Etiqueta: autoplacer

El Madrid Popfest, una cita ya habitual en la capital, llega a su fin tras cinco ediciones. Lo que surgió como el sueño de unos amantes de la música, echa el telón, pero ni mucho menos por los malos resultados cosechados o por falta de ilusión, sino como fin de ciclo en la cumbre, un poco al estilo de Sarah Records y la mitomanía y malditismo que tanto atrae a todo apasionado por la música indie pop que se precie.

Entre sus filas, muchas caras conocidas, Óscar, de Discos de Kirlian, Ignacio, de Discos Garibaldi, Marco, de Alborotador Gomasio, Dani, de Aplasta Tus Gafas de Pasta y Puzzles y Dragones, Cris, de Sundae, Jorge y Eva, habituales asistentes de conciertos cámara en ristre… otros miembros cuyas caras también nos suenan a fuerza de verlos edición tras edición, y siempre en el puesto de merchandising los miembros oficiosos María y Hoffa de Calabaza Discos y Celica XX. Y es que el Madrid Popfest no dejaba de ser eso: un punto de reunión de amigos, una cita anual que homenajeaba al indie pop, el DIY y el amateurismo.

Un encuentro que nos ha dejado multitud de buenos detalles, de confraternización, en estos cinco años, y cuya última edición pensamos disfrutar a lo grande, tanto desde nuestro puesto de venta como a pie de escenario. Encima, para colmo, este año pincha nuestro compañero de LaFonoteca BCN… Desde aquí, un agradecimiento a estos abnegados melómanos, a los cuales entrevistamos.

Madrid Popfest
Organización inicial del Madrid Popfest

Entonces se acaba el Popfest en Madrid, ¿por qué?
Sentimos que hemos acabado un ciclo tras estos cinco años. Iniciamos esto con el objetivo de tener un festival en Madrid con esos grupos que era prácticamente imposible ver porque no entraban en los grandes festivales o nadie se arriesgaba a traerlos, que incluyera grupos de aquí que nos emocionan. Y eso llevarlo adelante sin patrocinadores, en una sala con buen sonido, dimensiones medianas, sin ánimo de lucro y partiendo de cero. Tras estos cinco años pensamos que hemos conseguido el festival que soñamos en aquel principio, y sencillamente preferimos dejarlo aquí y en este momento, en el que por parte de la organización aportamos lo mejor de cada uno. Quizá es mejor parar, con la ilusión y las ganas en todo lo alto.

¿Cuál es el balance de estos cinco años?
Cuando empezamos años atrás a través de ideas sueltas en el foro People Like Us, que aportábamos gente que no nos conocíamos de nada, difícilmente pensamos que el Popfest tendría cinco ediciones. Nos ha hecho mucha ilusión ver cómo el festival se convertía en el punto de encuentro musical anual de amigos que no se ven a lo largo del año, las ganas de muchos grupos que nos han enviado sus propuestas queriendo participar, cómo grupos dicen «SÍ, queremos estar ahí», sin importarles el que no podamos llegar al caché al que están acostumbrados con otro tipo de promotores o festivales… Y todo esto aprendiendo mientras íbamos andando el camino, porque desde fuera tienes una idea de cómo puede hacerse, pero hasta que no estás dentro no te das con la realidad. Y claro, también ha habido de eso, ver cómo no se termina de entender el que no tengamos patrocinadores, el que no podamos tener cachés normales, el que no haya acreditaciones, el nombre Popfest… Increíble la sensación de comprobar que si se quiere, se puede, no hacer un festival sino mantenerlo. Y habernos podido dar a conocer y que gente de la ciudad, de otra ciudades, otros países e incluso continentes hayan querido estar. Y haber podido traer grupos que actuaban por primera vez en España, grupos nacionales que nos emocionan, reuniones tras muchos años sin tocar…. Un sueño.

Sabemos que en la organización ha ido entrando y saliendo gente, y que sois un grupo nutrido… ¿Pero qué momentos destacaríais?
Desde el principio hemos sido un grupo numeroso y cada festival implica muchos meses de curro de organización y tareas e infinidad de emails por detrás. Algunas veces miembros de la organización lo han dejado por no poder dedicarle el tiempo suficiente, o porque sencillamente han decidido que era mejor parar por un motivo u otro, quizá algo que todos y todas los que estamos hemos pensado en algún momento. No destacaríamos ningún momento especialmente, quizá los primeros años en que en la organización estábamos cerca de quince personas decidiendo todo a través de debate y votaciones y miles de emails. Actualmente estamos diez. Todas las personas que han estado han aportado un punto de vista diferente y necesario.

¿Habéis tenido algún sinsabor?
Quizá cuando te encuentras a alguien que juzga el festival sin conocerlo y sin conocernos, pero hace ilusión cuando al indagar un poco más o participar en él, la opinión de ese alguien cambia completamente y así nos lo han hecho llegar. También nos da pena no haber podido tener en el cartel a grupos que nos gustan y que nos han mostrado su interés en participar en alguna o varias ediciones, debido al hecho de querer tener todas las propuestas representadas o al número limitado de huecos en cada edición.

1507920_10202638754303508_875778144_ncc
Fanzines Madrid Popfest

¿Cómo encajaríais que otra gente tomara el relevo de la «marca» Popfest en Madrid?
El Popfest no nos pertenece a las personas que estamos ahora en la organización, por supuesto. En nuestros comienzos decidimos hacer aquí lo que ya se estaba haciendo en otros lugares del mundo siguiendo sus principios de total independencia y DIY; y tras estos cinco años los que estamos hemos decidido no hacer más Madrid Popfests en el futuro y dejarlo aquí. Cualquiera que se sienta con ganas e ilusión puede retomarlo con su idea de Madrid Popfest, pero nos gustaría que se respetaran las ideas fundamentales de autonomía, independencia, altruismo y falta de ánimo de lucro que caracterizan a los Popfests. Por supuesto que sería el Madrid Popfest, pero no el conocido hasta ahora. Ni mejor ni peor, sino un Madrid Popfest nuevo y diferente y de acuerdo a las preferencias de las personas que estuvieran detrás.

¿Qué os parece el surgimiento de otros Popfest en Zaragoza y Santiago (de Chile) inspirados en vosotros?
Hace mucha ilusión, porque surgen en base a vivir el nuestro de cerca y de sentir la cercanía entre organizadores, público, grupos, y han decidido querer reproducirlo en otros lugares ya no sólo siguiendo el modelo general Popfest, que también, sino teniendo el nuestro como referente. Realmente muy ilusionante y desearles a todos lo mejor para el futuro.

¿Cómo veis la oferta de conciertos en Madrid? ¿No pensáis que llenabais un hueco necesario?
Es muy destacable y positivo que prácticamente cada día o fin de semana haya múltiples propuestas, que grupos que emergen toquen una y otra vez, y que haya colectivos varios como vosotros, Madrid Radical, Autoplacer, La Resistencia DC, etc que lo hagan posible a pesar de los cada ver mayores impedimentos y dificultades como escasez de salas, IVA cultural, restricción de horarios… Nosotros hemos intentado ser uno más, intentando aglutinar a los grupos que nos emocionan de aquí o de fuera durante tres días; quizá no hay otra propuesta de festival en Madrid con grupos nacionales e internacionales de pequeño formato como el nuestro, eso es verdad. Queda también hueco para propuestas de conciertos internacionales pequeños, hueco que antes llenaba Pacific Street.

A lo largo de estos años el abanico estilístico del Popfest ha ido dando cabida a otras propuestas que, por sonido, inicialmente no cuadraban, sobre todo en el apartado nacional. ¿A qué ha sido debido?
Creemos que es coincidencia, los grupos se eligen tras votación entre quienes estamos en la organización, y quizá grupos que han estado en los últimos años nos hubiera gustado que estuvieran en ediciones previas pero no fue posible. O también ocurre que no tenemos huecos suficientes para todos los que nos gustan y no pueden estar en una edición pero se intenta en la siguiente. O que se dan situaciones especiales que hacen que un grupo que consideramos imposible pueda estar en una edición determinada en el festival. En cada edición hemos intentado que todos los estilos estuvieran representados, esperamos haberlo conseguido.

¿Algún sueño irrealizable en esta andadura?
Respecto a la idea conjunta de festival, lo que hemos conseguido ha sido un sueño que hemos visto convertirse en realidad. No hemos conseguido tener algún grupo que por motivos de fechas en ocasiones o por no poder alcanzar sus condiciones ha sido imposible, muchas veces eran quimeras pero no hemos querido dejar de intentarlo. En los casos en que veíamos que había puerta abierta para años siguientes lo hemos vuelto a intentar. Seguramente ese grupo, nacional o internacional que alguna vez habéis pensado, «jo, ya podían traer a este grupo al Popfest», sea uno de ellos.

Por último, ¿qué os movía a hacer esto y cómo afrontáis esta última edición?
Nos movían y nos mueven las ganas e ilusión desde el minuto uno. Esta edición es muy especial porque es la última y los sentimientos estarán a flor de piel, porque tendremos grupos en el cartel que nos emocionan, incluyendo grupos con enormes ganas de tocar aquí venidos de otros continentes, por todas las amigas y todos los amigos que estarán esta última vez… Desde aquí y hasta que quitemos la banderola del Popfest del escenario de Clamores tras la pinchada del sábado, seguiremos esforzándonos con la misma ilusión para que todo salga lo mejor posible, como intentamos hacer en cada edición y que la gente que compra su abono sea lo más feliz posible de nuevo en estos tres días de música. Queremos aprovechar esta entrevista para dar las gracias una vez más al público del festival por estar ahí apoyando año tras año y en las fiestas preliminares, a los colectivos que nos hacéis un hueco en vuestras plataformas o habéis compartido algo del Madrid Popfest en algún momento, a los grupos y DJ’s participantes de las fiestas de presentación y de estas cinco ediciones, a los grupos que han aportado lo mejor de ellos mismos para que cada año tuviéramos la mejor sintonía, y a todas y todos los que en algún momento habéis sentido el festival como vuestro también: GRACIAS.

Madrid Popfest

Valle ElectricoValle Eléctrico nace hace un par de años al abrigo de la plataforma On Clash con el objetivo de difundir los nuevos conceptos sonoros electrónicos que se están fraguando tanto fuera como dentro de nuestro país. Con el foco orientado a Madrid, aunque no de manera excluyente, y con el sintetizador como seña de identidad, dentro de su actividad han programado conciertos con cierta regularidad, habiendo hecho una incursión en Gijón con uno de sus grupos estrella dentro de esta filosofía: HUIAS.

Aprovechando la conexión que mantienen con las bandas, en junio del año pasado lanzaron como celebración de primer aniversario una primera edición discográfica en forma de 7″ compartido por los daneses Battlekat, a quienes habían programado, y un combo de cinco formaciones madrileñas a modo de reto creativo colectivo: Cross Echeyde, Daniel Van Lion, Hundir La Flota, Narcoléptica y Peakmood.

Ahora nos presentan el proyecto «Synthzine», con el cual pretenden mostrar su forma personal de entender la cultura musical. Valle Eléctrico son Diego Sánchez (producción escénica y técnico de iluminación), Yeray Dorta (director artístico y RRSS) y Tito Ruano (programador, responsable de comunicación y producción). Hablamos con Tito sobre el presente y el futuro del proyecto, con el cual giran por primera vez. Dicen estar nerviosos e ilusionados.

Desde hace un tiempo venís organizando conciertos, ¿qué criterio empleáis a la hora de programar?
Cuando comenzamos nos pusimos un doble camino en nuestra programación: apostar por artistas noveles internacionales, avalados por la prensa especializada, y apoyar a nuevos talentos de la escena nacional, y en particular de Madrid. Para nosotros es muy importante mimar las formaciones que nacen en la capital porque creemos que este tipo de acciones permiten generar puntos de encuentro y asentar una escena. Veíamos necesario un formato más flexible en cuanto a géneros, pero que se entendiese como marca cultural; ser un escaparate real y que nuestro público viese en nosotros una referencia. Si vienen por ver un grupo determinado, que descubran dos más, cimentar un lugar en el que no fuesen importantes los nombres, sino la calidad artística y que la gente entienda qué música amamos y abanderamos.

Como grandes conocedores de la escena más electrónica nacional e internacional, ¿qué falta aquí para que esta trascienda? ¿Hay nivel suficiente?
Es innegable que hay nivel, quizá no hay tantas formaciones que puedan ser proyectadas fuera, pero sí hay suficientes propuestas artísticas para que España fuese más relevante a nivel internacional. Creo que el problema ha sido más de infraestructuras y plataformas que generen esa confianza. En mi humilde opinión, creo que no hemos creado los mecanismos adecuados para afianzar núcleos de difusión. Al mismo tiempo, somos optimistas, y creemos que esto sí que está cambiando, aunque sea a un ritmo demasiado lento.

Nos podéis contar sobre el proyecto «Synthzine»? ¿Cómo surge? ¿Cómo ha sido el proceso creativo?
«Synthzine» surgió a raíz de la invitación de Autoplacer Sindicalistas a participar en la pasada edición de su festival. Yeray quiso que invirtiésemos el proceso de creación, pues esta vez no éramos nosotros los programadores. Quería que la imagen del universo de Valle Eléctrico condicionase la parte musical. Esto era la idea primigenia, pero de ahí, quisimos dar un paso más y él mismo se encargó de comisionar diecisiete artistas visuales para que describiesen con sus herramientas qué entendían por Valle Eléctrico. Este material lo recogimos en el fanzine «Synthzine». Como queríamos que la música viniese determinada por el arte, pedimos a formaciones musicales que, sin conocer a los autores, elaborasen temas nuevos para crear historias de las obras gráficas.

¿Va a gozar de continuidad? ¿Qué tal ha sido la acogida?
La respuesta está siendo increíble. El trabajo ha sido muy duro pero está siendo muy gratificante ver que todos los artistas implicados están encantadísimos con el resultado. Para nosotros eso es lo más importante. Pero además los medios han recibido muy bien la propuesta. Nos estamos planteando hacer un segundo volumen, porque creemos que esta comunión músico-visual es una buena manera de difundir nuevas ideas culturales, pero no queremos descuidar nuestra actividad principal.

A través de «Synthzine» dais a conocer a un montón de propuestas actuales -y no tan actuales, ahí está un clásico de la electrónica oscura como Aldo Linares– de diferentes puntos de la geografía española. ¿Cómo ha sido el proceso de selección y creación?
Invitamos a varios artistas nacionales con los que habíamos colaborado el segundo año de vida de Valle Eléctrico y a otras bandas cuyo trabajo nos encanta pero con las que hasta la fecha no habíamos podido trabajar. Cuando hacemos Valle Eléctrico, estamos condicionados por el equilibrio de cada cartel y muchas veces no podemos apoyar a grupos que realmente nos gustan. El proceso de grabación ha sido realizado por cada artista de manera independiente. Dimos una serie de pautas mínimas, pero queríamos que igual que los artistas visuales habían tenido total libertad, los grupos gozasen de las mismas oportunidades. El cassette que editamos ha sido grabado gracias a la gran ayuda de Rubén Izquierdo de Shook Down. Se ha convertido en un muy buen amigo, y desde el principio se ofreció a respaldarnos en este proyecto.

Centrándonos en el aspecto gráfico, ¿cómo ha sido la selección de autores? ¿Y la correlación entre ilustradores y músicos?
La correlación ha sido libre: los grupos han escogido las piezas sin conocer a sus autores. Grupos y artistas gráficos no sabían que participan ni qué piezas eran escogidas, salvo alguna excepción, porque antes de este proceso ya eran amigos. Esto es probablemente lo que más nos gusta del proyecto, la creación sin ataduras con un único enlace: el sintetizador. En el fanzine, se puede ver qué ilustraciones han inspirado a los músicos, para que el lector/oyente pueda reproducir este ejercicio de creación.

Contadnos un poco sobre las bandas actuales de las que os hacéis eco.
Queríamos que fuera un trabajo plural, romper con la idea de concepto de synth pop como género predominante y equilibrar a artistas muy desconocidos con otros que no lo son. GANZ, C.I.A.N.U.R.O., HUIAS, ROLE, Skygaze, MaoMaoMao, Salvatore Rosso e YDVST son formaciones con las que nos sentimos muy orgullosos de haber podido trabajar, incluso algunos son amigos cercanos, y queríamos que contribuyesen. A continuación seleccionamos proyectos con los que llevábamos mucho tiempo queriendo colaborar, como Naica, Karen Koltrane, Màquina Total, Nueva Internacional, Beatlove y Fernando Lagreca, gran amigo de On Clash. Finalmente hemos incluido propuestas que hemos descubierto recientemente como Esponja, Cumbres Carrascosa y (Pila). Por último, escogimos a Aldo Linares como una propuesta conocida y multidisciplinar, implicado siempre en proyectos poco convencionales.

Habéis editado en vinilo (contadnos un poco sobre esto para no meter la pata), y ahora con este proyecto en cassette. ¿Qué pensáis de los formatos analógicos? ¿Por qué no os habéis lanzado a editar también «Synthzine» en vinilo?
Cuando cumplimos el primer año en Valle Eléctrico, para nosotros nos parecía un sueño. No sabíamos si iba a calar el proyecto, así que nos dijimos que queríamos algo “para poder mostrar a nuestros nietos”. Escogimos el 7” porque nos parece un formato icónico en un momento en que el single está pensado para ser una máquina de ventas en iTtunes. Con el «Synthzine», creemos que el cassette es el formato más coherente para representarlo: Sencillo y DIY, responde a un consumo diferente. Nos gusta lo analógico, más que por el hecho del auge de estos formatos, sino por “reventarlos” en un sentido positivo, para transformarlos en piezas de comunicación. No queremos ser un sello al uso, sino crear piezas que permitan ver que la cultura, puede ser consumida de manera distinta. En Valle Eléctrico, somos muy románticos e idealistas.

Para presentar el cassette se ha preparado una gira de conciertos, las Synthzine Parties en Madrid, Barcelona y Bilbao. Permanezcan atentos, la primera de ellas, este mismo sábado en el Café La Palma.

Synthzine Parties

Café Molar
Fotografía de Ceci Quet

Tras la celebración del pasado Día de las Tiendas de Discos en el Café Molar, y fruto de la buena relación que iniciamos eligiendo este espacio para desarrollar una serie de actividades, a su finalización ambas partes concluimos en lo beneficioso de una asociación que permitiera abrir el abanico de sellos y estilos actualmente representados en el rincón de vinilos del establecimiento.

Así, en las cubetas de discos pronto se podrán advertir la incorporación de nuestra mano de los siguiente sellos:

Acuarela / Afeite al Perro / Alehop / Aloud / Austrohúngaro / Autoplacer / Bankrobber / B-Core / Blondes Must Die / Boston Pizza / Bowery / Burka for Everybody / Calabaza / Caleiah / Canadá / Chingaste la Confianza! / Delia / Discos Garibaldi / Discos de Paseo / Discos Humeantes / Discos Regresivos / Discos Walden / Domestica / El Genio Equivocado / El Volcán / Elefant / Everlasting / Fikasound / Föehn / Ghost Highway / Gramaciones Grabofónicas / Gran Derby / Gssh! Gssh! / HAO! / Hillside Stranger / Jabalina / La Agonia de Vivir / Limbo Starr / Lovemonk / Maravillosos Ruidos / Monasterio de Cultura / Munster / Musagre / Mushroom Pillow / For Noise’s Sake / Nueva Monarquía / Origami / Rumble / Sello Salvaje / Sólo Para Punks / Sonido Muchacho / Subterfuge / Sunny Day / Yo-Yo

Esperamos que pronto sean muchos más y así convertir este agradable y acogedor espacio en uno de los puntos de encuentro para los amantes de la música y de la música española en particular.

El mes pasado tuve el honor de pertenecer al jurado del II Concurso de Maquetas Autoplacer, un certamen que contó con la participación de setenta y pico grupos de distinto pelaje y procedencia. De entre todos los participantes los organizadores nos pasaron un filtro de quince finalistas, de entre los cuales se erigieron como ganadores por su regularidad en votos obtenidos los coruñeses Mano de Obra. Tecno-pop desabrido e incómodo deudor de grupos como Esplendor Geométrico, Aviador DroAñade este contenido y coetáneos a sus vecinos Fasenuova.

Mano de Obra eran, para un servidor, dignos candidatos al título. Sin embargo, tres fueron las propuestas que me arrebataron. Aunque he de reconocer que no eran del todo desconocidas para mí, sí que me sorprendieron gratamente y sin duda darán que hablar de manera inminente, si es que no lo están haciendo ya.

 

Hielo en Varsovia son Ki (un tipo extraído de La Movida a lo Rafa Balmaseda), Buddy (un tipo sacado de un mundo más feliz con drones y sitares) y Bea (una tipa sacada de un garage de Seattle); o lo que es lo mismo, una amalgama sonora ante la cual es verdaderamente difícil permanecer impasible. Tuvimos la oportunidad de organizarles un concierto (junto a Franc3s y Trajano!) y desde hace tiempo les seguimos la pista como una de las bandas emergentes madrileñas que mayores sorpresas nos pueden deparar. Por ahora tienen una maqueta que es un post todo, trece cortes intensos y desquiciados que harán las delicias de los buscadores de nuevas experiencias.


 
 

 
Futuro son Cólin y Laynez, a quien ya conocerán por su descacharrante grupo Regiones Devastadas. Amantes de los 80, del italo raro y del synth pop -de hecho el segundo es uno de los cabecillas del Nuevo Anochecer, una noche en Madrid con querencia hacia estos sonidos en la cual también me hallo involucrado (ejem). Futuro pone el punto de mira en el pasado para vislumbrar un futuro distópico mientras nos incitan al baile y el hedonismo.

Aún no han debutado en directo, pero raro sería que en unos meses los mentideros indiesno nos bombardeasen con ello y entonces no nos quedará más remedio que decir aquello tan manido de «ya se lo avisamos».

 

 
Por último, Calma en los Mercados, el enésimo proyecto del inquieto Raúl Querido, concebido como un colectivo abierto de corte contestatario cuya intención es la crítica social y económica a golpe de sinte. Destaca sobre anteriores proyectos la cabida de inquietantes pasajes sonoros instrumentales en los que dar pie al spoken word o simplemente a la reflexión entre cortes de mayor calado político. Un genuino banco de pruebas al que se irán sumando poco a poco otros inconformistas de la escena. Una revisión de la canción protesta y los colectivos de los 70 adaptada a tiempos modernos necesitados de un mismo mensaje.

Sindicalistas es uno de esos colectivos formado por gente inquieta que no para de hacer cosas relacionadas con la música desde su gestación allá por el 2008. Compuesto por Manuel Moreno (Bang!, Gramaciones Grabofónicas, Discos Walden), Adolfo Párraga (batería de Juanita y los Feos, al frente de Cuervo Estudio), Roberto Salas (promotor artístico independiente en la galería de arte itinerante Fast Gallery), y el pintor José Díaz, en estos cuatro años de actividad tan pronto han convertido en estrellas del rock por un día a los niños en el Festival Centrèmatic de Mallorca, como han montado un festival online de descargas gratuitas que contó con los trabajos de más de cuarenta bandas, entre las cuales se encontraban tres de las cuatro de nuestro disco «Espectros» (2012): Arponera, Viva Ben-Hur y Villarroel. Todas estas actividades vienen orquestadas bajo el apelativo de Autoplacer, proyecto mediante el cual pretenden promover la música autoeditada, independiente o marginal, así como a los grupos y sellos pequeños que consideran merecen mayor repercusión.

El año pasado pusieron en marcha, amparados por el Centro de Arte 2 de Mayo de Móstoles, la primera edición de un interesante concurso de maquetas que sirvió, entre otras cosas, para dar a conocer a Lorena Álvarez y Su Banda Municipal, ganadores del mismo. Como colofón, una fiesta en la terraza del CA2M junto a los irlandeses No Monster Club, Juanita y Los Feos y Dolores.

Este año, afortunadamente, se repite la fórmula. Y desde aquí, no puedo sino animar a los grupos a que participen enviando sus maquetas. En juego, una actuación remunerada en la fiesta Autoplacer que tendrá lugar el jueves 28 de junio en el CA2M junto a otras tres bandas seleccionadas por la propia organización, la edición de un single y cobertura especial por parte de RNE3. Nos comentan que a los primeros asistentes al evento se les obsequiará con un single conformado por canciones de las bandas participantes en la fiesta del año anterior, con lo que con ello se redondea más aún el atractivo del evento.

A título personal, decir que es todo un honor haber sido seleccionado como miembro del jurado junto a nombres con tanta solera como los de Julio Ruiz o Joan Vich.

Para conocer todos los detalles del concurso, sus bases y forma de inscribirse (¡tenéis hasta el 3 de junio!), tan sólo pinchar en el cartel de abajo, obra de Luis Vassallo para la ocasión.