Los Rápidos

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Aires nuevaoleros desde Barcelona, con Manolo García al frente

A principios de 1980 Sergio Makaroff, argentino afincado en España, andaba buscando músicos para grabar. Así, entra en contacto con Manolo García, batería que ya había formado parte de grupos locales como Materia Gris, y Esteban Martín (Esteban Hirschfeld, de Los Mockers de Montevideo), teclista uruguayo-alemán residente en Barcelona. Sergio les pide que busquen al resto de componentes, y estos no se lo piensan dos veces a la hora de proponérselo a Antonio Fidel, un hippie cartaginés que se bajaba del metro guitarra en mano. A pesar de no haber tocado el bajo en su vida Antonio accede a colaborar, y para el puesto de la guitarra prueban distinta gente hasta que encuentran a Josep Lluís Pérez, procedente del grupo sinfónico Abedul. La banda ya estaba formada y Makaroff grababa «Tengo una Idea» (CBS, 1980).

Tras ello, los músicos, que habían sintonizado, deciden probar suerte por ellos mismos animados por Manolo, quien quería afrontar la composición de sus propios temas. Para ello incorporan a Lluís Visiers a la batería (también procedente de Abedul), ya que Manolo García, quien ya había hecho coros, quería ser el vocalista. Sin todavía nombre graban una maqueta que presentan a EMI, y esta inmediatamente les firma su primer contrato discográfico, apostando fuertemente por ellos. De ahí que deciden llamarse Los Rápidos.

Al año siguiente salía su primer y único LP, «Rápidos» (EMI, 1981), del cual se extrajeron dos sencillos, «Amor biodegradable» y «Ruta del Sur». El disco venía a poner el contrapunto barcelonés a lo que se estaba fraguando en Madrid, trayendo aires nuevaoleros en los ritmos al estilo de formaciones como Plástico o Esqueletos, y mostrando una gran actitud en el escenario, realizando una performance muy a tono con la época, con explosión de televisores, fumigadoras de aire comprimido, duchas de espuma, utensilios de cocina, etc. incluidos. Algo que en el momento no sólo daba mucho juego, sino que causaba perplejidad entre el respetable (en la fiesta conmemorativa del 5º aniversario del Front d’ Alliberament Gai de Catalunya, ante 10.000 personas que se dieron cita en las cocheras del Clot, los organizadores se asustaron tanto que irrumpieron en el escenario agitando los billetes para que se bajasen tras sólo cinco temas).

Telonearon a la Orquesta Mondragón e incluso a los Ramones en su visita a España en la Festa del Treball, por insistencia de Manolo, que llamó y suplicó una y mil veces a los organizadores. También tuvieron una aparición en Musical Express, donde se puede ver la energía de Manolo, ataviado como un mod nuevaolero, al más puro estilo Elvis Costello.

Sin embargo las cifras de ventas del disco fueron muy pobres para lo que EMI había invertido, y tras el lanzamiento de su segundo single, el grupo, que ya tenía grabada la maqueta de la que sería su segundo LP, no cuenta con el respaldo de la disquera.

Los Rápidos continuaron sus actuaciones hasta finales de año, y dieron en total en torno a trescientos conciertos por Cataluña y alrededores. Una de las pocas veces que actuaron fuera de su región lo hicieron en el estadio de La Romareda de Zaragoza, compartiendo escenario con Lone Star y Kevin Ayers. También presentaron su propuesta en Madrid en la sala Marquee ante unas 25 personas. En una de esas actuaciones, en el festival Rock de Lluna en junio de 1981 organizado por los quintos de Els Hostalets de Balenyà coincidieron con Kul de Mandril, en el que Quimi Portet tocaba la guitarra eléctrica. Al grupo le encantaron las maneras de Quimi, y le proponen unirse al grupo para sus últimos directos.

Una vez finiquitados los conciertos, y tras la retirada del apoyo de EMI, los componentes de Los Rápidos se integran en distintos proyectos. Esteban Martín pasó a colaborar habitualmente con Gabinete Caligari y Nacha Pop, mientras que Manolo García se marchó al País Vasco para intentar crear una nueva formación musical con la ayuda de la Orquesta Mondragón. El resto de componentes junto con el batería Jordi Vila, crean un nuevo conjunto que acabaría llamándose Los Burros tras el regreso de Manolo García del País Vasco y su incorporación al mismo.

Una vez extintos Los Burros y dado paso a El Último de la Fila, para los directos de vez en cuando se retoma algún tema de la etapa de Los Rápidos, y se guardan buenas relaciones con Antonio Fidel y Josep Lluís Pérez. Así, en 1995 los cinco miembros de Los Rápidos deciden publicar un disco con la maqueta del que iba a haber sido su segundo LP, bajo el título de «Los Rápidos 2: Maquetas» (Perro, 1995), publicado por Perro Records. Además, junto con su lanzamiento salió el single «Cine ideal», y la discográfica aprovechó para reeditar el primer álbumen CD.

Álbumes:

Los Rápidos 2: Maquetas

Con sus carreras ya más que consagradas, especialmente la de al frente de , uno de los grupos más importantes...

Rápidos

El primer y último disco de mientras existieron es una amalgama de intenciones nuevaoleras, cuya compañía veía como digno competidor...

Grupos:

Una vez finiquitados los conciertos de ,...
Tras el frustrante fin de , y...

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.