Etiqueta: diana aller

1 – Los Sencillos, el grupo del ilustre Miqui Puig, se llamó antes Aullidos en el Garaje.

2 – Rafa Gutiérrez, guitarra de Hombres G (y también de Plástico) es hermano de Felipe Gutiérrez, integrante de Tequila (además son igualitos).

3 – El hoy reconocidísimo cocinero Sergi Arola, perteneció al grupo Los Canguros, y de vez en cuando ejerce como DJ en eventos y fiestas de guardar.

4 – Los gallegos Aerolíneas Federales (uno de los grupos favoritos de Los Nikis por aquella época) editaron una canción que se llamaba “Soy una punk”, en la que la letra narraba: “(…) Asusto a las viejas, y me pinto de azul, yo, yo, yo hago lo que quiero porque soy una punk…”. Los Nikis, desde Algete, replicaron en “Mi chica se ha ido a Katmandú”: «Ella era una chica muy punk con el pelo teñido de azul, pero ahora se ha ido Katmandú. Con unos hippis se fué al Himalaya hace ya un mes, no la he vuelto a ver. Desde entonces mi cabeza me falla, yo no sé, yo no sé que me vá a suceder. Porque mi chica se ha ido a Katmandú, uh. Mi chica se ha ido a Katmandú. Me parece que no volveré a verla más». Y, José Luis Moro, o lo que es lo mismo Un Pingüino En Mi Ascensor, ideó algo después el fin de esta historia en su fabulosa tonadilla «Moda y meditación»: «Después de cuatro años por fin Emilio está contento, su chica volvió de Katmandú y le pidió perdón…» (Supuestamente, se refiere a Emilio Sancho, voz de Los Nikis).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5 – De la misma forma, las -generalmente sobreenaltecidas- Vainica Doble, tenían una canción muy bonita, que se llamaba “Cartas de amor”. En ella contaban cómo alguien enviaba cartas de amor imaginarias, sin destino… Años después, el injustamente defenestrado grupo La Monja Enana escribió la canción del destinatario de esas cartas; una tonadilla que decía: “Cartas de amor en mi buzón, cartas de amor sin dirección, nunca sabré quién las mandó, debe tratarse de un error…”. Una historia de amor imposible e intergeneracional.

 

 

 

 

 

 

 

 

6 -Pedro San Martín, Javi Sánchez, Raúl Sebastián y Mikel Aguirre, se interesaron por Irantzu Valencia, en un principio por ser la hermana de Nacho Valencia (uno de los dos Nachos de La Dama Se Esconde). Enseguida conectaron en lo musical y nació La Buena Vida, con una voz más que característica y áspera: la de la propia Irantzu.

Tengo muchas amigas, leo prensa femenina y pertenezco a varias redes sociales de chicas. No se trata de redes como Facebook, sino de intangibles asociaciones neurofísicas de comunión y confidencias de mujeres. Esa comunicación extrasensorial conocida como intuición. No sólo porque socialmente esté concebido así, sino por mera afición, casi todo nuestro universo (me refiero al de las chicas) versa sobre varones y seducción. A veces, de forma muy tangencial, a veces no a simple vista… Pero hasta las lesbianas tenemos, -perdón, tienen- interiorizadísima la preocupación de agradar y atraer al sexo opuesto. Con el fin de evitar pequeños desastres y ayudar a los perdidísimos varones de nuestro tiempo, me he decidido a escribir esta pequeña guía musical de seducción, para los chicos a los que pueda interesar.

Verán amigos, no somos tan diferentes. En las relaciones personales, como en las normas de educación, basta pensar qué le gusta a usted, para averiguar qué le gustaría a su interlocutora y futura amante. Supongamos que si usted está leyendo en este site, es porque tiene un determinado interés en temas musicales. Supongamos también que le gustan las muchachitas de parecidas filias artístico-sonoras. Esto no lo supongo yo, sino la biología, que se ocupa de buscar a nuestros iguales y hacer que sintamos atracción.

Sabiendo esto, ya tiene mucho recorrido, así que, aquí van los diez consejos musicales para seducir a una mujer:

1 – El lugar perfecto para ligar es un local con música. Nada de parques ni oficinas. Si hay música de fondo al conocerse, habrá música de fondo en la relación.

2 – En una primera cita a solas, caben con ustedes dos, los Charlatans, Family, Buddy Holly… Pero no le recomiendo Rage Against The Machine, Foo Fighters o Barón Rojo. Se trata de algo ambiental, pero sin llegar a ser raruno. Por ejemplo, Hidrogenesse, por mucho que le gusten, ofrecerán una imagen psicótica de usted.

3 – Quedar con una chica que le gusta, para ir a un concierto es algo acertadísimo: No es necesario hablar, puede haber un excelente cortejo de juego de miradas y a medida que avanza, ustedes van bebiendo y el directo asentándose, se irán desinhibiendo para besarse, enrollarse y abrazarse. Por supuesto no me estoy refiriendo a Shakira o Bisbal en el Palacio de los Deportes… seguro que usted ya me ha entendido.

4 – De cara a una chica está bien mantener cierto estatus de buen gusto. Es más que aceptable admitir que le gusta Nirvana o que de vez en cuando escucha Christian Death… Pero que quede ahí la cosa; no vaya de rarito, atormentado y oscuro. De ahí a la psicopatía no hay nada.

5 – Tenga preparada para el primer coito una lista de canciones de Spotify, una recopilación en CD, o en el soporte que considere preciso. Aquí ya se debería permitir un in crescendo de intensidad. Perfecto comenzar con Police, Joy Division, y luego ir animando con Breeders, Wilco, The Byrds… Póngase un tope, un máximo de bits por segundo: LCD Soundsystem o Hot Chip, por ejemplo. Pasar de ahí o poner música en castellano, “sacaría” a su compañera del trance sexual. Un consejo: envíe/regale la recopilación al día siguiente a la chica: le parecerá un detallazo y deseará repetir.

6 – Si usted es uno de esos raros muchachos que toca en un grupo, no atosigue a sus posibles ligues hablándoles de sus faenas musicales. Piense que una mujer es como usted, pero en chica. Es más probable que quiera follárselo si obvia el tema de que se dedica a la música. Déjela que lubrique al verle en el escenario… y fuera de él, no le dé importancia a su carrera musical (aunque sea lo único que le interesa en la vida). Coleccionar groupies no es tan fácil como parece. Se interesarán por usted las que no quiere y las que le gustan, pasarán… Observe cómo lo hace un experto como Jota de Los Planetas: Ofrece un discurso de perdedor, necesitado de cariño y fuerza, y todas desean acudir a rescatarlo, aunque no esté bueno, aunque sea mayor… es Jota, que hace canciones preciosas y jamás alardearía de ello. Ahí está el secreto.

7 – Haga de las nuevas tecnologías su mejor aliado. Envíe una canción lo suficientemente explícita por Whatsapp a la chica de sus sueños. Sin palabras. Sólo la canción. Cuídese de no enviar “Déjame” de Los Secretos, ni joyitas tristes por el estilo. Que sean auténticos cantos al amor futurible. Algo como «I think I’m in love» de Spiritualized remixado por los Chemical, o “Ráfagas” de Los Bólidos.

8 – Por supuesto tenga tacto. Cuide los detalles tal y como hacemos las mujeres. Tanto olores corporales y medidas básicas de higiene, como tratar de agradar a su posible pareja. Párese a pensar qué le gusta a ella, porque si la chica es muy del noise, por poner un ejemplo, no valorará su invitación al Sónar… O lo que es lo mismo: no todas las mujeres somos iguales. Este concepto tan básico, a veces da pereza asimilarlo, pero es condición sine qua non para seducir a una mujer: ella es única.

9 – La pareja ideal para una mujer sería otra mujer, con cuerpo de tío hetero, arreglado como un gay. Es decir, un imposible. Sin embargo, puede aprender de las rock stars. Se puede tener sensibilidad y ser irresistiblemente viril arreglándose un poco. Enfréntese a su armario cada mañana como si fuera a dar un concierto. Con esa premisa, acertará en sus estilismos.

10 – Déjese llevar por la música. Sabrá si una mujer merece la pena, o si le gusta de verdad, si una bella melodía le recuerda a ella, si son capaces de emocionarse con la misma canción o si, de forma extrañamente milagrosa sabe que está enamorado al escuchar unos acordes perfectos en su corazón.