DISCOS WALDEN SE HACE MAYOR: ENTREVISTA A MANUEL MORENO, SU RESPONSABLE

Desde que comenzamos a organizar conciertos en Madrid hace ya unos años confluimos con un sello, Discos Walden, junto a ellos organizamos algunos conciertos, lanzamos un split de cuatro bandas barcelonesas llamado «Espectros» (2012) y hemos ido conservando una buena relación, sin ir más lejos el año pasado coeditamos la reedición del mítico libro de El Zurdo «Música Moderna» (2014). Pero aquí no hemos venido a hablar de nosotros mismos, sino de Discos / Libros Walden. En un breve espacio de tiempo, Walden ha pasado de editar algunas maquetas y atesorar un interesante Club del Single a tener programados un ritmo de lanzamientos propio de un sello consolidado e incluso atreverse a montar un festival de dos días en Madrid a finales de este mes con una amplia representación del sello.

Charlamos con Manuel Moreno, que es quien anda tras este micro sello unipersonal, de su evolución, crecimiento, próximos lanzamientos y planes para dominar este 2015 que ya echó a andar.

Collage La Fonoteca header

¿Cómo surge Discos Walden? ¿Quién es Discos Walden?
Discos Walden somos todos. Pero sobre todo, yo. Como Gramaciones Grabofónicas lo forman varios entes y las cosas se eligen de forma más democrática y por consenso, echaba de menos un sello en el que ejercer de dictador. Intenté reclutar a gente que se dejase mangonear y acatase irracionalmente mis órdenes, pero finalmente tuve que emprender marcha en solitario. Aunque es lo que quería, un sello en el que todas las decisiones las tome yo y se haga lo que yo digo, es más aburrido siendo yo solo, puesto que me condecoro y me extermino a mí mismo. Pero así nadie se queja y estamos todos contentos.

Cuéntanos un poco sobre los primeros trabajos editados.
El sello empezó para sacar ediciones físicas de maquetas que me habían gustado: Los Claveles, Garrapataces y Óscar Barras. Fueron CD-r normalitos, pero eso pronto me aburrió y me pasé a las cassettes, que también me acabaron aburriendo y acabé sacando vinilos que al final es lo que más me gusta.

¿Qué línea mantienes?
No me mantengo nada en línea, y menos ahora, con los excesos gastronómicos de estas fechas. Y si te refieres a linea estilística, tampoco hay ninguna. Lo único que hace que un grupo sea «grupo Walden» es que me guste. Hay pop electrónico, punk, folk y ruacanruol. Mañana puede haber jotas aragonesas y happy hardcore. Si lo que escucho me engancha, es suficiente.

¿Qué balance sacas del Club del Single? ¿Es viable hoy día?
El tener algo que funciona solo por suscripción es viable si hay un alto número de personas interesadas en ello, o si pones un precio carísimo por el asunto. Como el Club del Single de Discos Walden no es ninguna de las dos cosas, la forma de que sea viable ha sido poner los singles a la venta de modo independiente. Pierde un poco la gracia, pero es la única forma de que sobreviva. De todos modos, esto me ha servido para descubrir que, en realidad, la gente que compra discos regularmente es poca. Luego hay mucha gente que tiene intención comprar discos, pero eso solo se materializa cuando ya no quedan copias del disco que quiere. Justo en ese momento es cuando se lo iban a comprar y están dispuestos a pagar el oro y el moro si encuentras una copia.

¿Qué es lo que más te enorgullece haber sacado?
Varios discos por varios motivos. Las primeras maquetas de Los Claveles porque es de mis grupos favoritos y me siento un poco parte de su historia. «Espectros» me parece que recogió un momento estupendo de una escena estupenda y queda ahí inmortalizado para siempre. La banda sonora de «Animals» (Marçal Forés, 2012) porque es el disco de una de las mejores películas españolas de los últimos años. «Cenizas y Diamantes» (2013) porque es un recopilatorio muy bueno y está hecho a medida por mí, como si hubiese grabado una mixtape al mundo. Y «Esconde Tus Alas en la Torre Fantasma» (2014) porque es el primer disco de Los Caramelos y uno de los mejores discos españoles de este siglo.

Últimamente, aparte de discos y conciertos os habéis adentrado en el terreno editorial. Cuéntanos un poco cómo ha sido está incursión.
Libros Walden nació hace un año con la idea de reeditar, junto con vosotros, «Música Moderna» de El Zurdo (Paraíso, La Mode, Pop Decó…). Tras su éxito me animé y hemos sacado ya otros tres libros más: la reedición de los míticos fanzines «Stamp» (1989 – 1992)que trajeron el indie a España; un libro sobre cine que hemos escrito entre José Sanz y yo, «Desde los Márgenes» (2014); y el pasado día 23 hemos publicado nuestro primer libro traducido,»Caos y Magia. La Banda que Quemó un Millón de Libras» (2014), la versión en castellano del alucinante libro de John Higgs sobre The KLF, un libro divertidísimo que habla de mil cosas además de sobre música, ya sea pensamiento mágico, discordianismo, illuminati, teoría del caos, situacionismo, coches que hablan, menhires u ovejas.

¿Qué esperas de los nuevos grupos? Ha habido una apuesta muy fuerte en cuanto al ritmo de publicaciones.
Sí, me he vuelto un poco loco. En realidad no es que un día me despertase y me pusiera a decirle a todo el mundo que le sacaba un disco. Son cosas que se han ido hablando durante todo el 2014, pero luego todo se retrasa y al final resulta que en diciembre saco cuatro discos como si fuera esto la EMI o Vale Music.

Cuéntanos sobre los últimos lanzamientos y la fiesta que pones en marcha.
Pues el sello lleva ya más de cinco años, pero en realidad no es por eso porque no soy muy de celebrar aniversarios ni nada (básicamente porque no me acuerdo nunca). Simplemente un día me puse a mirar y vi que entre septiembre y marzo iba a sacar una buena colección de grupos, que juntándolos daba para un buen festival, así que lo hice.

El viernes 30 tocan cinco grupos. O Bo de Vil es un gallego chalado que vive en Alemania  ya hace polka-punk, al que descubrí por una maqueta alucinante que había sacado con todo tocado por él, y al que saqué un single en septiembre que no he vendido nada pero escucho mucho. Papaya es el proyecto en solitario de Yanara de Violeta Vil junto a miembros Jose de Jonston / PILAPILA, Miguel de Jonston / Violeta Vil, Sole de Le Parody y Sebastián de Cineplexx. Hemos sacado su single de debut en diciembre y es una especie de power pop latino bastante difícil de encasillar pero muy bailable y fresquito. Coraje es Jordi (ex-Los Claveles) haciendo lo que ya hacía allí (rock), pero ahora por caminos de Los Enemigos y los Replacements. Tienen un primer 12″ recién hecho que es una burrada. Godino es lo que hace Enrique de Cohete a su bola, que un día me dijo: «Oye, tengo un disco», y me lo pasó y me encantó, y lo vamos a publicar a primeros de año, y el del Festival Walden será su primer concierto. La Ruleta China es el supergrupo formado por Fernando Márquez -El Zurdo-, Charlie Mysterio de Los Caramelos y Clara Collantes. Dentro de poco vamos a sacar por fin (ha costado) un disco que grabaron para Siesta hace siete años y que es de lo más bonito que he oído en mucho tiempo: canciones de El Zurdo de toda la vida, otras nuevas hechas por los tres, pop atemporal, bossa nova, guitarras preciosistas, melodías redondas, juegos de voces, coros sesenteros…

Y el sábado 31 tocan otros cinco grupos. Perapertú, el nuevo mejor grupo de indie pop elegante de Madrid. Nacidos de las cenizas de Sector de Agitadas, ya metieron una canción en el «Cenizas y Diamantes», y en el primer trimestre del 2015 sacan su single de debut, un 7″ con tres canciones de guitarras jangle, teclados saltarines y letras crípticas. Tengo muchas esperanzas puestas en este grupo (de hecho he encargado cien mil copias de su single que espero vender en un par de semanas para poder comprarme al fin una mansión en Malibú a la que tengo echado el ojo). Los Alambres, grupo murciano que trabaja lento pero seguro. Hace unos siete años metimos una canción suya en un recopilatorio de Autoplacer, y solo ahora sacan su LP de debut. Hacen algo entre el post-punk elegante de Monochrome Set y el pop raro de Television Personalities, con canciones largas y casi progresivas pero de melodías muy redondas y en directo son una máquina. Germán y la Alegría del Barrio son un grupo fijo en el sello, donde ya han sacado un single, un split y un LP y ahora van a por el segundo, un disco mucho más redondo (el anterior era ovalado) y con canciones perfectas para las que el ex-Bananas tiene un talento innato. Los Caramelos, que son un grupo alucinante al que hay que ver varias veces porque no tienen dos conciertos iguales y autores del disco del 2014 y de otros dos singles en este pasado año. Y por último Ataque de Caspa, que son un mito viviente, su disco del 2014 es pop con mayúsculas y en directo son siempre un acontecimiento.

Vamos, que creo que no es mal plan.

¿Se puede vivir de un sello independiente?
Depende del nivel del sello y de su independencia. Lo mío es infra-independiente. Pero aún así me da para sobrevivir. No solo de Walden, claro, juntándolo con Gramaciones Grabofónicas, Autoplacer, pinchar, montar conciertos, hacer algún diseño gráfico para trabajos ajenos, robar hilo de cobre, etc.

¿Es 2015 el año de la consagración del sello?
Es muy probable. Tanto como que sea el 2016. O el 2017. O el 2018. Pero el año que más posibilidades tiene el sello de consagrarse es, claramente, el año que deje de funcionar y se convierta en leyenda.

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad