Rosa

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Triunfadora del primer OT, ejemplo de carrera mal enfocada

Rosa María López, Rosa para el común de los mortales, era una tímida chica de Granada, ciudad en la que vivía ayudando a su padres en un negocio familiar. Humilde, con muy poca formación y con un más que evidente sobrepeso, solo se sentía bien cuando le pedían que cantase para animar reuniones sociales. Su potente chorro de voz clavaba versiones de las divas del soul-pop americano aunque interpretase en guachi-guachi.

En el año 2001 su vida daría un giro absoluto. Animada a presentarse a un nuevo concurso que iba a comenzar en TVE en el que se buscarían talentos de la canción, fue pasando los castings hasta que fue seleccionada como una de las dieciséis finalistas. El concurso comenzó con audiencias discretas. Semana a semana iba aumentando el número de espectadores hasta el delirio de más del 50% de share. También, tras cada gala, se editaban unos discos a precio de serie media en la que se incluían las canciones de dicha gala. En principio se editaron con tiradas de cinco mil ejemplares dedicados a fans del programa. Lo que no se podía suponer es que la demanda de esos discos (poco más que karaokes enlatados) iba a ser de más de veinte veces. Todas y cada una de las galas -que fueron catorce- fueron platino cuando este se cotizaba a cien mil ejemplares. Todos y cada uno de los dieciséis concursantes tuvieron disco en la calle, ya como solistas ya como grupo formado por cuatro de los concursantes. Editaron un disco doble en navidad que pasó del millón de ejemplares, más de setecientos mil de un disco con canciones de Disney, más de cuatro millones de discos en total y una marca que roza el esperpento: desde el 13 de Diciembre de 2001 hasta el 8 de Agosto de 2002 todas las semanas la lista de ventas española estuvo encabezada por un disco de Operación Triunfo, excepto una en la que un grandes éxitos de Chayanne pudo colarse.

Si en un principio el premio era tan modesto como representar a España en un devaluado concurso de Eurovisión, el hecho de que esto fuese ligado a Operación Triunfo hizo que el evento se convirtiese en el momento más visto desde la medición de audiencias en España con más de trece millones de espectadores enganchados a la actuación de la ganadora del concurso televisivo que no había sido otra que, claro, Rosa.

Esa chica tímida, gordita, que apenas se le entendía cuando hablaba pero que fascinaba con un potencial de voz arrollador era la imagen del triunfo por superación. Desde aquellos días se le puso el mote de Rosa de España, nada menos. Durante su paso por el programa hizo esfuerzos por perder peso, por dejar su timidez de lado, por aprender a ser el centro de atención porque eso era lo que generaba.

Toda esa publicidad irrepetible hizo que su disco fuese esperado con ansiedad por medios y fans. Otros de sus compañeros habían debutado con mucho éxito pero se esperaba que el suyo fuese el definitivo, el gran producto salido del concurso. No se escatimaron medios para ello y se puso a los mandos al productor más exitoso del panorama español: Alejo Stivel. Grabaron el disco con secretismo y Alejo se deshacía en elogios con Rosa como persona y como artista. Todo estaba preparado para el lanzamiento.

El disco se tituló de manera tan simple como «Rosa» (Sony BMG / Vale Music, 2002). En la primera semana se colocan en tiendas más de cuatrocientas mil copias. Se habla del éxito brutal de las ventas pero, una vez el disco en el mercado no satisface a nadie. La voz de Rosa está desaprovechada en melifluas composiciones, en baladas sin pegadas y en vanos intentos de canciones orientadas a la pista de baile. El disco se despeña en la lista de ventas y llega al medio millón de copias colocadas de las que el 80% lo fueron en su primera semana. La sensación de fracaso es absoluta.

Comienza una extensa gira pero la presión puede con ella y pierde la voz, su gran arma. Parece un asunto nacional. Abandona la gira y desde su entorno se pide respeto y que la dejen descansar. Ella misma comenta que no era capaz ni de hablar por teléfono. Retirada casi un año de la vida pública para recuperarse, la presión de los contratos que la atan la obligan a regresar a la grabación de un segundo disco. Han pasado apenas un año desde el primero y en medio ha tenido todos esos problemas pero la discográfica y todos lo que viven de Rosa como artista piensan que su momento puede pasar con la misma velocidad que llegó y editan un segundo disco, «Ahora» (Sony BMG / Vale Music, 2003). El disco es enfocado de otra manera ya que el primero fue tan mal recibido. Ahora se la quiere hacer una especie de sosías de las grandes divas de la época disco, una Donna Summer cañí. Aunque el disco tiene muy buenos momentos, el relleno de nuevos cortes sin pegada y el poco aguante del disco en listas de éxitos hace de nuevo que flote la sensación de decepción. Las ventas no son malas pero todas se producen en bloque y en las primeras semanas debido a las peticiones de los puntos de ventas y no tanto a las peticiones de los seguidores. Esto se constata por su rápido paso a serie media y saldos en muy pocos meses.

El desbarajuste en su carrera continúa cuando el siguiente paso que le preparan apenas un año más tarde es un disco de villancicos «Ojalá» (Sony BMG / Vale Music, 2004), género acotado a una fecha muy determinada y con poco margen al lucimiento. Aún así ella queda contenta porque se le permite jugar con la voz y meterse en la piel de una especie de crooner femenina navideña. El disco supera en poco las cien mil copias y como la gira de promoción de ese disco no parece muy viable, en 2005 hace una pequeña gira que la llena mucho artísticamente junto a La Blues Band de Granada. Colabora en la banda sonora de “Torrente III” (Santiago Segura, 2005) e incluso con el grupo de post-rock 12Twelve, en las antípodas estilísticamente, para el disco que el crítico Luis Troquel prepara con muchas estrellas del indie patrio. El aire jazzy del tema podría venirle bien a la cantante pero tampoco esta vez se le saca partido.

En 2006 vuelve a la televisión a un concurso que algo tiene que ver con el que le lanzó a la fama. Mira Quién Baila es una especie de Operación Triunfo del baile pero con famosos (más o menos). Rosa aparece estilizada y, al igual que en OT, su personalidad, la empatía que genera hace que se proclame ganadora del concurso. Está visto que esto era lo suyo. En 2008 una edición especial con los más destacados participantes fue también ganada por Rosa. Durante el concurso prepara un nuevo disco en el que se profundizará en la vena más dance de su segundo disco. El resultado es “Me Siento Viva” (Vale Music, 2006), en el que se le busca un acabado mucho más acertado; compositores a sueldo a lo largo y ancho del planeta y técnicos para las mezclas especializados en este tipo de discos. En conjunto es su mejor disco aunque peca de irregular. Algunos momentos son tan machacones que sorprende dentro de un producto orientado al público generalista. De hecho la producción tan estrambótica mata en muchos momentos a la intérprete: podría haber estado Rosa u otra y el resultado no hubiese diferido demasiado. El resultado comercial es pobre y apenas pasa del disco de oro lo que, para un lanzamiento tan potente, es una cifra escandalosamente pobre.

Y 2008 va a ser el año de su regreso discográfico, dedicada ella a otros menesteres como anunciar productos adelgazantes (que, a la vista de los resultados parecen milagrosos, aunque siempre promoviendo la alimentación saludable y el trabajo en el gimnasio). Tras dos años de espera y el drama personal de la muerte de su padre, a quien estaba muy ligada, el disco, como poco, descoloca. Un disco de versiones en el que se olvida de su alma de diva disco y se mete en la piel de una baladista de grandes éxitos de emisoras para público adulto. Baladas heavies, clásicos de la FM más convencional, discutibles reinterpretaciones en español de clásicos del inconsciente colectivo de los últimos veinte años… en definitiva un disco sin ningún riesgo que parece querer agarrarse a un clavo ardiendo en la época de la crisis discográfica.

Un año después ve la luz de «Propiedad de Nadie» (Universal / Vale, 2009), disco íntegramente compuesto y producido por José Luis Perales; un álbum que pretende plantear una nueva imagen -la definitiva, tal vez- interpretativa de la cantante, pero esta vez ateniéndose más a los propios intereses de esta. Su gira promocional se inció en enero de 2010 a través de unos pocos conciertos en teatros y recintos similares, mientras que su prolongación veraniega se vio salpicada de cancelaciones. «Rosa López» (Universal, 2012) es su continuación, un trabajo irregular en el que la cantante granadina sigue sin demostrar su verdadero talento. Pasan cinco años sin nuevo disco pero surtidos con diversas apariciones en galas y programas de televisión, hasta la edición de un nuevo álbum de estudio, «Kairós» (Universal, 2017), que a la postre se convierte en el último lanzamiento con Universal.

Álbumes:

Kairós

2017

Tras cinco años desde su último álbum de estudio, lanzó «Kairós» (Universal, 2017) con tiempo suficiente para meditar sobre su...

Rosa López

2012

Decía Robert de Niro en su película “Una Historia del Bronx” (1993) que no hay nada más triste que el...

Propiedad de Nadie

2009

La trayectoria discográfica de se ha llevado a cabo mediante una búsqueda estilística más en favor de los intereses pecuniarios...

Promesas

2008

Si dos de tus tres últimos discos son de versiones es que algo falla en tu carrera o es que...

Me Siento Viva

2006

Dedicada a otros menesteres (principalmente la televisión, cosa curiosa en alguien cuya vocalización es menos que deficiente), dejan descansar un...

Ojalá

2004

Como no la habían torturado lo suficiente en lo artístico y en lo personal tenemos el tercer disco de tres...

Ahora

2003

En una industria tan miserable como la española se dio por fracasado el debut de . Y eso tras vender...

Rosa

2002

Mucha expectación había a la salida del debut de tras ganar la primera edición de Operación Triunfo y su paso...

Grupos:

La música, que no deja de ser...
«Nena Daconte era casi una niña, con...
Estamos ante una de las cantantes más...

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad