portada del disco Zaquín

Tras unos inicios en Barcelona, Gancho Sanches toman como base de operaciones Chantada (Lugo) y de un barrio de la localidad sale el título de su primer trabajo. “El título del disco es un homenaje a este barrio chandatino, lugar en el que actualmente se encuentra nuestro local de ensayo y base de operaciones. Zaquín supuso un punto de inflexión para Gancho Sanches, ya que por motivos laborales y personales pasamos una larga temporada muy distanciados, físicamente y en muchos momentos también emocionalmente. La reconstrucción de esta casa supuso un reencuentro a todos los niveles, y nos dio un nuevo impulso para continuar con el proyecto, culminado con la composición y grabación de este primer disco” apuntan.

La distancia, las distintas ocupaciones de sus miembros y la falta de medios son aspectos con los que tienen que lidiar para sacar el proyecto y la grabación a delante. “El proceso de composición y grabación de este disco fue bastante largo. Algunos de los temas ya estaban compuestos (o al menos iniciados) poco después de grabar nuestro EP “Psicofonía Bolborítica”, allá por 2016. Otros fueron surgiendo poco a poco, ya que debido a la distancia no nos era posible ensayar más de 2 o 3 veces al año. En nuestras casas, fuimos componiendo ideas y compartiéndolas online, y sobre estas ideas fuimos montando las maquetas que luego probamos y mejoramos en los contados ensayos.

En cuanto a la grabación de Zaquín, fue un proceso al que dedicamos mucho tiempo y que fuimos avanzando muy poco a poco. Esto fue una suerte para nosotros, ya que la falta de tiempo y medios muchas veces precipita el resultado, y queríamos estar totalmente convencidos antes de dar el disco por terminado.

Trabajamos las maquetas durante meses para al final meternos a grabar por partes. A la batería le dimos una importancia especial buscando un sonido muy room en Abrigueiro. Luego fuimos grabando el resto de instrumentos, construyendo y refinando el puzle con cada escalón. Ayudó mucho nuestro proceso crítico interno, el tener muy claras las canciones después de haber trabajado mucho las maquetas y el no tener la presión de estar en un estudio y tener un plazo de finalización estricto.

La mezcla también la hicimos nosotros, en una sesión bastante intensa en casa de Matías, en Barcelona. Fueron unos días de mucho trabajo, sobre todo a nivel de mezcla creativa y arreglos. Luego fuimos puliendo detalles técnicos, dejando descansar las mezclas para no perder la perspectiva. Al final sólo quedaba retocar pequeños detalles en mastering y publicar, y fue todo un alivio ver el resultado final”.

Aunque el disco es luminoso e introspectivo, hay cortes más oscuros como “En vermello floto” y letras crudas como “Salto ao baleiro”… “En general las letras se construyen desde una o varias frases iniciales, que improvisamos sobre la música hasta que damos con algo que nos encaja. A partir de ahí, imaginamos una escena y vamos jugando con las ideas, creando una especie de puzle que luego encajamos tanto en la música como en el concepto de la canción.

Nos gusta ser imaginativos con nuestras letras, y en general podríamos decir que abordan temáticas costumbristas desde un enfoque surrealista. Hablamos de situaciones cotidianas, de nuestra forma de entender la vida y las relaciones humanas, empleando un lenguaje coloquial y bastante directo. 

En Zaquín coexisten diferentes etapas de la banda, en las que se reflejan nuestros momentos personales y como banda, así como la forma de componer y trabajar las ideas. Por ejemplo, temas como ‘En vermello floto’ parten de una idea de voz y guitarra de Brais sobre la que vamos añadiendo elementos hasta llegar al resultado final. Sin embargo, otros temas como ‘Estrela’ nacen de una improvisación en el local de ensayo, y se nota en la energía y dinamismo del momento, aunque la letra siga una estética intimista y oscura”.

La evolución de la banda queda patente en un trabajo realmente fresco e interesante. Hay una cohesión importante entre los distintos temas, la apuesta por el gallego es realmente acertada, y el sonido alcanzado fluye y funciona a la perfección. Una mezcla de indie-folk intimista, poético y oscuro, que se combina con pasajes post rock e incluso noise.

Nos encontramos con desarrollos oníricos y poéticos que brillan a gran altura como “Estrela”… “No escuro / a noite amedrentou / a quen non agarda que a luz marche / antes de deitarse / A onde irá esa estrela a parar? / Hai un lado oculto, / e hai quen habita ese lugar”. También con oscuridad metálica y fría –“En vermello floto”, “Cinza”- y la luz y las pérdidas que llegan con la primavera –“Nas veigas”-.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies