portada del disco Veneno Rojo

Siete años esperando el ansiado larga duración y, cuando llega, resulta que hay que hacerlo deprisa y corriendo para aprovechar el tirón generado por el anterior disco y la gira correspondiente.

La gira había dejado muy poco tiempo para preparar nuevas canciones y, de ese modo, el disco, producido por Ñete (batería entre otros de Nacha Pop) evidencia una falta de ideas preocupante. La frescura, la brillantez y el desparpajo han dado paso a un pop rock convencional, del montón, interpretado, eso sí, con solvencia y contundencia. La mayoría de las canciones son poco arriesgadas, ni buenas ni malas sino todo lo contrario.

No fue suficiente y la crítica se hizo eco de este bajón en la creatividad de los Farmacia de Guardia, que cayeron en la rutina y el aburrimiento y, poco a poco, se fueron desbandando.

Si bien es cierto que Farmacia de Guardia había demostrado ser capaz de mucho más, tampoco se puede decir que sea un mal disco, con instrumentales rabiosos como "Dinamita", historias cuidadas de estafadores y conspiraciones, como "El círculo húngaro", y versiones llevadas al terreno personal como "Paseando el perro" (el "Walking the dog" de Rufus Thomas).

Sin embargo, a medida que vamos avanzando en la escucha, el disco se va diluyendo, especialmente a partir de la revisitación del clásico "Cazadora de cuero" y, salvo excepciones como "Rompe el cristal", prácticamente no vuelve a llamar nuestra atención.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies