LLENAMOS DE POP EL JARDÍN DEL MUSEO THYSSEN CON EL CONCIERTO DE WILD HONEY

Pasado

24 de julio, 2014

El Museo Thyssen Bornemisza también apuesta por la música dentro de las actividades relacionadas con su exposición Mitos del Pop y une fuerzas con nosotros como plataforma de apoyo a la música española para la organización de un concierto en sus jardines.

Será el próximo jueves 24 de julio con un directo en semi-acústico de la banda madrileña Wild Honey, cuya música creemos que encaja a la perfección con el espíritu de la exposición: el pop de los años 60, las armonías vocales de la costa oeste americana y las melodías sencillas y directas son algunas de las armas del grupo liderado por Guillermo Farré, cuyas influencias comprenden un amplio abanico que va desde los Beach Boys a la tropicalia.

Además de esta cita musical, el Museo Thyssen tiene previstas otras actividades paralelas a la exposición Mitos del Pop (que puede visitarse hasta el próximo 15 de septiembre), como las Jornadas Pop y un ciclo de cine relacionado con el contenido de la muestra en el que se proyectarán películas como «Blow-Up» (1966), de Antonioni, «Barbarella» (1968), de Vadim, «El Desprecio» (1963), de Godard o «Eat» (1963), de Warhol.

///////////////// ASÍ FUE: EL POSTCONCIERTO /////////////////////

El concierto de Wild Honey en los jardines del Thyssen fue uno de esos conciertos para disfrutar, tanto por lo especial del enclave como por la gran acogida de la propuesta. Ya desde algo antes de la hora anunciada se acercaban precavidos asistentes dispuestos a efectuar su doblete particular consistente en exposición y concierto. Toda una gran idea que desde aquí esperamos poder volver a propiciar. El caso es que de manera algo inusual, a la hora anunciada dimos comienzo al concierto, de manera que la gran cantidad de personas que ya se distribuía sentada en las primeras filas no se impacientara.

Salieron Wild Honey al escenario, formación clásica de cinco esta vez y estrenando batería, Chema, de Los Chicos. Sin sorpresas, muy cómodos, joviales y cercanos, los comandados por Guillermo Farré sonaron bien engrasados, con complicidad, dando rienda suelta a un ejercicio de pop de gran octanaje apto para todos los públicos, que agradó por igual tanto a acólitos como a profanos: Y es que si por algo se caracterizó el evento fue por haber sido capaz de congregar a una gran cantidad de personas quizá algo ajenas a la asisencia de conciertos, lo cual es algo que nos llena de satisfacción. Otra de las cosas, el hecho de poder ver familias, gente menor de edad e incluso la invasión -cívica- del césped de los jardines.

Siempre es un placer trabajar con Wild Honey, no era desde luego la primera vez precisamente y, como siempre, rayaron a gran altura.

Os dejamos con un reportaje fotográfico a cargo de nuestro querido Mario Orellana, justo un par de días antes de marchar a Ho Chi Minh. Le echaremos de menos por partida doble…

Grupos relacionados:

Wild Honey surge casi como un pasatiempo...