Etiqueta: dolores

Calabaza Discos 300x300¡Joder! Ya ha pasado un año desde que escuché las seis canciones que conformaban «La Cámara Subjetiva» de la banda madrileña Sector de Agitadas. Una banda que había descubierto en uno de los recopilatorios de Aplasta Tus Gafas de Pasta. Cuando aún sonaba «Crash», la tercera canción, llamé corriendo a uno de los miembros de Sector para conocer qué tenían pensado hacer con esas seis perlas de genialidad. Me dijeron que tenían la ilusión de publicar un vinilo de 10″. Colgué el teléfono, cogí aire y terminé de escuchar las seis canciones. Discos Calabaza había nacido.

Nos reunimos una semana después para hablar de cómo podía participar la Calabaza en este futuro lanzamiento. Allí me encontré con The Soap Club que junto a la propia banda co-editarían el vinilo conmigo. Resultó que tras The Soap Club, otro mini-sello unipersonal, se escondía un viejo conocido de la Malasaña noventera. Todo esta locura empezaba a tener muy buena pinta.

Para que el sello tuviera una coherencia estética acoté sus gustos, ya que los míos personales son excesivamente amplios y muy variados, creando un manifiesto: «La Calabaza surge del pop oscuro, la psicodelia, el noise pop y el shoegazer. Se alimenta de reverb, acople y feedback». Daba así pie a los grupos de teclados oscuros y envolventes, guitarras potentes desde el surf o el garage hasta el noise o el shoegaze. Muchas bandas que sonaban o empezaban a surgir hace un año entraban dentro de este entorno, aparte de Sector de Agitadas, en Madrid sonaban Tigres Leones, Los Ingenieros Alemanes, Cómo Vivir En El Campo, Dolores, Alborotador Gomasio, etc. En Galicia, Fantasmage, Disco las Palmeras! o Sundae y Blacanova en Sevilla.

Durante estos doce meses otros muchas bandas han aparecido, sólo hay que escuchar los recopilatorios «Madrid Está Helado» (2012) de LaFonoteca o el «Galician Bizarre vol. II» (2012), con bandas como Gatopersa, Hielo en Varsovia o Esquimales. Unos grupos que hemos podido ir escuchando en los directos que hemos ido preparando gracias a nuestra colaboración con Triangle Club.

Otros sellos ya existentes o recién nacidos han publicado discos de estas bandas que hicieron que La Calabaza tomara forma. Sellos como Sonido Muchacho o Discos Humeantes.
Pasaron largos meses desde aquella primera reunión con Sector de Agitadas y The Soap Club hasta que el vinilo estuvo realmente en la calle. Desde entonces, la banda lo ha ido presentando en diversas ciudades españolas. La verdad es que, tanto por su personalidad, al estilo de las de indie pop inglesas de sellos como Sarah o K-Records, y por el estilo de sus canciones, lo que habían creado Sector de Agitadas en su cámara subjetiva resulta muy atemporal, es un disco que va a tener vigencia más allá de un tiempo concreto, seguramente sobrevivirá a Discos Calabaza y a la propia banda. Prueba de esta atemporalidad es el hecho de que, por ejemplo, en MondoSonoro (octubre de 2012) dicen «que un trabajo como ‘La cámara subjetiva’ no haya tenido mayor repercusión no deja de ser una más de las anomalías que dominan nuestra escena» o que la crítica del disco haya salido casi nueve meses después en la Rockdelux.

En febrero de 2012 y tras un arduo trabajo de masterización junto a la banda en el estudio de Ramón Moreira se pudo terminar «Efecto Campo» (Discos Calabaza, 2012), el segundo EP del grupo indie/shoegaze Los Ingenieros Alemanes, unas canciones que llevaban un año en un cajón tras la separación de la banda.

Los componentes, ahora miembros de Alborotador Gomasio y de Celica XX, decidieron publicarlo en formato digital y con la idea de que lo publicaríamos en CD en un futuro que nunca llegó. «(por el) Teorema de Gauss», tercer tema del EP, apareció en el vinilo recopilatorio «Madrid Está Helado» de LaFonoteca. Aparece así en el sello como la primera referencia digital.

En junio anunciamos la salida de «CVEEC» el esperadísimo primer disco de Cómo Vivir En El Campo. A diferencia de Sector de agitadas, en este caso no se trataba de un flechazo, sino de algo que venía de atrás, un amor de larga duración que abarcaba sus tres primeros EP autoeditados, conciertos y entrevistas a Pedro Arranz para Aplasta TV. Él ha sido la mente creadora de todo lo que rodea al disco, tanto la portada, como el videoclip de «Amor y Pedagogía». El LP, segunda referencia del sello, es una autentica obra de arte, no se trata de las diez típicas canciones grabadas a toda prisa en una semana en un estudio, sino que ha sido grabado, mezclado y mimado por todos los miembros que durante estos años han formado parte de la banda. Está lleno de detalles y pequeños arreglos que hacen de cada una de las canciones una pequeña joya.

Y ahora, doce meses después, consciente de que no somos muchos los que escuchamos este tipo de sonidos en vinilo, sigo intentando hacer llegar al máximo número posible de personas la obra de estas tres grandísimas bandas que forman parte de una espectacular generación de grupos.

 

En una entrevista reciente aparecida en El País, Pete Seeger decía: «Mi audiencia ideal siguen siendo los niños. Son divertidos y te hacen sentir optimista incluso cuando te invade el pesimismo«. Sea pues bien porque se trata de un público especial, bien por haberse percatado los organizadores de conciertos de que así, facilitando las cosas a los padres, amantes de la música en directo, se aseguran audiencia, o porque existe un interés de acercar rock y pop a los más pequeños, el caso es que lo de organizar eventos musicales dirigidos a los más pequeños es ya práctica extendida.

Hace tiempo que festivales como el Sónar de Barcelona, por ejemplo, incluyen en sus programaciones actuaciones en franja horaria y propuesta dirigida a los críos. La Casa Encendida de Madrid lleva igualmente unas cuantas temporadas en las que ha contado con grupos como Litoral, Mañana, Maga o Lori Meyers, entre otros, para sus conciertos para niños. La galería Ink And Movement (iam) de Madrid también ha sido escenario de las actuaciones de grupos como The Pains Of Being Pure at Heart (EEUU), Dolores, Natalia Lafourcade (México), Doble Pletina o Javiera Mena (Chile). Los madrileños L-Kan, en un pase que completaron hace unas fechas con ese proyecto que llevan en paralelo Belén su cantante y Luis llamado Bla, se hicieron hueco en dicho recinto de exposiciones en junio y la llenaron de globos y pianos de juguete. De esa guisa, y distribuyendo raquetas de tenis y baquetas para improvisados violines, dieron rienda suelta a la desinhibición hormonal de alguna de sus letras. En el Día de la Música, recientemente celebrado en el Matadero de Madrid, una programación especial incluía actuaciones entre otros de The New Raemon, The Cabriolets, Ginferno o Christina Rosenvinge, que había preparado unos «cuentos enchufados» para los más pequeños.

Con cierta solera ya tras varias ediciones, el Menudo Fest también lleva preparando pases de sábado y domingo en el Rock Palace de Madrid presentando sobre las tablas a bandas como Espasmódicos, Los Caballos de Dusseldorf, Fast Food, Sugus, Reverbduo… El estreno tuvo lugar con los conciertos de Juana Chicharro y Vigilante Gitano, metamorfoseados para la ocasión en Cobras Púrpuras. El éxito de los conciertos lo evidencian los llenos absolutos que se registran en cada uno de ellos, congregándose más público a veces que para ver a la banda en cuestión en un bolo normal.

Proxe, cantante de estos últimos, comprobó cómo se tuvo que quedar gente fuera de la sala en el día de su concierto, porque el Rock Palace no daba abasto. Desde entonces los organizadores, con objeto de evitar estas situaciones tan incómodas, ponen a la venta el número exacto de localidades del aforo máximo. Cuando le preguntamos por la experiencia se refiere precisamente a este overbooking: «¿A quién le puede parecer negativo? Si acaso pagamos el pato de ser la prueba… Había demasiada gente y fue un poco de agobio«. Le preguntamos por la razón del cambio de nombre de la banda para actuar delante de los críos, y nos responde que se debió a que probablemente la broma que lleva implícita Vigilante Gitano pudiera no entenderse «entre el público infantil«, cosa que les trae sin cuidado cuando se trata de audiencias de adultos. Eliminaron de sus letras también cualquier alusión a las drogas. Interesados en saber las razones que le llevan a él a llevar a sus hijos a estos conciertos, nos dice que intenta compartir con ellos las «cosas que nos gustan a todos«.

Hemos querido cerrar esta reseña con una entrevista con Dani y Marta, los organizadores del Menudo Fest y a los que ya conocemos de aventuras musicales conjuntas como Webelos y Grupo Sub-1.

¿Como se os ocurre la idea de organizar los conciertos para niños?
Marta: Ser madre ha sido el punto de inicio. Entrar en un nuevo mundo de necesidades infinitas, una oferta cultural muy ñoña y las ganas locas de seguir viendo rock and roll. Ahora por las noches me cuesta más: me levanto temprano para estar con mi hija, y no importa a qué hora me haya ido a la cama el día anterior. Poder hacer y compartir el rock and roll en horario diurno es estupendo, para las dos.

Dani: Siempre que hemos tocado para un público infantil y/o menor de edad ha sido muy divertido y nos lo hemos pasado muy bien tanto nosotros como el público. La idea de lanzarnos a esta aventura es de Marta, y cuando lo propuso acepté con los ojos cerrados.

¿Cuál es la idea principal, llevar los niños al rock, el rock a los niños? ¿Que vaya toda la familia junta?
D: La idea es que vaya toda la familia junta, por supuesto. Y no solo la familia, también grupos de amigos. Los grupos que programamos en Menudo Fest son los mismos grupos que por la noche tocan en el mismo sitio para adultos, son por tanto grupos que gustan a los adultos; no son los típicos grupos para niños diseñados en un laboratorio de marketing. Los conciertos están adaptados para los niños lógicamente (se toca a menos volumen y a veces se cambian las letras, pero poco más), pero son conciertos de r ‘n’ r que gustan a los adultos. Así que los adultos pueden disfrutar de estos conciertos tanto o más que los niños. No es el típico espectáculo en el que el adulto se aburre y solo disfruta el niño. No es para nada ese tipo de evento ñoño e infantiloide. La idea es que los niños puedan ver a un grupo de r ‘n’ r de verdad, no una versión excesivamente edulcorada y poco realista. Y que disfruten tanto padres como hijos. Es un evento para todos los públicos, no un “concierto para niños”.

M: la idea es compartir. Porque adaptamos los conciertos para agradar a grandes y pequeños. Hacemos actividades entre grupo y grupo para acercarnos más a los instrumentos, conocer distintos ritmos musicales y hacer de estrella del rock en el escenario. A los padres nos encanta que nuestros hijos vean a los grupos que nos gustan a nosotros y a ellos les encanta, sobre todo, tocar la batería.

¿Os planteáis llevar los conciertos a colegios o centros infantiles?
M: Es complicado llevar las necesidades técnicas de un concierto en directo a un colegio, se disparan los presupuestos. No es imposible, pero estando como están las cosas, por ahora cuando se ha planteado se ha tenido que desechar. El Menudo Fest necesita estar en un sitio preparado para el rock and roll.

¿Tenéis algún tipo de criterio estilístico a la hora de seleccionar los grupos?
M: Estamos en fase beta, probando qué es lo que mejor funciona. Y creemos que los grupos de punk rock, rock and roll, garage, surf, rockabilly, tienen un largo recorrido. Son muy asequibles para todos y sobre todo muy divertidos. Nuestro criterio se basa más en pensar en que los grupos tengan un poco de coherencia melódica y que encuentren un punto de comunicación con los más pequeños.

D: Por ahora el criterio es que sean grupos divertidos y que puedan gustar a los niños. Grupos de r ‘n’ r, principalmente. Hemos tenido grupos de power pop, de punk, de surf, de garage… y tenemos previsto tocar otros estilos. Como dice Marta, estamos probando…

¿Alguna anécdota que recordéis en especial con algún grupo?
D: Pues anécdotas hay muchas, a pesar de nuestra corta andadura. Cuando los niños se convierten en los protagonistas e “invaden” el escenario ya te puedes imaginar lo que pasa… Además cada grupo que toca llega con sus ideas y todos aportan cosas nuevas y suceden cosas como que ves a todos los niños bailando el limbo o tocando el pito… por no hablar de las “estrellas” que se suben a cantar karaoke. Una de las cosas que más llama la atención es cuando los músicos traen a tocar a sus propios hijos. Gran parte de los grupos que traemos tienen hijos y a algunos ya les pica el gusanillos de la música. El hijo del bajista de New Demolators se subió a tocar un tema al bajo, el hijo pequeño de Reverbduo se preparó una canción con cuatro amiguetes suyos del colegio y subieron a cantarla, la hija del batería de Sugus demostró que toca la guitarra mucho mejor que los dos guitarristas del grupo y que hace unos punteos de flipar…

M: Sí, nos encanta cuando los grupos llevan a sus críos a tocar y se preparan una canción. Fue impresionante ver a la hija de Luis de Sugus tocando la guitarra. Y ver a los chavales dando brincos maquillados como el gato de Kiss…

Dani y Marta al despedirse nos confiesan que el festival tiene cuerda para rato. El curso pasado acabaron con la actuación que dieron el día 7 y 8 de julio Lukas y Mallory Knox. La nueva etapa comienza con el concierto que darán TurboEsqueletos, grupo formado a la sazón para este evento y que presentan disco, junto a Teacher Teacher. Eso sí, esta vez en 40 Café el mediodía del 7 de octubre. Hagan cola que vuelve la diversión.

Sindicalistas es uno de esos colectivos formado por gente inquieta que no para de hacer cosas relacionadas con la música desde su gestación allá por el 2008. Compuesto por Manuel Moreno (Bang!, Gramaciones Grabofónicas, Discos Walden), Adolfo Párraga (batería de Juanita y los Feos, al frente de Cuervo Estudio), Roberto Salas (promotor artístico independiente en la galería de arte itinerante Fast Gallery), y el pintor José Díaz, en estos cuatro años de actividad tan pronto han convertido en estrellas del rock por un día a los niños en el Festival Centrèmatic de Mallorca, como han montado un festival online de descargas gratuitas que contó con los trabajos de más de cuarenta bandas, entre las cuales se encontraban tres de las cuatro de nuestro disco «Espectros» (2012): Arponera, Viva Ben-Hur y Villarroel. Todas estas actividades vienen orquestadas bajo el apelativo de Autoplacer, proyecto mediante el cual pretenden promover la música autoeditada, independiente o marginal, así como a los grupos y sellos pequeños que consideran merecen mayor repercusión.

El año pasado pusieron en marcha, amparados por el Centro de Arte 2 de Mayo de Móstoles, la primera edición de un interesante concurso de maquetas que sirvió, entre otras cosas, para dar a conocer a Lorena Álvarez y Su Banda Municipal, ganadores del mismo. Como colofón, una fiesta en la terraza del CA2M junto a los irlandeses No Monster Club, Juanita y Los Feos y Dolores.

Este año, afortunadamente, se repite la fórmula. Y desde aquí, no puedo sino animar a los grupos a que participen enviando sus maquetas. En juego, una actuación remunerada en la fiesta Autoplacer que tendrá lugar el jueves 28 de junio en el CA2M junto a otras tres bandas seleccionadas por la propia organización, la edición de un single y cobertura especial por parte de RNE3. Nos comentan que a los primeros asistentes al evento se les obsequiará con un single conformado por canciones de las bandas participantes en la fiesta del año anterior, con lo que con ello se redondea más aún el atractivo del evento.

A título personal, decir que es todo un honor haber sido seleccionado como miembro del jurado junto a nombres con tanta solera como los de Julio Ruiz o Joan Vich.

Para conocer todos los detalles del concurso, sus bases y forma de inscribirse (¡tenéis hasta el 3 de junio!), tan sólo pinchar en el cartel de abajo, obra de Luis Vassallo para la ocasión.