Dolors Ribas

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Breve paso por la cançó antes de dedicarse a la danza

El movimiento de la nova cançó trajo consigo grandes nombres que han trascendido más allá de la música como Joan Manuel Serrat, Lluís Llach o Raimon. Otros que aun siendo menos conocidos para el gran público tienen una importancia capital como Josep Maria Espinàs, Miquel Porter y Remei Margarit, ya que fueron fundadores del colectivo Els Setze Jutges. Pero en la historia de la cançó también hay cantantes casi anónimos que aunque su contribución fuese menor, ya sea por la brevedad de su vida artística o su corta discografía, no dejan de ser menos importantes ya que cada aportación a la normalización lingüística del catalán durante el franquismo merece ser reseñable.

Uno de estos nombres anónimos es el de Dolors Ribas. Nacida en Blanes, un municipio costero situado en la comarca de Selva, cuyas playas y calas lo han convertido en un atractivo lugar turístico, se inicia en el mundo de la canción cuando en una fiesta conoce a Josep Maria Espinàs. Este, nada más oírla cantar, la convence de sus posibilidades como cantante. Por consejo de Josep Maria se presenta a una prueba de voz para la discográfica Edigsa, prueba que pasa y que la llevará a grabar su única referencia.

En 1965 graba el EP homónimo «Dolors Ribas» (Edigsa, 1965). Todos los temas están escritos por su conciudadano Jaume Reixach, mosén y colaborador habitual de varios medios de comunicación como los diarios Avui, El Punt o La Vanguardia y autor de varios libros que abarcan desde de la narrativa hasta la historia local. Los arreglos musicales corren a cargo de Francesc Burrull (Latin Combo, Latin Quartet), Antoni Ros-Marbà y Francesc Bitlloch, todos ellos habituales en las grabaciones del sello Edigsa.

Pero la carrera musical de Dolors se quedó ahí. Las razones de su no continuidad en el mundo musical las explicó ella misma en una entrevista a la web Laredacció «La experiencia estuvo muy bien, pero yo no quería hacer giras musicales porque suponía un cambio de vida importante y no quería marcharme de Blanes.» Dolors seguirá en el mundo artístico pero decantándose por la danza, a la que ha dedicado toda una vida desde su escuela Esclat.

Álbumes:

Dolors Ribas

1965

Para su única grabación, contó con la inestimable ayuda de arreglistas habituales del sello Edigsa como Francesc Burrull (, ),...

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad