LOS CARAMELOS DE CHARLIE MYSTERIO EN EL CAFÉ AREIA

Pasado

19 de octubre, 2014

Decir Los Caramelos es decir Charlie Mysterio, una de las figuras más enigmáticas y auténticas del panorama pop nacional. Abanderado del ultrapop y con tan solo una compilación de maquetas a sus espaldas, sus últimas apariciones se debieron al proyecto que desde hace algunos años le une a Fernando Márquez (El Zurdo) y Clara Collantes: La Ruleta China. Sin embargo, y acicateado por Manu Bang de Discos Walden, se supo que Charlie se metía en el estudio a dar forma a todo un LP.

Dicho y hecho, hace tan sólo un mes salía a la luz «Esconde Tus Alas en la Torre Fantasma» (Discos Walden, 2014), larga duración de dieciocho deliciosos temas con los que Charlie Mysterio se quitaba una buena espina del pasado. El disco pronto tiene una gran acogida, generándose una importante expectación por su regreso a los escenarios, acompañado en su presentación por Diego Migala y Blanca Lacasa (Plastic d’Amour).

Y no es para menos. Con referencias que van desde Vainica Doble a los Go-Betweens, Charlie se desnuda, nos muestra su lado más intimista y nos retrotrae al pop más delicioso en español de finales de los 90, a la nouvelle vague, al western, al humo de cigarro y a la bohemia. Todo un discazo de alguien del que si sabemos un poquito más es y será exclusivamente por sus canciones.

Tendremos el gustazo de verle de nuevo con la formación anteriormente mencionada en el Café Areia, como colofón a una nueva edición de su ya habitual Zoco Market, con presencia de ilustradores y creadores en diferentes campos, ropa de segunda mano, etc. Nosotros nos encargaremos de la ambientación musical también desde la hora del vermut y montaremos un puesto con todos nuestros enseres.

//////////////////// ASÍ FUE: EL POST CONCIERTO //////////////////////

Segunda oportunidad de programar un acústico dominical en Areia, siguiendo la estela de Francisco Nixon elegíamos para la ocasión a unos renacidos Los Caramelos. El público, algo sorprendido por el nada habitual sitio al que había sido convocado, respondió de manera destacable, evidenciando un par de cosas -una más obvia que la otra, adivinen cuál-: que gustan los planes gratis y que gustan los planes a media tarde del domingo. De hecho, nosotros mismos teníamos más ganas que nadie de desconectar con las canciones de Los Caramelos tras una ardua jornada de mercadillo…

Llegaban Los Caramelos de Charlie Mysterio (constituidos últimamente junto a Blanca Lacasa y Diego Yturriaga) prácticamente a la hora anunciada del evento. Es bien sabido que Charlie aborrece las pruebas de sonido y que, con unos cuantos chequeos de línea y un par de retoques iniciales, la cosa basta (más aún cuando técnicamente andas sobrado como es el caso de los tres caramelos).

Se dividió el concierto en dos bloques, tal y como hiciera en la presentación del LP en El Juglar: uno con un Charlie solitario, tan solo arropado por su acústica y un lanzador de bases; y otro ya sí con Blanca y Diego, menos crudo, más rico en matices y con mayor inclinación hacia las versiones de que tanto gustan. Costó un poquito entrar en la primera parte del concierto, pero poco a poco el enigmático Charlie fue atrapando nuestra atención hasta límites hipnóticos, quizá incluso obsesivos, alcanzando el clímax con el excelso «Impares imposibles» y ese el-loco-eres-tú resonando enajenadamente en la cabeza una y otra vez.

Ya la segunda parte, como hemos indicado, abrió la caja de las versiones, haciendo Blanca gala de esa prodigiosa voz susurrante que se empasta a las mil maravillas con la del más crooner que nunca Charlie (aparte de hacer apología del consabido Movimiento Marhuendista de Lavapiés, comentó que había sido un fin de semana fatal en excesos noctámbulos). Destacaron sobre todas el «Centro de gravedad permanente» de Franco Battiato, ya recogida en la recopilación de maquetas de Spicnic y, como no, el «Para ti» de Paraíso. Todo un lujo el poder gozar en directo de esta canción interpretada por estos tres elementos (por cierto que entre el público se encontraba la también parte de La Ruleta China Clara Collantes, pero no el propio Fernando; hubiera sido una gran ocasión de escudriñar la reacción del veterano al escuchar esta canción interpretada, aunque por amigos, por otros).

Finalmente, lo que a priori iba a ser un concierto fugaz acabó siendo un combate a los puntos en el que el vencido no fue otro sino Charlie, comodísimo en el escenario, sin prisa alguna, ante un público que pese a ser domingo tampoco hacía el más mínimo ademán por abandonar la sala. Charlie acabó algo preocupado por la duración de su repertorio, y nos comentó en privado su voluntad de tocar dos horas en el siguiente concierto. Quizá sea en el Festival Autoplacer de este mismo sábado.

Os dejamos con un pequeño reportaje fotográfico a cargo de Daniel Maravilla.

Grupos relacionados:

El nombre artístico del alma máter de...