La escena underground gallega está viviendo una de sus mejores épocas. Con el do it yourself por bandera y al abrigo de la autocomplacencia cada vez surgen más formaciones que huyen de las etiquetas para dejarse llevar por el ruido y sus derivados. Podemos hablar del Galician Bizarre, de