«MILES DE MUCHACHOS. UNA CRÓNICA ORAL DEL PUNK EN VALENCIA» (GENERALITAT VALENCIANA, 2018) EDUARDO GUILLOT

«MILES DE MUCHACHOS.

UNA CRÓNICA ORAL DEL PUNK EN VALENCIA»

EDUARDO GUILLOT

GENERALITAT VALENCIANA (2018)

MilesdeMuchachos

Aquel documental sobre el punk de Valencia en los 80 que se venía preparando desde hacía ya tiempo finalmente no pudo ser por quedarse Eduardo Guillot, su responsable, sin fondos para ello. Tuvieron que cambiar los aires en la Generalitat Valenciana para que los que esperábamos con impaciencia el desenlace de la operación, pudiéramos disfrutar, si no del mencionado documento audiovisual, sí de un igualmente suculento libro acerca de la escena punk valenciana.

«Miles de Muchachos», con título tomado de una de las canciones de La Resistencia, el grupo con el que se cierra este dossier, viene a llenar el hueco que existía en muchos de los informes y recopilaciones que sobre el punk se ha hecho hasta la fecha (salvo excepciones como la de la misma LaFonoteca que menciona el autor) en lo que respecta a los grupos de Valencia y su entorno en la década de los 80. Y es que efectivamente, la ausencia de información detallada al respecto dejaba en el ostracismo a un buen puñado de grupos que, como en muchas otras partes de la geografía estatal, se encargaron de avivar la llama de la explosión llegada desde el Reino Unido.

Además de los ya mencionados La Resistencia, nombres como Interterror -del que sí nos ocupamos en nuestro «Punk, pero ¿Qué Punk?» (LaFonoteca, 2016)-, Generación 77, N.E.S. (Nuevo Ejército de Salvación), La Morgue, Sade, Éxtasis, Las Terribles o Cómplices encuentran así por fin un merecido hueco en las páginas impresas de un libro. Si bien quedan fuera por disquisiciones estilísticas otros proyectos de la época como Extrema Cordialidad Homicida, Áridos o Crenom que hubieran podido entrar de haberse aplicado filtros algo más flexibles, por contra, el autor nos da la oportunidad de conocer los orígenes punk de un grupo como Seguridad Social, que sin embargo emprendería al poco tiempo otros caminos sonoros.

El libro, además de ilustrar las distintas vicisitudes, encuentros y desencuentros que dieron al traste con varias de aquellas formaciones, está plagado de grandes momentos, con pasajes especialmente recomendables. Podrían destacarse algunos como la accidentada visita de Angelic Upstarts a Valencia para tocar con La Resistencia, que sufrieron en sus propias carnes las consecuencias de la curiosa convivencia que en aquella escena se dio entre diferentes ideologías políticas, o el origen del nombre de Seguridad Social tras tener que visitar un ambulatorio tras la pelea callejera que mantuvieron con componentes de otros de los grupos protagonistas también de esta crónica. Llama la atención igualmente la repercusión que en muchos de ellos tuvo la emisión de la película «La Naranja Mecánica» (1971) de Stanley Kubrick, como así cuentan en uno de los capítulos.

Si hubiera que poner un único pero, éste sería exclusivamente debido al formato de crónica oral, tan en boga en estos tiempos. Con el mismo, la información contenida se limita, evidentemente, a lo que recuerdan los personajes principales o los que accedieron a ponerse delante de la cámara o grabadora de Eduardo Guillot. En algún caso, por fallecimiento prematuro, se tuvo que recurrir a entrevistas del pasado, en aras de no dejar incompleta parcelas concretas. Igualmente la cronología de los hechos o el simple detalle de la estructura de las distintas formaciones, muchas veces cambiante en el tiempo, queda oscurecida y poco clara. Esto se hace más palpable, por ejemplo, en el capítulo dedicado a varias bandas de vida breve, donde todo queda aún más entremezclado. Quede claro, sin embargo, que son éstas menudencias muy específicas de quien devora este tipo de lecturas con vistas a un aprovechamiento posterior de la documentación contenida para posibles labores arqueológicas.

Este «Miles de Muchachos» es una crónica imprescindible, elaborada por quien ha tenido muy cerca y a mano a los protagonistas y que ha facturado y presentado en una edición inmejorable: diseño atractivo, páginas consistentes con ese fuerte olor a papel que nos gusta disfrutar a quien preferimos tener en la mano un libro físico, generoso material gráfico y un recuento discográfico final de agradecer.

Bienvenidas sean todas estas iniciativas para impedir que toda esta información de todos los rincones y escenas musicales posibles caiga en el olvido.

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad