Los Diablos

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Un par de chiquillos simpáticos y con mucha cara llamados Agustín Ramírez (cantante) y Enrique Marín (guitarra), vecinos de L´Hospitalet de Llobregat (Barcelona), forman un dúo que copia en todo al Dúo Dinámico, sus canciones, su ropa, sus zapatos, sus poses. Se anuncian como Los Diablillos del Rock y actúan en colegios, comuniones, fiestas infantiles. Eso ocurre allá por 1964 y 1965. Hacen gracia sobre todo por su juventud. En poco tiempo se hacen un nombre y no hay fiesta municipal infantil en Cataluña que no cuente con ellos.

En 1966 se plantean dar el salto a una música adolescente algo más elaborada para lo que forman un conjunto que incluye a Amado Jaén (bajo), Estanislao Olmos (guitarra) y Emilio Sánchez (batería). Comienzan ya a actuar en verbenas y bailes casi siempre versionando los éxitos del momento. Era un conjunto más de los centenares que buscaban bolos por Barcelona y alrededores. Nada hacía presagiar el éxito que alcanzarían unos años después. Logran grabar su primer disco en un sello también debutante que desaparecería rápidamente: “Escríbeme” (Mayag, 1966).  Canciones firmadas por compositores destajistas como Torregrosa. Poco después aparece el segundo EP del grupo: “Así Fue” (Mayang, 1967), que incluía una versión entre silbada y cantada de “Winchester Cathedral”. Ahí se acabó el sello Mayang y las pretensiones iniciales de Los Diablos. En 1968 el efímero Estanislao deja el grupo y entra en su lugar el italiano Gianni Scavini (órgano), configurándose ya la formación clásica de Los Diablos.

Siguen trabajando allí donde sale y tras un verano del 68 actuando en las localidades turísticas catalanas. Una discográfica sería, la EMI los ficha para su escudería y los asigna a su subsello Regal, donde debutan con un single “Gracias Amor” (Regal, 1968) y un EP “¿Quién llamará” (Regal, 1968). El primero de ellos con dos covers de canciones inglesas y el segundo ya con una cierta libertad y alguna canción propia.

Siguen publicando con regularidad y escasas ventas en la siguiente temporada. “Somos Felices” (Regal, 1969), “Los Chicos Van” (Regal, 1969) y por fin los vamos ver aparecer muy tímidamente en algún hit parade con su single “En Casa de Tomás” (Regal, 1969). Son en general canciones facilonas, rítmicas y alegres destinadas al baile suelto en la línea de lo que hacían otros grupos como Fórmula V, Los Albas y un largo etcétera que chupaban de la música chicle norteamericana, adaptándola a nuestra idiosincrasia. Ya por entonces Amado Jaén es el alma del grupo, él escribe la mayor parte de las letras y dirige musicalmente al grupo.

En aquel 1969 la EMI recibe una maqueta francesa de Daniel Vangarde con canciones destinadas en principio a Tony Ronald. Uno de aquellos temas se titula «Fernando» y repite incansable el estribillo “Fernando oh là là, uo uo uo”. Amado lo cambia por “un rayo de sol, uo uo uo” y Los Diablos la graban en octubre de 1969. Aquello huele a éxito seguro y EMI decide dejarlo en la nevera hasta la siguiente campaña, siendo finalmente editado en abril de 1970 en el sello principal de la marca. Ha nacido la canción veraniega más popular de la historia de España. “Un Rayo de Sol” (Odeón, 1970)Añade este contenido. En la primera tirada aparece firmada únicamente por Amado. Más tarde se llegará a un acuerdo con su verdadero autor, se le abonarán los royalties y en siguientes ediciones aparecerá firmado como Vangarde-Jaén. Un buen acuerdo que tendrá continuidad, pues está pareja de músico y letrista surtirían de éxitos al grupo de L´Hospitalet. El acuerdo también incluiría a Tony Ronald como productor de los discos del grupo. Este single rompe todos los rankings, solo hasta diciembre de 1970 venderá más de medio millón de discos y permanecerá quince semanas en el número uno de ventas de sencillos en España, un récord aún vigente y que ya parece que jamás se superará. El número de ventas de esta canción hasta la fecha en diferentes formatos se calcula bastante por encima del millón de ejemplares en nuestro país.

Lo que podría haberse convertido en asunto judicial grave se convirtió en una auténtica factoría Vangarde-Diablos-Ronald y en los siguientes años el tándem Daniel Vangarde / Amado Jaén surtirían de hits a Los Diablos y a Tony Ronald, que se convertirían en el conjunto y solista de mayores ventas de discos singles en España. El cuarto artífice de este triunfo es el conocido representante Centaño, suegro además de Agustín, que se ocuparía por mucho tiempo de buscarles actuaciones bien remuneradas.

Sin acabar el año del rayo de sol aparece “Cantar y Cantar” (Odeón, 1970) que llegaría al top 20. También se publica el primer larga duración de la banda, “Oh, Diablos” (EMI, 1970), que recogía «Un rayo de sol» junto a canciones grabadas los dos años anteriores que, en su mayoría, permanecían inéditas. Pero Los Diablos no fueron nunca vendedores de LPs salvo antologías posteriores en años en los que ya estaban semiretirados.

Al año siguiente, solo publicaron un par de sencillos y ambos alcanzaron el número 1 de ventas. Para el verano hicieron “Fin de Semana” (Odeón, 1971) que en agosto estuvo cuatro semanas en la cima de las listas de ventas. En invierno apareció “Manda Christmas” (Odeón, 1971) que llegó al número uno en plena campaña navideña. Ambos superaron de lejos los cien mil ejemplares vendidos. El grupo no paró de actuar y hacer televisión en todo aquel año.

También dos singles publicaron durante 1972. El primero de ellos fue el superconocido “Oh, Oh July” (Odeón, 1972) dedicado a la esposa y a la hija de Tony Ronald, que nació aquel año. Supuso el cuarto número uno de ventas del conjunto y seguramente su segundo disco más popular de todos los tiempos. Más discreto, aunque también dentro de las listas de los más vendidos, fue “Niña de Papá” (Odeón, 1972). Terminaron el año con la edición del LP “Los Diablos” (EMI, 1972) que era una colección recopilatoria de todos sus exitosos sencillos anteriores. A estas alturas adjetivos como pachanguero, hortera, verbenero eran el plato de cada día de todas las críticas que recibían, siendo José María Iñigo especialmente beligerante. Me consta que a ellos les importaba un bledo. Sabían perfectamente cuál era su papel y les traía al pairo los asuntos estéticos o históricos. Lo suyo era vender discos para consumo y a fe que lo hacían.

Los Diablos estaban en la cresta de la ola y no lo desaprovecharon. EMI seguía poniendo a su disposición toda su maquinaria industrial y promocional y los chicos no paraban de fabricar éxitos. Inician el año con “Mi Talismán” (Odeón, 1973) que llegaría al número 4 en el mes de julio. Para la campaña de invierno editan “Lazos de Amistad” (Odeón, 1973), un buen tema que, quizás por eso, vendió menos que los anteriores.

El año siguiente fue el año del “Acalorado” (Odeón, 1974)Añade este contenido que dio también título a un álbum “Acalorado” (EMI, 1974).  El single alcanzó el número 1 de ventas durante dos semanas en plena canícula y mantuvo la eterna lucha frente a sus rivales y amigos, Fórmula V por ser el conjunto más vendedor y viajero de aquel verano. Menos aprecio alcanzó “Un gramo de felicidad” (Odeón, 1974). Por primera vez en cinco años Los Diablos no lograban colocar un sencillo en el top 20.

Aunque a otros la idea se les hubiese agotado, el músico francés Daniel Vangarde y el bajista y letrista Amado Jaén seguían fabricando golazos musicales. El disco representativo del año 75 tenía nombre de mujer “Rosana” (Odeón, 1975) que tras 18 semanas en la lista de ventas, alcanzó el tercer puesto de la misma allá por el mes de julio. Al rebufo de este enésimo éxito, se publica el LP “Aniversario” (Odeón, 1975) con un puñado de nuevas canciones de Los Diablos. Como siempre, el grupo termina el año con un sencillo “El Mundo, las Vueltas que Da” (Odeón, 1975) que ya evidenció que los gustos musicales comenzaban a cambiar y las canciones de Los Diablos empezaban a percibirse como algo del pasado. Tampoco “El Sol Nace para Todos” (Odeón, 1976) obtiene repercusión por lo que rápidamente es sustituido en su apuesta veraniega por “Que Suene ya la Banda” (Odeón, 1976)Añade este contenido, que a duras penas entra en el top 20 de aquel verano, a pesar de venir también apoyado por su edición en LP homónimo “Que Suene ya la Banda” (Odeón, 1976) que es prácticamente un recopilatorio de sus últimos sencillos publicados.

EMI ya en 1976 comienza a tirar de fondo de armario y a publicar antologías con los viejos bombazos del grupo, señal inequívoca de que daban a Los Diablos por amortizados. Por otra parte, los componentes del grupo están exhaustos después de siete años de actuaciones casi a diario, viajes y grabaciones. Aún grabarán dos discos más sin ninguna trascendencia “La La La, Te Quiero” (Odeón, 1977) y “Mañana / Velas al Viento” (Odeón, 1978). El segundo de ellos salió a la venta cuando el grupo estaba formalmente deshecho.

El primero en dejar el grupo fue Gianni y unos meses después Emilio y Enrique le seguirían, aunque estos dos, sobre todo el guitarrista volverían de vez en cuando al grupo, cuando este se rehízo a partir de 1983.

Amado Jaén metido ya en tareas de productor y ejecutivo discográfico y Agustín Ramírez, el carismático cantante del grupo, deciden reflotar Los Diablos en 1983 y van a caer en el por entonces moribundo sello Belter, cerca ya de vender su catálogo a Divucsa a precio de supersaldo. Desde entonces y con diversos formatos y músicos Los Diablos han mantenido hasta ahora su actividad, especialmente con actuaciones en directo por toda Cataluña y ocasionalmente también en Madrid y otras ciudades. En estos largos años han pasado bastantes músicos por la formación, siendo los más reconocibles Jordi Grisó (teclados), Adolfo Rodrigo (guitarra) y Ramón Sabater (batería).

Su historia con Belter dura hasta 1987 y tiene como principal hito la publicación de un LP con nuevas canciones “Fruta Fresca” (Belter, 1984) del que se extraen los sencillos “¿Qué tal te va?” (Belter, 1984) y “Fruta Fresca” (Belter, 1984)Añade este contenido, antes habían editado otro sencillo “Vino, Guitarras y Amigos” (Belter, 1973).

Ya con Belter desaparecido, publican un lamentable “Mi Cocha Pechocha” (Open Divucsa, 1987)Añade este contenido, apoyado por un LP en la que se incluía la canción de marras y la regrabación de antiguas canciones de su época triunfal. Abundando en el asunto el larga duración aparece con el mismo título “Mi Cocha Pechocha” (Open Divucsa, 1987). Ese año Los Diablos desaparecen de nuevo de la circulación para reaparecer tres años más tarde en un serio intento de reagrupación que, en principio, incluyó de nuevo a Enrique y Emilio, si bien por poco tiempo.

Aunque desde 1990 el grupo vuelve a subirse a los escenarios, pero tardarán en volver a editar. El regreso se titula “A Toda Marcha, 25 Aniversario” (Horus, 1992) y es un LP formado básicamente por distintos medleys. De él se extraen el sencillo “A Todo Marcha 1 & 2” (Horus, 1992). Al año siguiente, ya únicamente en formato CD editan “Un Diablo en el Corazón” (Horus, 1993), un disco más trabajado y mejor elaborado que el anterior. De todos modos, poco o nada se escucha de estos discos en sus actuaciones en vivo, pues sus seguidores de siempre quieren y exigen los éxitos de siempre y pasan totalmente de nuevas canciones. Este tercer advenimiento de Los Diablos tiene su continuidad con “Como Mola la Gramola” (Horus, 1994) y finalmente con “El Verano de tu Vida” (Horus, 1995). En este último versionan temas de otros grupos de los 60.

En 1996 Agustín y Amado junto a Paco Pastor, cantante de Fórmula V y varios músicos contratados al efecto ponen en marcha Fórmula Diablos, uniendo a los dos grandes grupos del verano español de los años 70. Esta fórmula les funciona de maravilla y vuelve a ponerlos en candelero cada verano durante más de diez años, editando nuevas grabaciones de sus canciones de siempre bajo esta nueva etiqueta y formación.

Los Diablos o lo que queda de ellos siguen trabajando cada verano en ferias y fiestas mayores por los pueblos y barrios de Cataluña con su eterno repertorio de rayos de sol, fines de semana, acalorados, rosanas, julys y todos los temas que los hicieron ser el grupo español más vendedor del primer lustro de los años 70.

Álbumes:

No existen relacionados a este grupo.
No existen relacionados.

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad