milagrosas deposiciones doradas.

Pero el telón de fondo en el que realmente se centra el texto lo pone la descripción de una sociedad local compuesta por dinastías endogámicas que ocupan los puestos de poder en los que se deciden las grandes operaciones económicas y de política municipal. De eso y de las fuerzas del orden que se ocupan de mantener todo inamovible sin importar lo fraudulento de su modo de operar; de las jerarquías eclesiásticas corrompidas solazándose en el fango de las miserias mundanas contra las que predican en sus homilías dominicales. Todo un pequeño manual de viaje con el que documentarse de la historia de este rincón del Atlántico.

POR AHÍ TE PUDRAS

DEVOCIONARIO POR EL PADRE «ZURDA»

LÁGRIMAS Y RABIA, 2009

PorAhiTePudras

Enmascarado bajo la supuesta identidad de «padre» fundador de La Iglesia Molestante de los Testículos de Jehová, Zurda presenta una colección de salmos de cuya crudeza previene en el preámbulo con el que los acompaña. Justifica el derecho al exabrupto y vómito incontrolado que ha llevado a la escritura de los mismos con «la evidencia de toda una vida pasada, mascando cristales y tragando los sapos de una sociedad de eunucos que bailan, como la cabra del gitano en las ferias de antañazo, al ritmo del tamboril mediático«. La dureza del contenido de los textos se ilustra, con idea de no bajar la presión sobre el lector, con imágenes y fotografías propias de las portadas o encuadernación interior de cualquier disco de punk que se precie.

La mayor parte de los salmos corresponden directamente a canciones de Guerrilla Urbana, y así hay temas de «Toque a Degüello» (Ja Ja Records, 1992)Tierra Quemada» y «Matarife love«), de «Palabra de Dios» (Discos Suicidas, 1994) están «Las moscas«, «Guerrilla Urbana» y «Sastrón«; de «Spanish Diarrea» (Discos Suicidas, 1996)Parasitosis«, «La droga» o «Son la cagada«); de «Bestiario» (Discos Suicidas, 1999) se incluyen «La jauría«, «La consulta de depilación anal del Dr. Hackermann«, «Excrementum crucis«, «Inmigrant song (La mierda seca)«, «Cal viva«, «Inquisición pro-vida«; de «La Venganza de los Pueblos» (Potencial Hardcore, 2003) están «Cleptocracia«, «Los arquitectos del miedo«, «El pudridero» y «Gerontofobia«; de «Microcefalia» (Working Class, 2005) «La mierda que vota al PP«; de «Incendiario» (Los Ochenta Pasan Factura, 2008) están «Reliquias de fe«, «La marcha de los cancerosos en fuck mayor» y «Doctores del fürgol«, mientras que sale incluso una canción del repertorio de Escorbuto Crónico: «Documentación«.

 

EL TRIUNFO DE LA GOLFERÍA

MIGUEL DÍAZ DÍAZ «ZURDA»

LÁGRIMAS Y RABIA, 2011 

El Triunfo de la Golferia

Fiel a su estilo, Zurda previene al lector del carácter del libro que tiene entre las manos, situando su potencial peligro de provocación entre las obras cinematográficas de Oliver Stone y las literarias de Irvine Welsh y Anthony Burguess. Ciertamente es un aviso pertinente porque se trata de una historia plagada de torturas policiales, revanchas contra ex agentes de policía desalmados y mucha de la crudeza que el autor suele utilizar para dar rienda suelta al odio y la rabia acumulado.

Inicia la historia el presunto exilio dorado que las Canarias brindan a un criminal de guerra como Josef Mengele que experimenta con simios algunas de sus teorías científicas. Su paso por la isla permite poner en escena la materia prima con la que tiempo después, la pandilla protagonista de las peripecias narradas ya en nuestros días, perpetrará uno de sus golpes. Ficción exacerbada para desarrollar en realidad  muchos de los parámetros con los que Zurda libra una cruzada sin final contra esa encrucijada de fuerzas represoras y represivas que determinan los destinos, en este caso particular, de los habitantes de las islas.

canarios los 80 pasan facturaCANARIOS – GET ON YOUR KNEES
Siguiendo la pista de Canarios
Alejandro Ramos
Editorial Lágrimas y Rabia (2014)
Colección Los 80 Pasan Factura

La editorial tinerfeña Lágrimas y Rabia nos ofrece la más completa biografía de Canarios, un grupo fundamental en la historia de la música española que siempre anduvo uno o dos pasos por delante de sus contemporáneos.

El autor hace lo que se debe hacer cuando de historia reciente se trata: ir a las fuentes, que no son otras que los músicos del grupo que aún quedan vivos. Impresiones y depresiones de un grupo de personas que son leyenda para las jóvenes generaciones. Incluye un buen número de fotos inéditas y numerosas citas periodísticas escritas en los momentos de auge. Por tanto, un libro muy bien documentado, si bien peca a veces de localismo innecesario y de referencias que se alejan no poco del grupo.

De los inicios como The Rock Devil’s o Los Diablos del Rock con la aventura de hacer música en unas condiciones bien precarias a Los Ídolos y su asalto a la península pasamos a su estancia en Estados Unidos y a su breve gira por Suecia como The Canaries. Y por fin la explosión de jubiloso soul del «Get on your knees» y su trilita de ritmo y vientos que conmocionó a la España del 68 y la patriótica mili que casi deshace a un grupo que tuvo que recurrir a sustitutos de la categoría de Pedro Ruy-Blas para seguir su marcha, siempre bajo la atenta mirada de Alain Milhaud.

La vuelta del caqui con la cabeza de Teddy Bautista en plena ebullición, su breve carrera solista paralela a un grupo que cambiado en todos sus miembros afronta “Ciclos” (Ariola, 1974). Un doble LP que no deja frío a nadie y que divide a la progresía musical en detractores, que no entendían aquel océano de circuito impreso y notas sintetizadas, y seguidores que elevaron a los altares a Teddy como el músico español más grande. La subsiguiente gira en la que no todo fueron rosas y, en fin, el cierre de unos Canarios que durante doce años no habían parado ni un minuto y por cuya formación había pasado la crema de los músicos disponibles.

Como en las buenas películas, me han llamado la atención algunos personajes secundarios como Rafa Izquierdo, que fue invitado a dejar el grupo por pedir cuentas económicas a los Bautista, padre e hijo. Ni siquiera pudo llevarse el bajo Fender y el ampli que había pagado con su dinero… y es que Teddy Bautista en lo económico prometía ya mucho desde jovencito.

Otros personajes son Eduardo, el oscuro padre de la criatura, buen gestor y manager, pero pasándose al lado oscuro de vez en cuando. Alain Milhaud, que vio en ellos un filón y no se equivocó o el músico madrileño Antonio García de Diego que desde los modestos Franklin se convirtió en mano derecha de Teddy y excepcional guitarrista.

Por encima de todos el inevitable hilo conductor de Teddy Bautista, auténtico protagonista. Es de agradecer que por una vez se comente su trayectoria musical y no sus posteriores manejos como presidente omnímodo de la SGAE. Es una pena en muchos sentidos que el administrativo (por usar un calificativo suave) musical haya eclipsado al genio.

Un libro imprescindible para quienes quieran realmente saber quiénes fueron Canarios y deseen seguir su trayectoria en el siempre enmarañado mundo de la música.

Como si de un escaparate de tribus urbanas se tratara, hemos seleccionado en esta ocasión tres títulos que hablan por separado de mods, rockers y punks. Si bien los dos primeros, ambos del 2009, constituyen números consecutivos dentro de la colección de la Editorial Milenio, el tercero corresponde a la colección Los 80 Pasan Factura, de la editorial canaria Lágrimas y Rabia, centrada en la música de aquellas islas.

AhoraNo

¡AHORA! NO MAÑANA
Los mods en la nueva ola española 1979-1985
Pablo Martínez Vaquero
Editorial Milenio, 2009

Componen el núcleo importante del libro las biografías, comprendidas en el intervalo de tiempo que reza el título, de un buen puñado de bandas (Los Flequillos, Los Elegantes, Los Nocturnos, Telegrama, Sprays, Kamenbert, Brighton 64, EscándalosAñade este contenido, Pánico Speed, Scooters, Los Scooters y Los Negativos) que «fueron mods sencillamente porque decidieron serlo«, como dice el autor en el comienzo. Escritas inicialmente en un informe que apareció allá por el 1999 en una revista musical y dos portales cibernéticos, se han actualizado y completado con datos sobre las escenas del revival mod en Madrid y Barcelona, apuntes sobre bandas del momento con cierta relación, modzines y contribuciones externas.

El volumen dista mucho de ser una mera relación de fechas, conciertos y grabaciones, sino que el aporte de los protagonistas e implicados permite conocer no sólo de las bandas mencionadas, sino de la época y el ambiente en que se desenvolvieron con todo lujo de detalles y narrado de forma amena y dinámica.

Llama la atención al profano la importancia que adquiere en el universo mod las cuestiones cronológicas relacionadas con las generaciones a las que pertenece cada cuál. Al respecto se pronuncia Kiko Amat en su prólogo, donde no desperdicia la oportunidad de mostrar sus credenciales personales. Asimismo destaca la relevancia concedida a la estética, muchas veces por encima de la posible valía de la banda en cuestión. Pero por las mismas conmueve el sentimiento de pertenencia al movimiento: «Y es que, entre las mejores cosas que podían pasarte siendo mod en aquella España de la Transición, es que si encontrabas a un desconocido ataviado con una parka, o una gabardina con una diana o bandera británica cosida en ella, era motivo suficiente para que se entablase una camadería a prueba de clases sociales o ideologías«.

En el campo de las anécdotas, de las que lógicamente hay muchas, se encuentra una con la posibilidad de saber del pasado mod de artistas como Fernando Pardo (Sex Museum, Los Coronas) o Mario Martínez (La Unión), que es uno de los que aparece precisamente en la foto de la portada, o de las raíces musicales de Sergi Arola, que antes de dedicarse a cuestiones culinarias militó en una banda llamada Los Interrogantes.

Cierra un epílogo sobresaliente de Miguel Trillo, responsable además de mucho del material fotográfico del libro, en el que se resalta lo triste de tener que acabar la historia relatada con la muerte a puñaladas de un joven. Se refiere al triste suceso acontecido a las puertas de la sala Rockola en la que tocaba Pánico Speed, una de las bandas protagonistas. Su biografía se ve interrumpida por copiosa información acerca de las pesquisas y procedimientos judiciales, así como el tratamiento en la prensa de la noticia tras el acontecimiento que provocó la desaparación de los denominados Camel Boys, uno de los grupos de mods más nutridos de Madrid.

 

Rockers desterrados de la movidaROCKERS… DESTERRADOS DE LA MOVIDA
Laurén Jordán
Editorial Milenio, 2009

Laurén Jordán, miembro de Inoportunos y Gatos Locos, es el autor de este repaso por la escena rocker desde los 80. Protagonista por tanto del día a día que acompaña a la pertenencia a una banda, y bien relacionado con colegas y amigos de dicho mundo, a los que invita en diferentes momentos a participar de la narración, es mucha la información sacada de la propia experiencia la que llena las páginas más interesantes del libro.

Descoloca un tanto, eso sí, lo específico del título. No parece ser precisamente la descripción de abandono o destierro de las bandas rockers durante los años de La Movida madrileña el nudo argumental principal. Salvo la mención explícita hecha en el prólogo de Pedro J. Pérez (Nueva Ola 80), tampoco es que las referencias a aquella escena de la capital española sean constantes (y a mi juicio, ni falta que hace). De haber sido así sospecho que se hubiera requerido de una mayor profundidad en la descripción de personajes como Alberto García-Alix, por poner tan sólo un ejemplo. Además, en varias ocasiones se reitera el buen momento vivido por la música nacional durante aquella década en general, sin excluir género alguno.

La descripción de las bandas en las que se centra el autor es detallada. Gusten o no al lector, el libro proporciona información interesante sobre una buena relación de grupos. Si bien son inevitables los debates de lo acertado o no de la inclusión de unos en detrimento de otros, sorprende lo categórico de afirmaciones acerca de lo prescindible de los 90 en lo musical para rescatar casi en exclusiva a bandas como Los Rodríguez como enseña «heredera de los años 70 y 80«.

El curso de la narración se hace a veces algo anárquico. Algunos de los capítulos pueden contener cuestiones muy variopintas sin solución clara de continuidad: Consideraciones generales pueden venir seguidas casi inmediatamente por biografías concretas de bandas, experiencias en la producción del propio autor o encendidas deliberaciones sobre aspectos no directamente relacionados con la música. Pero, por contra, la descripción de la elaboración del disco homenaje a Elvis por parte de bandas nacionales, el consiguiente viaje para depositarlo en la residencia natal del cantante o las disquisiciones previas sobre el movimiento rocker son más que notables.

El volumen lo completa una jugosa cantidad de fotos y una lista de treinta discos recomendados.

Degeneración Troll
DEGENERACIÓN
Troll
Colección Los 80 Pasan Factura
Editorial Lágrimas y Rabia, 2010

«Degeneración» es la crónica de un superviviente, Alberto Troll. Relato despiadado, cruel y demoledor, ambientado en principio en el origen del punk en las Islas Canarias en los 80, el texto transciende sin embargo dichos límites para convertirse por contra en el « punto de vista donde los perdedores van a los restaurantes caros, y los ganadores tirados en la cuneta, brillan como estrellas viviendo en plenitud, comprobando que se puede sobrevivir… con tan poco».

Deambulan los personajes del libro movidos por un sólo afán, el de escapar; de la familia, de las Islas Canarias, de España, de un «sistema de vida hipócrita de la gente normal, que hacen lo que deben hacer y no realmente lo que quieren hacer». Prueban en su rumbo errante en casas okupadas, en sectas milenaristas, en parejas, por separado… Vagan por las calles, importunan al ciudadano de a pie con su transgresión de las más mínimas normas cívicas de convivencia, follan, se drogan…

Todo desde el más absoluto rechazo a cualquier estímulo social externo: «Así las cosas, todo aquel que pensase que había que luchar por cambiar algo en el mundo, allí o no tenía cabida, o no iba a durar mucho tiempo. Porque en esa situación de pura decadencia sin límites, al primero que se le ocurría hablar de cualquier movilización en defensa de no se qué coño importa ahora, recibía un rechazo total por parte de todos. Ese ‘todo mierda y todo a la mierda’, más allá de cualquier manipulación o engaño venida de los supuestos idealistas antisociales, esa lucha estéril asumida, se entendía perfectamente desde cualquier perspectiva antisocial. No nos habíamos olvidado del Johny Rotten con su destroy anarquista, cantando ‘No future for you, no future for me’ junto a Sid Vicious con su esvástica nazi, en una colosal apología del sin sentido, evitando alinearse a toda costa.»

La música es seleccionada como banda sonora de esta existencia al límite. Las letras de las canciones de Larsen, Decibelios, R.I.P., Eskorbuto, La Broma de Ssatán, Psicosis Crítica, Guerrilla Urbana y No describen, como era de esperar, el día a día de estos jóvenes embarcados en un viaje sin retorno. Pero además, habiendo sido el autor miembro de Hemorragia Sexual y Psicosis Crítica, aparece también el relato de los comienzos de estos primeros, así como de la violenta respuesta que generaba su música en los pueblos de la isla.

Autodestrucción con locura, SIDA, prostitución o drogadicción como alternativas. Un libro francamente sobrecogedor.