Santiago Latorre

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Paisajes brumosos que hipnotizan

El oscense Santiago Latorre es todo un trotamundos. Durante su vida ha estado viviendo en ciudades peninsulares como Zaragoza o Barcelona, pero también en otras allende nuestras fronteras como Taipéi o Londres, donde resida actualmente. Su primer contacto con la música fue con el piano a los siete años, pero con once lo deja para dedicarse por entero al saxo alto. Intenta ser como John Coltrane pero tras años de intentarlo se da cuenta de que el jazz tampoco es lo que está buscando. Estudia Ingeniería en Telecomunicaciones y comienza a experimentar con los instrumentos y las nuevas tecnologías. Se especializa en audio digital y acústica, y lleva a cabo su proyecto fin de carrera “Sonificación del Genoma Humano”, que presenta en Fusitrónica 2004, centrado en la síntesis de sonido a partir de la estructura y las propiedades de las moléculas del ADN.

En los años siguientes su trabajo está bastante diversificado. Pone música a la adaptación teatral de “Los Idiotas”. Compone la banda sonora del corto “La Máscara de Caravaggio” (2003) de Víctor Forniés. Desarrollada en colaboración con la compañía Moare Danza la pieza de danza contemporánea “Piel”. Y junto a la artista alemana Ivonne Dippmann desarrolla las piezas audiovisuales “Fünf”, “On the Terrace” y “Sobrevive”.

En 2005 empieza a desarrollar su propia carrera en solitario y comienza a tocar en algunas pequeñas salas. Al mismo tiempo entra a trabajar como ingeniero de sonido en Grabaciones Silvestres, estudio de grabación dirigido por el ingeniero y productor Marc Parrot. El espaldarazo definitivo le llega al ser incluido en Festival Internacional de Música Experimental de Barcelona, más conocido como LEM, en el año 2007.

En 2008 lanza su álbum de debut, “Órbita” (Accretions, 2008), un trabajo complejo donde se superponen capas de sonidos. El lanzamiento lo lleva a cabo el sello independiente californiano Accretions. Proyecto primero concebido como una revista sobre arte y cultura que rápidamente se especializó en música experimental e improvisada. La gira de presentación de éste álbum le ha llevado a dar conciertos en diversos países del mundo como Japón, México, Estados Unidos, China o Taiwán. También fue incluido en carteles de algunos festivales españoles como el Sónar barcelonés o el Periferias oscense.

Su continuación tuvo su germen en 2009 cuando acepta participar en un proyecto de colaboración entre Gràcia Territori Sonor, organizador del LEM y fundado entre otros por Víctor Nubla, y el Observatorio Astronómico de Castelltallat. Dicho proyecto consistía en una residencia en el observatorio con gente que trabajaba allí y otros músicos de la escena experimental. La idea era relacionar el Cosmos con la propia música, encontrar los puntos de unión y sus semejanzas. Y a finales de verano tendrían que exponer su trabajo en un pequeño festival organizado en el pueblo. A Santiago le tocó en un monasterio abandonado. Le gustó tanto el resultado final que pensó en realizarlo en más sitios de España pero la idea finalmente no fue más allá.

De aquí surge la primera parte del material de su segundo trabajo. El relacionado con el Cosmos y la recreación de las sensaciones que tuvo Santiago al verse envuelto en dicha aventura. La ingravidez, la serenidad y la atemporalidad. Al poco tiempo, Santiago se va a vivir a Taiwán donde una serie de acontecimientos personales hace que a su vuelta a Barcelona complete el álbum. Después de mezclarlo lo manda a diferentes sellos discográficos sin obtener respuesta. A punto de pensar en la autoedición apareció Marc Campillo del sello Foehn para lanzarlo. De toda esta vorágine de acontecimientos surge “Eclíptica” (Foehn, 2011), segundo álbum de Santiago Latorre.

El resto del año Santiago ha trabajado para el Digital Art Center de Taipei en el proyecto “Dinner of Luciérnaga”. Un espectáculo que se estrenó en septiembre en la Quanta Arts Foundation de la capital taiwanesa. En él su música se fusiona con audiovisuales y danza a la vez que experimenta con una aplicación desarrollada expresamente para controlar los altavoces de los iPhones de los asistentes al espectáculo. Además remezcla el tema «Caffeine» de Brandt Brauer Frick.

A finales de 2012 Santiago desembarca en la gran pantalla con la elaboración de la banda sonora del fílme «Interior. Leather Bar.» (2013) de James Franco y Travis Mathews. Película de sesenta minutos inspirada en un fragmento censurado de «A la Caza» (1980) de William Friedkin por su contenido explícito.

Álbumes:

Eclíptica

2011

“Eclíptica” (Föehn, 2011) tiene su origen en el curioso proyecto en el que se embarcó gracias a Gràcia Territori Sonor...

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad