Simún

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email
El abrasador aire del desierto arranca arenas de blues en las dunas gaditanas

El alma máter de Simún fue su batería y cantante, Nono Ábalo que en Cádiz, justo cuando la década cambiaba su primera cifra se empeñó en sacar adelante un nuevo grupo. Nono era adorador de Ginger Baker, batería de Cream. De este trío, de John Mayall y otros gigantes del blues eléctrico inglés mamaron su estilo estos gaditanos. Junto a Nono, los guitarristas Antonio Reguera y Manolo Martínez y el bajista Nolo Sevilla son los que van a llenar de fuerza este viento abrasador que soplaba desde el extremo sur de la península.

Seguramente ya actuaron juntos antes, pero las primeras noticias del grupo datan de 1970. Aquella primavera Los Buenos actúan en el Cortijo de los Rosales, un auditorio al aire libre que había en un parque de la capital gaditana. Simún son contratados como teloneros. Johnny Galvao, el guitarrista de Los Buenos queda estupefacto al escuchar rock blues de muchos quilates en aquel desconocido grupo provinciano. Les propone ir a Madrid y él mismo los introduce en el mundillo musical capitalino y les produce un single, que hacia octubre sería editado por Movieplay. Aquel invierno actúan con asiduidad en colegios en Colegios Mayores y Facultades de la Complutense. Protagonizan algún memorable mano a mano con Cerebrum como el que un servidor presencio en el Colegio Obispo Pérelló, de Madrid.

«My Good Time” (Movieplay, 1970) apenas se vende. El grupo quiere establecerse en Madrid, donde sus directos son muy alabados, pero sus dos guitarristas no lo ven claro y regresan a Cádiz. Entran entonces en el grupo dos músicos madrileños: Pedro Talavera (cantante), que había hecho grandes cosas con Los Grimm, y el guitarrista José Vicente Losa. Hacen un buen número de actuaciones e incluso el productor Gonzalo de la Puerta quiere que hagan un nuevo disco para el sello Movieplay; sin embargo, el grupo vuelve a su tierra y hacen su última actuación en Jerez a finales de 1971.

Simún es un claro ejemplo de calidad a raudales. Practicaron un rock bues de gran calidad, con directos magníficos, que no tuvieron ocasión de trasladar al vinilo. El batería Nono Ábalo formó en 1972 parte de un último intento de reflotar Los Bravos, dirigido por su guitarra Tony Martínez.

Álbumes:

My Good Time

1970

Disco arquetípico del rock blues de finales de los 60, cantado en inglés y con largos e intensos punteos del...

Grupos:

Hacia 1969 comienzan su actividad pública casi...

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad