ME COLÉ EN UN CONCIERTO HEAVY

Tierra Santa en el RazzTengo 31 años y he de confesar que cada vez que veo a un adolescente con una camiseta de Slayer por la calle se me alegra el día, me hace pensar que hay futuro, que no todo se queda en la radiofórmula más ramplona. Es curioso, ese día lo veo todo de otro color. Y no, no es que yo fuera especialmente fan de Slayer, ni mucho menos, pero siempre ha sido uno de esos grupos que he asociado con un cierto buen gusto. En mi época había muchos heavies a los que les gustaba Slayer y otros a los que no, yo recuerdo a los del sí como los del buen gusto dentro de que el gusto por el heavy nunca me pareció del todo bueno.

A principio de año mis amigos me hicieron ir a ver a Tierra Santa, un grupo riojano de metal épico que al parecer, ha cosechado en sus más de quince años de carrera más éxito a nivel internacional (en Alemania parece que los adoran) que lo que ha cosechado por estas tierras. En realidad, lo de ir al concierto era un compromiso que teníamos y que tuve que acatar. Esto es curioso dado que lo más heavy que yo había visto hasta esa fecha en directo era Sunn 0))) por un lado o Soziedad Alkohólika por el otro, siempre con esa actuación de Lemmy y sus Motörhead en mente.

El look de los heavies ya no es lo que era. Recuerdo a los emblemáticos heavies de Gran Vía en Madrid, aquellos que de vez en cuando aún siguen a las puertas de lo que un día fue Madrid Rock y lo que se ve ahora ya nada tiene que ver con lo que un día fue. Ya nadie lleva pantalones vaqueros claros apretados ni mucho menos aquellas J’Hayber blancas con remates en gris. Tampoco vamos a pedir unas tachuelas, ni demasiado cuero. Ahora la cosa se limita a camisetas y sudaderas negras, lo mismo da que sean del grupo que está tocando o no, hay cosas socorridas como Bob Marley o Nirvana que van con todo, la típica hoja de marihuana o el típico chiste tonto de algo que parece una marca y luego resulta que no lo es.

En el fondo todo parece dar igual, ¿que el concierto resulta que es una mierda? Da igual, la emoción está en ingerir la mayor cantidad de cerveza o de kalimotxo (o una cosa o la otra, que en esto también hay bandos) o en intentar fumar (doble de puntos si es un porro) en un lugar donde está prohibido sin que el segurata de turno se dé cuenta para que no te pueda decir nada.

Pues sí, aquel día la cosa fue bastante simple. Creo que con decir que me di cuenta de que estaba en un concierto heavy en el bis, ya que tocaron una canción que recordaba de mis tiempos de chamizo*, cuando tenía la mitad de edad que ahora, ya os podéis hacer una idea. Aquello no transmitía nada, no se respiraba emoción alguna y la comunión del grupo con el público tampoco es que resultara muy cálida que digamos.

Me fui a casa decepcionado. Yo había venido a vivir una experiencia heavy (que nadie me malinterprete, porque la broma de decir “qué heavy me parece esto” no hace gracia en según qué contextos) y me quedé igual que estaba, como si aquellas casi dos horas no hubieran pasado por mi vida, casi como si hasta me sintiera culpable de que aquella actuación no hubiera cuajado con la audiencia. ¿A eso se resume el heavy hoy en día? Pues yo recordaba otra cosa.

A los pocos días recordé la tan comentada tanda de nominaciones heavy del festival Primavera Sound para su próxima edición del mes de mayo en Barcelona. No quise ser agorero, pero he de reconocer que deseé que, ya que se quedan sin Slayer en el cartel, aunque imagino que no se quedarán sin sus camisetas entre el público asistente, al menos la comunión entre público y grupos como Mayhem, Liturgy o Napalm Death sea mucho más cálida y al menos dé algo para recordar en los años venideros. Así que ahí se os quedan unos deberes para todos los que vayáis a pasar por el Fórum. Espero feedback para entonces.

(*chamizo: local donde te reúnes con tus amigos en la adolescencia para beber, fumar y escuchar música. La variante ‘txamizo’ se usa dependiendo del grado de cercanía al País Vasco.)

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Comentarios

  1. Sobre lo de beber lo máximo posible y/o fumar lo máximo posible en un lugar prohibido donde el segurata de turno no nos vea, yo vi exactamente lo mismo, por ejemplo, en el Primavera Club en los conciertos en el CBA. En todos lados cuecen habas, parece ser..

  2. Fíjate que a mi me pasa exactamente lo mismo, yo que nunca fui heaviorro ni kalimotxero, ahora cada vez que veo a un chavalito con camiseta de Slayer, Megadeath o Iron Maiden esbozo una sonrisa. Serán cosas de la edad..

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad