Etiqueta: javier carrasco

Tanto en la programación de conciertos como en la edición discográfica desde el comienzo hemos tenido muy presente a Betacam, el proyecto personal del torrelaveguense Javier Carrasco, miembro de Templeton y Rusos Blancos. De hecho, hace justamente tres años nuestra franquicia barcelonesa debutaba con los locales Doble Pletina y Betacam en el Heliogàbal.

Hace un par de meses colaboramos en un bonito homenajeBernardo Bonezzi en la sala Siroco de Madrid, y uno de los artistas que propusimos para la ocasión precisamente fue el que aquí nos ocupa, quien realizó una magnífica versión del «Amor entre rejas» originalmente interpretado por María Barranco.

Cogiéndole el gustillo a eso de las versiones, Javier Carrasco acaba de sacar del horno un EP con revisiones de diferentes canciones, una de las cuales pertenece a una de las primeras maquetas de Doble Pletina. Corría el 2011. El EP, masterizado por Raúl Querido y con diseño de Mercedes Cervera se estrenará al completo en estos días en This Is Underground. Mientras tanto, he aquí en primicia este adelanto tan simbólico para nosotros:

Sobre la canción y el grupo:

«Es una demo tan antigua que creo que ya no está ni colgada en su Bandcamp y me trae tantos recuerdos que no sé ni por donde empezar. Fundamentalmente me recuerda a un año maravilloso, 2011, en el que me habíais hecho tocar por medio Madrid y hasta en Londres (¡¡en un barco!!). Esta vez me llevásteis a tocar a Barcelona con un grupo por entonces prácticamente desconocido que empezaba a patalear y a ir de oreja en boca como un rumor golosón. No sé muy bien cómo llegué a escucharlos por primera vez, pero quedé fascinado por aquellas grabaciones caseras. Da igual que algunas sonaran a recién grabadas con el micro del iPhone. Sencillez de medios y de fines. Letras certeras, inteligentes sin ser pedantes. Ni teenagers ni adultas. Cantaban bien y se notaba que estaban a punto de partirse de risa. Y había un single ‘espacial’ que tenía TODO lo que me gusta. Boogie, palmas, uuuhs y estrellitas.»

Sobre el concierto en Barcelona:

«Les conocí, cenamos opíparamente, Marc tocó la sierra en una canción mía. El público estuvo todo lo serio y über-respetuoso que se le supone al público barcelonés y al día siguiente fui por primera vez en mi vida al Camp Nou. Ellos han crecido un montón. Como grupo y como personas. Sus grabaciones, también. Como músico da mucha rabia cuando alaban tus canciones antiguas en vez de las nuevas, pero, ¡ay! el cosquilleo de descubrir un grupo nuevo y ‘hecho para mí’ en aquel 2011 no se me olvidará en la vida. De aquel fin de semana me llevo el recuerdo precioso del concierto en el Heliogábal y el disgusto de no ver marcar a Messi. Fue el único partido sin goles en el Camp Nou aquella temporada.»

Esperamos que os guste tanto como a nosotros, como curiosidad os dejamos la maqueta original de Doble Pletina.

Aunque hayan pasado ya dos años, todavía recuerdo como si fuera ayer el debut de LaFonoteca en Barcelona. No sólo porque ya había disfrutado del proyecto en Londres y en Madrid, también porque comenzaban con la que fue, probablemente, la banda revelación de 2011, Doble Pletina. Nunca los había visto en directo, y eso sumaba emoción y ganas. Estos son mis recuerdos de aquella noche de octubre. El invitado, que quedará para siempre como el primero de todos los que visitaron, visitan y visitarán LaFonoteca Barcelona, fue Betacam, el proyecto musical de Javier Carrasco. Reconozco que por entonces no tenía apenas referencias sobre Betacam más allá de su participación en el “No Te Apures Mamá” (2011), que de hecho saca su título de “Primos lejanos”, canción del propio Carrasco.

Hace falta aclarar un pequeño punto antes de continuar: me he criado (en todos los sentidos) en Madrid, y llevaba poco viviendo en Barcelona, por lo que me sentí profundamente identificado con la sorpresa que le entró a Javier Carrasco ante un público tan respetuoso (para mi gusto demasiado, a veces no se percibe el disfrute), como el barcelonés. Marcó el inicio de su concierto, acústico y pequeño, y parecía no entender que el silencio era señal de respeto y atención y no de
desconfianza. Acostumbrados como estamos los madrileños al ruido, al borracho gritándote a la oreja y al público que va a conciertos a socializar, una audiencia callada y atenta parece ciencia-ficción, o Suecia, o un desfile militar de Corea del Norte. En cualquier caso, Betacam salió airoso, dividiendo su recital en dos partes: una a la guitarra y otra a los teclados, y desgranando su ya amplia colección de canciones. Me hizo gracia que reconociera no conocer “Eres PC eres Mac” de Hidrogenesse cuando compuso “Macintosh”.

Después, el plato fuerte. Y en una sala mítica, el Heliogàbal. Pasado, presente y futuro de Barcelona dando saltos y cogidos de la mano. Con un saber estar que se basa en la humildad y la sencillez, Doble Pletina triunfaron. Sus dos singlesya estaban por entonces en el mercado, su maqueta agotadísima y la sala a rebosar (de gente y de expectación). Dieron buena cuenta de lo mejor de su repertorio (“Cruzo los dedos”, meses después, seguiría retumbando en mi cabeza), avanzaron algún tema nuevo y demostraron ser una banda solvente y compacta, muy agradable en vivo. Hacia al final, además, consiguieron que la sala comenzara a cantar (por primera y única vez esa noche) con la que sin duda es la canción que más les van a pedir en los próximos tiempos, “Música para cerrar las discotecas”, uno de esos hits instantáneos que seducen sin poder evitarlo.

Sin lugar a dudas, el sabor de boca que dejó este acercamiento de LaFonoteca a Barcelona fue buenísimo, un éxito, un concierto de esos que recuerdas… ¿Hay algo más excitante que participar en la primera vez de algo?

Fotografía de Blanca Viñas