An-tonio

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email
El punki del flamenco

«Me ha dicho el Antonio que hoy no va a cantar, se le habrán quitao las ganas, que no va a cantar más ná. Si hoy no canta el Antonio, ¿quién nos va a cantar?«.

En su disco «Nada» (Virgin / Chewaca, 1999) Los Enemigos le rendían homenaje a un cantautor algecireño del que apenas existe información. La canción se titulaba «An-tonio» y hacía referencia al nombre artístico de Antonio Rubio, amigo personal de Josele Santiago, un músico curtido a base de tocar en las calles más transitadas de ciudades como Sevilla y Londres, aunque regresaría a Algeciras donde desarrollaría una corta pero intensa carrera que se vio truncada de manera prematura.

Sólo nos dejó un disco, el homónimo «An-tonio» (Edel, 1997), cargado de personalidad, intimismo, acidez y una energía que nace del amor más profundo a la música. Su sonido se acerca por momentos a Kiko Veneno -en su entonación y la cadencia flamenca- y en otros a Extremoduro -en los más cercanos al rock- pero su estilo es personal e intransferible. Su voz transmite una fuerza y un candor infeccioso que termina contagiando al oyente sin previo aviso. Javier Ruibal lo apodaría con acierto como «el punki del flamenco«.

El disco está producido por José Antonio Romero -guitarra de Joaquín Sabina y colaborador de muchas otras formaciones- quien en aquella época se había encargado de la producción del «Lunas Rotas» (Universal, 1996) de Rosana. Entre las colaboraciones nos encontramos a Josele Santiago, que aporta su inconfundible voz en «Guitarras«. La vida a veces se olvida de la gratitud y An-tonio no llegaría a tener el disco entre sus manos ya que muere unos meses antes de su publicación.

Aunque muchas voces cercanas al músico se quejan de una sobreproducción que no hace del todo justicia al sonido de An-tonio en directo, estamos ante un disco recomendable que seguro sorprenderá a más de uno. Los músicos participantes en las sesiones de grabación fueron Sergio Castillo a la batería –Miguel Ríos, Rosana, Sabina-, Paco Bastante al bajo, Luis Dulzaides en las percusiones y las guitarras de el propio José. El padre de An-tonio canta la soleá «Soleá en su recuerdo» en memoria del músico algecireño.

En 2009 se celebra en el Ateneo José Román un homenaje en su memoria como un primer intento de recuperar su legado. An-tonio dejó grabadas unas cuarenta y cuatro canciones de las que sólo doce fueron incluidas en el largo, y su familia y amigos desean que puedan salir de la oscuridad y en forma de disco. Su amigo, el pintor Leto (An-tonio habla de él en «La calle y Leto«), que asistió a las sesiones de grabación y conoce perfectamente estas canciones inéditas, defiende su valía y la necesidad de recuperarlas.

«Y me ha dicho el An-tonio que aún tiene sed, y que aún le queda el capricho de montar un bar«.

Álbumes:

An-tonio

1997

En su único disco se muestra como un torbellino de energía y fuerza que lo acercan a músicos como ,...

Grupos:

Los Enemigos han sido durante casi veinte...
Josele Santiago nació en Madrid en 1965....
Extremoduro-, Roberto Iniesta-Extremoduro, tanto monta monta tanto....

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad